El monje danés | Ecos del Balón

El monje danés


Gianni Brera, el hombre-periodismo que se inventó desde la pluma toda la cosmogonía del fútbol italiano, en el momento más álgido de su carrera, se encontró con que el mejor jugador italiano, quizá de siempre, era un chico flaquito y artista que desmontaba cada domingo toda la parafernalia que él escribía durante la semana. Se trataba de Gianni Rivera, faro del Milan de Nereo Rocco. Brera, aunque se confirmaría póstumamente que era un fanático del futbolista, se dedicó a despotricar de él en toda oportunidad que podía, incluso pasando al campo de los apodos: lo llamaba desde “medio futbolista” hasta cualquier otra cosa imaginable, siendo el sobrenombre de “L’abatino”, el abad, por su poca propensión a la brega y su aspecto currutaco, el que más mella hizo en el imaginario colectivo. A Rivera no pareció nunca importarle mucho las críticas mientras levantaba tres Scudetti, cuatro Coppa Italia, dos Copas de Europa, dos Recopas y una Intercontinental con el Milan y una Eurocopa con la Nazionale.

En aquel entonces, Rivera fue el adalid de una figura que había comenzado a ganar preponderancia en la década de 1940 y que luego del Mundial del 70′ iba a tener un rol central casi a lo largo y ancho del planeta fútbol. El éxito de Gianni durante la década anterior al Mundial de México, en el que no pudo brillar a la altura de su juego a pesar de que Italia llegó a la final, fue una de las bases en las que se cimentó la mitología del enganche (nombre que recibió en Argentina). Básicamente, el del Milan demostró que se podía ser el motor creador y organizativo principal, a veces único, jugando allende del círculo central, más cerca de los atacantes, disparando la producción ofensiva del playmaker. Los herederos de Rivera y sus contemporáneos de desperdigaron por el Mundo, dominando el devenir del juego hasta hace relativamente poco, cuando fueron desplazados por los que en su momento ellos habían desahuciado: los organizadores de la base de la jugada.

Las razones de dicha sucesión son variadas y no tienen cabida en este artículo, pero sí hay que decir que hasta hace nada se veía la reaparición de los de la estirpe de Rivera como una quimera. Sin embargo, dos de los mejores mediocampistas de lo que llevamos de 2017 se vienen desempeñando en esa demarcación: uno es Isco, que come aparte, y el otro es Christian Eriksen, el monje danés del Tottenham Hotspurs.

La explosión de Eriksen llegó jugando como regista adelantado

Durante las últimas dos temporadas, el Tottenham ha venido implementando dos esquemas básicos dependiendo de como organice su defensa: uno es el 4-2-3-1, sobre todo con Dembelé, y el otro es un 3-5-2 (O 3-6-1, dependiendo de los nombres elegidos por Pochettino), que con la lesión prologanda del belga y el fichaje de Dávinson Sánchez se ha convertido en el estándar para esta temporada. Más allá del sistema, la posición de Eriksen no varía: mediocampista ofensivo ligeramente escorado a la derecha (foto de la izquierda) o sobre el otro lado cuando comparte con Sissoko en el once, siendo el francés quien se recuesta sobre el perfil diestro. Lo importante: su rol no varía. Eriksen, además de compartir un curioso parecido físico con Rivera, transita por los mismos caminos que el otrora bambino d’oro. Partiendo desde la zona que comprende entre el círculo central y la mediapunta, el danés se mueve casi a placer dentro del engranaje spur para llevar los hilos de las jugadas del equipo, llegando tanto a la base de la jugada como a zona de definición y manejando la ambivalencia entre el control y la verticalidad, santo y seña tanto del Tottenham como del maravilloso fútbol que desplegó el abatino original. Eriksen marca la pauta.

Aunque no desde el inicio. El Tottenham es un equipo que busca dominar desde el uso del balón. Aunque en alguna ocasión la juegue larga para la segunda jugada de Dele Alli y Kane, lo normal es que intente sacar el balón raseado con sus centrales, a quienes se le suman los jugadores exteriores, el mediocentro y quien lo acompañe, un total de siete jugadores de campo entre el balón y Eriksen en salida del balón. Su rol ahí es residual (Foto): gana altura sin pelota por dentro (Foto), creando líneas de pase para el primer receptor (foto de abajo a la derecha), normalmente el pivote (Foto), o da apoyos por fuera si quien recibe de centrales es el jugador de banda. Muy rara vez (Foto) es él quien reciba de centrales y cuando lo hace suele ser en jugadas de contragolpe que lo pillen cerca del lugar del robo del balón. Su paso en el Ajax, sobre todo, y pasajes de su juego en la selección dan cuenta de que dar ese primer pase no es algo en lo que no pueda brillar, pero en contexto Tottenham lo que quiere Pochettino de él es que are el terreno rival (Foto) para el ataque.

..…..

Aunque mediocampista, sus labores son puramente ofensivas, en campo rival

Y ahí es donde sus exhibiciones empiezan. Una vez el balón llega a los pies de Eriksen, el Tottenham cambia el chip: ahora atacamos. Y él es quien decide la velocidad, la dirección y el timing. A partir de su lectura, el Tottenham resuelve cómo ha de proceder, si asentar (Foto) el ataque con un ramillete de pases que pongan hasta a siete jugadores suyos en campo rival, o si por el contrario lo que hay que hacer es buscar inmediatamente la ocasión. Si ocurre lo primero, Eriksen junta a los suyos desde el pase (Foto). Ubica un receptor, la toca y se mueve para volver a recibir (Foto), tejiendo una tela de araña que él mismo desata invitando a Kane a bajar mientras él y/o Alli se van para arriba en señal – tiene una buena ruptura (Foto) – inequívoca de que el monje danés cree que la presa está servida (Más sobre su relación con Alli y Kane). El nivel técnico de sus intervenciones es altísimo, aunque la estética de sus pases desprenda un aroma romántico: no son rayos láser como los de los alemanes y españoles, sino caricias a la bola que cobran vida por el impacto futbolístico de su elección. Y esto tiene que ver con el aspecto fundacional del juego del danés: su último pase (foto de arriba a la derecha). Si el Tottenham, o sea Eriksen, decide que es momento de crear la ocasión, el ’23’ se disfraza de Rivera y despliega su mejor arma: un golpeo de balón que convierte, como dice Abel Rojas del genio italiano, el viento en una pista lisa sobre la que el balón se suspende a su antojo. Y veneno, mucho veneno. Eriksen levanta la cabeza, ubica su objetivo y hace envíos a priori inocentes que delanteros como Kane o Son y llegadores como Alli convierten en situaciones mano a mano contra el portero. No importa el tipo de pase, si es con rosca o bombeado, ni la zona del ataque, derecha, izquierda o centro, el último pase de Eriksen convierte situaciones inocentes para el ojo no avisado en peligro fulminante. Y de ahí la tentación eterna de acercarlo al área, donde convierte el peligro fulminante en goles, lo máximo posible. Pero eso es medio Eriksen. Sin lo descrito en la primera parte de este párrafo, su especialidad se hace previsible. A Christian le gusta el poder decidir, llevar la voz cantante. Es más el Laudrup merengue que el azulgrana.

..…..

El último pase de Eriksen es élite mundial ahora mismo

De más no está decir que sus recursos ofensivos no se detienen en sus dotes organizativos y su sublime visión de juego. El danés sabe guardar y esconder el balón con pisadas y giros de tobillos, lo que también habilita su golpeo en zonas apretadas; posee un slalom no muy potente, pero sí escurridizo que con espacios y a la contra suele sacar a pasear; su disparo desde fuera le ha significado varios golazos en su carrera; y tiene olfato para anticipar rebotes (foto de arriba a la izquierda) en las inmediaciones del área. Los defectos principales de su repertorio están ubicados principalmente en la definición, pues Eriksen no es un seguro ni nada que se le parezcan ante el portero, y la forma en la que se perfila (foto de arriba a la derecha) para recibir el balón: no pone su cuerpo de modo que al recibir un pase pueda ponerse de cara en un tiempo. Eriksen necesita dos en muchas ocasiones y solo se sale con la suya porque su control de pelota es milimétrico.

En transición defensiva, Brera se regocija. Eriksen no se esconde a la hora de defender (Foto). No tiene un gran talento, pero corre detrás del balón al unísono del equipo, incluso hasta las cercanías de su área, y no teme chocar con su cuerpecito contra quienes le sacan una cabeza de alto y medio torso de ancho, quizás como pago a su entrenador por permitirle jugar como hacían los ídolos que se crió viendo por televisión, hijos de Gianni Rivera.

 
 

Foto: Dan Mullan/Getty Images


43 comentarios

  • asce 25 octubre, 2017

    Muy buen analisis!

    Por sus caracteristicas, lo veo ideal para un equipo de posesion de balon, como un interior en un 4-3-3 por ejemplo. Como lo veis, creeis que se adaptaria? Sobretodo si el equipo necesita cierto orden y pases jejeje.

    Por otro lado, yo lo tenia como una especie de Modric, pero veo que es otro tipo de jugador, mas mediapunta. Creeis que podria acabar bajando su posicion y jugar en la base? Como puede ser el talento que se le adivina para ese primer pase?

    Respond
  • asce 25 octubre, 2017

    PD1: No sabeis las ganas que tenia de este analisis, uno de los jugadores que mas me gustan.

    PD2: Con el comentario de antes no hablo de fichajes, sino de encahe (podria darse en el tot mismo).

    Respond
  • José 25 octubre, 2017

    @asce

    No adivino qué equipo tendrías en mente para pensar que se adapte… Yo creo que se adaptaría bien al $%&%$ la verdad, por juego, por posición y por Valverde. Ups, digo por $%&%$.También te digo que éste año es algo que no creo que se de, porque lo que no hicieron en el mercado de verano no creo que se solucione en el de invierno, es más difícil sacar ciertos jugadores de sus equipos y si consigues sacarlos es para jugar la Liga, al menos los de primer nivel olvídate que puedan jugar la Champions después de estar jugando en sus equipos.

    P.D para Ecos: Ahora que Isco es quien es y está al nivel que está, no os planteáis un análisis de su juego completo y exhaustivo en un artículo? a mi al menos me resultaría muy interesante. Tanto a nivel de club como de selección.

    P.P.D para ecos tb: Os vi en Marca hace una o dos semanas, un artículo enlazando a Las Gaunas creo recordar que era, enhorabuena, vais creciendo a pasos agigantados. Me hizo gracia encontrarme eso en el Marca la verdad.

    Un saludo!

    Respond
  • MigQuintana 25 octubre, 2017

    @asce

    A mí me parece que Eriksen ha ido convirtiéndose en un jugador más influyente, más preparado, en los últimos dos años. Hasta entonces a mí me dejaba un poco frío. Tenía buen toque, era ciertamente creativo, pero veía sus partidos y luego no constaba demasiado en el análisis de los mismos. Ahora sí, ahora es clave. Tanto o más que cualquiera en el Tottenham salvo Harry Kane. Y yo aquí, claro, también le doy mucho mérito al trabajo de Mauricio Pochettino.

    @José

    Sí! Ahora estamos emitiendo los programas también en Radio Marca, José! :)

    Seguramente de cara a la Selección puede ser muy interesante un texto así, sí. Lo apuntamos.

    Respond
  • Soprano_23 25 octubre, 2017

    ¿Qué nivel tiene? ¿Absoluta élite?

    Yo suelo leer cosas de él que luego no he visto, no en este artículo; aquí Kundera ha estado bastante conmedido y coincido en gran medida en relación a lo poco que he podido ver de él.

    Respond
  • lucas 25 octubre, 2017

    Yo creo que el danés es un buen jugador de complemento, pero nunca un protagonista y muy lejos de ser diferencial . hay jugadores que si juegan muy bien un partido te acercan muchisimo a la victoria , Eriksen no es de estos , es un jugador que te ayuda a jugar bien , a hacer cosas , pero no te acerca a la victoria …

    Respond
  • AArroyer 25 octubre, 2017

    @Sporano_23

    Yo tampoco termino de ver a ese centrocampista top, referencia europea que puede percibirse en según que comentarios. Tiene un golpeo de balón impresionante, puede que incluso el mejor de Europa, pero a mí me cuesta mucho créermelo en el Barça o en una Juve.

    Respond
  • HenryHM 25 octubre, 2017

    Grandísimo texto, Kun. Y es dificil cuando uno tira de recursos como el de Rivera que luego el análisis sea tan cristalino.

    Me gustaría preguntarle precisamente a Kun, o a cualquiera que se pase por aqui, si podría hacer labor pedagógica con llas diferencias entre enganche, mediapunta y segundo punta. A mí no me acaba de quedar claro, aunque con este texto ya veo un poco más qué es un enganche. Si alguien puede situarme a jugadores como Özil, Rodrigo Moreno, Raúl, Müller, Silva o Fornals, por poner ejemplos variaditos, en estas categorías os lo agradecería mucho. La verdad es que me da mucha curiosidad.

    Respond
  • Coronel 25 octubre, 2017

    ¿Se podría decir que Eriksen guarda similitudes con Xavi Hernández en cuanto a comprensión del juego? Me refiero en estilo… ¿Rendiría mejor en u equipo de más posesión y jugando más retrasado?

    Últimamente lo que he visto de él, Madrid y Liverpool, tampoco me parece tan TOP…

    Respond
  • Eduardo Ustariz 25 octubre, 2017

    @ Asce

    Bueno, Eriksen ha jugado en todos lados. Le recuerdo algún partido hasta de mediocentro en el Ajax creo. Y su fútbol es de mucha calidad, austero, así que jugar diría que desde cualquier lado podría sumar, tener peso.

    Ahora, a diferencia de Luka, a quien creo que sí le viene bien jugar ahí abajo, donde se cuece todo, creo que hacer eso con Eriksen es perder al futbolista. Que juegue en un escalón más arriba no quiere decir que no pueda intervenir en la gestación o ser el cerebro del equipo; que juegue abajo sí que podría disminuir su impacto en el juego en cuanto a que mucho de lo bueno que hace tiene que ver con que te puede poner a un delantero contra el portero casi que con un giro de tobillo. Entre más abajo juegue, más lejos del arco y menos impacto tiene eso, que creo es lo más importante de su fútbol.

    @ Soprano23

    A mi me parece un futbolista de élite, aunque creo que todavía le falta algún salto para llegar a donde tú dices. Un poco lo que le faltaba a Isco en 2016. Creo que ese salto debe darse o bien aumentando mucho su participación y su presencia desde su posición en campo rival, o aumentando su capacidad de crear goles, ojalá sin perder sus capacidades organizativas como hiciese por ejemplo Ganso en su momento. Creo que tiene tiempo.

    Respond
  • Captain 14 25 octubre, 2017

    @Coronel:
    Yo creo que tiene algunos de los defectos de Iniesta, a nivel de falta de gol, de no pesar suficiente en el plano físico; pero no tiene la lectura infinita del manchego. Le pega mejor a la pelota, eso sí, para desplazar en largo o para chutar.

    @Arroyo
    Ojo, eh. Jejej. Mejor golpeo de balón que Messi, Modric, Kroos o Dybala, por citar algunos, yo creo que no tiene.

    Respond
  • Adrian Cervera 25 octubre, 2017

    @Arroyo

    Bueno, tu sabes mi opinión. Por ejemplo, en el Barça sería titular ya. Y Busi, Iniesta, Messi y Suarez que lo agradecerían.

    Respond
  • uruguayoafull 25 octubre, 2017

    Muchachos, disculpen, ya que tocan un equipo del futbol ingles, me gustaria saber que es lo que esta pasando en sus juveniles ya que salieron campeones en el sub20 y estan en final de sub17, que cambio en Inglaterra en estos años para alcanzar estos exitos? se que es tema para otro articulo pero me interesa, se los dejo.

    Respond
  • Gerson Castro 25 octubre, 2017

    Buenas!
    Buen análisis de Eriksen, me encantó!
    No he estado viendo al Tottenham, por lo que juraba que Eriksen era más un interior organizador (aunque sé que también puede jugar ahí), algo así como Xavi, Modric, Kroos, Gundogan.
    En clave Barça (especialmente por los tantos rumores), caería a pelo en la posición de Iniesta y no como interior que ayude a Busquets a circular el balón (yo pensaba que sí).

    Por cierto, tengo una duda: ¿A QUÉ LE LLAMAN "GOLPEO DE BALÓN"?
    ¿Es el remate a portería?
    Por ahí también leí que Rakitic es un "jugador de golpeo".
    Soy de Perú, no entiendo bien esas terminologías, a ver si me iluminan, ya se los agradezco de antemano :)

    Respond
  • Santiagoestrade 25 octubre, 2017

    @HenryHM

    La diferencia entre enganche, mediapunta y segundo punta muchas veces es más de carácter idiomático o por el propio tipo de fútbol de cada liga.

    Pero yendo al grando, la división es un tema más de rol (función) que de posición. Sin embargo, al final la función del jugador hace que sea más útil tenerlo sobre una zona concreta mejor que en otra.

    En este caso, el orden sería enganche – mediapunta – segundo punta, yendo de más centrocampista a más delantero. Se podría decir que el enganche es un medio puro y el segundo punta un delantero puro.

    La tendencia del enganche va a ser a organizar la circulación y normalmente sus movimientos van a ser hacia el balón o abriendo una línea de pase sin cambiar de altura, y normalmente por dentro. Pero esto no tiene que ser norma, el enganche (rol) puede ser un interior (me refiero aquí a posición: lateralizado, por delante de medio campo). La clave es que es un organizador adelantado. Va a estar casi siempre de espaldas a portería por delante de la línea de balón y bajará a recibir para ir conectando con los compañeros e ir progresando poco a poco en el juego hacia arriba. Conducirá, pero para atraer marcas o para batir líneas si no le sale nadie al paso, pero no es un regateador, sino un pasador. Irá acompañando la jugada para dar siempre un apoyo y pedirá el balón continuamente. Usará mucho la pared. Gran cantidad de pases serán horizontales para descargar o ir tocando con el compañero que le haga la ayuda o esté en esa zona. Puede tener también buen desplazamiento en largo, pero lo usará más para cambiar la orientación que para lanzar en largo hacia delante.

    El mediapunta está un paso más hacia el delantero. Su intención es finalizar la jugada, ya sea asistiendo o definiendo. Es más dinámico y tendrá más cintura. Si el enganche antes la soltaba al salirle al paso un rival, el mediapunta buscará el regate más a menudo. Mientras que el enganche busca el balón, el mediapunta no bajará a recibirlo, lo esperará por delante. Y buscará el espacio libre que quede para poder recibir. Juega entre líneas porque normalmente el espacio queda entre los intervalos que dejan los jugadores rivales y normalmente estos están entre la defensa y la media, o en el espacio entre pivote-carrilero/interior. Bajará para recibir a espaldas de la línea de presión o se alejará lateralmente del balón para aprovechar que la defensa bascula hacia el balón. Y cuando reciba, no buscará un compañero al lado con quien ir asociándose en corto. Querrá girarse y conducir a portería o buscar un compañero por delante y dejarlo solo ante el portero.

    El segundo punta es ya un delantero completamente. Originalmente lo de segundo es porque se jugaba con dos delsnteros y el otro es la referencia. El compañero es grande y cuerpea con los centrales y el segundo punta tendrá que conpensar eso con velocidad y recorrido, buscando las bandas o bajando fugazmente para descargar el juego de cara y volver a buscar la ruptura. Aun así, es atacante puro, un finalizador. Se sitúa en la primera línea de presión acosando al portero o central en salida rival. Tendrá que ser rápido para ganar la espalda a su marcador o correr las contras. Y de nuevo él también buscará el espacio. Pero con mayor agresividad. Cuando quiera crear espacios para la llegada de los medios o el desmarque del 9, el segundo punta aprovechará el intervalo entre central y lateral. Pero la tendencia natural de sus desmarques será la ruptura en profundidad, es decir, hacia delante, a portería.

    Respond
  • Santiagoestrade 25 octubre, 2017

    El tema es que los espacios y algunas de las funciones que tienen los tres se solapan entre ellos en determinadas fases del juego en según qué esquemas. Por otra parte, no es cuestión del jugadpr sino de la función que va a realizar. Generalmente un jugador puede actuar como varios de esos perfiles. Según el sistema, jugará haciendo una u otra cosa, o en una zona u otra.

    Si juegas un 4-3-3 no hay nadie que esté de partida en lo que sería la zona del mediapunta y sólo hay un delantero, ahí es el 9 quien baja a recibir de espaldas y descargar el juego, tras lo cual vuelve a romper hacia arriba. Si juegas con 4-4-2, lo hará el segundo punta.

    Si juegas un 4-4-2, el volante que acompañe al mediocentro posicional puede ejercer de enganche o incluso un interior de banda. O el interior puede hacer de mediapunta.

    Etc…

    Por poner un par de ejemplos específicos:

    -en salida: el enganche bajaría a dar un apoyo y ser él quién decida. El mediapunta se quedaría rezagado en torno al círculo central, aprovechando que el rival adelantará líneas en la presión y se lateralizaría para crear una línea de pase interior en largo. El segundo punta empujará a la defensa rival contra su portería para no dejar que achique (y que haya más espacio entre las líneas rivales, al tener que abarcar más largo de campo) rompiendo hacia delante o caerá a banda para dar una línea de pase exterior en largo y obligar a la defensa a bascular hacia un lado (lo que permite orientar el nuego hacia donde nos convenga).

    -con un balón en banda para acabar en centro lateral: el enganche se acercará lateralmente para dar un apoyo por detrás del balón que permita descargar o devolverla a la ruptura del exterior (extremo/carrilero.. quien la tenga en banda. El mediapunta deambulará por la frontal, en torno al pico del área, para recibir, girarse y tirar o para filtrar el pase interior al área. El segundo punta, si había caído a banda para hacer un 2×1, tirará la diagonal para recibir en el área o ganará línea de fondo oara estirar a la defensa. De lo contrario, se quedsrá rezagado en el lado débil para atacar la espalda de la defensa con una diagonal o ir al segundo palo.

    Respond
  • Santiagoestrade 25 octubre, 2017

    Aunque al final, todo es un poco relativo. Dependerá del modelo de juego de cada equipo. Al final queda la esencia.
    El enganche organiza la circulación, se acerca al balón y toma la iniciativa. El mediapunta busca los espacios para recibir en campo rival y finalizar. El segundo punta es móvil para agitar la línea defensiva y rápido para buscar portería.

    Respond
  • Eduardo Ustariz 25 octubre, 2017

    @ Gerson Castro

    Hola, primero que todo gracias por lo del artículo. Me alegra que te gustara.

    Y no estás mal, Eriksen se pasó muchos años jugando en todos lados del campo, pero su explosión en el Tottenham se ha dado como se describe en el artículo. Podría jugar sin lugar a dudas en el Barcelona, ya sea donde Rakitic o donde Iniesta. Y ya dependería de otras cosas su rendimiento.

    Sobre tu pregunta, en el artículo yo me refiero a su golpeo del balón para asistir. En algún otro caso se utilizará para referirse al disparo a portería. Yo creo que Eriksen tiene un fantástico golpeo para asistir y un buen golpeo a portería. Los "jugadores de golpeo" diría que son los futbolistas que fundamentan su juego en esa virtud. El ejemplo más claro es James Rodríguez, creo. Busquets o Iniesta serían la antítesis de esto en la élite. Jugadores como Kroos combinan un excepcional golpeo de balón con ser también pasadores fenomenales. Creo que quizás es algo que es más fácil de explicar visualmente, pero una vez se tiene la idea es fácil reconocer de qué se está hablando exactamente.

    Respond
  • Charlie Saa 25 octubre, 2017

    @Santiagoestrade

    Brutal la explicación y los ejemplos que pones. Gracias por tu aporte!

    En la medida en que iba leyendo, distintos jugadores se me venían a la cabeza. Leí de engaches y pensé en el Pibe Valderrama, leí de Mediapuntas y pensé en James Rodríguez y Özil, leí de segundos puntas y pensé en Rodrigo Moreno… Pero hombre, la verdad es que fue innevitable pensar en Leo para cualquiera de los casos. Qué bueno es Messi.

    Respond
  • Eduardo Ustariz 25 octubre, 2017

    @ Santiagoestrade y HenryHM

    Muy bien explicado por Santiago. Si me has seguido en Twitter en los últimos meses sabrás que es un tema que se ha convertido en un poco una obsesión para mi porque he estado trabajando casi un año ya en una confección de una genealogía táctica y cultural de la posición que espero tener tiempo de terminar y publicar en enero.

    El enganche es como los argentinos llamaron al mediocampista que, con un rol organizador, comenzó a jugar en una imaginaria segunda línea de mediocampo "allende el círculo central hasta la zona del mediapunta" y que en el momento de su nacimiento, hacia la década de 1940, resultó novedosa puesto que se convirtió en una nueva línea dentro de la táctica, que usualmente se dividía en tres (defensas – medios – delanteros). En Colombia, mi país, por eso muchas veces se suele llamar a estos jugadores como "mediocampistas de segunda línea", aunque lo más usual es ponerles el apelativo de atacante u ofensivo. Así se hace en Brasil, por ejemplo, y en Inglaterra o Alemania. En Italia se alude también a su carácter adelantado y lo llaman "regista avanzato", diferenciándolo del regista tradicional de la base de la jugada, el Pirlo o el Xavi.

    Por otro lado, aunque es normal que el mediapunta y el segundo delantero entren en la misma categoría en la mayoría de culturas, me gusta la precisión de Santiago pues ayuda a separar a los Lionel Messi de los Rodrigo Palacio; a los Del Piero de los Forlán, lo cual está bastante bien.

    Luego, como ha dicho Santiago, todas estas cosas se solapan un poco. Es decir, las zonas de influencia no son corrales sino digamos que puntos de partido mínimos. Ha habido enganches que recogía el balón del central y terminaban la jugada rematando en el punto del penalti, como Platini, y otros como Valderrama que le tenían fobia al área. Por otra parte, el sistema no siempre es un indicativo de si se juega o no se juega con enganche, porque aunque hoy tenemos la noción de que el enganche es un jugador típico del rombo o sistemas afines, en la década del 70', que fue cuando alcanzó la popularidad que alcanzó, aparecía más que nada en el 4-3-3 famoso de la época. Enganches famosísimos en la cultura popular como Bochini jugaban en 4-3-3. Bochini, particularmente, lo hacía escorado a la izquierda, un poco como Iniesta ^^. Y ahí hay otro problema: partiendo desde el mismo lugar en el dibujo, Iniesta tiene partidos en los que ha jugado de enganche y otros en los que ha jugado de interior. La línea es borrosa en muchos casos.

    Yo creo que Santiago dibuja muy bien una forma de diferenciar al interior de posesión del enganche cerebral y es por su posición por defecto respecto a la línea del balón: si tiene que bajar para jugar por detrás de ella, es enganche; y viceversa, si tiene que subir para estar por delante, es interior. En un partido, Luka Modric puede aparecer por detrás o por delante de la línea de la pelota indistintamente, pero para lo primero entendemos que es donde juega y para lo segundo que ha tenido que moverse para llegar allí; con Eriksen en este Tottenham es directamente lo contrario.

    Respond
  • Eduardo Ustariz 25 octubre, 2017

    @HenryHM

    Así que para responder a tu pregunta, Henry, y utilizando la diferencia tripartita de Santiago (En la que el enganche es un 10, el mediapunta un 9.5 y El Segundo Delantero un 9.25 por decirlo de algún modo ^^), los jugadores que nombras los organizaría así:

    Enganches: Silva y Fornals
    Mediapuntas: Özil
    Segundos Delanteros: Raúl, Müller y Rodrigo.

    De más no está decir que la diferencia entre Mediapunta y Segundo Delantero creo que sería la misma entre los 'Xavi' y los 'Khedira'. Ambos son interiores, pero de estéticas, biotipos, roles y funciones diferentes. Tampoco estaría de más decir que por ejemplo Özil ha jugado muchos partidos de enganche en su carrera y que Raúl también hizo un poco de todo en la suya. El mismo Xavi, en la España de Del Bosque, jugaba de ¡enganche! Vicente lo ponía a jugar por delante de la línea del balón y daba la base de la jugada por completo al doble pivote. Lo importante es que los jugadores no son posiciones, sino rutinas, talentos, virtudes, estilos y defectos que se adaptan más o menos a jugar de una u otra forma en uno u otro lugar, y que tendrán más o menos rendimiento dependiendo de un gran cúmulo de factores.

    Respond
  • Francesc Marcp 25 octubre, 2017

    No sabes el deleite que es leerte Kun, cuánto tienes de poeta. Vaya dos primeros párrafos.

    Me interesa mucho esa contraposición entre enganches y organizadores. ¿Veis los demás esa tendencia histórica de alternancia entre unos y otros?

    Respond
  • Larios84 25 octubre, 2017

    @Eduardo Ustariz

    A mi ya me lo aclaraste la diferencia y diferencias que usamos (o mejor dicho "malusamos" en España). Como te comenté por Twitter al no tener muy referenciada posicionalmente el enganche hemos llamada a esa figura normalmente mediapunta, metiendo en ese saco gran diversidad y variedad de jugadores y luego como segundo punta a lo que tu entendias que es MP.

    Gracias también al fantástico aporte de @Santiagoestrade. Con su explicación me ha quedado todo más claro sobre diferencias entre enganche, mediapunta y segundo punta

    Respond
  • Gerson Castro 26 octubre, 2017

    Hablando de enganches, mediapuntas y segundo puntas… los Fellaini, Raúl García, Iborra, quienes en algún momento han jugado detrás del punta y por delante del doble pivote, ¿en qué rubro estarían?

    Respond
  • HenryHM 26 octubre, 2017

    @Eduardo Ustariz @SantiagoEstrade

    Mil gracias, de verdad, por la clase que me habéis dado. Es un gusto conversar y aprender conversando de esta manera y de estos temas. No se me ocurre un lugar en el que poder haberlo hecho así que no sea este. Me guardo este link para el futuro, que seguro que vuelvo a ojearlo más de una vez.

    Por la parte que le toca a Kun, espero con ansias esa genealogía 😉

    Respond
  • Faetón 26 octubre, 2017

    @Gerson Castro
    ¿Un rol similar al que asignó Cruyff a Bakero en el Dream Team? http://www.eumd.es/2017/03/repaso-figura-jose-mar

    Respond
  • Felipe 26 octubre, 2017

    Sería interesante que puedan entregar su punto de vista con respecto a la evolución que ha tenido el foco de creación a lo largo de la cancha. Como se menciona en el artículo, se desplazó desde la base del mediocampo a la mediapunta y viceversa hasta hace un tiempo.

    Respond
  • Santiagoestrade 26 octubre, 2017

    La duda que me surge es si cambiar tan radicalmente la perspectiva que tienen del campo no les puede desconectar del juego en determinadas fases eel partido. Jugar de espaldas no les favorece si no es por alto, ya que no tienen buena visión períferica como para moverse por todo el frente buscando el espacio para crear líneas de pase o formar triángulos por delante del balón y su control orientado no genera ventaja ni te va a descargar a banda.

    Por ello, creo que si se les da cancha en un sistema que explote las bandas podrán consolidarse como un perfil táctico a tener en cuenta. La amplitud en ataque les va a dar esos espacios de cara que atacar. La profundidad exterior con carrileros/extremos con buen centro va a permitir a nuestro "ariete-interior" cargar el área y si los exteriores tienen buen 1vs1, nuestro "ariete-interior" puede recibir en la frontal de cara, ya que las ayudas del rival despejarán el lado débil y parte del carril central y la necesidad de coberturas retrasará la línea defensiva.

    De hecho los tiros están muy bien tirados, porque viene a ser la figura intermedia entre el interior físico (medio) y el ariete físico (delantero). Igual que con el mediapunta que básicamente es un atacante que surge porque es un virtuoso que no es suficientemente rápido para las rupturas (segundo delantero) o sin retorno defensivo (extremo), ni físico para imponerse por arriba (ariete). O un centrocampista sin buena capacidad de esfuerzo (interior), blandito (volante) o sin buena concentración (pivote).

    Aquí es un delantero fuerte y con pegada, pero no rápido ni hábil, y un medio intenso y contundente, pero sin buena visión ni control ni colocación .

    Respond
  • Santiagoestrade 26 octubre, 2017

    perdón, se han subido los dos posts con el orden cambiado.

    Respond
  • Vilariño 26 octubre, 2017

    @Eduardo Ustariz

    A pesar de lo que comentas sobre que Rivera no brilló como se esperaba de él en el Mundial 70, lo cierto es que nos dejó una de las actuaciones más brillantes del Mundial en la semifinal contra Alemania Occidental. Ya sabemos que Rivera y Mazzola se turnaban para jugar medio partido, Mazzola empezaba y, pasase lo que pasase, Rivera le tomaba el relevo en la segunda parte (la famosa staffeta). Al irse el partido a la prórroga, Rivera consiguió esos minutos extra en los que dejó una gran imagen. Para la historia queda la rápida sucesión de un gol alemán que se cuela entre Rivera, lentísimo de reflejos, y el poste. ¿os imagináis lo que hubiera escrito Brera si ese gol, en el que Rivera no está nada afortunado, costase el partido a Italia? No ocurro, en parte porque Rivera reaccionó de una manera fantástica y marcó el gol de la victoria unos instantes después.
    Luego, en la final, Valcareggi rompió el acuerdo, Mazzola no fue sustituído en la media parte, y Rivera solo disputó 6 minutos de ese mítico partido contra Brasil. ¿Por qué ocurrió esto? No se sabe realmente, pero la teoría dice que Valcareggi quiso preservar algo más los cambios ya que su equipo llegaba muy tocado físicamente tras la terrible semifinal contra los alemanes, mientras los brasileños estaban mucho más frescos.

    En términos de juego puro, me encanta la comparación Rivera-Eriksen. Obviamente hay diferencias en el contexto. El italiano jugaba para el rey del catenaccio, Nereo Rocco, quien creó su sistema en torno a Rivera. Le protegía con tres centrocampistas de marcado carácter destructor, para minimizar el trabajo defensivo del genio. La Linea Maginot se le llamó fantasiosamente a esa formación. Otro elemento que llama mucho la atención cuando uno ve a Rivera es la gran cantidad de pases que falla. Rivera es la verticalidad, el veneno, las malas intenciones personificadas. Rivera nunca especula, cada vez que tiene la pelota es para hacer daño. Rocco creó su sistema para permitirle fallar. Rivera, en ciertos momentos, llegó a ser un "volume passer": una lanzadera diseñada para lanzar todos los pases posibles porque Rocco sabía que el Abatino acertaría con alguno, que daría la ventaja a su equipo. La defensa haría el resto. Por eso Rivera no puede ser comparado con gente como Xavi o Pirlo, futbolistas que el control primero.
    Obviamente, Eriksen no puede vivir en ese contexto, ya que el fútbol actual penaliza mucho más la pérdida, pero ciertamente comparte con Rivera las malas intenciones.

    Grandisimo artículo, y geniales los comentarios como siempre. Especialmente los dedicados a la nomenclatura de los diferentes roles, un tema tanto o más social y cultural que futbolístico.

    Respond
  • Vilariño 26 octubre, 2017

    Por cierto, y perdón por el doble post, cuando Eduardo (que raro se me hace referime así al Kundera de toda la vida), habla de Rivera, se refiere al Rivera ya maduro como jugador, al de la segunda etapa de Rocco en Milan. En la primera, cuando Rivera todavía era casi un adolescente, Rocco jugaba con él más adelantado y usaba un regista en mediocampo, el brasileño Dino Sani. Un jugador muy lento, pero con una capacidad para el pase corto fenomenal.

    Respond
  • Gerson Castro 26 octubre, 2017

    @Faetón
    ¿Y a Bakero que terminología se le acuñaría? 😀

    Pues según lo que comenta @Santiagoestrade, me cuesta asociar a ese tipo de jugadores que juegan por detrás del punta y aprovechan su físico para dejar de cara a sus compañeros.
    No son conductores para ser denominados "enganches", aunque mayormente juegan de espaldas.
    No son regateadores para ser denaminados "mediapuntas", aunque buscan finalizar.
    No son tan móviles ni van a los espacios como para ser denominados "segundo punta", pero suelen llegar al área rival.

    Respond
  • Kikujiro 26 octubre, 2017

    Por matizar un poco el magnifico comentario de Santiago, tan solo para añadir referencias actuales, como por ejemplo un equipo en tan buena forma como el Valencia.

    Enganche: Parejo. Ahora mismo su posicion es otra y quizas su rol dentro del sistema tambien, mas organizador, pero sus caracteristicas son las que son. Acelerar la transicion defensa-ataque mediante sus movimientos, recepciones y pases filtrados.

    Mediapunta: Guedes. Libertad para "revolotear" por todo el ancho de tres cuartos de campo, asociandose, estirando con desmarques, sin rehuir el uno contra uno, y normalmente enfocado a dar el pase definitivo o finalizar jugada.

    Segundo punta: Rodrigo. Recibir y descargar cuando se juega por su zona. Si es por dentro intentando atraer la marca del central, por fuera en transiciones mas rapidas para ensanchar. Siempre generando espacios para el delantero o la segunda linea. Si el juego viene del lado opuesto, diagonales para cargar el area y llegar al remate.

    Aunque estaba tambien recordando a tres argentinos que dieron mucho al futbol levantino … y con caracteristicas distintas.

    Enganche: Riquelme. Siempre ofreciendose y generando ventajas desde su privilegiado pase y vision entre lineas, pero sin rehuir nunca del regate.

    Mediapunta: Aimar. A veces enganche, a veces segundo punta, pero cuando mejor rendia era cuando recibia entre lineas para asistir o asociarse y acabar finalizando el mismo. A diferencia de Roman, que regateaba para mantener la posesion, el conducia para batir lineas.

    Segundo punta: Iba a mencionar al Burrito Ortega que hacia de todo gracias a la tecnica que tenia, pero duro poco el idilio. Mas dio el Piojo Lopez, que muchas veces era el finalizador y Adrian Illie el que ejercia como acompañante, pero intercambiaban mucho los roles dependiendo de la disposicion del rival y el momento de partido. El Piojo desde su explosividad y la Cobra con su finura e intuicion. Uno se llevaba las marcas con sus desmarques interminables o el otro las atraia con su capacidad de retener y soltar cuando creaba el espacio.

    Yo soy del Atleti, y recuerdo con gran cariño a enganches como Caminero o mas recientemente al Koke de la 13/14. Mi mediapunta fetiche siempre ha sido Juninho Paulista, aunque lo disfrutamos muy poco entre Salgado y los italianos. Como segundos puntas y con caracteristicas muy distintas me tengo que acordar de Kiko ( especialmente su sociedad con Vieri ) o el Kun en su primera temporada con Torres y luego mas matizado con Forlan. Y Griezmann, claro, que hace justo un año ejercia los 3 roles y tambien el de delantero … esperemos que coja el tono porque falta nos hace.

    Respond
  • Soprano_23 26 octubre, 2017

    Por debates como éste entro a Ecos: ¡¡gracias!!.

    Respond
  • Santiagoestrade 26 octubre, 2017

    @Gerson Castro

    En mi opinión, es un híbrido que se está estandarizando en cierta manera, entre un interior de recorrido y un 9 puro. Ha habido siempre este tipo de jugadores, pero parece ser que ante la falta de delanteros tanque de toda la vida con nivel élite, han sabido encontrarle un hueco muy ventajoso a su futbol. Aunque creo que es un tema más de exigencias del guión por falta de mercado. Sería interesante ver si esto acaba siendo una evolución táctica real a medio plazo.

    A priori, el perfil de todos ellos es el del típico interior con recorrido, que mira el fútbol de frente. Cuando la coge arranca en conducción con potencia, tiene buena pegada de media distancia, sus pases son verticales o para dar continuidad, en defensa tiende a saltar a la presión o achicar. Pero se ve que esa tendencia agresiva no casa del todo en el doble pivote. No guardan los espacios, pierden la posición, no permiten asentar la posesión, aceleran el juego cuando no deben y desequilibran el sistema.

    Hoy en día, si no eres el Madrid o el Barça, para competir en un equipo que aspire a top y jugar en el centro hay que dominar las dos facetas de la transición defensiva: achique (pressing) y repliegue. Es simple, en liga será dominante y deberá llevar el control, con lo que por norma presionará en bloque alto o medio-alto. En Champions, a poco que se cruce con Madrid o Barcelona (PSG?) se verá forzado a replegar y defender en posicional. Chelsea, Inter, Juventus y Atleti dan buena cuenta de ello.

    Además, no son jugadores con un gran manejo de balón. Si los tiras a banda no tienen un gran regate y en 3/4 muchas veces te comprometen la posesión por una mala orientación al controlar o un mal perfilamiento.

    Incluso ocurre que en muchos casos no son tan rápidos (Raúl García, Fellaini) o tan resistentes como para abarcar el medio campo rival. Si a esto le sumamos que poseen un más que notable juego aéreo, todo indica que cuanto más cerca del área, menos sufrirán, más aportarán y menos nos desordenarán. Su contundencia por alto los hace los receptores del juego directo para dejarla de cara, a falta de la figura del 9 clásico. Tienes un especialista defensivo en primera línea de presión, siempre agresivo ahogando la salida. Se asienta en la frontal preparado para soltar el latigazo a cualquier balón dividido. Que al coger el balón sepas que ahí acaba la circulación no es problema en los últimos 30 metros de campo, si sabes que acaba con un lanzamiento o una proyección por arriba.

    Respond
  • danityla 26 octubre, 2017

    ¿Rivera era tan bueno como Mazzolla? ¿Era peor? O para no usar categorías de nivel, ¿cuál es más importante históricamente?

    Gracias al Kun, a Santiago y a toda la comunidad por otro conocimiento adquirido en Ecos. Viva Ecos!!!!

    Respond
  • Faetón 26 octubre, 2017

    Bueno, pero en el caso de Bakero, la capacidad que demostraba para, en ataque posicional, descargar de espaldas a porteria me parece netamente superior a la que ofrecen los Fellaini, Iborra, Raul Garcia. En esa faceta, donde destacan más éstos últimos es bajando balones aéreos a sus compañeros en segunda línea, que es otra forma de descargar. Ya si analizamos otros rasgos como la capacidad de presión, sacrificio defensivo, habilidad para cargar el área y remate; la diferencia no la veo tan significativa.

    Respond
  • Adrián Cervera 26 octubre, 2017

    @Faeton

    Desde Bakero hasta el día de hoy, el único jugador que para mí ha estado a la altura en esas descargas de primera y su forma de llegar al área ha sido Jari Litmanen.

    Respond
  • Santiagoestrade 26 octubre, 2017

    @Faetón

    Interesantísimo el apunte de Bakero. No había caído. Se me pasaban por la cabeza nombres más recientes, como Aleix Vidal, Arturo Vidal, Dele Alli… Pero es verdad que Bakero era justo eso… pero a otro nivel. Su juego de espaldas era diferencial. Creo que él era la clave para que Cruyff pudiera dibujar el rombo en la media.

    Precisamente, a lo mejor van por ahí los tiros. Igual no han estado triunfando las formaciones en rombo porque estamos buscando un perfil de jugador que no casa hoy día con la forma que tienen los rivales de defenderlo.

    Es lo típico de llegar o estar. Ese vértice, si está ocupado permanentemente, tendrá un defensor marcando la zona. Para un pelotero es más complicado aguantar el juego de desgaste de los encimes y cargas de los defensas. Por eso en los 4-3-3 funcionan tan bien. Porque acuden al espacio sin que tengan una marca fija por dentro. Entonces, si quieres plantar a un atacante en esa zona para pivotar la posesión en campo rival sobre él, mejor que sea fuerte. Es cuestión de traerse al delantero centro 15 metros más abajo, por decirlo así.

    Respond
  • Santiago estrade 26 octubre, 2017

    De hecho, tiene hasta logica. Estamos acostumbrados a que la referencia sea el tanque, el fuerte. Y por detrás el rápido. Pero el tanque no es capaz de fijar tan bien a los centrales ni empotrarlos contra su portería y crear espacios por dentro.

    El tanque, como norma, por pura musculatura y/o corpulencia suele ser lento o poco explosivo. Si rompe al espacio, no preocupa a la defensa. Pueden tirar la línea fácil y dejaelo en fuera de juego. O corregir el espacio y alcanzarlo. Y si recibe en largo, lo hará de espaldas, sin oportunidad de girarse y conducir. Así que no es necesaria una cobertura por detrás del otro central o el lateral, y no estira tanto la defensa.

    Sin embargo, el segundo punta, el rápido, ese amenaza el espacio. Si hace una ruptura, puede que no reaccione la defensa coordinadamente a tiempo y rompan el fuera de juego. Si se va de su par, será difícil cazarlo, por lo que siempre se escalonará uno para darle cobertura. Por tanto, fija a dos hombres normalmente, mientras que el delantero fuerte a uno.

    Y así te ahorras desequilibrar la estructura cada vez que el 9 tendría que bajar el juego directo, ya que para eso también tiene que bajar alturas en el campo, queda por detrás a veces del segundo punta o los extremos/interiores y en según que casos no quedan claras las funciones de cada jugador si hay una transición defensiva.

    Respond
  • Aritz Rekarte 26 octubre, 2017

    Cuando disfrutabas de Eriksen con la selección de Dinamarca era sólo disfrutar de él. Sofá, manta, palomitas y Eriksen. Veía partidos de Dinamarca para disfrutar de lo que hacía y como lo hacía. Con menos facilidad que ahora ya que los compañeros no eran los mismos. Ahora le acompañan Wass o Pione Sisto entre otros. La facilidad con la que juega ahora al fútbol es inmensa. Kane, Wass, Soon, Pione o Dier jugará y hará jugar a todo lo que esté a su alrededor. Fácil, siempre fácil y sencillo.

    Y bueno, después esta ese golpeo. Que tienes que acompañar como con un ‘kubata’ para disfrutar más del propio ‘kubata’. Me encanta la comparación que hacéis con Isco. El Eriksen español. Pon a un Eriksen en tu cuadrilla dé amigos, y el kubata será más disfrutado.

    Respond
  • Ubriel 27 octubre, 2017

    Espectacular artículo y maravilloso debate compadres

    Respond
  • Vilariño 27 octubre, 2017

    @Danityla

    Para mí, y creo que de manera universal, Rivera era mejor. Era un talentazo, pero Mazzola fue más completo y evolucionó con el fútbol. Rivera adaptaba el fútbol a sí mismo, Mazzola, al revés. Dos fenómenos.

    Pero Rivera es legítimo candidato a ser el mejor italiano de siempre.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.