Diego Godín sin dientes | Ecos del Balón

Diego Godín sin dientes


Diego Godín ha estado buscando su momento durante toda la temporada actual. Podría decirse que la pasada campaña cabría en dicha ecuación, pues el uruguayo ha visto relegado su brillo durante los dos últimos años en los que el Atlético más pasos, en toda dirección, ha tenido que dar. Desde la marcha de Diego Costa, el ascenso de Griezmann, la despedida de Raúl García o el paso adelante de Thomas Partey, el Atlético de Madrid ha tenido que alejarse, previa recomendación del paso del tiempo, de un trocito de su concepto. Al final, el futbol es de los futbolistas y el tiempo se lo lleva todo, así que no le quedó otra a Simeone que despresurizar lo que estaba sucediendo. El caso es que, cerca de jugar de nuevo por un título, justo cuando todo el mundo mira y apunta lo que luego recordará, Diego Godín acumula elogios y levanta más de una pasión. Su confianza ha recobrado cuando todo su alrededor tuvo que atrincherarse.

Infortunios del fútbol, el central uruguayo se quedó sin dos de sus dientes en una acción aérea con Neto en el pasado Atlético de Madrid-Valencia de febrero. Buscando lo que tanto le ha definido tanto a él -21 de sus 23 goles como profesional han sido de cabeza- como a su equipo -hace tres temporadas el Atlético sumaba en abril 23 goles con la testa, por los dos que suma en la 2017-2018-, el charrúa saltó y perdió lo que por evolución natural menos ha ido necesitando su equipo durante toda la temporada. Sin un mediocentro posicional experimentado y equilibrado, con una fase defensiva desgastada y un rendimiento individual lejos del estatus que le mantuvo entre lo más alto de la demarcación años atrás, Diego Godín no tenía donde hincarle el diente a los partidos. Hasta que encontró un trozo de pan duro.

Godín ha visto muy comprometidas sus principales virtudes, incluso en escenarios donde pudo destacar

Ha llegado Godín con tanta hambre a un tramo tan comprometido que sólo las circunstancias han podido colmar sus ganas de comer. Fue en el Emirates Stadium donde el defensor sudamericano conectó con un momento muy particular, pues no encontró antes su equipo la manera de trascender de la forma en la que siempre lo había hecho. El discurrir táctico y competitivo de este Atlético 2017-2018 ha repercutido especialmente en el discurrir personal del ‘2’ rojiblanco y ninguno de los dos ha podido o ha sabido ayudarse. Quisieron cosas diferentes, y cuando buscaron parecerse, ninguno respondió como esperaban. Desde ahí, las dudas de una temporada que ha relacionado su fiabilidad defensiva con un mejor trato de balón, con una intención colectiva diferente y con un Jan Oblak inabordable.

Porque en una temporada en la que Simeone tuvo que enseñar a competir a jugadores que no respondían a su ideario más básico por edad o mentalidad -Thomas, Correa, Vrsaljko, Lucas-, el Atlético pareció perder cosas por el camino: fragilidad para guardar el 1-0 a favor, situaciones defensivas reconocibles pasaron a representar una dificultad -defensa de la mediapunta y el centro al área, encajando muchos goles de dicha manera-. Lo que se daba por sentado pasó a cuestionarse. Y fue Godín quien estaba en el centro de todo. Sin ir más lejos, un planteamiento muy adecuado de su entrenador, recibiendo al FC Barcelona en el Wanda Metropolitano en mitad de muchas dudas colectivas, donde los colchoneros situaron sus líneas en los picos del área y la frontal, derivando todo el pensamiento ofensivo del rival hacia las bandas, pudo significar para Godín un duelo de iguales ante un más que titubeante Luis Suárez. Pero Godín también perdió, desubicado en un contexto muy familiar.

La temporada de Godín y el Atlético nunca se tocaron en un punto en común, salvo en Londres

La temporada siguió su curso, con la Champions despidiéndose en diciembre, Griezmann desorientado y las ideas sin hacer del todo pie. Pero llegaron Diego Costa y las eliminatorias. Y un episodio entendido como límite, convertido en la eliminatoria balsámica, hicieron despertar al Diego Godín de 2014. Sirvió el Arsenal de la ida, con superioridad numérica, y el de la vuelta, con necesidad de remontar, para que el central uruguayo unificara el cómo con el qué, poniéndose en valor delante de la línea que separa el sufrimiento de la victoria. Llegados a Lyon, sumando todas las variables que llevan al Atlético a sentirse ampliamente favorito, conjuntando un espíritu competitivo común a su relación con la victoria con un recurso actualmente puntual pero antaño vital, Godín es el nuevo estandarte del despeje y la supervivencia. Dicha línea le ha hecho a entender que el juez divino llamado fútbol también da pan a quien no tiene dientes, por que el fútbol es una constante oportunidad para sentirse vivo.


10 comentarios

  • Carlos 15 mayo, 2018

    Yo sinceramente creo que el Cholo sabe que la idea cayó en un desgaste y no da más de si. Muy probablemente ganen la Europa League, despues de unas semis en mi opinión memorables, pero esto no debe cegar de la realidad que es que el proyecto necesita matizar la idea debido a los nuevos futbolistas con los que cuenta.

    La pregunta clave aqui creo que es¿ está listo el Cholo para ese cambio?

    Respond
  • iLoveCholo 15 mayo, 2018

    Es que la idea está sostenida con pinzas. De los que mamaron ese ideario en todo su esplendor quedan Godín, Juanfra, Gabi y Koke. Los tres primeros cada vez van a participar menos y Koke se le ve necesitado de hacer cosas distintas a las que se hacían en aquellos tiempos.
    Encima podemos fijarnos en los jóvenes del Atlético que son todos auténticos atletas. Los Thomas, Lucas, Gimenez, Vrsalijo, Saúl… por lo que creo que el siguiente paso del Atlético podría y debería ser la de subir el ritmo de los partidos, con una posible presión a todo el campo. Y creo que es lo ideal dado que ninguno de los nombrados es capaz de sostener un juego posicional de nivel alto, son todos más de meter el pie que de esperar al rival y aguantar hasta poder robar el balón.

    Respond
  • AArroyer 15 mayo, 2018

    @Carlos

    Está claro que él tiene su manera de crear identidad y mentalidad competitiva, y en ese mensaje no se puede mover mucho porque es su personalidad la que le lleva a todas partes, para transmitir cosas, pero tácticamente sabe que tiene que ir construyendo cosas diferentes porque tiene jugadores diferentes.

    @iLoveCholo

    Pues me gusta tu lectura, porque efectivamente esa generación de jugadores no tienen tanta sabiduría y su concepto defensivo es otro, peor el Cholo en eso sabe manejar muy bien el desarrollo defensivo de los jugadores. Los moldea bien.

    Respond
  • Faetón 15 mayo, 2018

    Y coincidiendo en que las sensaciones que da este Atletico son de mayor fragilidad defensiva respective al que ganó la Liga ¿a que achacáis que haya encajado menos goles en estos dos ultimos años? ¿Azar? ¿Oblak? ¿Planteamientos ultraconservadores de la mayoria de sus rivales?

    En cuanto a la final, yo personalmente no veo tan favorito al Atletico. El Marsella es un señor equipo, con muchísima hambre, sin apenas nada que perder y contará con la grada a su favor.

    Respond
  • AArroyer 15 mayo, 2018

    @Faetón

    Para mí es que ha defendido menos, así, grosso modo. Si el Atlético de Madrid hubiese pasado más tiempo defendiendo, hubiera encajado más goles, pienso. Y ha ganado más recursos para que la pelota gane altura.

    Y creo también que se han unido dos factores: Oblak ha parado muchas veces la primera, es decir, ha sido el mejor defensor (su nivel de paradas es inaudito) y eso psicológicamente ha despertado al Atlético, y segundo, creo que el nivel de los contragolpes en España ha sido inferior esta temporada. Creo que se ha contragolpeado peor. Es mi impresión. Porque cuando el Chelsea, por ejemplo, le contragolpeó en el Metropolitano, el Atlético lo pasó muy mal.

    Respond
  • Carlos 15 mayo, 2018

    @Faetón

    En mi opinión, sin ninguna duda a Oblak, el cual me da tristeza cuando veo a fanaticos criticarle por "ser poco cholista". Jan es a día de hoy un portero Top, y un parador como tal vez solo De Gea y el mejor Casillas puedan competirle.

    Y sobre todo, que a diferencia de Courtois( inferior sin ninguna duda) ha destacado en un contexto que no es el mejor para él. Y mientras tanto Courtois fallando en el Chelsea ^^.

    Respond
  • David de la Peña 15 mayo, 2018

    @Carlos

    Yo pienso que Simeone ha venido intentando en los últimos años evolucionar la identidad creada desde su llegada. Koke dando el primer pase, por ejemplo, fue una medida agresiva que no acabó funcionando. Es complicado porque el éxito se ha basado en un pilar, que es el de una buena ocupación de espacios en la defensa posicional y alejar tanto la idea de la zona de confort es complicado. Pero yo sí creo que Simeone ha tenido una intención para buscarlo, al menos con ajustes puntuales.

    Respond
  • Faetón 15 mayo, 2018

    @Arroyer
    " el nivel de los contragolpes en España ha sido inferior esta temporada"
    Pues fijate que yo tambien pensaba que a este Atleti en liga le atacan menos que al que se alzó con el torneo, por lo menos al de la primera vuelta de aquel 2013-2014 en que los contrarios le encaraban con más alegría. Pero no me habia planteado lo que comentas sobre el nivel de contragolpes. Si os animáis, ese tema de la perdida de calidad en contraataques en liga puede para un artículo.

    Respond
  • Calas 15 mayo, 2018

    @Carlos "Yo sinceramente creo que el Cholo sabe que la idea cayó en un desgaste y no da más de si (…) La pregunta clave aqui creo que es¿ está listo el Cholo para ese cambio?"

    Yo creo que la idea no se ha desgastado: se ha desgastado la plantilla capaz de potenciarla, entre ventas, fichajes, envejecimiento de los que aún están, etc. El matiz me parece importante por una sencilla razón, y es que esa idea es la mejor para competir contra equipos con plantillas absurdas (absurdamente buenas, es decir) que tú no puedes igualar de ningún modo. El problema es la idoneidad de los jugadores actuales para esa idea. Dicha idoneidad ha desaparecido casi del todo, y por eso Simeone ha ido matizándose tanto: no tiene nada que ver el Atleti de este año con el de hace dos, ni aquel con el de hace 4, aunque sí tenía más elementos en común.

    Una de las cosas que más me gusta de Simeone es que no es un fanático de un estilo unívoco de juego, el nunca tratará de imponer a una plantilla un estilo antagónico a sus capacidades. La cuestión es que el comprensible cambio de la idea va a derivar, en mi opinión, en una inequívoca reducción de la competitivad, al menos mientras tu mejor jugador se siga yendo año sí, año no, y mientras tu no puedas estar en igualdad de condiciones en cuanto a talento.

    Es decir, Simeone fue el primero que se subió al barco de matizar la idea, el problema es que ese barco parece menos potente que lo anterior, y el futuro no me hace ser optimista. En cualquier caso, un verano decente (siempre será negativo si va Griezmann, que se me entienda el uso de la palabra "decente") que, además, parece ir en dirección de apuntalar el cambio futbolístico del club por los nombres que he oído, nos permitirá un Atleti competitivo en Champions, como nos ha acostumbrado. Con un techo, eso sí, más bajo que en 2016 y, cómo no, 2014. Y la desgracia es que esta temporada ha bajado notablemente el nivel del TOP 5, pero no espero que esa situación se alargue a la temporada que viene.

    Respond
  • Calas 15 mayo, 2018

    En cuanto a Godín, compro la interpretación de @Arroyo. En cualquier caso, Diego no tiene pinta de estar para jugar 50 partidos anuales siendo el mejor central del mundo, 2013-2016 ha quedado atrás… pero sí le queda en la cabeza y en las botas varios días grandes a ese nivel, como se vio ante el Arsenal (aunque el contexto de la ida ayudara a lucir sus mejores atributos).

    @David de la Peña

    Exacto. Es que ha habido numerosos intentos. Koke en la media (lo intentó en dos temporadas distintas, durante meses), pasar a jugar muchísimos partidos con 3 delanteros puros a expensas de la solidez, sacando a Saúl del interior derecho, el adiós al Gabi indiscutible (por la edad, sí, pero no ha buscado recambio puro), lo de un "mediapunta" despistado jugando ¡de 5! durante meses, y parece que lo ha reconvertido definitivamente… Simeone dista de haber sido inmovilista. Es más, planteó cambios incluso ganando, que es algo más difícil de hacer que cuando uno pierde.

    El problema es cómo casa eso con el espíritu cholista, el de remontar una Copa en el Bernabéu o sobrevivir en el Camp Nou con 10, el de la trinchera y "gozar" del sufrimiento cuando se de… por eso lo del partido contra el Arsenal, allí, me pareció tan buena noticia: creo que este Atleti ya no puede hacerle eso a un Bayern, eso me parece claro, pero el carácter apareció. No sé si podrá sostener eso con un equipo que abunde en lo de este año: acostumbrado a tener mayor posesión que casi todos sus rivales y defendiendo muy lejos del área, pasándolo fatal cuando se atrinchera ante los otros grandes… Tengo dudas.

    @Arroyo Tema Oblak

    Algo curioso en el esloveno, que se olvida con facilidad cuando uno se acostumbra a su brutal nivel habitual, y que tiene que ver en aprte con eso de "parar siempre la primera", es que me parece el mejor (en todo, menos el juego aéreo, coto de Courtois, y el tema de los pies, secundario si no eres un equipo muy particular) haciendo paradas increíbles… y es un tipo que no vuela. No tiene el salto del buen Casillas, ni el de los porteros explosivos que encajan en ese perfil. Las hace porque es un prodigio de colocación, concentración, intuición… puro talento, y sin ningún gran atributo físico.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.