La ansiedad de Alemania | Ecos del Balón

La ansiedad de Alemania


Nunca habíamos visto a Alemania caer eliminada en la fase de grupos de un Mundial. Sólo una vez, antes de la Segunda Guerra Mundial, y bajo un contexto político muy delicado, la selección alemana había sido eliminada en la primera fase de un campeonato del Mundo. Fue tras la anexión de Austria a manos de Adolf Hitler, y con la participación de futbolistas austriacos en un combinado que carecía de motivación y unidad, según cuentan las crónicas, de modo que el precedente es tan lejano como distorsionado. No hay duda: lo vivido después de que el colegiado señalase el final del encuentro entre la República de Corea y Alemania en Rusia 2018 fue absolutamente histórico.

El propio Joachim Löw, al término del duelo, no fue capaz de articular palabra. “No puedo pensar con claridad si seguiré siendo el técnico después de esto”. El técnico, que no olvidemos, se trata de uno de los pilares indiscutibles sobre los que se ha asentado el cambio de paradigma del fútbol alemán en la última década, estaba absolutamente petrificado. Porque una cosa es cierta: Alemania había cambiado su registro desde el fútbol base, lo que repercutió en el éxito de Brasil 2014, pero antes de aquello, la ‘Mannschaft’ siempre había competido. Desde el físico, el pundonor, la técnica o la velocidad, pero históricamente nunca había hincado la rodilla de forma tan sorprendente.

La actuación de Alemania en Rusia 2018 queda en la historia del fútbol

Quizás lo más llamativo es que, desde los amistosos previos, la configuración del plan de juego alemán estaba haciendo aguas. Fue algo que Juan Carlos Osorio olió de forma precisa, y su plan de juego ante la vigente campeona destapó las miserias del cuadro germano. El 4-2-3-1 diseñado por Löw mantenía la idea de cargar con mucha gente el área rival, pero todo parecía demasiado precipitado, sobre todo desde el acompañante de Toni Kroos. Sami Khedira era el hombre elegido por Joachim Löw, y el jugador de la Juventus tenía la orden de rellenar la zona de remate de forma constante. Con Müller, un delantero escorado en banda derecha, y dos jugadores de tendencia interior como Özil y Draxler para completar el ataque, los laterales fijaban su posición arriba y la premura con la que el equipo enviaba la pelota a la última línea provocó que Alemania quedase realmente expuesta en su transición defensiva.

No puede decirse que Löw no intentase atajar el problema. En la segunda jornada con la inclusión de un Rudy que acabó lesionado, aunque el cambio de plan no pudo medirse después del 0-1 de Suecia y de la desesperación germana, y se palpó de forma más concreta en el tercer encuentro ante la República de Corea, donde sí dio la sensación de que el técnico buscó un posicionamiento desde la salida de balón mucho más enfocado a abarcar más metros en la transición defensiva, y a intentar que Toni Kroos no ‘se comiera el marrón’ en cada pérdida de pelota sin finalizar jugada. Lo cierto es que, sobre todo durante la primera parte y mientras los ánimos aún se mantenían calmados, los despliegues coreanos estuvieron mucho mejor controlados.

La nueva ubicación de las piezas en Alemania nacía de una posición más axial de Hummels, que ocupaba el carril central para dar los primeros pases. Con Süle -que se vio obligado a entrar en el terreno de juego por la expulsión de Boateng- más abierto sobre el perfil derecho, y Toni Kroos en esa zona del lateral izquierdo que ocupa de forma sistemática en el Real Madrid. Para completar, Khedira, en lugar de ganar altura desde el primer momento, fijaba su lugar en la posición de pivote, mientras que Hector por izquierda y Kimmich por derecha se ubicaban en una altura intermedia que provocaba una red de seguridad mucho más amplia.

Las prisas del Mundial obligaron a Löw a deshacer una modificación que en otro contexto podría haber tenido continuidad

Sin embargo, la teoría de la manta corta apareció inmediatamente, y la espesura en el último tercio fue una constante. Una de las cuestiones más llamativas fue la posición de Leon Goretzka, que quedó ubicado como extremo derecho. Con su alineación, podía esperarse que Löw introdujera un futbolista más por dentro, pero realmente hizo lo mismo que venía haciendo Thomas Müller: arrancar de derecha para buscar rellenar el área, pero sin tener presencia en la circulación. Con Özil como enganche y Reus partiendo de izquierda, de nuevo Alemania tuvo una clara tendencia interior en su zona de tres cuartos, y los esfuerzos de Werner por estirar al equipo, partiendo de nuevo de posición de nueve, fueron insuficientes.

La espesura en campo rival dio paso a la ansiedad, y ésta abrió de nuevo la caja de las miserias que Alemania ha venido arrastrando desde la pizarra de forma sistemática en este Mundial. Löw esperó sólo 15 minutos de segunda mitad, y las entradas de Mario Gómez por Khedira y de Müller por Goretzka volvieron a dejar a Toni Kroos absolutamente vendido. Enfrente, un rival con una capacidad de contragolpe fantástica, sobre todo gracias al tremendo argumento que es la velocidad de Son Heung-min, intimidaba de forma constante. A los asiáticos sólo les faltó un punto de acierto para mandar antes a la lona a una Alemania que acumuló delanteros, pero que obtuvo como único resultado arriesgar con entregas más verticales y delicadas, que la hicieron correr hacia la portería de Neuer una y otra vez. Una eliminación sorprendente por histórica, pero coherente basándonos en lo ocurrido sobre el terreno de juego.


22 comentarios

  • Ricardo 28 junio, 2018

    Increíble Mundial por ahora. Lo de Italia fue la antesala, la eliminación de Alemania es la confimación de un Mundial que pinta muy bueno.

    Una pena por Alemania, pero no se puede dcir que han sido eliminados injustamente. Muchos jugadores no están en el mejor momento físico y el plan de juego ha tenido varios defectos que, cuando parecía tener una solución, la desesperación por el pase los hizo abandonar la cautela y optar ir al ataque con un Kroos abandonado, más víctima que causa del desastroso sistema de transición ataque / defensa alemán.

    Respond
  • Maxi 28 junio, 2018

    La verdad, con el partido de México ya resuelto, me daba la sensación que una gran selección se iba a ir temprano del mundial. Fueron los alemanes, extrañamente, que para revertir este tipo de escenario adverso suelen ser de los más adeptos. Pero me daba la sensacion de que si los Coreanos hubieran tenido un puntito más de calidad en tres cuartos, un jugador que hiciera una pausa o un buen lanzador cerca del área, el partido se resolvía mucho antes. Es que Alemania atrás quedaba regalada.

    Tremendo mundial. Es como si todas las selecciones "chicas" se hubieran convertido de golpe en Costa Rica de 2014 (menos Costa Rica, lamentablemente, que as{i y todo solo se quebró al final contra Brasil). Este partido en cualquier otro mundial Alemania lo gana. Pero en este no.

    Que posibilidades le vemos a Mexico en su duelo contra Brasil? Que armas tienen, como pueden hacerle daño a la selección de Tite? Después de lo del primer partido yo hubiera dicho que estaban para complicarle la vida a cualquiera, pero ahora, después de la goleada de Suecia y el mal desempeño germano, el panorama cambió.

    Respond
  • Jorge Garrido 28 junio, 2018

    No sé si en Alemania pasará como va a pasar aquí si España cae, es decir, que se va a cuestionar el modelo. En mi opinión, tanto aquí como allí, sería un tremendo error cambiar el rumbo por un mal resultado. No hay modelos de juego mejores o peores, ganadores o perdedores, lo que hay son buenas o malas ejecuciones de cada modelo. Argentina es un buen ejemplo de como una discusión estéril e inmadura entre partidarios de jugar "bonito" vs jugar "práctico" ha viciado el ambiente futbolístico del país. Espero que esto no ocurra en España ni en Alemania porque, como estamos viendo en este mundial, son las dos únicas selecciones con una propuesta basada en el juego de posición.

    Respond
  • jcperez_ 28 junio, 2018

    @Jorge Garrido

    ¿Pero Alemania tiene nuevos jugadores para continuar esa propuesta de organización con balón?

    A mí me encantan los Goretzka, Can, Rudy, Brandt, Draxler, Sané, Werner, y cia, pero yo creo que estos jugadores encajan mejor en un sistema más reactivo, de más presión y organización sin balón y contrataque. Precisamente esa fue la propuesta de Lów con el equipo B de la Confederaciones 2017.

    A mí ese groupo de campeones de Hummels, Lahm, Kroos, Özil o Götze, que perfectamente hubieran encajado en la selección española, me pareció contracultural más bien. Veo difícil que Alemania pueda sacar otra generación tan técnicamente excelsa en el futuro cercano.

    Por eso mismo Löw se agarró de la vieja guardia y la vieja propuesta, y le terminó saliendo mal la apuesta.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 28 junio, 2018

    @Maxi

    Y esto es algo que se intuía ya en los amistosos previos al Mundial. Ante Austria o Arabia Saudí le pasó algo parecido. Al final, por muy agresiva que sea la propuesta (y llegues a cargar el área con 6-7 futbolistas al mismo tiempo), de poco te sirve si atrás sigues quedándote tan expuesto. Porque quizás en otro torneo u otra edición de la Copa del Mundo, la propuesta hubiese podido tener un poquito más de continuidad, no lo sé, pero es que en este Mundial de Rusia se está contragolpeando muy bien. Y las selecciones vienen preparadísimas en este aspecto.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 28 junio, 2018

    @JorgeGarrrido @jcperez_

    Ya que sacáis el nombre, aprovecho: ¿qué bien le hubiese podido venir Sané a esta Alemania, no? Y eso que la opción de Werner por el costado, como ante Suecia, me pareció muy interesante.

    ¿Os ha defraudado algún nombre en concreto o más bien todo el plan colectivo?

    Respond
  • Jorge Garrido 28 junio, 2018

    La nueva generación alemana no es técnicamente inferior a la anterior y te puedo asegurar que las que vienen por detrás tampoco. Estoy plenamente convencido de que esta nueva generación puede sostener la misma idea y si sus dirigentes siguen apostando por lo mismo más pronto que tarde volveremos a ver a otra Alemania competitiva. La generación campeona no ha sido algo contracultural, ni tampoco una casualidad. Desde principios de este siglo hubo un cambio de paradigma en el fútbol formativo alemán que ha ido dando y sigue dando jugadores de un perfil muy diferente al que tradicionalmente se había dado en Alemania. En mi opinión, deben profundizar aún más en la idea con los nuevos talentos que están surgiendo y que se adaptan mucho mejor a este modelo que los Muller, Khedira, Gómez, Klose, Kramer que a mi siempre me han parecido "elementos extraños" dentro de un modelo así.

    Respond
  • Jorge Garrido 28 junio, 2018

    @AdrianBlanco

    Lo de Sané no se entiende desde ningún punto de vista. Lowe no ha hecho la renovación que reclamaba la selección alemana y el resultado ahí está. Es decir, algo muy parecido a lo que le ocurrió a la España de Del Bosque.

    Respond
  • Redondo Neri 28 junio, 2018

    Para mí el mayor error táctico es no incluir la figura de un medio centro posicional, la transición defensiva ha venido siendo desastrosa, y a estas alturas es evidente que Kroos es un jugador imprescindible, pero que necesita un corrector como pueda ser un Casemiro (Weigl me parecía el hombre hace un año) y que Khedira no lo es ni lo será.

    Y lo más decepcionante, todo el ramillete de mediapuntas, desde Ozil, pasando por Draxler y Reus. No se puede tener tanta calidad, tantos recursos y tanto gol dentro y hacer menos. Tal vez haya sido un error de disposición táctica, por ese cargar el área que explica el artículo y que ha dejado sin espacio en tres cuartos para ir construyendo la jugada, pero el aporte de estos jugadores ha sido muy pobre. Tal vez haya faltado el uno contra uno puro de Sané para abrir esos espacios.

    Respond
  • jcperez_ 28 junio, 2018

    @Jorge Garrido

    Es Alemania, yo creo que sin importar la propuesta que decidan usar, siempre se mantendrán competitivos ^^

    Yo tengo mis dudas sobre si van a continuar con el modelo de posesión, porque viendo la Bundesliga actual me da la impresión de que al final Klopp y los modelos más reactivos terminaron imponiéndose a Guardiola y los modelos de organización con balón.

    Este mismo año, Löw se estaba quejando de que los equipos de la Bundesliga no sabía qué hacer con balón (aquí el enlace, aunque está en inglés https://en.onefootball.com/joachim-low-slams-bund… )

    @AdríanBlanco_

    Totalmente de acuerdo. Werner hizo un partidazo en la izquierda en el 2do tiempo vs Suecia, pero yo me quedé pensando que ese rol le hubiera quedado pero perfecto a Sané. Al final quedó demostrado que Alemania sí necesitaba un perfil así.

    En lo individual, mi decepción más grande es Müller. Que una leyenda anotadora en mundiales no haya aparecido en este mundial sí que da tristeza. Y claro, a Alemania le hizo mucha falta su remate.

    En lo colectivo, y es una duda que tuve desde que vi la lista final de 23, me parecía que Alemania falló en no tener plan B más directo y reactivo. Claro, es fácil decirlo ahora, pero fue un error agarrarse tanto del plan A si consideramos el estado en que venía la vieja guardia.

    Me parece que Lopetegui hizo un trabajo excelente en este sentido, trabajando propuestas más directas como lo de 3 centrales y 2 delanteros, y los recursos de Lucas – Asensino – Aspas.

    Respond
  • David de la Peña 28 junio, 2018

    @jcperez

    Es que es curioso, porque en la Confederaciones vimos a Alemania con ese sistema de tres centrales que abarcaba mucho más terreno tras pérdida y, sí, es cierto, mucho más vertical en sus ataques. Lo que hemos visto en este Mundial es algo a medio camino que ha acabado en decepción.

    @Redondo Neri

    A mí es que lo de Sané me parece absolutamente sorprendente. Está claro que los entrenadores tienen sus motivos y nosotros no llegamos a esa valoración tan profunda, pero es que se ha visto cuando Werner ha fijado posición en izquierda que el equipo tenía más amplitud. No se sabe si hubiese cambiado mucho la cosa, pero es cierto que es una figura que yo he echado muchísimo de menos.

    Respond
  • AArroyer 28 junio, 2018

    @Redondo Neri

    Sobre todo si tienes a dos laterales que son atacantes y no "centrocampistas" a nivel posicional y que Hummels y Boateng se les ve sufriendo porque no tienen ayuda de ningún centrocampista. Esto debió haberse corregido con tiempo viendo que Müller y Khedira no han sumado demasiado en el remate. No estaba compensando.

    Respond
  • AArroyer 28 junio, 2018

    @jcperez_

    Es que de hecho, lo que comentas se ha visto en cierto modo en este mundial. Alemania ha sido menos posicional que nunca, ha atacado con una verticalidad desaforada. Balón a la banda sobre un lateral abierto, extremo fija por dentro y cuando recibe el lateral le tira un desmarque agresivo a espalda del lateral rival, gana línea de fondo y se van al área el segundo pivote, el punta y el extremo contrario -cuatro jugadores- Todo electricidad, lo que son Werner, Draxler, Khedira, Muller y Reus. Özil ha tenido un peso residual en la pausa, y no ha habido pase atrás ni socios para Kroos en la salida de balón, porque los laterales ya se van rápido arriba. Veremos a ver cómo evoluciona este proyecto pero esta Alemania más joven ha jugado un poco a ser lo que sus jugadores son.

    Respond
  • jcperez_ 28 junio, 2018

    @AArroyer @David

    Creo que David da en el clavo en que esta Alemania terminó siendo un híbrido que se quedó a medio camino y más bien dio lo peor de ambos mundos.

    Con ese juego tan directo, Alemania no te iba a defender con balón, pero es que la falta de remate hacía que el rival reculase menos, aumentando la probalidad de que recuperase el balón y iniciase la contra. O sea, no defendías ni por control ni por aplastamiento.

    Respond
  • Aficionado 28 junio, 2018

    A mí Alemania se me parece mucho a España. Esto no me invita al optimismo, la verdad. Como figura contrapuesta veo a Croacia. No busca la posesión del balón. Se preocupa por defender y aprovecha en ataque la presión adelantada para plantarse con opciones de gol. Creo que el fútbol moderno tiende más hacia este planteamiento que el que ha destacado a España desde hace muchos años y a la Alemania de Löwe.

    Por supuesto, ojalá me equivoque. Pero si pasamos contra Rusia, temo que volveremos a caer ante Croacia. Ojalá me equivoque.

    Respond
  • Calas 28 junio, 2018

    Resulta muy elocuente que esta sea la tercera vez consecutiva que la campeona del torneo es eliminada en la liguilla. Me sorprendió lo de Italia en 2010 cuando lo decían ayer, porque es algo que había olvidado. Ya veremos si, además de elocuente, es un dato significativo, pero mi apuesta es que sí.

    Centrándome en las dos últimas, diría que hay muchas convergencias que, además, explican en gran medida el por qué de esto. Creo que el factor suerte puede dejarse de lado, pues tanto España, en 2014, como Alemania, en 2018, han merecido a pulso su eliminación, si bien la de estos últimos ha sido más "casual". Son dos grupos que mantuvieron entrenador y ganaron el anterior torneo con un modelo determinado que luego insistieron en mantener aunque no se ajustase a estados de forma e individualidades, es decir: la idea sobre la realidad, ese error del fanatismo o del miedo al cambio cuando se ha alcanzado el éxito (no sé si es casualidad que, además, ese modelo fuera el mismo, al menos superficialmente. Creo que en gran medida sí, por razones que igual otro día vienen a cuento, pero eso estaría abierto a debate). Son selecciones que, incluso pese al primer aviso serio (derrotas ante Holanda y México, respectivamente), se negaron a abrir los ojos, aunque Löw se corrigió parcialmente ante Suecia.

    En fin, son selecciones que, ya sea por convencimiento de que una idea es mejor que el resto (el prestigio inexplicable, e injustificado, de un modelo sobre el resto) o por lo complicado que resulta hacer los cambios necesarios cuando se ha ganado de una forma determinada, no han podido evolucionar. Tirar tiempo en el fútbol se paga como en ningún otro lado. Igual vemos, a corto plazo, alguna federación que se atreva a cambiar de seleccionador PESE a haber ganado el Mundial. Es un método extremo, sin duda, pero mandaría el mensaje adecuado. No vale "ir a 2014 como fuiste en 2010", y rellene usted aquí los años que considere. Pero ya digo que tal vez tenga un elemento de casualidad todo esto.

    Respond
  • El Amigo del Gol 28 junio, 2018

    Hola a todos!

    @Calas

    Totalmente cierto. En el día a día no lo vemos pero entre Mundial y Mundial pasan 4 años y en la carrera de un futbolista esos 4 años se tienen que notar. Evidentemente, Khedira, Boateng, Hummels, Muller, Gomez, Ozil, son jugadores 4 años mayores y además sus momentos de forma son distintos. El Ozil de hace 4 años era una estrella, el de ahora… Hummels y Boateng son absolutamente incapaces de defender a campo abierto, cuando te das cuenta, no puedes hacer lo mismo que hace 4 años porque las circunstancias han cambiado.

    Ayer, al igual que en el partido contra Mexico, la sensación fue de un equipo roto tácticamente y fundido en lo físico. 2 centrales que defendían casi en su campo, a 20 metros Kroos escorado a la izquierda sin nadie a su altura y entre el borde del área y la línea de fondo 7 jugadores de campo. Es que directamente hacia daño a los ojos ver esa disposición.

    En ese sentido existen ciertos paralelismos con España, con la diferencia de que en España los centrales aún son rápidos y que tenemos a Busquets de cierre, pero los espacios son infinitos. Visto lo visto creo que debería ser innegociable que jugase Koke junto a Busquets.

    Respond
  • Mauricio 28 junio, 2018

    Primer comentario en Ecos, aunque llevo años leyendo este ENORME sitio web.

    Aunque para muchos lo acontecido ayer parezca un mero traspié en el proceso del seleccionado alemán, en verdad resulta la prueba final e irrefutable del fracaso de un modelo "contracultural". La Alemania eliminada en fase de grupos por primera vez en su historia, con un 70% de posesión y juego de posición irrenunciable viene precedida de:

    – El estrepitoso fracaso de Peter Bosz en el Borussia Dortmund.
    – La caída de la Bundesliga en el ranking UEFA al cuarto puesto, siendo superada por la Serie A. Llegó a estar segunda en la época de la final alemana de Champions en Wembley.
    – La eliminación del City de Guardiola a manos del heavy metal de Klopp, de manera arrolladora e indiscutible.
    – La versión más competitiva del Bayern post triplete de Heynckes basado en… el Bayern de Heynckes del triplete, con 5 años más.

    Lo que pasó ayer de ningún modo es casualidad, sino que responde a una causalidad que se viene fraguando de decisiones desafortunadas que se vienen tomando en Alemania desde esa épica final europea entre el Bayern y el BVB.

    Saludos desde Chile.

    Respond
  • AArroyer 29 junio, 2018

    Os pediríamos que siempre que queráis rebatir cualquier argumento hacedlo con otro argumento, porque el ambiente y el espíritu se diluye. Si estamos en desacuerdo con algo, vamos a pensar en el debate común porque si no, de verdad, nos desvíamos por completo. Yo no estoy de acuerdo con Mauricio pero se puede debatir con normalidad. Y todas lo que se salga de ese espíritu tenemos que eliminarlo porque es desviar el foco detenernos en ir pidiendo a cada uno que mantenga el tono. Esperamos que lo entendáis 😉

    Respond
  • Calas 29 junio, 2018

    @Arroyo

    Hombre, yo hice un comentario futbolístico, que no era nada especial y me da igual si se borra, pero me parece algo excesivo. Lo otro era una defensa al derecho de Mauricio de comentar lo que quiera (especialmente si lo hace de forma respetuosa y con argumentos, como era el caso) así como una bienvenida a un lector que da el salto a escribir. Si se quería borrar la defensa porque se refería al desafortunado comentario que atacaba ad hominem a Mauricio, eso lo entiendo. Lo otro me descoloca.

    Un saludo

    Respond
  • Permafr0st 29 junio, 2018

    @Calas
    "Resulta muy elocuente que esta sea la tercera vez consecutiva que la campeona del torneo es eliminada en la liguilla"

    No había reparado en ello, pero es que uno se pone a mirar y tras las eliminaciones de Alemania/España/Italia tenemos a Brasil cayendo en cuartos contra Francia en 2006 y a Francia, campeona en 199, no pasando la fase de grupos en el Mundial de 2002

    Creo que prácticamente en todos los casos se repite la dificultad de regenerar la base de los proyectos. Gestionar el éxito en fútbol, algo sobre todo sentimental, es un reto. Saber cortar con lo de 'esta generación se lo ha ganado' sin dejar que el agradecimiento y la nostalgia le nublen a uno el juicio a la hora de tomar decisiones complicadas. Complicadas sobre todo pq nada garantiza que el cambio o renovación traerá éxitos, sobre todo inmediatos, y cada vez estamos más pillados por el cortoplacismo. ¿Cuántas veces hemos visto renovaciones 'de por vida' en clubes? ¿Cuántas vecews eso ha salido bien?
    Aquí volvería a destacar la decisión de Luis con Raúl, cuando el 7 blanco aún era 'aprovechable' pero Luis como gestor de grupos entendió que su rendimiento en el corto plazo impedía el crecimiento a medio y largo. Y pagó el precio por su decisión, vaya que si lo pagó… Hacer lo que hizo Ferguson solamente está al alcance de muy pocos

    Con lo del juego de posición creo que nos olvidamos que mundiales y eurocopas son sobre todo torneos del K.O y ahí el Cholo y Mourinho hace años que han mostrado que existen antidotos asequibles para equipos no necesariamente ultratop en calidad (Inter y Atleti).

    Por otro lado, aunque no tiene que ver directamente.
    Africa se queda fuera del Mundial. Creo que el fútbol está reflejando problemas de fondo en el continente, víctima de una especie de 'colonialismo futbolero'
    La condición física. Hace 20 años era diferencial en favor de las mejores selecciones. Actualmente cualquier selección tipo Islandia está tan fuerte como la que más. Con la diferencia que normalmente los jugadores de selecciones TOP vienen de temporadas agotadoras fisica y mentalmente. Es decir, algo que hace años era una ventaja determinante para los favoritos en la actualidad se ha convertido en un factor que iguala la competición.

    Respond
  • Kurono 29 junio, 2018

    Lippi, del Bosque, Löw, tres técnicos campeones del mundo, que 4 años después de "tocar el cielo", dieron pena porque se aferraron a la "vieja guardia". No hay más explicación, los Cannavaro, Iniesta, Özil en esos torneos estaban para, si mucho, ser suplentes y darle paso a la nueva generación. No se hizo y los resultados son estos. Es que inclusive Brasil en 1966 vivió ese fracaso, o la Francia del 2002, campeones sólidos que dudaron mucho al momento de cambiar a los campeones por gente nueva. Es que era sintomático que el legendario Garrincha fuera a dar vergüenza a Inglaterra, que en Francia parecía que sin Zidane era un equipo comparsa como Grecia, Polonia, Honduras, Túnez o Corea del Sur. Que en Sudáfrica la defensa italiana fue incapaz de parar a Nueva Zelandia o Eslovaquia (uno un equipo compuesto por semiprofesionales, y el otro un equipo novato) y España fue crujida en el "Grupo de la muerte" del 2014, con Del Bosque sin ganas de darle galones a JaviMar y Koke por encima del Busquets/Alonso más lento que recuerde o de la titularidad por decreto de Casillas en un estado ridículo.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.