Solo Thomas y Toni quisieron bailar | Ecos del Balón

Solo Thomas y Toni quisieron bailar


«Ellos buscaron atacar espacios a la contra y nosotros gente entre líneas, y por eso los dos nos quedamos cortos en otras cuestiones». No es navidad y el fútbol entre los dos grandes de la capital no está para muchos dispendios. Es lo que se desprendió minuto a minuto de su choque, en el que si bien Zinedine Zidane dio continuidad a sus planes de partido como visitante, Diego Pablo Simeone, autor de la cita de apertura, fue más fiel a su manera de afrontar partidos grandes que a la ruta que ha tomado esta temporada para jugar en casa. De este modo, todo fue mucho más medido, con lupa, gafas de ver y mucho cálculo posicional con tal de que nada se desmadrara. El resultado fue propio de lo apostado y producido, pues tan solo un jugador se atrevió a bailar. El derbi fue de Thomas Partey, a modo de consagración, y también por incomparecencia de todo su alrededor.

Simeone y Zidane dieron por bueno no solo el resultado, sino el ritmo y la posición de sus futbolistas

Vitolo y Valverde fueron las principales novedades a nivel de alineación que ofrecieron los técnicos. Con el uruguayo, Zidane buscaba algo más de protección y resistencia ante el rombo rojiblanco (más evolucionado al 4-3-2-1), mientras el canario fue el elegido por el argentino para ocupar la banda izquierda. Una vez echó a rodar la pelota, las sensaciones fueron muy similares en ambos equipos. Empezando por el final, ninguno encontró una fase de asedio, de rozar el gol por rimo y frecuencia. En esta igualdad, en la que Diego Costa no tocó un solo balón dentro del área en los 90 minutos y en la que Oblak salvó con la manopla un gran cabezazo de Benzema, los dos equipos aceptaron el control posicional y el paso de los minutos como una oportunidad para escapar de lo que supondría tener que remontar un resultado adverso: crear ocasiones de valor gol.

Los porqués de esta situación fueron varios. Por partes bien diferenciadas, Atlético de Madrid y Real Madrid encontraron en Thomas Partey y Toni Kroos un faro deslumbrante desde el que negar al rival un robo deseado o una situación de desventaja que influyera en el ánimo general que consiguiera abrir las estructuras de ambos equipos. Mientras ghanés y alemán templaban por pura clase, la pérdida, además, tenía siempre más jugadores por detrás de los que tenía el rival por delante cuando podía recuperar la pelota. Correr se corrió poco y atrás se mantuvo la concentración para una vez jugarse cerca de las frontales, no conceder errores. Porque lo que fue una constante es que se esfumó la creatividad y la agresividad en los metros finales de ambos conjuntos. La gran lectura de la noche.

El partido de Thomas Partey, el mejor con la camiseta del Atlético, eclipsó todo lo demás

En clave blanca, una de las claves estuvo en sus costados, donde las pocas oportunidades que tuvo Bale en el uno contra uno y lo rodeado que estuvo Hazard una vez recibía abierto, y no cerrado, con Nacho subiendo metros, hicieron del ataque blanco uno de esos que depende exclusivamente de una acción individual. Como también ocurrió en la otra acera, la rojiblanca, y fue un detalle clarividente del conservadurismo imperante, es que ningún centrocampista anexo a los mediocentros -Koke, Saúl, Valverde, Kroos- tiro desmarques de arrastre entre central y lateral para favorecer la diagonal de los extremos con balón al pie. Si añadimos que Nacho y Carvajal solo subían cuando la pelota cambiaba de frente, del árbol, así, no caería ningún fruto.

Lo que pasó en el lado opuesto fueron dos cosas. La primero, es que Thomas Partey estuvo tan sumamente por encima de todos los demás, que todas sus acciones se saltaban la construcción horizontal. El ghanés se elevó tan virtuosamente que conectaba con la mediapunta o los extremos (laterales) con una fluidez y acierto prácticamente imposible, haciendo que Koke y Saúl se quedaran sin rol. Thomas, no los necesitó para ir atacando línea por línea blanca. Thomas se lo saltó todo por pura calidad en el envío corto y largo. La segunda, mucho más importante, fue lo poco que forzó y exigió Dego Costa a la zaga blanca. Su ritmo y frecuencia de desmarques fue inexistente y constaron varias oportunidades para arrancar e intimidar pero el descenso de su motor y la falta de confianza en sus músculos resta impacto a sus posibilidades. Hace tiempo que Diego Costa dejó de jugar su propio partido, ese que llenaba de adrenalina toda la escena. Cuando el balón llegó a ambas frontales, la jugada, y el derbí, se quedaron sin dientes.

La segunda parte puso de manifiesto el botín que ambos quisieron guardar

La segunda parte confirmó estas sensaciones, aunque cambiando los papeles. El Atlético decidió bajar sus líneas y defender en campo propio, ya con Lemar, Correa y Llorente en el césped, con Costa arriba, una disposición que de alguna manera dejó sin desenlace, giro de guion, al encuentro. El Madrid tuvo la pelota pero el área muy desocupada, lo que dejó muy inactivo el tramo final, más allá de la consecución de saques de esquina. Para el autoestima, en época de sequía, debieron entender sus entrenadores de cara al estado de ánimo, que un empate a tiempo tiene valor.


13 comentarios

  • Balotelli8 29 septiembre, 2019

    Y habrá quien todavía piense que Thomas es un jugador "físico". Menudo recital de pases de 20 metros y cambios de juego a la otra banda ofreció, con esa tensión en el pase y ese efecto que me recordó a la forma de superar líneas desde el pase que vemos todos los domingos a Parejo. Y como comenta Arroyo, cuando tienes a un jugador así puedes prescindir del apoyo en corto de un centrocampista para sumar más efectivos arriba… Cosa que el Cholo no quiso hacer, dejando a Koke y a Saúl sin nada que hacer cuando el Atlético tenía la pelota.

    Me gustó mucho la defensa del Cholo, menos "agresiva" en la presión continua, y colocándose por momentos en 5-3-2 con Vitolo cerrando el lateral izquierdo cuando el Madrid tenía la pelota en el sector izquierdo, evitando que Kroos pudiera buscar "su jugada" con el pase largo a Bale. Aún así el Madrid no adaptó un plan más ofensivo ante la cantidad de efectivos que metía Simeone en su propia área; el plan de Zidane fue llevar el balón a las bandas y buscar el centro a Benzemá, rodeado de cinco rojiblancos. Y aún así si no es por Oblak, un plan tan poco ambicioso habría servido a los merengues para salir con tres puntos del Wanda.

    ¿Estamos seguros de que Karim no ha contratado a Hugo Sánchez de entrenador personal?

    En cualquier caso, este Real Madrid "de mínimos" no deja de ser el que trató de implantar Solari hace un año, y Zidane en su primera etapa, y necesita evolucionar a algo más trabajado, o va a volver a ser excesivamente dependiente de sus individualidades y con muchos problemas para el gol. El Madrid necesita a Hazard entre líneas y no pinchado en la banda como ayer (y para esto hace falta un lateral izquierdo que se asocie bien con el belga) y terminar de apostar por cuál es el papel del interior derecho, que debería ser cargar el área y ofrecer amenaza en la frontal. Los minutos de Modric fueron muy buenos, ofreciendo diagonales hacia los dos costados y generando mucho peligro, pero Zidane tiene que terminar de decantarse por qué rol quiere dar a su tercer centrocampista.

    Aún así, y en resumen, un derbi muy de septiembre. Seguramente dentro de tres meses habría sido un partido radicalmente distinto.

    Respond
  • Faetón 29 septiembre, 2019

    Gran crónica, @AArroyer!
    Matizaría, eso sí, el tema de "La segunda parte puso de manifiesto el botín que ambos quisieron guardar"

    Me explico: los cambios del Cholo nos ofrecieron diez minutos mágicos de Correa, nada más comenzar la segunda parte, que teniendo en cuenta la pretemporada raruna que ha pasado el chico, abre la puerta de la esperanza a que dé, esta temporada, ese paso adelante que consolide su juego.
    Y, más tarde, ese cambio escalonado ( primero me destapo cambiando a Lodi por Lemar, luego me abrocho cambiando a Félix por Llorente), tan típico en el Cholo en segundas partes de partidos trascendentales que marchan igualados ( octavos de champions contra bayer, eliminatorias de supercopa frente al Barça…). Y por el lado de Zidane, el Madrid en esa misma segunda parte rellenó el área con dos y hasta tres rematadores en ataque posicional en 4-5 jugadas, algo que no había intentado en la primera, conforme al plan físico trazado por el francés, que había rotado a casi todo su Xl miércoles anterior.
    El primer tiempo, me lo hicieron visualmente más atractivo Thomas+Kroos,Trippier+Hazard; pero el planteamiento me pareció más de desgaste por parte de Zidane presentando a Valverde (inteligente el francés ahí, necesita al uruguayo enchufado, con confianza y que adquiera experiencia en partidos de máxima exigencia al disponer de tan pocos efectivos en sala de máquinas) y guardándose las cartas de Modric y de James para la segunda. El Atlético no quemó naves en la presión durante esa primera parte, lo que me parece una decisión más madura como colectivo que lo visto la temporada pasada frente a este mismo rival.

    Las dos noticias para mí, las que apuntas: el paso adelante de Thomas y la recuperación para la causa de Kroos, al que no recuerdo 4-5 partidos seguidos jugando miércoles-domingo sin que su entrenador le diese descanso.

    Respond
  • AArroyer 29 septiembre, 2019

    @Balotelli8

    Es que como Thomas adquiera esta importancia, presencia y excesiva creatividad, va a haber un tema claro en el Koke-Saúl, porque se van a quedar sin rol ofensivo. Thomas no necesitó ayer a nadie para sacarla jugada ante presión alta ni necesitó a nadie para romper líneas en campo contrario. Probablemente fuese la mejor noche de su carrera, cuestión que no se va a repetir en bastante tiempo, pero de cualquier modo, su tipología de juego le lleva a prescindir del apoyo horizontal y de la continuidad. Él en su pie derecho tiene una doble amenaza porque si buscar romper líneas y filtrar balones al '10', el rival se cierra y abre en largo a los laterales. Si ocurre lo contrario y carga la pierna para amenazar con envío en largo, te cambia el gesto y te filtra por dentro con el mismo gesto. Thomas es esto, es un virtuoso y se salta pasos de la elaboración para posicionar al equipo.

    Respond
  • AArroyer 29 septiembre, 2019

    @Faetón

    Yo creo que Correa ya no va a consolidar su juego pero estoy empezando a ver que Simeone ve más necesario a Correa que todos nosotros, porque él hace una jugada que nadie hace en el equipo, y que debería repercutir en que Joao Felix o Saúl fueron los rematadores y no solo el '9'. Y es el tema de cómo Correa, una vez fija espacio por dentro y el lateral -Trippier- recibe, él tira desmarque por dentro hacía línea de fondo y ahí, en 'terreno penalty', finta, culebrea y puede pasar en raso atrás. Los laterales, o hacen una puerta atrás o el 90% van a centrar de manera lateral al delantero centro, un centro al área tenso o combado pero al área pequeña, no pueden pasar atrás. Y Correa es justo eso: profundidad, meterse en el área, hacer algún quiebro diferente y poder pasar atrás.

    Respond
  • AArroyer 29 septiembre, 2019

    Kroos-Casemiro, por otro lado, son los verdaderos culpables de que el Madrid ahora mismo sea un equipo junto y corto, en el buen sentido. Al Madrid le faltan muchas cosas pero ellos dos están haciendo al Madrid frenar la sangría. El Madrid no brilla pero suma partidos compactos desde lo de París. Y es por ellos dos. Sin más ayuda que la concentración del resto del equipo, que no es pco pero no es más.

    Respond
  • donmarcelobielsa 29 septiembre, 2019

    "Si añadimos que Nacho y Carvajal solo subían cuando la pelota cambiaba de frente, del árbol, así, no caería ningún fruto"

    El planteamiento del Madrid ayer fue solemne para Zidane, pero sangrante para el espectador. Defendía en 4-4-2, pero es que atacaba con 3. Literalmente. Hazard siempre conducía rodeado por 3 o 4 rojiblancos, sin compañeros cerca, Karim apenas pudo participar, y Bale, si bien estuvo brillante en el desborde, fue incapaz de amenazar la portería. Zidane, aunque sutil, dejó bastante claro en rueda de prensa que le valía el punto, pero creo que el gran vencedor de la noche fue el Cholo. Planteó un partido en su mente y Zidane siguió sus instrucciones de buen grado, punto por punto, planteando un sueño: vencer al atlético de Oblak a base de remates de cabeza o tiros desde fuera del área.

    Por otro lado, comentábamos el otro día la importancia de James para el equipo, no sólo por su calidad sino por el juego entre líneas que aportaban su posición y un jugador de su corte. En el 4-2-3-1 Kroos y Casemiro se bastaban y se sobraban para construir la jugada y el Madrid encontraba un apoyo entre líneas que era oxígeno en vena para el equipo y en especial para Hazard. Se cargarán las tintas contra el belga, pero sin apoyos en el flanco derecho y sin jugadores que le doblen por la izquierda… es que es muy difícil. Con Mendy era complicado, pero es que con Nacho fue una utopía.

    Y lo que es peor, ha vuelto Modric y lo ha hecho deslumbrando, así que volveremos al 4-3-3 que desconecta el ataque. Ayer un par de buenas jugadas y Kroos esperando al lado contrario con la tranquilidad de que su rol se duplica. De verdad, el Madrid tiene que superar de una vez la marcha de Ronaldo. No puede ser que siga en el mismo punto. 3 jugadores no emulan a la BBC. Sin Marcelo y sin CR7, el Madrid necesita desesperadamente un 10.

    Respond
  • donmarcelobielsa 29 septiembre, 2019

    @Balotelli8

    Muy de acuerdo con todo lo que comentas. Sin darme cuenta, casi he duplicado partes de tu comentario, pero añadiendole la vehemencia de la frustración mal digerida durante la noche ^^.

    Resaltar también el nivelazo que mostraron Ramos y Varane ayer, sumado al modo gamebreaker que ostenca Casemiro. Con estos 3 así, es muy muy dificil para el rival.

    Respond
  • Santiago Estrade 29 septiembre, 2019

    @Arroyer @Balotelli

    Ahi está la clave, tanto de la espesura rojiblanca, como de la falta de participación de Joao. Estos interiores deben atacar el espacio y llegar continuamente (solo uno cada vez, se entiende). Primero, para dar una línea de pase en un escalón intermedio a Thomas. Y segundo, para que el portugués pueda caer y tener un apoyo interior sobre el que descargar. Esto a su vez facilita la basculación hacia el lateral y la presencia de Felix en el remate, al poder quedar por dentro y ser el interior quien ocupa el carril intermedio para conectar con la banda.

    Respond
  • José Luis 29 septiembre, 2019

    Aposté por 0-0… y gané. El Cholo en casa, ante el Madrid sale casi siempre a no perder. Son muchísimas ocasiones donde el entrenador argentino sale con cientos de precauciones. Ayer, otra vez 0 disparos a puerta de un rival del Madrid y 2 disparos fuera, más el cabezazo de Saúl. En el otra área, vimos dos paradas de lujo de Oblak y un tiro de Bale fuerísima donde no suele fallar.
    Mejor el Madrid por tanto. Sí me extrañó James. Primero la suplencia, luego el puesto que le dijo ZZ que tenía que ocupar. Para mí, movimiento fallido de Zidane. También creo, que no poder contar con Marcelo ni desde el banquillo fue un lastre para el Madrid. En la era Ancelotti, era un cambio habitual. Y se notaba bastante. Concretamente en Lisboa se demostró esto que digo. Igual que Isco. Otro jugador que sabe cómo dañar a Simeone.
    Por el lado Atlético, destacar a Thomas (cuanto daño le hace a la calidad y conocimiento del fútbol de este jugador su color de piel y su pelo) Entiendanme. Al jugador africano se le atribuyen rasgos físicos por encima de todo. Thomas no es Obi Mikel. Es mucho más. Es Tiago, Obi Mikel y medio Xabi Alonso. Un futbolista espectacular. También me gustó mucho Giménez. Creí que su techo era Rafa Alkorta. Ahora veo que es mucho más. Pedazo de central. Oblak, en su línea: portero que te gana puntos. Algo inusual en este deporte.

    Respond
  • Es pinxo 29 septiembre, 2019

    A mi Thomas me recuerda a Busquets en el pase vertical o a Schuster en el pase medio y largo, y en cómo se girara con la pelota. Pero con más quite que Schuster

    Respond
  • roumagg 29 septiembre, 2019

    Valverde está siendo un poco el Kovacic de Zidane en esta etapa. Con la enorme ventaja sobre el croata de que Fede tácticamente no es una limitación para el equipo: no abre mil puertas por errores de posicionamiento en defensa ni se perfila tan mal en ataque que dificulte que conecten con él. Dicho esto, si en vez de tener 21 años tuviera 28 creo que la opinión unánime sería que se queda bastante corto por lo poco que está ofreciendo con balón. Se le intuye un potencial de mejora que evidentemente modera opiniones por lo que pueda pasar en el futuro, pero cuando lo veía hace años en el Castilla esperaba más de él. Aunque ya digo, mejorar a Kovacic ya es permitirle a Zidane un plan reactivo que era prácticamente imposible de ejecutar con Mateo.

    Respond
  • umas21 30 septiembre, 2019

    @roumagg
    Concordando contigo en muchas cosas me gustaría destacar algo que me llamó la atención del partido de Valverde, su rango de pase y su verticalidad en los envíos. El uruguayo dejo 3,4 pases largos a uno o dos toques para lanzar la transición ofensiva del madrid que me impresionaron, y a la postre fueron todos preocasiones de gol. Una cualidad muy interesante en este Madrid ya que ni Modric ni Casemiro ni Kroos sienten como propios ese tipo de pases (aunque quizá en el caso del brasileño sea más una cuestiónd de capacidad que de visión).

    En líneas generales yo creo que el chico tiene margen de crecimiento y físico para asentarse en la élite, probablemente como jugador de rotación pero de todas formas como activo importante.

    Respond
  • Faetón 30 septiembre, 2019

    @umas, roumag
    Es que Zidane sí o sí tiene que apostar por dar minutos a Valverde, y no ya contra rivales de liga española, sino también de champions), si nos ceñimos a su forma de trabajar en temporadas precedentes. Una vez dejan marchar a Llorente, a Ceballos, y no logran traer a Pogba; es el único jugador que puede aportar piernas y frescura en la sala de máquinas si Casemiro se pierde algún partido crucial por lesión o sanción. Lo que no quita que el francés haya sido valiente poniéndole de partida en el XI inicial. El chico acumuló experiencia y cumplió bastante bien a mi juicio. Zidane se guardó un par de ases desequilibrantes para la segunda parte y apostó por un partido de desgaste durante los primeros 60 minutos, donde pasara lo menos posible. Apenas nadie dentro del área al remate, todos a finalizar jugada o a pillar el rechace volver a empezar.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.