El señuelo de Giorgos | Ecos del Balón

El señuelo de Giorgos


Grecia y Rusia van a cerrar con su enfrentamiento directo un grupo divertido en el que ambas han demostrado juego y actitudes completamente opuestas. Las expectativas iniciales con Grecia eran de inicio bajas, y con motivos sólidos. Un bloque entrado en años, juego demasiado lento, poca creatividad y pocos recambios. Sin embargo, llegando las grandes citas, no sería la primera vez que un equipo con pocos argumentos se reivindica y nos deslumbra. En esto residía la fe que le podíamos tener a Grecia, pero el equipo de Fernando Santos no ha respondido a excepción de uno. Karagounis ha sido Grecia. Y muy posiblemente, hoy vuelva a serlo.

Han sido un equipo desordenado, sin criterio establecido ni en transición ni en repliegue, y que ha tenido sus oportunidades gracias a la ambición de sus jugadores yEl contexto ha podido con los jóvenes Ninis y Fortounis no por su talento o juego, tanto individual como colectivo. Grecia pretendía lucir en esta EURO a sus escasos jóvenes que despuntaban, Sotiris Ninis y Kostas Fortounis, pero el contexto ha podido con ellos. Han tenido muy complicado ser una parte importante de un equipo que ha trabajado sin base de jugada. Katsouranis estuvo perdido ocupando el carril central en la primera jornada, y cuando suplió a Sokratis Papastathopoulos en la segunda, Maniatis tampoco mejoró su trabajo. Sólo las variantes de Santos, que implicaban siempre mover a Karagounis al medio y orientarlo hacia la portería, han revitalizado a Grecia. Por cómo ha enlazado líneas y por cómo ha sabido ser sacrificado defensivamente y ayudar en lo posible para elaborar y hacerles llegar el balón a los hombres más adelantados.

Karagounis revitalizaba a Grecia cuando caía al medio. Enlazaba líneas y ayudaba atrás. Hacía olvidar la falta de creación.

Si sumamos que falta creación, falta llegada y hay carencias desde el centro del campo en adelante, mirar a la defensa desilusiona. A excepción de un Torosidis laborioso,Rusia podrá desbordar a Grecia por puro talento que se ha destacado por prodigarse en ataque sin fallar mucho en defensa, cualquier pareja de centrales –improvisada o no por las tarjetas y lesiones– y José Holebas han decepcionado de forma mayúscula. Hasta Kyriakos Papadopoulos ha tenido fallos trascendentes. Y esta línea defensiva va a tener que hacer frente a una potente y ofensiva Rusia. Todo hace pensar que combinando los recursos de los que dispone, el equipo de Advocaat la va a desmontar. Con todo lo que se genera en el medio con el triángulo que forman Shirokov, Denisov y Zyryanov, el juego por fuera de un rejuvenecido Arshavin y un exultante Dzagoev, el trabajo de Kerzhakov con y sin balón y la llegada desde segunda línea, el partido parece pensado para un dominio incontestable de los rusos en todas las facetas del juego. Además, Rusia ha mostrado que dispone de un ‘9’ puro como Pavlyuchenko en situaciones de necesidad de gol, contextos de partidos en los que a Kerzhakov se le exige definición y no la proporciona.

La zaga griega es débil y Rusia la desmontará con su triángulo del Zenit, sus extremos y el trabajo de Kerzhakov.

Y entonces, ¿qué le queda a Grecia? La respuesta parece referirse a probar fortuna con el juego directo. Necesita ganar y esperar resultados para seguir en la EURO, luego no sería sorprendente ver a una Grecia ofensiva que busque, aunque sin muchos medios, a Samaras, Salpingidis y demás hombres ofensivos desde el comienzo. Exhibirse en ese estilo y hacer notar que Ignashevich y Berezutski son lo más débil de una Rusia completa que aún no ha flojeado en lo que era su punto más débil. Encontrarles un error, una ocasión en la que ni Anyukov ni Zhirkov puedan corregir para adelantarse y permitirse soñar. Que Karagounis se eche una vez más el equipo a la espalda y permita que Grecia siga soñando gracias a sus conexiones con los atacantes. Él es el motivo para creer en este equipo. Parece difícil que ocurra, y más viendo lo que llevamos de torneo, pero nadie da por perdida ninguna batalla en un torneo tan trascendente.

 

Artículos relacionados:
Kerzhakov, Cech y Szczesny


4 comentarios

  • @ecosdelbalon 16 junio, 2012

    Me sorprendería mucho, mucho, mucho que Grecia hoy ganase. Incluso me sorprendería -mucho menos, eso sí- que lograra competir. En el momento en el que han estado obligados a ganar se han fundamentado en un juego directo sobre Samaras que no ha tenido demasiado sentido pese al buen trabajo del largirucho. Ideal para que Ziryanov y Shirokov lancen transiciones y disfruten.

    Por cierto, será el primer partido en el que Holebas no cueste gol? Por la derecha, Rusia ataca poco. Dzagoev se centra más que Arshavin.

    Respond
  • Some 16 junio, 2012

    jejeje

    Respond
  • @JavierAlberdi 17 junio, 2012

    Foto

    Respond
  • @miglarmar 17 junio, 2012

    La Eurocopa de Some.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.