El último trabajo de Luis


Resulta increíble pensar que, en la antesala de su confirmación, el hombre que había cambiado el fútbol español para siempre anunciara que se marchaba al Fenerbahce. En cierto modo, así era Luis Aragonés. Él podía negar sin inmutarse lo que era un secreto a voces, pero no lo hizo aun estando a escasas horas de disputar la final de la Eurocopa 2008. Como tampoco jamás dio un paso atrás ante las críticas, las derrotas o los conflictos. O ante sus propias palabras, incluso. Siempre fue directo, contundente y confiado. Así logró eliminar la palabra frustración del diccionario de la Selección, imprimiéndole una marca futbolística muy definida que se terminaría elevando a los cielos gracias a su espíritu competitivo. Sin duda, su trabajo con España quedará para el recuerdo como el más exitoso y, si nada lo remedia, también como el último. Pero no lo fue.

Antes de las semifinales, el Fenerbahce anunció un pre-contrato.

Turquía esperaba al “Sabio de Hortaleza” con la ilusión de un niño en día de Reyes. Al fin y al cabo, era una gran oportunidad para su fútbol. El campeón de Europa, el técnico del milagro español,El fútbol en Turquía estaba pasando por un gran momento llegaba a un país que, en ese mismo año 2008, ya había evidenciado su crecimiento futbolístico. A nivel de selecciones, Turquía acababa de alcanzar las semifinales de la Eurocopa tras emocionar al continente con su combativo espíritu; y a nivel de clubes, el propio Fenerbahce SK había cuajado una gran Champions League llegando a cuartos de final tras eliminar al Sevilla, vigente bicampeón de la UEFA. La exitosa actuación europea del club del lado asiático de Estambul, tenía nombre propio: Arthur Antunes Coimbra, Zico. Su mayor logro no fueron los títulos, pues el Fenerbahce está acostumbrado a ganar, sino la personalidad propia que había adquirido el equipo. Aquel Fenerbahce jugaba bien y bonito al fútbol, con lo que las expectativas de la directiva con Luis iban en la misma línea: debían ganar a la brasileña… o a la española, claro.

Para lograrlo, Luis Aragonés heredaba un equipo que combinaba el ritmo brasileño (Roberto Carlos, Alex o Deivid) con el pragmatismo de varios veteranos de guerra (Lugano o Claudio Maldonado) y el carácter épicoLa marcha de Mehmet Aurelio, una faena para el de Hortaleza que encarnaba la selección turca (Volkan Demirel, Kazim-Kazim y Semih Senturk). A todo esto, había que sumarle la llegada de Güiza por 14 millones de euros, una elevadísima cantidad avalada por la buena sintonía entre técnico y jugador. Una mezcla potente, brillante y, sobre todo, equilibrada, cuyo mejor símbolo era Mehmet Aurelio, un mediocentro de nombre turco y apellido brasileño. Él había nacido en Río y hasta los 26 años no había pisado Turquía, pero se mimetizó de tal forma en su nuevo país que, incluso, se convirtió en un fijo en la selección. Por todo ello, su no renovación y marcha al Betis supuso un grave problema. Luis, consciente de ello, recibió promesas que nunca se cumplieron y, finalmente, sólo llegó Josico, con 33 años y a tres días del cierre del mercado. Una medida de urgencia que supondría el punto de partida de una temporada digna de ser olvidada.

Desde el comienzo, Luis y el Fenerbahce parecieron extraños.

Tras un pésimo arranque liguero con únicamente seis puntos en seis jornadas, la Süper Lig se complicó demasiado y el Fenerbahce, a la postre, sólo pudo terminar en cuarta posición. En Champions,La barrera del idioma resultó imposible para Luis Aragonés encuadrados en un grupo complicado con Arsenal, Porto y Dínamo de Kiev, los canarios amarillos no sólo no pudieron repetir la heroica actuación de la campaña anterior, sino que ni siquiera pudieron ganar un partido. La imagen del equipo distó mucho de ser armónica, recibieron goleadas muy dolorosas y las lesiones terminaron por mermar a un colectivo que nunca tomó el pulso a Luis Aragonés, o viceversa. Inexplicable, desde luego, no era. El “Sabio” seguía siendo sabio, pero ya tenía 70 años, era su primera experiencia en el extranjero, en un país culturalmente muy distinto y la comunicación, tan esencial como la pizarra a lo largo de su carrera, no podía ser más complicada. “El anterior entrenador, Zico, era como un amigo para la plantilla y, en cambio, Aragonés es más arisco”, comentaba Elvan Arat, un periodista turco, para un artículo de EFE sobre el fracaso de Luis. La distancia era insalvable.

Pese a ello, Luis tenía la oportunidad de finalizar su experiencia turca con un título al haber alcanzado la final de la Copa de Turquía. Allí le esperaba el Besiktas, ex-equipo del que era nuevo seleccionador español y vecino deAquel conjunto jugaba con un ritmo más alto de lo deseado la parte asiática del estrecho del Bósforo. Todo tan simbólico como desigual, pues el Besiktas logró el doblete nacional al imponerse por 2-4 en un partido en el que el Fenerbahce siempre estuvo por detrás en el marcador. Aquel amargo broche, resumía a la perfección las dificultades futbolísticas que arrastraba el equipo. Al técnico español se le recriminaba que su 4-2-3-1 fuera inamovible, impidiendo que el idolatrado Semih Senturk formara pareja con un discreto Dani Güiza. Sin embargo, el mayor problema era una cuestión de ritmo, como explicaba Adnan Bostancioglu: “No somos un equipo que pueda jugar rápido, la estructura del equipo no es apropiada para ello”. Y es que aquel era un Fenerbahce tan brasileño como Zico, que se cocía a fuego lento mientras Mehmet Aurelio le daba estabilidad. A más revoluciones y sin el mediocentro turco-brasileño, el fútbol no podría unir lo que la comunicación ya había separado.

Luis Aragonés no se considera retirado de la profesión.

Finalmente, once meses después de pasar a la historia del fútbol español, Luis era destituido como técnico del Fenerbahce SK. Muchos han sido los rumores que desde entonces le han vinculado con diferentes banquillos de la Liga, pero ninguno ha fructificado en realidad. Mientras, en la sombra, su figura ha ido cogiendo aún más relevancia conforme su generación seguía ganando. Un efecto que, quizás, es el que provoca que no haya vuelto a entrenar pese a no considerarse retirado. Seguramente, sólo esté esperando un trabajo a su altura. Un deseo complicado, porque Luis Aragonés es un gigante.


12 comentarios

  • @DavidLeonRon 25 abril, 2013

    Amo a Luis Aragonés. Las charlas en la Eurocopa 2008 son de lo mejor que puede verse. Para quien no las conozca: http://www.youtube.com/watch?v=Jrlr8ekMngo

    Lo adoro.

    Respond
  • @jugondejugones 25 abril, 2013

    @DavidLeonRon

    Maravillosas. Hay que volver a verlas cada cierto tiempo. Me encanta la parte del linier Antoine, XD.

    Sobre Aragonés en el Fenerbahce, pues fue sin ganas, sin motivación, y pensando solo en los €. Y no se le puede culpar. Irse a Turquía es un marrón.

    Respond
  • @JuanDV14 25 abril, 2013

    Gracias David, no las había escuchado. ¡Qué grande Luis Aragonés!

    Respond
  • kjvng 25 abril, 2013

    Creo que fue un error de Luis irse a Turquía. Ya lo comenta Miguel: primera experiencia en el extranjero de un señor de avanzada edad que no domina más idioma que el castellano… y encima a un país con una cultura muy pero que muy distinta. Si se hubiese marchado a Portugal o a Sudamérica, bueno, aún; pero Turquía… o no estuvo bien asesorado o decidió mal, creo yo. Y es una pena, porque un último proyecto chulo de Aragonés hubiese sido bonito de ver.

    Aunque quizás estemos a tiempo aún, quién sabe…

    Respond
  • @migquintana 25 abril, 2013

    @kjvng

    Siempre se ha dicho que, una vez acabó la Eurocopa, recibió un montón de ofertas, entre ellas una muy jugosa del Valencia. El tema es que ya tenía firmado el contrato con el Fenerbahce, pero seguro que, de haberlo sabido, hubiera preferido quedarse en casa. No creo que para un técnico sea una mala experiencia ir al extranjero, más bien al contrario, pero coincido contigo en que no era el momento ni el lugar.

    De los últimos rumores que han sonado (Valencia de nuevo, Sevilla y Real Sociedad…), me hubiera gustado mucho que fuera a Donosti. Mira que valoro mucho el trabajo de Montanier y me gustaría que siguiera, pero sería precioso que Luis cogiese a Illarra, Íñigo, Pardo y compañía.

    Respond
  • @DavidLeonRon 25 abril, 2013

    Yo en cambio no veo a Luis con dinámica para volver a entrenar. Creo que aquella noche en el Prater de Viena es la cita de su vida, su legado. Un legado absolutamente bestial y el cierre a su ambición deportiva real.

    Respond
  • sergio 25 abril, 2013

    @DavidLeonRon, @migquintana

    Impresionante el video de Luis Aragonés, un grande. En cuanto al tema de entrenar estoy con David, más allá de lo que tu comentas de la Real Sociedad por lo singular de este equipo y sus jugadores, creo que ya no está para el máximo nivel y de hecho creo que el lo sabe por eso ha dado un paso a un lado. Dicho esto viva Luis Aragonés ya que el legado del futbol "tiki-taka" en España y, en mi opinión, en el Barcelona nos lo dejó él.

    Respond
  • Abel Rojas 25 abril, 2013

    El documento de Luis es espectacular porque es cercano. Te das cuenta de que no es fácil pero tampoco extraño llegar a esos deportistas de élite, que se sienten dioses pero justo antes del partido son un grupo de chavales muy tenso al que tienes que romper con un par de chistes cuando los ves asustados.

    Y sí que coincido con David en que como entrenador ya dio lo último en Viena.

    Respond
  • @JuanDV14 25 abril, 2013

    Luis en Viena dio con la tecla para hacer de Xavi el mejor medio-centro creativo de la historia de España. Cuando Xavi habla de él se le nota un agradecimiento enorme.
    Aragoné fue el primer entrenador que apostó por Xavi como eje sobre el que girara todo el equipo. Sin eso es probable que no hubiéramos vivido el fútbol de la selección y del Barça de los últimos años.
    Si os fijáis el nivel más alto de Xavi fue desde que Luis decide adelantarlo unos metros hasta que a mediados del año pasado vuelve a bajar demasiado y colocarse a la altura de Busquets.

    Respond
  • @migquintana 25 abril, 2013

    A ver, desde luego, estoy con vosotros. Luis ya lo hizo todo en el mundo del fútbol. Hay que tener en cuenta que en 2008 tenía 70 años… y que una selección, por muy exigente que sea, es incomparable con el día a día de un club, sea cual sea. Mi comentario era más fútbol-dicción que un deseo racional para Luis y para la propia Real Sociedad… sobre todo porque lo de Valencia tenía una mala pinta…

    Respond
  • unoMás 25 abril, 2013

    Pero se le ofreció renovar o ya era conocedor que Del Bosque esperaba en la puerta??

    Se que no es muy ecos pero es un episodio que nunca me quedó claro…

    Respond
  • @migquintana 25 abril, 2013

    Lo publicado, que después del dicho hay un trecho, es que Del Bosque estaba firmado antes de llegar a la Eurocopa 2008. Siendo así, Luis Aragonés hizo lo propio con el Fenerbahce. De hecho, como pongo en el artículo, el equipo turco antes de las semis ya lo publicó en su web aun sin ser ''oficial''.

    Luego, por lo visto, viendo lo bien que iba la Selección, se rumoreó un acercamiento entre técnico y federación, pero entre que las relaciones no eran buenas y que cada uno ya había organizado su futuro por su cuenta, pues… lo que ya sabemos todos. Todo fue muy precipitado, aunque no fuera mal.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.