A Valerón no se la pudieron quitar | Ecos del Balón

A Valerón no se la pudieron quitar


Con todo el recorrido y alcance que puede tener dicho empleo, una vez quiso dejar de estudiar y como primer trabajo, aquel adolescente se metió a vender hielo. Aquello debió servirle para comprobar que vendiendo hielo era muy malo aún siendo una misión de escaso talento comercial. Más allá de su natural bondad en el gesto, mezcla de simpatía y rubor, vender hielo daba para lo que daba, esto es, costearse el verano y matar el tiempo. Como toda experiencia se tiene para saber qué quieres y qué no, aquello se descartó. Como en muchos otros casos, el chico tenía fe -y tanta- y buscaba escapar. Y entre la fe y la escapatoria, Juan Carlos Valerón construyó una carrera que debe guardarse bajo llave en la memoria de cada uno. Es preferible detenerse en sus momentos con la pelota; sin embargo, fuera de plano ocurrió de todo, en veinte años narrados por un talento pocas veces transferido.

Valerón, uno de los genios más puros de las últimas dos décadas, ni mucho menos insospechado dados su carácter, biotipo físico y ubicación en el campo, echó a andar en el fútbol de rebote. Uno puede hacerse una idea de la situación tantas veces escuchada de “vinieron a ver a uno bueno pero descubrieron al mejor”. Ser de fuera de la capital en Gran Canaria dificultaba poder llegar a la cantera de la UD Las Palmas, así que una vez intuyeron talento en su hermano Miguel Ángel -talento truncado por una gravísima lesión-, se acercaron a Arguineguín y vieron… a los Valerón. Los dos formarían parte de un ciclo que recordaría a aquella UD Las Palmas como uno de esos colectivos que trascienden su división para ser parte de una época. Un modesto que llegó a jugar unas semifinales de Copa ante el Barça de Ronaldo Nazario y que durante varios años cuajó un fútbol de calidad en las botas de ‘Turu’ Flores, ‘Vinnie’ Samways, Walter Pico, Orlando, Socorro, Manuel Pablo o los propios hermanos Valerón. Mucho más que un equipo simpático.

Con 20 años compartió un vestuario con enormes talentos sudamericanos en aquella UD Las Palmas

Rodeado de talento, Valerón no tardó mucho en destacar y marchar de su isla natal. Cambiaría de archipiélago y seguiría arropado por más futbolistas de corte sudamericano, un estilo que según sus propias palabras define Con Cúper al mando, Valerón asombró al fútbol españolal futbolista canario, si bien desde el banquillo y en la máxima categoría, el rigor se pondría de frente. Ya en el antiguo Luis Sitjar, Juan Carlos comenzaba a adelantar todo lo que llegó a ser años después, con un Cúper al que Valerón recordaba con cariño. “Yo llegaba de Segunda y con Cúper fui internacional sub-21. En los entrenamientos había poco balón, pero después lo disfrutabas el domingo. Jugaba de media punta y recuperaba muchos balones, aunque tenía por detrás a Engonga, que trabaja mucho”. Con Engonga y Mena sujetando, Valerón salió airoso de la primera de las encrucijadas que debió afrontar tras salir de Gran Canaria.

Aunque Héctor Cúper no tuvo ninguna duda de la viabilidad de colocar al mago en banda derecha, no se puede decir que los pasos posteriores de Valerón en Primera División saliesen a pedir de boca. En los albores del resurgimiento del doble pivote como modelo a replicar y con la doble punta aún coleando, la figura que representaba el canario era una interrogación por sí misma. Un debate per se. Tras salirse del mapa bermellón, con una temporada esplendorosa, y tras proclamarse campeón de Europa sub-21 junto a Guti -De la Peña andaba mosca con van Gaal y no fue convocado-, Valerón recibió dos tazas de aquel caldo táctico que le cuestionaba: Arrigo Sacchi y Claudio Ranieri en el Atlético de Madrid.

Camacho recuperó anímicamente a un Valerón que no contaba para Claudio Ranieri

El mítico extécnico milanista contaba con una plantilla de un talento absolutamente descomunal a su llegada al Manzanares. Los nuevos contratos de televisión posibilitaron al Atlético no sólo permitirse la firma de Sacchi sino importar talento del poderosísimo Calcio italiano, dominante en competiciones europeas, a base de ceros, caso de Jugovic, Vieri un año antes, Serena o Torrisi. También Juninho, el gran talento brasileño de su generación. Con éste convaleciente de su lesión, Valerón se convirtió en el mediapunta del equipo. Para el que no recuerde aquella temporada, el Atlético de Sacchi pudo haber roto en un equipo realmente potente, pero no terminó de lograrlo en los meses que el genio de Fusignano se mantuvo en su cargo. Su oscilación competitiva, con números extraordinarios en casa, con algunos partidos absolutamente esplendorosos, y una imagen y unos resultados muy pobres fuera de ella, castigaron su credibilidad a ojos de una directiva en permanente caos.

Con Sacchi y Ranieri jugó pero terminó siendo criticadoComo el propio Juan Carlos nunca pudo explicarse de otra manera que no fuese desde su movimiento, pausa y creatividad, su incapacidad para sumar desde otros registros le acarreó tirones de orejas tanto a nivel banquillo como a nivel social. La presión e intensidad, el retorno defensivo o su trabajo sin la pelota dejaban siempre un amargor entre los italianos que le dirigían. Más que con ningún otro, Valerón tocó fondo con Claudio Ranieri. El hoy campeón de la Premier usó en buena parte de la temporada un 5-2-3 con Kiko, Hasselbaink y Solari arriba, en la que Valerón tuvo protagonismo, a veces en línea de 3 y las menos junto a Bejbl, pero fue perdiendo protagonismo hasta un ostracismo que derivó en una relación difícil con la afición, mientras algunas declaraciones le distanciaban con su día a día para, como escapatoria y salvoconducto, sonreír en la Selección. José Antonio Camacho le echó un guante siempre, siendo uno de sus grandes valedores.

“Aquí tiene más cabida mi juego que con Ranieri. Los dos me piden cosas diferentes. En el Atlético al mediocampista se le exige más fortaleza para defender; en cambio aquí me dan más libertad. Estoy orgulloso de que Camacho me llame ahora, porque no suele hacerlo con los jugadores que no son titulares en sus equipos”. Valerón siempre tuvo la confianza del de Cieza, con quien llegó al Mundial de 2002 tras una asentada y brillante temporada en el Dépor y a 2004, ya con Iñaki Sáez con la vitola de referente europeo de la posición, tras las exhibiciones propias y colectivas en la Copa de Europa. Juan Carlos afrontó esos dos veranos no como un mediapunta bien rodeado sino como, junto a Raúl González, la bandera del combinado nacional, una situación diametralmente opuesta a lo que sucedió en Bélgica y Holanda, donde Valerón había naufragado, con la consiguiente suplencia en el Deportivo 2000-2001.

Entre 2002 y 2004, Valerón llegó al verano como una de las referencia de la Selección Española

En el Dépor grabó su nombre para siempre, siendo una estrella de la ChampionsValerón, junto a un grupo de notabilísimos jugadores, una estabilidad deportiva necesaria y un proyecto sólido, hizo y vivió los mejores años del Deportivo de la Coruña en toda su existencia. Con la inercia de un equipo había sido campeón de Liga, aquel Dépor fue conquistando históricos enclaves del fútbol europeo. En aquella 2001-2002 fue ganando en Old Trafford, el antiguo Delle Alpi turinés, Highbury o el Bernabéu en la final de Copa. En su madurez, y durante tres años, Valerón acompañaba en las votaciones de los aficionados en la web de la UEFA a jugadores como Zidane, Totti, Vieira, Figo, Raúl o Henry. Una estrella europea con todas las de la ley, cuya vigencia se fue cayendo a la par que los Makaay, Tristán o Mauro Silva iban apagándose. También Juan Carlos, que tuvo que afrontar momentos muy duros en forma de lesiones.

Siempre muy apegado a Dios para equilibrar cada vivencia, Valerón entró en un momento personal complicado, cuyas graves lesiones de ligamento cruzado anterior, con recaída incluida, reconfiguraron su realidad. Pasados los 30 y lejos de la plenitud física y competitiva, Valerón se hizo viejo, una condición que suele conllevar un conocimiento profundo que deja legado y que va traspasando, en pequeñas dosis, a cada compañero que puede convivir y experimentar cosas sobre un campo de fútbol. Valerón bajó con el Dépor y subió con él, ya sabedor de que su rol era diferente pero su amor al club quedaba muy por encima de cualquier adversidad. También regresó a su UD Las Palmas para retirarse en Primera y con más de 40 años. Ya castigado por el paso del tiempo, fue obligado pararse para ver cada toque. “Siempre me ha impresionado muchísimo Valerón. Cómo hace todo tan fácil. Le ves ahí tan flaquito, sabes que has tenido lesiones graves, que está mayor, pero es que luego no se la puedes quitar. No se la puedes quitar!”, fue el perfecto resumen que realizó Corona en Revista Líbero. Durante 20 años, no se la pudieron quitar.


26 comentarios

  • De la olla 25 mayo, 2016

    Y nunca ofendió a nadie. Solo Iniesta se le acerca.

    Respond
  • Garate 25 mayo, 2016

    Recuerdo las criticas en el estadio a Arrigo por sentar a juninho para sacar a aquel niño desgarbado. Pero cada vez que salia era una delicia. Un crack

    Respond
  • David_Leon 25 mayo, 2016

    Al contrario que en otras ocasiones, con Valerón sí siento que vi todo lo que tenía que ver de él. Entre 2002 y 2004 fue una referencia en la liga de Zidane. Ver al canario era ser feliz .

    Ya lo dije más de una vez. Su único momento de verdad decepcionante, el Mundial 2002. Llegamos ilusionadísimos con el trío Raúl -Tristán-Valerón y al final lo más sólido fue Morientes, Raúl aparte.

    Por lo demás, otro recuerdo de juventud que se va.

    Respond
  • winnior 25 mayo, 2016

    Muy ilusionados a ese Mundial, el gran momento del tridente Valerón-Raúl-Tristán. El cómo acabó Ruben Baraja esa liga. Y las garantías que ofrecía Helguera para poder jugar en la defensa y en la delantera. Se nos quedaron algo cojos los laterales por las lesiones de Salgado y de Sergi.

    Luego sólo destacaron Casillas en aquella tanda, el sorprendente debut de De Pedro, la garra de Puyol en el lateral, Raúl (hasta que se lesionó) y el Moro.

    En cualquier caso, muy por debajo de las espectativas creadas.

    Respond
  • winnior 25 mayo, 2016

    Perdón, quise decir defensa y centro del campo.

    Respond
  • @fachal_ 25 mayo, 2016

    El partido de highbury (0-2) fue una delicia, y los toques de valeron para makaay en el 2-3 de Munich, de crack. Y si, muy grande la decepción en el Mundial de Corea, recuerdo lo flipados que llegábamos con el tridente y lo poco q ofrecieron los deportividas.. Aún así, Jugadorazo Valerón!

    Respond
  • Abel Rojas 25 mayo, 2016

    Debo decir que comparto mucho la esencia del comentario de David. Creo que de Valerón lo vimos todo, su mejor versión fue la que se disfrutó en Riazor y allí alcanzó lo máximo que podía alcanzar liderando un proyecto.

    Aunque no sé qué hubiera sido de él en estas épocas de 4-3-3. ¿Interior en un equipo de posesión o extremo izquierdo? ¿Y cómo hubiera rendido en esas posiciones en el fútbol moderno? La verdad es que Valerón es puro 1990-2000.

    Respond
  • @AlexSD98 25 mayo, 2016

    Más allá de lo futbolístico que es mucho, este jugador para la gente de mi generación probablemente y para mí singularmente aúna una gran carga emotiva y cultural. Verle me recuerda esas tardes de fútbol con mi abuelo, muy hincha del Deportivo, enfrente de la televisión, emocionado,

    Respond
  • @DavidLeonRon 25 mayo, 2016

    @winnior

    Bueno, Sergi ya estaba muy de vuelta, ojo. Su mejor versión acabó más o menos en el 2000.

    El lateral que se nos cayó esa temporada fue Manuel Pablo con su famosa lesión. Manuel Pablo en 2000 y 2001 volaba.

    Respond
  • @DavidLeonRon 25 mayo, 2016

    @Abel

    "Aunque no sé qué hubiera sido de él en estas épocas de 4-3-3. ¿Interior en un equipo de posesión o extremo izquierdo?"

    Interior hombre, ninguna duda.

    Respond
  • Abel Rojas 25 mayo, 2016

    Joé, pues no tendrás dudas tú. Yo tengo muchísimas.

    @ AlexSD98

    Nací 10 años antes que tú, pero para mí Valerón también está asociadísimo a mi abuelo. El Deportivo jugaba Champions en Semana Santa y yo veía esos partidos con él mientras mis padres estaban de vacaciones ^^

    Respond
  • Adenauer 25 mayo, 2016

    Yo diría extremo. Valerón era más Özil que James, no? Aun si en estilo fuese algo intermedio, yo creo que el físico y el aspecto defensivo decantarían la balanza.

    Respond
  • DOCTORSOCRATES 25 mayo, 2016

    Valerón en A Coruña ni necesita estatua para recordarlo día a día. Un genio tranquilo

    Respond
  • @Alex_Fuentes98 25 mayo, 2016

    Para mí ese interior-mediapunta que es muchas veces el interior del 4-3-3 (Iniesta, James) es la posición que ocuparía el genio canario si el entrenador decidiera jugar en 4-3-3. Aún así, el fútbol es de los jugadores y si tu mejor jugador es mediapunta… Dale la media punta, será lo mejor que podrías hacer.
    Razones, las mismas que llevan a James del extremo/mediapunta al interior o a Iniesta del interior al extremo. Son posiciones similares en los equipos donde han estado:
    El Madrid de Carlo te planta un 4-4-2 en defensa donde seas interior izquierdo o extremo derecho, te toca defender tu banda. En ataque, estás más liberado que Kroos y Modric,
    Iniesta… La banda izquierda del Barça en el periodo entre Ronaldinho-Neymar (dos segundos delanteros que la rompen de extremo izquierdo con libertad) ha sido rellenada por futbolistas tan dispares como Pedro, Henry y Andrés. Pero al final, lo más normal es que fuera el lateral izquierdo el que más profundizara, y Andrés se acercaba más al área desde una mediapunta escorada a la izquierda que desde la línea de cal, la del extremo puro.

    Respond
  • hola1 25 mayo, 2016

    Que grande fue Valeron.

    Respond
  • Abel Rojas 25 mayo, 2016

    @ Adenauer

    Uy, yo creo que Valerón y Özil se parecen muy poquito ^^

    Valerón fue el Riquelme/Zidane español. Compararlo con un jugador actual, estilísticamente, es complicado. Lo más parecido sería el Banega de este año con Emery cuando el doble pivote era Krycho-N´Zonzi, y tampoco es que fuese precisamente un clon.

    Para encontrar una figura más o menos parecida en un campeón de la Champions habría que irse muy, muy atrás. Quizá a la 2002/03 con Rui Costa. Si acaso, y no me parecía eso, Deco en 2003/04. O sea, más o menos a jugadores de sus días.

    Han desaparecido.

    Respond
  • Adenauer 25 mayo, 2016

    Pero la comparación con Iniesta es engañosa, porque Iniesta ES interior. Un jugador que destaca por su habilidad para proteger el balón y soltarla con criterio y precisión, y luego por conducciones verticales a toda velocidad, que falla precisamente en el último pase y el tiro a puerta, es interior antes que mediapunta. Si el equipo de Iniesta se estructura en un 4-3-1-2 no me cabe duda que Andrés ahí tb será interior izquierdo. Y si en 4-2-3-1 dependerá de quiénes son los compañeros para que rente más ponerlo en la mediapunta que en el extremo. Es un caso completamente distinto al de Valerón, que tenía un último pase excelso y carecía de la velocidad del manchego. Lo único que demuestra el caso de Iniesta es que una debilidad defensiva aparente desde el interior puede no ser tal. Pero es que éste ha jugado de principio a fin su carrera en el equipo más dominante del mundo, tanto en club como en selección; de otro modo sí que quizá su carrera se habría desarrollado más arriba, pero esto habría sido más para esconder sus defectos que para potenciar virtudes. Y quizás de extremo izquierdo a lo Ronaldinho, de nuevo porque Andrés en la frontal nunca ha sido decisivo.

    El caso de James me parece más ilustrativo, porque éste sí que es mediapunta, como el camario. Pero es que su físico y capacidad de sacrificio están en otra órbita. Y aun así, no olvidemos que juega en el equipo de la BBC; cuando ha faltado uno arriba ha sido el primero en entrar a ocupar la vacante, y no me parece evidente que haya rendido menos ahí. Antes al contrario.

    Respond
  • Adenauer 25 mayo, 2016

    Por cierto que el enlace de «exhibiciones propias y colectivas» es a una paliza en contra. Entiendo que no era esto lo que se pretendía?

    Respond
  • Arroyo 25 mayo, 2016

    @Adenauer

    Sí, cierto. Ya está corregido. Gracias 😉

    Respond
  • Abel Rojas 25 mayo, 2016

    @ Adenauer

    Ha habido varios Iniestas a lo largo de su carrera. El más interior puro y duro, con diferencia, ha sido el de esta temporada. Al Iniesta en plenitud física, que era el que más capacidad tenía para saltarse líneas de presión por sí mismo que he visto tras Messi, yo hubiera pagado por verlo de mediapunta en un sistema como el que le prepararon a Kaká en el Milan. Y creo que hubiera sido espectacular. Porque es cierto que no tenía último toque, pero un tío con ese desborde sin necesidad de espacios… Lo más parecido a un Messi sin gol. Con los complementos adecuados por delante, hubiera sido un filón.

    Respond
  • jamesfrancisripwood 25 mayo, 2016

    Aquí en La Coruña lo de Valerón tiene poca comparación desde lo emocional. Mauro Silva y pocos más. Estuve en Riazor en su último partido aquí, ya con la UD Las Palmas y se notó. Y no me extraña.

    Respond
  • JVargas101 25 mayo, 2016

    Igual es un poco 'off-topic', pero llevo unos días sin quitarme de la cabeza los paralelismos que veo entre la carrera de Valerón y otro genio deportivo recientemente retirado, el baloncestista Raül López.

    -> En lo personal, analogías obvias: talentos únicos que, en parte, por sus condiciones físicas y sus lesiones, no alcanzaron el estatus de superestrella permanente, un poco olvidados por el público generalista, pero unánimemente reconocidos por los apasionados de sus deportes. Además, son dos personas amables cara al exterior, que han recibido un enorme cariño de sus aficiones y sobre quienes rara vez se escucha una mala palabra.

    -> Ambos contemporáneos de los ciclos más gloriosos de sus selecciones nacionales, poco (o nada) partícipes de ellos por culpa de una mezcla de mala suerte y, otra vez, lesiones, aunque nadie duda de que podrían haber jugado perfectamente en esos equipos campeones.

    -> Y, rizando el rizo, podría decirse que los principales sinsabores de sus carreras se dieron en los mayores escaparates que tuvieron (aunque el Deportivo fuera más, deportivamente, que el Atlético en el que jugó Valerón), donde ambos lidiaron con la sombra de un espléndido pasado reciente (Atleti post-doblete, Utah Jazz post-Stockton&Malone).

    Dejando la ficción a un lado, poco más se puede añadir sobre la figura de Juan Carlos. Inolvidable genio, y uno de los pocos que dejará un recuerdo prácticamente impoluto (en todos los sentidos) en la memoria.

    Respond
  • Es pinxo 25 mayo, 2016

    Para mí, la principal característica de Valerón era cómo se congelaba el tiempo cuando tenía el balón. Él tenía una pausa que daba cambiaba la jugada totalmente. En España el tiki taka pudo haber nacido antes, con Caminero, Guardiola, Raúl, Hierro, Sergi y Chapi, Alfonso, y Valerón hubiese podido ser el centro del sistema. Nos faltó un técnico valiente.

    Respond
  • Adenauer 25 mayo, 2016

    @Abel

    Habría sido interesante, aunque la analogía es extraña; Kaká ha sido el jugador de frontal de área por antonomasia, Iniesta todo lo contrario. Por puro nivel estoy seguro de que habría rendido, y habría sido la estrella de su equipo Cristiano y Messi no mediante. Ahora bien, lo que no sé es si un equipo con los recursos de cualquier club que se habría podido permitir a Iniesta habría sacado mayor partido a la combinación Iniesta Mediapunta + Interior izquierdo de élite que a la de Iniesta Interior izquierdo + Mediapunta de élite. Lo primero habría sido más bonito pero, quién ganaría más partidos? Que el jugador que juega en la frontal sea decisivo desde la frontal es importante – con Iniesta de mediapunta, como con Benzema de ariete, las responsabilidades típicas de la posición las tiene que asumir otro jugador, si se espera que sus carencias no penalicen. Aunque de haberse visto más exigido habría mejorado, eso seguro.

    Respond
  • zords 25 mayo, 2016

    Es verdad Valerón carece de velocidad, potencia para el sprint por lo cual jugar por la banda no llega a ser su posición ideal. Pero en la mediapunta sí que tenía movimientos rápidos para girar y encontrar el pase perfecto, el canario jugaba en una posición que se necesita una sensibilidad nuy especial, en el Depor estuvo a punto de llegar a la final de copa de Europa.

    Además de conformar una estirpe distinta, nunca estuvo ligado a problemas extradeportivos, en resumen un deportivista ejemplar.

    Respond
  • Permafr0st 25 mayo, 2016

    Sólo rendir homenaje al 'flaco'. Qué jugador. Un tipo que desde un equipo como el Depor llegó a discutirle el fútbol al mismísimo Zinedine Zidane.. pese a no contar con el equipamiento físico premium del francés

    y en caso de duda, Valerón era el mejor

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.