En el nombre del número: El Buda Blanco | Ecos del Balón

En el nombre del número: El Buda Blanco


Santiago Bernabeu. Un día cualquiera de cualquier competición. El estadio silencia, de súbito, su murmullo ante el pálpito del mismo mantra que desde hace veintiséis años resuena al caer el minuto siete. “Illa, Illa, Illa, ¡Juanito maravilla!”. Es la oración por el alma perdida. La de Juan Gómez, Juanito, delantero del Real Madrid durante una década. Probablemente, el jugador más querido, jamás, por la afición blanca. Un grito que honra su memoria pero que también trasciende de la figura del emblemático fuengiroleño, invocando a un espíritu consagrado en su dorsal. Desde hace treinta y cuatro años, el número siete del Real Madrid ha pertenecido, básicamente, a tres personas: Juan Gómez, Emilio Butragueño y Raúl González (también antes, pero de forma discontinua, a Amancio Amaro). Aunque de características distintas compartieron, no obstante, un perfil común: españoles, segundos atacantes o medias puntas, de gran capacidad goleadora, un espíritu ganador inquebrantable y con un peso diferencial, tanto dentro del vestuario, como en el terreno de juego.

Desde la concentración de astros auspiciada por Bernabeu en el Madrid de los cincuenta (Di Stefano, Puskas, Kopa, Gento, Didí) hasta su intento de réplica por parte de Florentino PerezAmancio, Butragueño, Juanito y Raúl han aportado 888 goles con el ‘7’ de dorsal. (Figo, Zidane, Ronaldo, Beckham) el equipo quedó supeditado a una especie de “suerte del siete”. Durante esas cuatro décadas el potencial de la plantilla fue sensiblemente más limitado no sólo con respecto a esos dos referentes históricos, sino también en comparación al máximo rival que tuvo por costumbre coleccionar a los mejores jugadores del mundo (Cruyff, Maradona, Schuster, Lineker, Laudrup, Stoichkov, Romario Ronaldo, Rivaldo). Durante ese periodo, el siete blanco ha constituido el eje central del equipo tanto por aportación (888 goles avalan a esos cuatro jugadores) como por garante y propagador de un espíritu ganador sin igual que ha sido reconocido por todos como la esencia de esa camiseta.
 
Aunque tradicionalmente se ha denunciado la carencia de un estilo propio por parte de la escuadra blanca, también se ha establecido como dogma que nadie consigue tanto con menos. El perfil del Madrid, por tanto, no se establece formalmente sino desde el fondo, como una fuerza heredada, de siete en siete, cual linaje artúrico. En pocos lugares como en el Bernabeu la afición niega al 10 la condición de crack, aunque históricamente el del Madrid fuera reservado a buenos jugadores (Puskas, Velazquez, Martin Vazquez, Laudrup, Seedorf, Figo, Robinho). El siete siempre gozó del especial cariño del público. ¿En que estaría pensando Ramón Calderón cuando, meses antes de su caída, propuso la retirada del dorsal el día que Raúl colgara las botas?

Con el retorno de Florentino Pérez y su lluvia de estrellas y el cada día mas próximo retiro de Raúl, cabe preguntarse si el dorsal siete quedará hendido en la roca a la espera de que alguien lo extraiga en el futuro.El debate sobre el que será futuro heredero del ‘7’ aún no tiene solución. Muchos son los que, desde hace años, esperan la llegada del Buda blanco. Incluso hay quien asegura que el dilatado retiro de Raúl González, es más producto de la ausencia de un heredero que de su afamada obstinación. ¿Pero quien recogería el testigo? Las pocas opciones ofrecidas por la cantera blanca en los últimos tiempos han fracasado, en muchos casos con estrépito (Jurado, Alberto Bueno, Corona, Borja Valero, Diego León, David Moreno, Javi Hernandez…). Pocos son los jugadores nacionales con condiciones, sobre todo carismáticas, para dar la talla. Otros, incluso han insinuado la conveniencia de transgredir el factor nacionalidad en favor del Pipita Higuain, que encarna, como pocos, esos viejos valores. Aunque entregados a la numerología quizás tengamos que encontrar una respuesta en la kábala ¿Qué dorsal debería llevar, en la actualidad, un jugador destinado a recoger el testigo del Siete, cuando Raúl ya no esté dentro de dos años? Probablemente el 27. Encuéntrenlo.

 

Raúl Gonzalez

Nada puede medir mejor la trascendencia de Raúl que el F.C Barcelona. Desde que debutara hace dieciséis años, en el enfrentamiento entre un club modelo en organización, estrategia y estilo contra otro de dinámica anárquica, sin referencia táctica y cambios constantes en su dirección, la figura de Raúl ha supuesto el peso necesario para equilibrar el combate. Resultado: 6 ligas y 2 Champions para el Barcelona contra 6 y 3 para Raúl. Dotado de un tesón fuera de lo común que le ha hecho cosechar todos tipo de récords goleadores, el capitán blanco se ha convertido en un elemento vertebrador del club. A la edad de 17 años acudió invitado al domicilio de Butragueño en una escenificación pública de la entrega del cetro al heredero.

Emilio Butragueño

Recibió de manos de Juanito el dorsal número siete con el que jugó en el Real Madrid durante doce temporadas (1983-1995) en las que conquistó 6 Ligas, 2 Copas y 2 UEFAS. Fue el líder discreto del equipo en la época más romántica del club con el ascenso de una quinta de canteranos que fue bautizada con su sobrenombre, el Buitre. Famoso por sus paradinhas hipnóticas (superaba a los rivales por deceleración), sus paredes milimétricas y la forma de definir ante el portero. Fue el precursor de un estilo de relación más personalista con la presidencia. Su peso en el vestuario era total.

Juanito

Si todos señalarían a Di Stefano como el mejor jugador de la historia del club, pocos serían los que no nombrasen a Juan Gómez como el jugador más madridista de cuantos vistieron esa camiseta. Fue uno de los principales artífices del Miedo Escénico del Bernabeu, razón por la cual se apela a su espíritu para las grandes remontadas. Juanito llegó al club en el año 1977 y no lo abandonaría hasta diez temporadas después, dejando la impronta de su genio (en todas sus acepciones). A pesar de sus “excesos”, Juan Gómez fue, junto a Camacho, el alma del Real Madrid “de los García” que logró, con un equipo bastante limitado, alcanzar la final de la Copa de Europa.

Amancio Amaro

Aunque posteriormente adoptó como dorsal el ocho , Amancio Amaro, “El Brujo”, fue el primer “siete” (en sentido dinástico) del club de Concha Espina. El gallego, jugador de un endiablado regate, permaneció durante catorce temporadas (1962-1976) en dicha institución liderando al “Real Madrid ye-ye” con el que conquisto 9 ligas, 3 Copas y una Copa de Europa.

1-Aunque Raúl heredó el 7 de Emilio Butragueño en el año 1994, el “primer” 7 único del Madrid fue Juan Eduardo Esnaider en el año 1995. Durante esa temporada Raúl jugo con el 17 a la espalda. Aquí algunas imagenes del actual capitán con dicho dorsal.

2-Hasta la temporada 1995 no se utilizaron dorsales únicos. La titularidad era el único medio para conservar un número concreto. Míchel debutó en el Santiago Bernabeu contra el Barcelona con el 7 a la espalda.

···


···

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER TODAS LAS COLECCIONES DE
– ORIGEN | ECOS –

···


10 comentarios

  • DBEcos 25 marzo, 2012

    Si quieres consultar los comentarios de esta entrada en su versión anterior, puedes hacerlo en: http://www.ecosdelbalon.com/ecos/2010/02/08/el-bu

    Respond
  • JairJoaquín 1 octubre, 2013

    Este texto es increíble y lo más increíble aún es quién fue el elegido para llevar el número mítico del madridismo, ese que parecía estar destino a no tener heredero en mucho tiempo y como lo está honrando: Cristiano Ronaldo, 5to máximo goleador del club en solo 4 años, 206 partidos – 209 goles. El 7, nuestro 7.

    PD: Llegué desde el magnifico artículo de Thor y Cristiano

    Respond
  • @CarlosViloria10 16 noviembre, 2015

    Tremendo lo de recordar esta joya usándola de abrebocas a la lluvia de artículos sobre Raúl del día de hoy.
    Sencillamente genial.

    Respond
  • Larios84 16 noviembre, 2015

    Muy interesante lo de que para mantener el dorsal había que ser titular hasta el año 95. Pensaba que eso ya se asignaba muchos años antes, vaya saga de herederos.

    A nivel goles y repercusión, Cristiano ha batido y esta dejando el dorsal en límites prácticamente insuperables, pero a nivel carisma y relación con la afición, no creo que deje el mismo poso que si dejaron esos otros "sietes" en el club blanco.

    ¿Quién será el guapo que coja el 7 cuando Cristiano emigre de Concha Espina? Marronazo para el que sea, sea quien sea…

    Respond
  • Brahm777 16 noviembre, 2015

    Simplemente maravilloso!!! Es empezar y desear que no acabe. Y si, al final se tuvo que adoptar a un extranjero…

    Y leyendo se me ha venido a la cabeza Morata. El tenía que ser el siguiente 7 del Madrid, pero… Quizá Mayoral llegue!

    Respond
  • hola1 16 noviembre, 2015

    Y ahora el 7 despues de CR tendra mas presion,mucha presion.

    Respond
  • @tommyfg10 16 noviembre, 2015

    En otro mitico estadio el 7 es venerado como el numero "guia", casualidad que es de donde viene el actual 7 del Real Madrid, y cuando lo dejo huerfano no han podido encontrar un solo sustituto que lo haga hacer justicia, esperemos que en Concha Espina no pase igual, recemos al Angel del Madrid… creo que Morata es una magnifica opcion que puede reeditar las actuaciones de Raul, canterano, delantero, etc… pero eso lo veo lejos lejos lejos… esperemos

    Respond
  • koalaloko 16 noviembre, 2015

    ¿Será Asensio quien recoja ese mítico 7?

    Respond
  • Pablo 16 noviembre, 2015

    CR7 entra en esta dinastía o queda afuera por ser extranjero o por cuestiones de carisma?

    Respond
  • Tana__24 16 noviembre, 2015

    @hola1

    Pues no tiene por qué. Messi tiene ya 28 e imagino que dentro de dos temporadas más ya no será la bestia insultantemente superior que es ahora. Por lo que para ser el 7 del Real Madrid no tendrá que dar el nivel del mejor Cristiano, que ésto es ser el mejor o segundo mejor jugador del mundo, según la temporada, en cuanto a rendimiento rondando las 70 goles/asistencias por temporada, si no "simplemente" ser el mejor, o uno de los mejores, de un equipo que tiene que tener al mejor, o algunos de los mejores, jugadores del mundo. Y, para ésto, no hace falta dar el rendimiento del mejor Cristiano Ronaldo, porque este animal no es solo éso, si no bastante más.

    Lo que pasa que la disputa Messi Vs Cristiano a distorsionado la manera de verlo y hay que empezar a asumir que ese nivel irreal es insostenible con el paso de los años. Ni el Barcelona tendrá un 10 como Messi en muchísimos años, ni el Real Madrid un 7 como Cristiano otros tantos. Y no les hace falta, a menos que alguno de ellos, u otro rival europeo se haga con algún jugador de un nivel similar a éstos. Por el momento, ambos se pueden "conformar" con los Neymars y Bales de turno. Sólo la existencia de Messi en el Barcelona urge la de un 7 como Cristiano en el Real y viceversa.

    @kaolaloko

    Aún es prontísimo para afirmar éso, pero no está mal tirada, no.

    @Pablo

    Está dentrísimo, hombre.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.