La final de Eden, César, Pedro y Olivier | Ecos del Balón

La final de Eden, César, Pedro y Olivier


En la previa de la final de la Europa League 2018-2019, Bruno Alemany, gran compañero y especialista en fútbol internacional de la Cadena SER, compartía por Twitter unas declaraciones de Maurizio Sarri, sobre su estrella, el belga Eden Hazard: “Durante los partidos, tener a Hazard en el equipo es un alivio, un placer. Pero durante la semana es un problema. Se aburre en los entrenamientos porque todo le parece demasiado fácil”. Para quienes comparten vestuario o sufren su juego, Eden Hazard ha alcanzado un estatus superior. Desde que salió del Lille, allá por 2011, el belga ha ido añadiendo consistencia y regularidad a un portfolio nacido para desequilibrar, conceptos que juntos definen a un crack: tomar buenas decisiones cada vez que se recibe al pie y siempre tomando riesgos. En Bakú, el ’10’ hizo honores a su estirpe y levantó la copa siendo la diferencia. Pero no lo hizo solo.

Eden Hazard, César Azpilicueta, Pedro Rodríguez y Olivier Giroud fueron los artífices de la victoria

Como comienzo del segundo párrafo pero también como recordatorio de su significado, Hazard, uno de los mejores futbolistas del mundo, sin rango numérico pero con aura y dimensión propias de rango mayor, jugaba para el Chelsea. Como después se demostraría, esta cuestión obligó al Arsenal a anticiparse a los problemas derivados de la participación, responsabilidad y apariciones que el belga haría, tarde o temprano. Con tal de partir con ventaja en el marcador antes de que éste comenzara a bailar por los picos del área, y contra lo expuesto en el análisis previo, Unai Emery detectó bien cómo crear un escenario de ventaja táctica a sus jugadores. El Arsenal, una vez el silbato sonó, se fue con descaro y convicción a por la salida de balón de Sarri. En esa decisión, dos ideas complementarias: un 3vs3 en medio campo, con Özil sobre Jorginho, y un acoso vertiginoso si el Chelsea, en lugar de salir en largo, lo hacía en corto pero por fuera al tener tapadas las recepciones interiores de su mediocentro e interiores. Allí, Emerson fue superado por el hombre más determinante de esos 20′: Maitland-Niles.

En ese contexto, se evidenciaron los problemas blue para defender el ancho con un sistema construido para relacionarse con el balón a todo campo. Emery, más avanzado el encuentro, gritaba a los suyos: “Cuando recuperamos, sacamos por fuera, por fuera!”. En las bandas se gestó la ventaja gunner, pues allí, en los costados, y con el Chelsea ocupando el campo en salida con el equipo abierto y estirado, no tenía ayudas ni repliegue preparado para igualar las subidas de Maitland-Niles y Kolasinac. Desde la presión y la superioridad numérica en la que el mediocampo de Sarri quedaba muy separado tras el robo, el Arsenal dominó el primer tramo del choque. Para su incomodidad, todo eso no se tradujo en ocasiones claras. Allí abajo, en las profundidades, el Chelsea guarda piezas que sacaron a flote al equipo, en especial un César Azpilicueta que viene siendo, hace tiempo, uno de los mejores especialistas defensivos del mundo, sumando la misma cantidad de concentración que músculo en sus piernas y mandíbulas. El navarro, uno de los mejores jugadores de la final, es pura defensa; un jugador que disfruta y siente defender. Su marca, cuerpo a cuerpo, sobre Lacazette fue mayúscula.

La parada de Cech en el 35′, paradójicamente, fue el desplome para el Arsenal. Dejó de competir

Desde aquí, la final se templó. Desde el 30′, el Chelsea conectó algunas combinaciones interiores que agitaron el carril central. A nivel de sistema, la libertad de Hazard, el papel más reservado de Pedro para dar pie a los movimientos del crack, y los apoyos y toques de Olivier Giroud, muy superior a Koscielny durante toda la cita, sirvieron de anticipo y aviso de lo que es una final, nunca despojada del miedo a perderla. En una precisa combinación posterior, que terminó con un disparo de Giroud y una mano técnicamente maravillosa de Petr Cech, se sintió un estruendo. Un desplome. Era la primera gran ocasión clara del choque y fue del Chelsea. Ese estruendo fue en silencio pero fue compartido. Desde ahí, al Arsenal se le cerró la glotis y se le activó la amigdala: la angustia comprometió su competitividad.

Los últimos diez minutos fueron el boceto de lo sucedido en la segunda mitad. El Chelsea tocó más tranquilo, el Arsenal cerró filas y perdió la iniciativa por la que nació su plan: estar preparado y con superioridad en el marcador para cuando Hazard comenzara a amenazar de verdad. Y eso ocurrió cuando el Arsenal más estaba fuera de su plan de partido, porque cuando compareció el 1-0, un testarazo extraordinario de un Giroud que en todo momento llegó antes, a todas las acciones, en posición e intención, que su par, su compatriota Koscielny, el Arsenal dejó de competir. La activación para corregir distancias, acompañar progresiones, cerrar segundos palos o corona del área se cayó por derribo y los goles se sucedieron. Junto a Eden y Azpilicueta, el mencionado Olivier, impoluto en sensibilidad y precisión, y un Pedro grande como pocos en momentos trascendentes completaron un título que no tuvo demasiada historia. Ganó el que tenía al mejor y a los más experimentados.


14 comentarios

  • AdrianBlanco_ 30 mayo, 2019

    Vaya final hace ayer Cesar Azpilicueta. Tremenda. La enésima constatación del brutalísimo defensor en el que se ha convertido. De hecho, ya que hablábamos el otro día del proyecto de Sarri, me hubiese gustado verlo más como central que como lateral (y que ahí hubiese entrado un jugador de corte más ofensivo). Pero, en cualquier caso, el navarro es uno de esos animales competitivos del fútbol.

    Respond
  • rubik 30 mayo, 2019

    Qué importante es muchas veces la labor de un delantero como Giroud, aunque no meta goles. Fija centrales, ofrece una salida en directo, y además sabe moverse, con lo que aporta un esqueleto que potencia llegadas de segundos puntas o centrocampistas. Si a eso le sumas que en el partido de ayer metió un gol(azo)… pues nada más que decir, señoría.

    Por otro lado, Hazard es un puñal y un jugón; sabía que contaba con lo segundo pero no con lo primero. Cuando arranca es capaz de dejar atrás al que haga falta, y de conducir un contraataque por sí mismo.

    Y por último Pedro, ex-Pedrito, al que acabaremós llamando Pedrón. Puntualidad y obediencia. Siempre pensé que sería un futbolista que fuera del Barcelona pasaría frío, ya que al fin y al cabo es bastante específico, y no es un artista. Pero si consigue ser un especialista en esos desmarques tan determinantes, y en dar profundidad y amplitud si hacen falta, pues qué decir… no hay más que mirar su carrrera.

    En cuanto al Arsenal… otro año más. Pero si miras su plantilla, pues tampoco creo que se le pueda exigir mucho más. Ganar una UEFA sí, pero tampoco veo que tuviese que ser una obligación. Cuenta con jugadores que supuestamente son estrellas, pero en los que no se ve ese "sí o sí". No sé qué se puede esperar de ellos a cinco años vista, pero seguramente siga siendo esa ilusión inicial, unas expectativas desmedidas, y un baño de realidad; el proceso de todos los años. Aún así, esa ilusión inicial creo que atiende a una necesidad de sentirse grandes, que les hace tener fe, cuando no hay motivos para tenerla más allá de un quinto puesto y una buena actuación en UEFA.

    Respond
  • fernandojb 30 mayo, 2019

    @adrian

    Muy de acuerdo, con azpilikueta, es de esos jugadores un tanto olvidados, cuando como lateral no tiene nada que envidiar a nadie.

    Para mi el partido estuvo que el arsenal por el centro para romper la salida del chelsea me parecio muy bueno, pero en lo que es centrales, y medio centro en salida me parecio muy flojo, de medio campo para atras el carril central me parecio flojo.
    luego Giroud tuvo su dia, no le sigo tanto, pero no recuerdo haberle visto a ese nivel, es decir ya de por si hazard bien, se sumo giroud pues el resultado.

    Respond
  • AArroyer 30 mayo, 2019

    En el uno contra uno, en todas sus variantes, metiendo el cuerpo, en carrera, chocando, bajando el culo y preparándose para el regate… Azpilicueta es excelso. Es dificilísimo rebasarle. Y lo mejor de todo es que lleva así años, día tras día. Impresionante competidor y defensor. Primer primerísimo nivel.

    Respond
  • AArroyer 30 mayo, 2019

    Para mí fue hiperdeterminante lo que pasa tras la parad de Petr Cech, porque desde ahí hasta el final de la primera parte, el Arsenal se paraliza, revisando el partido es hasta más obvio que se asusta y le viene el trauma. Desde ahí deja de jugar y ejecutar lo planificado y tras el 1-0 deja de competir, las vigilancias caen, los pases se precipitan, se intenta presionar para robar forzado por el marcador. Es todo desorganización y ansiedad. Los goles son muy gráficos en ese sentido. Y claro, ahí, antes y después, entró Eden Hazard.

    Respond
  • Veneziano 30 mayo, 2019

    "Ganó el que tenía al mejor y a los más experimentados." ….y yo agregaria "y el que tuvo una idea mas clara " . Y este merito va dado sin duda a Sarri porque sus equipos pueden tener defectos (como todos ) pero su juego fuè y es siempre identificable y claro . El entrenador italiano tomò decisiones importantes a la hora de formar el equipo titular que luego se demostraron muy acertadas (Higuain y Williams en el banco ) , y durante el encuentro no dejò de ser fiel a un estilo que lo identifica . A los cuatro jugadores claves que nombra el articulo yo tambien agregaria a Jorginho que sufriò los primeros veinte minutos pero luego se fue apoderando de ese trozo de centrocampo desde donde Sarri inicia sus victorias . Grande victoria del Chelsea y de su entrenador que juega su primer final importante y la gana con ideas y con el juego !!!

    Respond
  • rubik 30 mayo, 2019

    Qué importante es muchas veces la labor de un delantero como Giroud, aunque no meta goles. Fija centrales, ofrece una salida en directo, y además sabe moverse, con lo que aporta un esqueleto que potencia llegadas de segundos puntas o centrocampistas. Si a eso le sumas que en el partido de ayer metió un gol(azo)… pues nada más que decir, señoría.

    Respond
  • AArroyer 30 mayo, 2019

    @rubik

    Sin duda. Además es que Koscielny ni se enteró de ninguno de sus movimientos, siempre estaba Giroud en mejor posición que Laurent para rematar o amenazar. A nivel posicional siempre tenía superioridad sobre él. Lo mareó por completo. Hizo un partido extraordinario. Es que es un gran jugador, al que hay que saber qué pedirle, peor un gran jugador.

    Respond
  • Maxi 30 mayo, 2019

    Una pizca de justicia poetica que Giroud, tanto tiempo señalado en el Arsenal como el eslabon más debil del equipo, haya sido uno de los nombres propios de la final. Tremendo el golazo que mete, además.

    Y bueno, nada. Un resultado razonable por como fue el tramite del partido, aunque si esto no hubiera sido una final seguramente el marcador sería otro. El partido se rompió a partir del primer gol. Tal vez antes, con el manotazo de Cech, como dice Arroyer. Hasta ahí, sumamente parejo. Emery tiene que trabajar para generar en los gunners el mismo callo competitivo que tenia su Sevilla. Seguramente lo logrará, siempre y cuando tenga tiempo y tranquilidad para trabajar. En circunstancias normales, el Arsenal es un flor de equipazo.

    Por cierto, una consulta off-topic: tienen planeado hacer alguna cobertura del mundial sub-20? Por primera vez en casi diez años, mi Argentina parece que hará un gran papel en un mundial juvenil, y me gustaría leer sus opiniones. Hasta ahora ciertamente no ha defraudado

    Respond
  • Balotelli8 30 mayo, 2019

    @Rubik

    Es que Giroud, sin ser un superclase y seguramente no estando, por bastante, en el top 10 de delanteros centros en activo, es una pieza espectacular para contextos determinados. Me recuerda en ello, por ejemplo, a Mario Mandzukic. Cuando tienen entrenadores que saben explotar sus muchas virtudes, crean ventajas incluso mayores que jugadores mucho mejores individualmente. De hecho, ya comentamos por aquí en el pasado mundial la importancia de Giroud en la Francia campeona, exigiéndole un rol muy determinado y que ni siquiera le pedía un papel goleador, mandando al banco a jugadores como Dembelé, Lemar o Fekir.

    Respecto al partido en general, creo que en el texto se refleja muy bien todo lo que ocurrió, y lo mucho que le costó al Arsenal sacurdirse los miedos desde el minuto 30 pese al dominio claro durante la primera media hora, que le habría bastado para empezar con ventaja de no ser por el espectacular partido de César Azpilicueta. Así que muy poco que añadir.

    Sólo una cosa, que podríamos estar repitiendo durante días sin que sobre insistir en ello: qué jugador es Eden Hazard. Ayer el campo era un curioso "cementerio" de jugadores que hace unos años apuntaban a primer nivel mundial y no ascendieron el último escalón, o que ya bajaron de él por cuestión de edad (el propio Giroud, Ozil, Pedro, Cech, William, David Luiz, Lacazette, Higuaín aunque no jugó…), que resultaban una curiosa metáfora de una competición "secundaria" (dicho con todo el respeto) como es la Europa League. Y entre ellos se alzó Eden como diciendo que él no está en la misma liga que el resto. Que es diferente, que aspira al Olimpo de futbolistas de su generación. Que una final como esta se le queda pequeña.

    Ayer, por encima de los otros 21 jugadores que había en el campo, por encima de entrenadores y sistemas, se puede resumir que en Bakú ganó el equipo que tenía al mejor jugador en el campo.

    Respond
  • AArroyer 30 mayo, 2019

    @Balotelli8

    "Y entre ellos se alzó Eden como diciendo que él no está en la misma liga que el resto. Que es diferente, que aspira al Olimpo de futbolistas de su generación. Que una final como esta se le queda pequeña."

    Tal cual, compañero. Tal cual. En realidad no necesitábamos comprobar lo que es un top-5 top-10 mundial en una Europa League pero es que van a otro ritmo, otra personalidad. Hazard es galaxia.

    Respond
  • AArroyer 30 mayo, 2019

    @Maxi

    Algo haremos, no lo vamos a cubrir como evento pero algo haremos estos días 😉

    Respond
  • #{}# 31 mayo, 2019

    Concuerdo con los comentarios sobre Eden Hazard – un futbolista que posee tanta calidad tecnica + acompanada del fisico nesecario para poder horrorizar sistemas defensivos. Lastima para el Madrid que lo fichan con ya casi 29 encima. Ojala el nuevo reto le haga cuidar su dieta (ya que antes del video de William, a Eden se le notaba un par de libras de mas) y asi poder verle al maximo por un minimo de tres temporadas en el Madrid.

    Sobre Cesar Azpilicueta y Olivier Giroud todo lo contrario, no estoy de acuerdo en practicamente nada de lo comentado. Azpilicueta de lateral no tiene nada de elite y como central cumple y punto. Giroud tiene como delantero es ultra limitado pero si cae en el contexto idoneo . . .

    Respond
  • Javi 1 junio, 2019

    Eden Hazard habrá jugado cuatro meses en el Madrid cuando cumplirá 29 años, le queda un año de contrato con el Chelsea, pagar por este jugador 100 kilos es un timo, este jugador era para ficharlo con 24 o 25 años, Bernardo Silva, Sterling, Sané, Mané etc… son mejores inversiones a corto, medio y largo plazo, incluso Neymar.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.