João Felix, el niño de los brazos cruzados | Ecos del Balón

João Felix, el niño de los brazos cruzados


What a present. What a future. Aquel día, un buen narrador británico tuvo la suerte de contar lo que estaba pasando en el encuentro de ida de la eliminatoria de cuartos de final de la Europa League que midió al Benfica con el Eintracht de Frankfurt. Pasando de castaño a oscuro en la escala de exhibiciones futbolísticas, Joao Felix, una de las grandes apariciones de la temporada pasada en todo el continente, estaba ofreciendo una de esas actuaciones que la NBA se hubiera encargado de bautizar. El chico marcó tres goles, dio una asistencia y tocó la pelota, en número y finalidad, con la preclaridad de alguien muy especial. Aunque aquel mapa de intervenciones fuese fruto de un trance y destello que le fue imposible replicar en su temporada con el primer equipo del Benfica, aquella noche confirmó que sólo el paso de los meses le impedía ser el jugador que él quería ser y que por supuesto podía ser. Joao Felix vs Eintracht es el escenario potencial que de algún modo puso el contador a cero para que el nuevo crack del pletórico fútbol portugués rellene el molde que sin lugar a dudas le pertenece.

En apenas un año, su irrupción ha dejado claro que es un talento sumamente especial y determinante

Y con ese punto de partida, su techo como futbolista, debe comenzar el análisis de sus talentos para entender cuándo podrá alcanzarlo. Joao Felix no ha sido un titular indiscutible en el Benfica, si entendemos esa condición desde el cuidado de su cuerpo técnico por controlar y mesurar su aterrizaje en la élite del fútbol luso. Sí lo fue por calidad y rango, pero su inexperiencia fue un factor para que Rui Vitoria primero y Bruno Lage después racionalizaran el proceso por el que Felix se convirtió en la realidad que es hoy. Esta decisión es importante porque Joao Felix todavía no ha pasado el suficiente tiempo entre los mejores para reconocer con cuanta continuidad puede poner en práctica el derrochador talento que atesora. Y esa circunstancia va a trasladarse al universo de Diego Pablo Simeone, el Metropolitano y un proyecto que parece refundarse con un verano de reset en el club rojiblanco. El ex del Benfica llega de nuevas, así que necesitará tiempo para saber quién es dentro de un partido y si su desparpajo y talento le ayudarán a quemar etapas con rapidez.

Se entra de lleno en su rol y posición para iniciar el viaje. Dicho por él mismo y comprobado en su juego y en el sistema de las ‘águilas’, Felix nace como un segundo punta clarísimo que se desvive, con gusto pero también por necesidad, para explotar un físico liviano y fantástico pero no explosivo, por contactar con la pelota en muchos lugares del campo, con libertad para partir y encontrarse con compañeros desde una zona que convierte en dominio siempre que pueda administrarla con cierta soledad para no chocar con nadie. Cuando a Joao Félix le rodean muchos compañeros y rivales, tiene dentro ese mediapunta que identifica dónde y cuándo tocar la pelota para hacerle daño al rival y darle palmadas al compañero. Sobre todo porque cuando encuentra problemas una vez interviene en la jugada, soluciona imprevistos con una ligereza espectacular. La cantidad de recursos en forma de fintas, cambios de dirección, frenadas y toques rápidos que demuestra le sitúan como un talento inmenso.

Segundo punta en 4-4–2, Joao Felix está a punto de explotar a nivel de participación

En lo referente al juego, es preciso señalar que sus recursos más técnicos ganan relevancia y surgen en los últimos 30 metros, donde ha marcado unas abrumadoras diferencias en el campeonato portugués. Joao Felix guarda en su interior virtudes múltiples, algunas incipientes y pulibles y otras dos en concreto que definen su lugar en el mundo del fútbol. A falta de crecer en los 30 metros anteriores, donde aparece en transiciones o en movimientos de apoyos largos para descongestionar y añadirse como un centrocampista más, es en la frontal donde alumbran dos virtudes de valor incalculable, porque en ellas se ha manifestado como un verdadero y absoluto genio, en el sentido más amplio y más bruto que pueda hacerse de la valoración: su último pase, estético, versátil e incluso inquietante por su brillantez y cómo no, una autoritaria y despiadada destreza para meter la pelota en la portería.

Una característica muy particular de su relación con el último pase es la frecuencia con la que intenta realizarlos. Imaginemos una recepción de Joao Felix entre líneas, abriéndose a un lado del pivote, a su espalda, con cierta prisa. Siempre que recibe de esta manera, se orienta el control en beneficio de su giro y no tarda ni espera a nada más que a un pase definitivo. Su agresividad, y su gama de toques para hacerlos, es una de sus principales cualidades. Joao Felix, puede decirse, aunque llame la atención, es un pequeño enfermo del último pase como la concesión que le procura su posición y su importancia entre líneas para después agrietar la defensa con mucha premura, sin toques de más ni amagos. Un tipo de 19 años que podría dar cátedra en dicha asignatura. Pero por más que le imaginemos hiriendo con pases y quiebros formidables, su razón de ser está en el área. Allí termina todo el trabajo.

Su mayor virtud esta relacionada con el gol, donde camina para ser una de las referencias del continente

Si Joao Felix está hoy y no dentro de uno o dos años en el Atlético de Madrid, o en otro de los grandes de Europa, es por su relación con el gol y con el remate. Porque aquí alcanza sinónimos de perfección cuando suma y añade, y lo hace al mismo nivel de calidad, instinto con determinación. Joao Felix tiene similar capacidad para acudir a la zona de remate concreta como para engatillar con la superficie del pie más idónea para soltar una descarga limpia y devastadora. La violencia y silenciosa contundencia con la que sus remates cogen portería, se ajustan a los palos y entran en la red deja bien claro que lo suyo con el gol es el gran don de todo su repertorio. El instinto goleador y rematador de Joao Felix va por delante del propio Joao Felix. Cuando le ha tocado estar muy apagado, como la visita del Benfica a Do Dragao, su primera aparición fue ganar la espalda a Pepe en el área, tras varios errores de la defensa local, y mandar la pelota a la trastienda. Si además de su golpeo de balón, consta un remate de cabeza notabilísimo, la conclusión es que lo más razonable es que haga goles como un churrero.

Enlazando estas dos virtudes y el sistema de Simeone, que no variará mucho a la hora de tomarse más o menos tiempo con la pelota, crear sociedades para formar el sistema ofensivo, utilizar a los laterales en la ecuación y tener siempre un ‘9’ específico y veloz, así como una banda también de carácter explosivo, Joao Felix tendrá un radio de acción razonablemente amplio para intervenir. A diferencia del papel que tuvo Griezmann como canalizador del ritmo del ataque, Joao Felix trata siempre de ser más dinámico y agresivo cuando coge la pelota por lo que no extrañaría que no tardara en asimilar variables como la pausa, la combinación con los laterales para lanzarlos al espacio, mientras suministra balones a su delantero centro para después, como decimos, acudir al área y cazar al vuelo. Es ahí donde podría encontrar más similitudes con Morata que con Costa. Los desmarques más característicos del madrileño parecen más apropiados para el último pase del luso, siendo el brasileño más un jugador de transición individual y no tanto de desmarque jugando arriba.

El desmarque de Morata se ajusta muy bien al último pase y los toques de Felix en la frontal

A falta de los últimos retoques de su verano, el Atlético de Madrid tiene, más o menos, el boceto en la cabeza, habiendo recuperado cierto vigor energético en sus centrocampistas y defensores. A falta de esa banda veloz que siempre ha integrado el Cholo para conformar un contragolpe amenazante, Joao Felix se planta en el Metropolitano como uno de los talentos más brutos que se recuerdan en el club rojiblanco, transmitiendo la sensación de que su fútbol es demasiado grande como para que no se comience a desbordar en apenas unos meses sin más adaptación que recibir dosis de confianza y encontrar un punto de calma entre las expectativas para que el acierto en sus acciones le lleven a cruzarse de brazos delante de la pantalla.


12 comentarios

  • Albert Blaya Sensat 4 julio, 2019

    Brutal el texto, Arroyo.

    Ayer ya lo comentábamos con Ajenjo, el proyecto del Atleti está refundándose, revisiténdose con lo que el Cholo se siente más cómodo y que parecía que se había intentado cambiar el pasado verano. Joao Félix creo que llegaen el momento perfecto, porque creo que va a ser un año de mirar hacia atrás y recuperar viejas consignas y ahí el portugúes encaja muy bien. Es fresco en sus movimientos y, como comentas, mucho más delantero que Griezmann en el sentido de que es más agresivo y menos pausado. Quizás el Atleti se vuelva un punto más vertical y eso, en mi opinión, le va a ir bien.

    Respond
  • AArroyer 4 julio, 2019

    @Albert Blaya

    Muchísimas gracias, Albert :)

    Debo decir que no logro controlar mi propia opinión y análisis del jugador porque me parece un potencial fenómeno del juego. Yo creo que estamos ante un futbolista asombroso, sin más rodeos. Creo que está a pocos meses de reventar por todos lados. Y creo que va a evolucionar hasta poder ser todos los días un jugador de 50 intervenciones y un gol por partido. Me he quedado impactado viéndole jugar, sinceramente. No tenía ni idea que era lo que he visto, pensaba que era un tremendo goleador con dificultades para relacionarse con todo lo demás.

    Respond
  • burro 4 julio, 2019

    Veremos cómo sale el fichaje. Yo tengo fe en éste Atleti 2.0 de Simeone. El equipo necesitaba un cambio y qué mejor que basar este nuevo proyecto en una promesa con tantos recursos. Sólo pido tiempo y dejar que el chaval se desarrolle en todos los aspectos. Aunque mucha gente habla que no ha caido en el equipo ideal para su juego(Preguntadle a los Arda, Diego, Griezmann,..), yo creo que tiene arriba dos compañeros tanque que les puede venir muy bien para bombardear el área. A poco que que el resto del equipo pueda hacer un juego fluido y hacerle llegar el balón y Lemar espabile y sume su calidad a la de Joao, el Atletico va a tener muchos recursos para hacer pupa.

    Respond
  • Delluka10 4 julio, 2019

    Me suena un poco a que es lo que se deseaba/esperaba de la evolución de Correa.

    Como afecta su llegada a Lemar (para mi una de las buenas noticas del año pasado y del que espero bastante este año)? Se pisaran mucho el terreno o les veis complementarios?

    Respond
  • burro 4 julio, 2019

    @Delluka10 Yo era de los que no hubiese fichado sustituto de Griezmann y le hubiese dado esa posición a Correa y Lemar. Ahora, yo quizás cambiaría el plan para Lemar e intentar compatibilizarlo con Joao y Morata, pero a Correa le daría la oportunidad en su posición y que lo peleara con el portugues.

    Respond
  • AArroyer 4 julio, 2019

    @Delluka10

    Volvemos al tema de la planificación que lleve o no a Koke y Saúl a las bandas o al pivote y si Lemar será banda o segundo punta, si Simeone cambiará el 4-4-2-, que lo dudo mucho. Yo creo que Lemar alternará las bandas con el segundo punta mientras Simeone gestiona el crecimiento de Felix. Lemar reo que sí necesita cierta libertad cuando recibe al pie para conducir y girar, tiene esa elasticidad y giro de jugador interior, así que si juegan juntos van a tener que compartir espacios comunes. Con Correa, si sigue, que parece que sí, creo que hay menos conflicto, de hecho creo que Correa sería una pequeña bendición para Joao Felix, por el tipo de jugada que hace Correa profundizando entre central y lateral y metiéndose en el área. Luego no decide demasiado bien pero siempre genera ocasiones peor no las materializa y ahí Felix puede cazar unas cuantas.

    Respond
  • Santiago Estrade 5 julio, 2019

    Tiene una inteligencia para los desmarques que resulta absurda en alguien de su edad (esa picardía que tiene para alejarse al segundo palo, quedarse rezagado o atacar el primer palo con un pique corto son propias de gente como Raúl, Falcao o Inzaghi respectivamente). La capacidad que tiene para embocar el balón a media distancia, dejando la pierna recta como si estuviera haciendo un putt de golf, me recuerda mucho al joven Müller. Luego, con los giros y toques que saca en la frontal se me viene a la mente Del Piero.

    En cuanto a su "estilo", creo que pueda encajar incluso mejor que GR. Busca más el pase vertical; si tiene espacio, conduce; si le presionan, desborda; si recibe de espaldas, pero su defensor está sin cobertura, gira para quebrarlo y tirar/asistir. Y, como comenta @Arroyo, como vea un desmarque por delante, la manda para allá (sé que nadie me va a comprar esta comparación, pero en eso veo al Higuaín del primer par de años en el Madrid, que cada vez que la recibía en el último tercio intentaba un último pase; y aunque ahora parezca mentira, si uno ve partidos de entonces, se le daba tremendamente bien asistir).

    Y el ratio de goles creo que sale en torno a 1 gol marcado cada 115 minutos o generado (sumando asistencias) cada 72 minutos. Y eso habiendo jugado poco más de la mitad de tidos los minutos posibles. Que sí, que es Portugal y sólo una temporada. Pero, por extrapolación, aquí podría llegar marcando 10, en un par de temporadas ponerse en los 20 y en su prime estar en los 30. Suena descabellado, pero es que si uno se fija en las cifras de Dembelé, Sancho, Mbappé y todos estos, resulta que ni Mbappé tenía mejor promedio goleador en su explosión en Mónaco. Not even Mbappé!!!

    La gran duda que se me plantea es su físico. Por biométrica, debería poder ser rápido en carrera. Pero al pasar de 5-10 metros se viene abajo. A lo mejor es cuestión de curtirle el tren inferior un poco, para ganar explosividad.

    Respond
  • adiazagero 5 julio, 2019

    Muy ilustrativo, Arroyo! Me faltan horas viéndolo jugar y el texto ayuda a crearse un retrato mental del chico. Muchas ganas de ver cómo moldea según su idea el Cholo a un niño como Joao. En especial con las losas del precio, que se suele mencionar ya casi como estereotipo pero en este caso me parece fundamental, y de llegar para suceder a Griezmann.

    Eso, que entre éste, De Jong, Hazard y otros tantos, se nos va a hacer largo el verano.

    Respond
  • AArroyer 5 julio, 2019

    @Santiago Estrade

    Yo creo que lo de Joao es una cuestión tanto de embrague como de motor, no tiene velocidad punta, es más rápido que Griezmann por ejemplo, pero no le puedes pedir que conduzca 30 metros porque además como no tiene cuerpo, no puede ir chocando y salir ganando en la carrera si le meten el cuerpo, va a tener que frenar, su velocidad es más en el primer gesto o paso. Pero entiendo que su físico es muy de juvenil, concuerdo, en un año debería ser físicamente otro jugador. Deben hacer un trabajo claro.

    Lo de embocar la pelota en el remate es un gran paralelismo. Es increíble lo seco que le pega, es un auténtico don natural, es pura técnica y mecánica de disparo. Y además es que la fuerza que emplea no parece ser mucha, porque tu veías a Batistuta o Rivaldo, que armaban la pierna y hasta se caían después de los zambombazos que metían, y este es que tiene remates que no entiendo muy bien para la fuerza que parece emplear 😀 Es una carabina con silenciador.

    Respond
  • AArroyer 5 julio, 2019

    @adiazagero

    Muchas gracias, crack 😉

    Se nos han ido de la Liga algunos talentos que no deberían haberse ido -De Tomás y Sarabia por ese precio…-, pero claro, han llegado tres talentos superlativos. A disfrutar.

    Respond
  • Javi 6 julio, 2019

    Si lo que dicen es verdad y es una evolución de Rui Costa pero con mas gol es un fichaje acertadísimo, sin lugar a dudas, falta que lo demuestre en el campo y en la liga.

    Respond
  • José Luis 10 julio, 2019

    Entro muy tarde. Pero voy a dar mi opinión. Para mí, el fichaje de Joao Felix por el Atlético de Madrid es un tremendo error lo mire por donde lo mire. Como aficionado al fútbol lo voy a disfrutar como un enano. Pero, precio aparte donde no voy a entrar, siendo el destino el Atlético del Cholo, no veo el acierto por ningún lado.

    Me explico. ¿Puede hacer Joao Félix en este Atlético más de lo que haría Oyarzábal? Yo creo que no. A mí, más que a Rui Costa, el joven portugués me recuerda a Savio, ex jugador del Madrid. Algo menos de regate y un poco más de gol. Pero de ese estilo de jugador fino, con clase, liviano, visión de juego. En clave atlética, puede asemejarse a Juninho, aquél jugador brasileño que jugó en el Manzanares a finales de los 90 con Antic como entrenador. No sé, pero en estos momentos -y creo que en un futuro- el Atlético pierde mucho con el cambio Griezman-Joao. El portugués será un soplo de aire fresco para la liga, pero los atléticos pierden a nivel competitivo.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.