¿Y si los periodistas entrenasen? | Ecos del Balón

¿Y si los periodistas entrenasen?


“No sé lo que dice la calle, pero me da igual. Yo, con el carnicero, hablo de carne; con el taxista, de taxis. De fútbol, hablo yo. Yo sé más de fútbol que todos los carniceros juntos, que todos los taxistas juntos, que todos los porteros juntos y posiblemente que todos los periodistas juntos”. Jorge Valdano (1995).

 

Durante una de las riñas que el periodista argentino Dante Panzeri mantuvo con el seleccionador Juan Carlos Lorenzo se produjo un desafío bastante curioso. Harto de sus críticas, el técnico invitó al periodista a hacerse cargo de la dirección técnica de la selección nacional argentina, según Lorenzo “para ver el papelón que hace (…). Si fracasa, lo tiramos al río”. La anécdota data del junio de 1973, fecha en la que fue recogida en un artículo de Panzeri titulado “Foliculario acepta desafío de juglaresco”. Un foliculario es un folletista o periodista, y juglaresco remite a juglar, que es la persona que en la Edad Media recitaba, cantaba o hacía juegos y malabares para entretener. Así que Panzeri estaba reduciendo a toda la profesión de Lorenzo, y no solo a él en particular, a una costumbre más folclórica que práctica.

Todo aquel que esté familiarizado con la obra de Dante Panzeri sabe que despreciaba a los entrenadores y que no creía en tácticas colectivas que no proviniesen de los mismos futbolistas. Panzeri lo justificaba diciendo que para dirigir en un juego de “oposición e imprevistos” había que intervenir directamente, es decir, ser jugador de campo. Así que, aparentemente, era absurdo proponerle ser director técnico. Más aun cuando él llamaba a este colectivo los “ladrones de azul” y consideraba que eran un invento de los presidentes: “Antes de existir los DT, la paliza iba a los dirigentes”, decía.

Pero contra todo pronóstico, Dante Panzeri aceptó el reto y se puso a disposición de la AFA como una forma de demostrar, paradójicamente, sus teorías, es decir: que “ningún director técnico es director ni técnico”. Su propuesta consistía en actuar como “seleccionador”, lo que se resumía en escoger según su criterio, y nombrar un director técnico entre los mismos jugadores. Según Panzeri fuera de la cancha la máxima sabiduría a la que uno puede aspirar es saber elegir. Y eso le parecía un tema de opiniones en el que la suya era tan valedera como la de Lorenzo.

Antes de la anécdota de Panzeri y Lorenzo, en Argentina hubo un precedente muy cercano.

Lo que posiblemente animó a Juan Carlos Lorenzo a lanzar aquel desafío fue que existía un precedente de periodista de corte panzerista que se había estrellado tras tomar a su cargo la dirección técnica de un equipo argentino: el célebre caso del Huracán de Pepe Peña. Corría el año 1961 y José Gabriel González Peña, alias Pepe Peña, era uno de los más conocidos redactores de la revista “El Gráfico”, por aquel entonces bajo la dirección de Dante Panzeri. La revista había inaugurado un nuevo modelo de escuela crítica que primaba el análisis del juego por encima de la información: “La revista no informa. Comenta y critica”, escribió Panzeri en respuesta al correo de un lector.

Peña prefería contar y analizar el juego que sólo dar más noticiasAquel modelo de periodismo trajo consigo un vocabulario creado para la ocasión, giros y expresiones novedosas, y en ese terreno destacó Pepe Peña por su sarcasmo y gracejo. A él se le debe una de las imágenes que más han perdurado en el inconsciente colectivo del aficionado argentino: jugar con “un balde en la cabeza”; que fue la forma más gráfica que se le ocurrió a Pepe Peña para criticar a “Motoneta” Raúl Nardiello, un wing derecho muy rápido que cuando arrancaba en carrera ya no miraba a nadie. Independientemente de lo simpática que resulte como ocurrencia, la metáfora pretendía señalar una deficiencia de tipo táctico, una falta de “asimilación de conceptos” y de “ejecutar maniobras predeterminadas”, que diría Juan Sasturain. La anécdota del balde no es por tanto un episodio aislado. De hecho es parte de un proceso de difusión de la jerga futbolística entre el público argentino, que se le debe en gran medida a la tertulia radiofónica que Dante Panzeri y el propio Pepe Peña compartieron con el ex-futbolista Adolfo Pedernera. Se llamaba “Fútbol al centímetro” (1956), aunque muchos radio-aficionados la conocían como “Las tres P”, por la coincidencia entre la letras iniciales de los apellidos de sus tres tertulianos. Si bien a Pepe Peña, por su estilo vitriólico, también le llamaban “Pepe Leña”.

Podemos encontrar una breve descripción del talante de Peña como periodista -y de su breve desempeño al frente de Huracán-, en uno de los clásicos manuales ofrecidos por el diario argentino Olé: el “Diccionario Olé de Primera”. Se constata ahí que el estilo de sus intervenciones era “sarcástico”, así como “suficiente y a menudo exagerado para valorizar o desmerecer rendimientos”. Lo que podemos interpretar como prepotente y por ende, molesto. También se indica que Pepe Peña practicaba un tipo de análisis periodístico: “sin hibrideces, orientado a descubrir cuestiones técnicas y tácticas”. Aunque inmediatamente se vuelve a insistir en que lo hace mediante un estilo satírico, a través de: “cierta ridiculización del personaje cuando su crítica era adversa”. Por tanto, se puede leer entre líneas que muchos profesionales tenían cuentas pendientes con Pepe Peña cuando este accedió al cargo de director técnico de Huracán.

Boca ya le había querido contratar como asesorSu prestigio como conocedor del juego y adalid del buen gusto era tan grande que Alberto José Armando, presidente de Boca Juniors, ya le había ofrecido a finales de los ’50 un puesto como asesor del equipo xeneize, aunque en aquella ocasión no hubo acuerdo. Lo que se materializó fue la oferta que le hizo Luis Seijo, presidente de Huracán, quien llevaba tiempo con la idea de armar un gran equipo. Podemos encontrar referencia a aquella etapa en la autobiografía de Nestor “Pipo” Rossi. El gran centrojás argentino había llegado a Huracán en 1959 en calidad de jugador y entrenador del equipo. Pipo Rossi destacó dos cosas sobre aquel proyecto: la llegada junto a él de otras figuras y la vocación por jugar un buen fútbol. La temporada 1961 iba a ser su despedida como profesional, pero aunque Rossi cita en el libro todos los fichajes que se produjeron durante sus tres campañas en el equipo, e incluso un hecho tan peculiar como la coincidencia de su retirada con las tres vueltas a la Tierra del cosmonauta ruso Gagarín, no hay en sus páginas ni una sola mención a Pepe Peña como técnico a pesar de que sí cita un partido contra San Lorenzo en el que el periodista, efectivamente, ejerció como entrenador.

Nestor Rossi no casaba ni casó muy bien con lo que iba a simbolizar Pepe Peña.

La ausencia de menciones a Pepe Peña no parece casual. Rossi se había acostumbrado a hacer y deshacer en el equipo, como muestra lo que contaba su compañero Emilio “Negro” Melón: “Rossi no podía con su molestia en la cintura, fuertes dolores de lumbago y otras lesiones; pero no quería largar (…) Jugamos juntos en River y en el 59 en Huracán. Nos gritaba a todos cuando no pasábamos la pelota o la perdíamos”. Pipo Rossi se llevó consigo al jugador porque, decía, “necesito a alguien que me corra a los rivales”, y ubicó a aquel extremo izquierdo de volante en lo que luego se ha conocido como “doble cinco”.

Quiso introducir nuevas técnicas en bastantes aspectos del equipoLa llegada de Pepe Peña a Huracán suponía por tanto colisionar con Rossi, que ya estaba encauzando su carrera a la dirección de equipos, pero es que además Pepe Leña entró como un elefante en una cacharrería y concedió una entrevista al también periodista Bernardo Neustadt en la que no dejó títere con cabeza. Para empezar volvió a atizar a José Sanfilippo, un famoso delantero del San Lorenzo del que había dicho en su momento que “jugaba dentro de una cabina de guardabarrera y con una caña de pescar”, es decir, que vivía de explotar el juego de los demás. Cuando le preguntaron por Pipo Rossi y la nueva estrella del Huracán, Norberto “Beto” Menéndez, les saludó diciendo: “Los voy a corregir. Tengo más admiración por mí que por ellos“. Al diario “La Nación” le explicó que estaba “dispuesto a establecer la mística del quehacer futbolístico”. Una combinación entre recuperar el clásico “pechazo” (golpe de pecho contra pecho) a modo de saludo, como una forma de recuperar la virilidad deportiva, al tiempo que anunciaba clases teóricas para mantener a los futbolistas informados de “las novedades (que) se originen en el campo de la estrategia”.

Algunas de sus demandas resultaban pasmosamente visionarias. Por ejemplo, solicitó un dietista y dijo que los servicios médicos, más que la clásica ficha topométrica de los jugadores (el registro de sus medidas), debían procurar valorar mediante tests los reflejos de sus futbolistas. Cuando por fin dio inicio la pretemporada sus rutinas de entrenamiento resultaron tan innovadoras como su manejo del lenguaje. Una de estas prácticas, según recoge el “Diccionario Olé de Primera”, consistía en “colgar una rueda de automóvil en la alambrada y hacer práctica de remates para embocarle con la pelota”, actividad que es considerada en el manual como “extravagante”. La revistas “El Gráfico” y “Un Caño” han recogido en sendos artículos algunas de estas prácticas de entreno -a las que consideran “estrambóticas”– y que incluyen el uso de sillas a modo de conos para ejercicio de dribbling; o el uso de sogas para hacer entender al portero cómo reducirle el espacio al delantero contrario a través de explicaciones geométricas.

Su debut como entrenador se produjo el 16 de abril de 1961 contra el San Lorenzo de Almagro, entrenado por Juan Carlos Lorenzo y con José Sanfilippo como estrella. Los cuervos de Almagro le endosaron un 5-2 con doblete del jugador de la “caña de pescar”. La siguiente jornada Huracán empató por 2 a 2 contra Vélez Sarsfield, dirigido por el ex-seleccionador nacional Victorio Spinetto. Y en su último partido recibió un 4-2 del Atlanta, equipo que dirigía un futuro seleccionador que recién empezaba: Osvaldo Zubeldía. Tras esta derrota Pepe Peña dimitió y nunca más volvió a dirigir un equipo de fútbol.

Los tres partidos oficiales de Pepe Peña eran el mejor referente posible para Lorenzo.

Su caso se convirtió en el paradigma del charlatán que queda expuesto al tener que asumir el trabajo sobre el que pontifica, motivo por el que seguramente Juan Carlos Lorenzo ofreció en 1972, tal y como se ha explicado al principio de este artículo, un reto análogo a Dante Panzeri, máxime aun cuando el mismo Lorenzo había sido uno de los implicados en aquella historia. No obstante, existen numerosos matices que conviene sopesar a la hora de emitir un juicio en lo relativo al caso de Pepe Peña.

Pedernera siempre le tuvo en mucha estimaPipo Rossi confía en sus memorias que San Lorenzo ya les había goleado la temporada anterior en la segunda vuelta, así que aquel era un resultado perfectamente lógico en un enfrentamiento entre los dos equipos. Del mismo modo, Rossi en ningún momento aprovecha la inexperiencia del técnico para justificar la derrota y, a pesar de su dimisión, el presidente Luis Seijo le ofreció a Peña el puesto de entrenador de las divisiones inferiores, lo que significa que seguía teniendo confianza en él. El artículo de Andrés Burgo en “El Gráfico” es de largo el mejor documentado sobre el tema: menciona, por ejemplo, que tras su dimisión el periodista participó en los inicios del programa televisivo “Polémica en el fútbol”, o que volvió a la radio como comentarista para Radio Rivadavia, en el programa de deportes de José María Muñoz; omite, en cambio, que Peña trabajó para Boca Juniors como asesor cuando entrenaba Adolfo Pedernera. Él fue, por ejemplo, quien elaboró el informe sobre Peñarol para la semifinal de la Copa Libertadores de 1963, e incluso estuvo sentado en el banquillo como parte del staff técnico. De hecho acabó abrazando tras un gol a su antiguo enemigo, el Nene Sanfilippo, que ese año había sido traspasado a Boca.

Difícilmente tres únicos partidos pueden dar la medida de la valía o el conocimiento de un técnico, sea cual sea el resultado, pero lo que seguro que no pueden valorar es su calidad como periodista deportivo, que es algo totalmente distinto y que por ello requiere de una forma de evaluación diferente. Por otro lado, si aquel hombre era meramente un embaucador, sorprende que Adolfo Pedernera, que lo había sido todo como futbolista, le confiase un trabajo de aquella envergadura. El propio Pepe Peña dejó alguna pista sobre cómo interpretar la naturaleza de su fracaso aludiendo al espíritu con el que sus jugadores aplicaron sus ideas: durante una práctica habían planificado una estratagema que requería que el wing derecho se dejase caer. La jugada ocurrió más o menos como lo habían planeado, pero el jugador no se tiró. Según Pepe Peña, cuando le pidió explicaciones al extremo este le contestó: “Atrás había unos abrojos bárbaros, mirá si me voy a tirar”. Si leemos entre líneas quizás podamos intuir una falta de compromiso con su liderazgo, pero es que el propio Pepe Peña no había contribuido precisamente a generar una alianza adecuada con la plantilla, si tenemos en cuenta que su estrategia fue la de ir lanzando bravatas por los diarios.

Y difícilmente se puede extrapolar desde su caso lo que hubiese sucedido si Dante Panzeri hubiese dado el salto a los banquillos, tal y como le propuso Juan Carlos Lorenzo. Como periodistas, Pepe Peña y Dante Panzeri quizás habían sido parecidos, pero como técnicos seguro que hubiesen sido distintos. Panzeri, por ejemplo, nunca se hubiese permitido diseñar jugadas a los futbolistas. Su fútbol era dinámica de lo impensado, así que nunca les habría escrito un guión.

···


···

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER TODAS LAS COLECCIONES DE
– ORIGEN | ECOS –

···


59 comentarios

  • @AlanAlberdi 31 marzo, 2016

    Excelente, David. Y un placer que hayas llegado hasta http://www.pasionfulbo.net mientras recopilabas material.

    En la actualidad, acá en Argentina se ve a Diego Latorre como un fuera de serie en cuanto al análisis del juego. Aporta muchas cosas que sus colegas no: conceptos, explicaciones sobre movimientos, jugadas, detalles técnicos, etc. No soy su mayor fanático, pero la mayoría de los comentaristas se conforma con contar qué fue lo que sucedió. ¡Y la jugada ya la vimos todos!

    Digo esto porque Latorre es seguidor de Panzeri, y más de una vez se rumoreó con su desembarco como entrenador. No estoy seguro, pero creo que justamente fue Huracán, el mismo al que dirigió Pepe Peña. Claro, Latorre además de ser un analista deportivo, fue un gran jugador. Dan ganas de verlo en un proyecto serio, aunque quizás ponga algo de su prestigio como periodista en juego.

    Respond
  • Abel Rojas 31 marzo, 2016

    La puntualidad de David Mata al publicar esto un día después del cese de Gary Neville -quizá el analista más admirado de Inglaterra en los últimos años- como entrenador del Valencia es muy propia de David Mata.

    A mí personalmente, adaptando esto al presente, me parece imposible que funcionase un periodista sin pasado como jugador ni como entrenador de élite en un gran equipo de fútbol. Tal y como ha girado esto, me parece muy complicado que los jugadores creyeran en él. Amén de que considero muy difícil que un periodista tenga algo que aportar en ese sentido.

    Respond
  • @Somemarcus 31 marzo, 2016

    Me encanta este artículo, pude ojearlo en primicia y me parece un relato sensacional. Todos los pasos en el proceso descrito tienen su miga pero las primeras acciones de Pepe Peña una vez convertido en entrenador -y el revuelo que generarían- me parecen muy graciosas de recrear en mi cabeza.

    Respond
  • @Somemarcus 31 marzo, 2016

    Ojo también a la empatía del texto hacia un personaje que, imagino, debe haber sido tratado con bastante dureza en el fútbol argentino.

    Respond
  • Larios84 31 marzo, 2016

    Cuánta documentación habrás tenido que consultar para sacar estos textos. Vaya crack de la paciencia debes ser señor Bravo. Bravo por el artículo señor Bravo.

    Abel me ha quitado el honor de ser el primero en mencionar a Neville por comentarios, pero hilando al contrario, ¿Qué ex-jugadores o hombres ligados al fútbol veís como hombres que han aportado mucho al periodismo deportivo? A mi se me viene a la cabeza Valdano por su forma de relatar y detallar, pero supongo que para mucha gente será demasiado cargante quizás. A ver que más nombres sacáis.

    Respond
  • Abel Rojas 31 marzo, 2016

    @ Larios84

    El nombre del momento es Zubizarreta. Ha subido un nivel la profundidad de las narraciones y además de una manera inteligentísima que no abruma a quien no quiere pasar de lo superficial. Es buenísimo desde la sencillez.

    A nivel escritura, los artículos de Guardiola y Solari en "El País" fueron magníficos. Los de Pep por contenido -quizá no estaba tan bien escritos- y los de Solari, menos profundos, tenían un punto extra de talento artístico que los hacían una delicia.

    Y creo que tampoco puede obviarse a Michael Robinson como fenómeno mediático. Es una celebridad por méritos propios, su forma de expresarse hacía más amenos e incluso espectaculares los partidos.

    Luego hay uno que apenas acumuló experiencia, que fue Juan Carlos Garrido, ex del Villarreal de Bruno-Valero, Cazorla-Cani, Rossi-Nilmar, en unos meses que estuvo en el extinto GolT España. Era un analista formidable. Exactamente igual que Quique Sánchez Flores, que es serio candidato a persona que mejor habla de fútbol en este país.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @AlanAlberdi

    Gracias Alan. He consultado http://www.pasionfulbo.net muchas veces, por este y otros artículos. Lo que comentas de Latorre es muy interesante. Ya dejo claro que no concibo que se valore a un periodista por su desempeño como técnico. Es como si esperásemos que el entrenador de Nadia Comăneci hiciese las acrobacias de Nadia Comăneci. Por la misma lógica tampoco "ganar" significa que el desempeño sea el mejor de los posibles.

    Un saludo

    Respond
  • Alexvidal93 31 marzo, 2016

    Es que es un tema interesante y yo lanzo una pregunta. ¿ Ser buen analista y comprender bien el juego desde fuera, te hace ser buen entrenador? En principio yo diria que no. Pero a la vez creo que hay periodistas que entienden mejor el juego que muchos entrenadores. Creo que lo mas complejo es analizar el juego de tu equipo y comprenderlo mas que transmitir esas ideas que tu tienes, siendo fundamental esto ultimo claro está, ya que seguramente eso va innato a la persona, pero lo veo mucho mas simple.
    A mi se me viene un ejemplo a la mente y es Camacho. Me parece el entrenador que menos me gusta como comentarista. Ves un partido con el en la TV y no habla en ningun momento de tactica ni aspectos de juego interesantes. Siempre me ha surgido la duda de si en un vestuario seria igual. Imagino que si tiene conceptos y quizas no sepa transmitirlos como comentarista. Pero siempre me ha surgido la duda, ¿sera igual en un vestuario?
    Por poner otro nombre Quique Sanchez Flores si me parece alguien que era muy interesante como comentarista y ya se le nota. Solo escuchando un par de entrevistas, se le nota que sabe transmitir las ideas que tiene.

    Respond
  • Marcelino 31 marzo, 2016

    @Larios84

    El nivel es bajísimo, en mí humilde opinión. Coincido con Abel en lo de Zubizarreta, me parece que sus comentarios dan un valor añadido a la retransmisión del partido. Quique Sánchez Flores me parece el mejor en términos de análisis-comunicación, pero es un entrenador fabulosos y su lugar está en los banquillos.

    A mí Valdano no me gusta, entiendo que a nivel de comunicación es espectacular pero a nivel de análisis (qué está pasando, cómo y porqué) no disfruto de la experiencia, además me resulta demasiado cargante.

    Michael Robinson en cuanto a carisma sí, pero tampoco me da ese valor añadido que busco cuando me siento a ver un partido.

    Respond
  • @DavidLeonRon 31 marzo, 2016

    @Abel

    "El nombre del momento es Zubizarreta. Ha subido un nivel la profundidad de las narraciones y además de una manera inteligentísima que no abruma a quien no quiere pasar de lo superficial. Es buenísimo desde la sencillez"

    Y no te olvides del toque de humor que tiene, a veces incluso macabro consigo mismo.

    Yo lo reconozco, estoy enganchado a Zubi.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @Abel Rojas

    Tengo una suerte loca. A veces me parece que estoy en Matrix o en la Seahaven de "The Truman Show", y que en cualquier momento voy a ver los decorados o a gente saliendo de entre las bambalinas.

    Hay un tema fundamental en lo que dices que es el del compromiso, que creo que queda también claro en el propio texto. Se necesita una "alianza" jugador-técnico, que el grupo "autorice". No obstante, en referencia a lo que comentas de que hoy en día ese salto no es posible, debo decir que me suena que algún bloggero de nuestra generación a llegado a trabajar en equipos profesionales, no necesariamente como D.T de un primer equipo, sino en otras funciones. Y si me permitís ser un poquito perverso. Los jugadores han aceptado a un antiguo traductor, sin pasado relevante como jugador, como entrenador de élite. Por otra parte, y ya sin perversidad, aun pulula en las estructuras de la selección brasileña el veterano Carlos Alberto Parreira, que no tiene pasado como futbolista, y sí como preparador físico. con 27 años estaba en el campeonato del mundo de 1970 formando tandem con Claudio Coutinho y el masajista Américo.

    Respond
  • DeSqueran 31 marzo, 2016

    Otro magnífico artículo de David Mata. Empieza fuerte, con la provocadora cita del siempre polémico Mourinho. Bromas aparte, después de leer el texto me pregunto si Mata considera a Valdano un periodista, un entrenador, o las dos cosas (¡o ninguna!).

    Esta corriente de opinión que proviene de Argentina, tan contraria al papel del entrenador (o "director técnico"), no sé si llamarla "reaccionaria" o simplemente "adánica". Porque entiendo que reivindique los aspectos lúdicos y creativos del fútbol por oposición a cierta concepción "cientifista" y, por qué no decirlo, pelmaza, que también se dio en América (recuerdo un "Código Cambridge" en el que se hablaba sobre las pruebas psicotécnicas que se hacían a los jugadores; pruebas que aconsejaban prescindir de Garrincha).

    Pero esta corriente también insiste en el tópico de que El Fútbol Es De Los Futbolistas, lo que, me parece, casa mal con el fútbol entendido como deporte (es decir, como competición), y, en definitiva, con la profesionalización del fútbol. Y, claro, da lugar a contradicciones bastante cómicas, como leer a Ángel Cappa ("También nos robaron el fútbol") lamentando la mercantilización del fútbol: la misma mercantilización que permite a tantos futbolistas de segundo nivel vivir hoy de su trabajo, o que le permitió a él mismo cobrar un sueldo, imagino que holgado, como segundo entrenador del Madrid. O leer a Santiago Segurola, en el prólogo al libro de Panzeri ("Fútbol: dinámica de lo impensado"), despotricando contra "el entrenador moderno, todopoderoso y aclamado", y poniendo como contraejemplo… a Guardiola o al Ajax (de van Gaal).

    En todo caso, y sobre la cuestión de si un periodista deportivo puede dar el paso a entrenar a un equipo, yo diría que se trata de profesiones (y recalco la palabra) distintas, que requieren una formación específica. Si el caso inverso es relativamente frecuente, creo que se debe a la poca cualificación que se exige hoy para ejercer el periodismo.

    Respond
  • @_H___H_ 31 marzo, 2016

    Qué historia, no tenía ni idea de que esto había pasado, cada artículo de David es un enorme aprendizaje, gracias por tanto.

    Me quedé con la duda de qué pasó después de que Panzieri aceptara el desafío, la verdad no conozco nada de la historia.

    Me pareció muy gracioso lo de recuperar el "pechazo", jajaja los absurdos que se adhieren al concepto del deporte.

    Lo de Latorre DT me llena de expectativa, aunque yo creo que con sus estudios se está dando cuenta que llevar a la práctica lo que pregona no es ni la mitad de sencillo de lo que probablemente esperaba.

    Respond
  • @Javi15195 31 marzo, 2016

    David me hace disfrutar como pocos, me encantan esta serie de aftículos. Imposible no acordarse de Gaby Ruiz. Más allá de su capacidad de análisis, la pasión y claridad con la que transmite cualquier detalle táctico del partido es espectacular, un comunicador fantástico. Ahora bien, el periodismo queda un poco huérfano sin él pero no hay nada más grande que vivir un sueño. Le deseamos lo mejor.

    Respond
  • @9LutherBlissett 31 marzo, 2016

    Conocía la historia de Pepe Peña y su paso por Huracan y es sublime como practicamente todo lo que había leído con anterioridad esta plasmado en este texto.

    Dante Panzeri, como dice David, siempre despreciaba la labor de los entrenadores y de ellos a los que más despreciaba era a aquellos que ponían la táctica por encima del talento entre ellos Carlos Bilardo, Zubeldia y el Toto Lorenzo. Es paradigmatico de ello cuando siendo director de El Gráfico Argentina jugaba su último amistoso antes del Mundial del 62 (el DT era Lorenzo) y envió a un fotógrafo al partido con una indicación precisa para la famosa tapa de la revista precisando que cuando empezase el partido, él (el fotógrafo) ya habría terminado su labor. Las instrucciones eran que mientras el equipo formaba para la tipica foto del once inicial, el fotógrafo de El Gráfico debía colocarse a la espalda de los jugadores y colocó un balón entre el equipo argentino y su posición. Esta fotografía con el equipo de espaldas al balón fue publicada en El Gráfico con el titular:
    "El fútbol argentino ha estado y está de espaldas a la realidad. El fútbol ha quedado de espaldas al jugador. Chile esta demasiado encima para que el fútbol argentino se ponga de frente a la realidad y la pelota delante de los jugarores"

    Ya sus crónicas del Mundial del 62 dejan frases lapidarias:
    "Ver jugar mal al fútbol produce fatiga. Cuando terminó el partido nos levantamos del asiento y sentimos cansancio. Lo advertimos: era cansancio muscular por vía del desgaste nervioso. De sufrimiento. Habíamos sufrido 90 minutos del peor fútbol que puede jugarse dentro de nuestras ambiciones (…) Nunca una selección argentina nos produjo tanta tristeza por vía de lo futbolísticamente mediocre (…) El seleccionado argentino ha llegado a lo extremo de la autonegación: conformarse con ganarle mal a Bulgaria. ¡A Bulgaria decimos! A ganarle sin importarle jugar muy mal " -y termina atacando al entrenador- Juan Carlos Lorenzo, después de intentar una selección con malos jugadores, opta por ios pocos buenos que nos restan. Después de haber postulado un fútbol con hombres atletas y ‘machos’, opta por mayoría de jugadores de talento y habilidad. Pero los hace jugar mezclados con lo que le queda de la primera política y los hace jugar a la manera de los que no saben. Después de buscar ‘machos’ opta por talentosos y declara enfáticamente que tiene en su equipo a los mejores individualidades del mundo. Pero les prohíbe jugar al fútbol"

    Hablando de periodistas que pasaron a entrenadores se me ocurren los casos de Joao Saldanha que era uno de los periodistas más mordaces de Brasil. Defensor de un tipo de juego de ataque y fantasioso, en ciertos sentidos muy afín a Panzeri. Saldanha fue contratado en 1957 por Botafogo ganando el Campeonato Estatal de Rio en ese año aunque renunciaría en 1959. En 1969 fue nombrado seleccionador de Brasil. Su designación se debío a Joao Havelange, luego presidente de la FIFA, se esperaba que su designación sirviese para que los periodistas atenuaran sus críticas contra el entrenador y la selección. Saldanha clasificó a Brasil al Mundial: ganó los 6 partidos que jugó, con 23 goles a favor y apenas 2 en contra. El resto de la historia (su militancia en el Partido Comunista, su negativa de llevar a Dadá Maravilha jugador favorito del dictador Medici, las presiones de Pelé que veía como podía quedarse fuera del Mundial del 70 y su destitución) ya es conocida.
    Menos conocido, aunque tenga como protagonista a un español, es el caso de Pedro Escartín quien trabajó en periodicos como el Heraldo de Madrid, El Alcázar, Pueblo, La Prensa y Marca. Entrenó a la selección en dos ocasiones: en la primera entre 1952 y 1953 con el fracaso de no lograr clasificar a la selección para el Mundial de 1954. Su segundo desempeño, también en la selección española fue en 1961. En esta ocasión se prometió que lo consiguiera o no, dejaría su cargo el 31 de diciembre de 1961. Logró la clasificación y dimitió. Le sucedio Helenio Herrera.

    Respond
  • @migquintana 31 marzo, 2016

    Impresionante. La historia me maravilló conforme la leí.

    Respecto a lo que debatís arriba… Yo es que siempre me quedo con las reflexiones que sueltan Simeone, Guardiola o Mourinho siempre que hablan de este tema. Todos los técnicos tienen una formación similar. Un conocimiento similar. ¿Éste puede adquirirse por otra vía como la del periodismo? No lo sé, es posible. Al final, todo parte en gran medida de la formación. Pero al final, como ellos dicen, lo que marca las diferencias es la capacidad para transmitir tus ideas y que el grupo las siga. Se trata de convencer y liderar. Y eso es algo que, desde la cabina de retransmisión, no se aprende. Se adquiere entrenando, formando parte de grupos humanos y fallando muchas veces. Esa es la auténtica diferencia, opino.

    Respond
  • @9LutherBlissett 31 marzo, 2016

    Si David me lo permite quiero hacerle una pregunta que creo que solo él podrá solucionarme y es que cuando conocí esta historia encontré notas que se contradecían. Unas decían que Panzerí había respetado y no criticado a Peña durante su estancia en el banquillo de Huracan mientrás otras decían que por su adversión a los DTs, Peña, no fue una excepción y lo criticó duramente. Perdona por ponerte en este compromiso pero es que es una pregunta que creó que sólo tú puedes responderme.

    Sobre la importancia que tiene el jugador en el juego, Alfredo Di Stéfano le dijo a Panzeri algo así (no recuerdo las palabras exactas): "la táctica cobró importancia cuando desaparecieron los buenos jugadores". Esta frase aunque parece un poco presuntuosa a mi me hizo pensar en como Messi sostuvo al Barça de Luis Enrique cuando parecía que no existía ningún sistema claro y por el lado opuesto como muchas tácticas más que correctas de equipos pequeños ante los grandes quedan en nada ante las individualidades de estos.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @Somemarcus

    Aprovecho para agradecerle a Marc su ayuda revisando y corrigiendo el texto. Sin él, al igual que sin Quintana en otras muchas ocasiones, lo que sale de mi cabeza sería mucho menos legible

    Abrazo grande a ambos

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @Larios84

    Muchas gracias Larios. El primero que citó ayer a Neville fue nuestro compañero Kun @10Kundera. Siempre atento al corte

    Saludos

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @Alexvidal93

    Recuerdo a Camacho enseñando a los periodistas su manejo de la tecnología aplicada al fútbol, y a los periodistas con cara de estupor. Él vino a decir algo así como que "no os imaginabais esto, eh?". Así que yo creo que Camacho como técnico si está "formado". Otra cosa es que sea un comunicador bueno o malo. Es lo mismo que el caso de Peña, pero al revés.

    Respond
  • Mugiwara14 31 marzo, 2016

    @David Mata
    Felicidades, eres muy bueno. Se te da bien esto 😉

    Sobre lo demás es un tema que a mi me parece muy interesante por el hecho de estar formándome tanto como preparador como de entrenador, lo segundo es más un hobbie.
    Lo de Pepe Peña me ha vuelto loco, esas ideas innovadoras y realmente tan acertadas son increíbles, evidentemente fallo en la manera de llevar al grupo. Llevar a un grupo humano de jugadores de fútbol es muy complicado, motivarles y hacerles entender y creer en tus ideas es lo más difícil para un entrenador, de ahí que los exjugadores lo tengan más fácil porque parten con la ventaja de tener un respeto ganado de antemano. Pero poder puede ser entrenador todo el mundo, lo que pasa es que es más difícil llegar porque has de ser mejor para compensar todo eso. Amen que un jugador a base de vivir situaciones y ver como gestiona un entrenador estas, puede ir dándose cuenta de cómo ha de llevar cada situación.

    Eso sí, un periodista o quien sea solo por ver fútbol, entender bastante y tal… no creo que sea posible que sea un buen entrenador, si puede ser un buen consejero para según que temas, opino. Creo que ha gestionar un grupo, sólo se aprende gestionando grupos.

    Respond
  • George Best the best 31 marzo, 2016

    Personalmente creo que presuponer que alguien por el hecho de haber sido jugador de fútbol ya puede ser entrenador de un equipo profesional es un error, como también considero erróneo pensar que alguien que no ha sido jugador no puede ser un buen entrenador. Haber sido jugador sólo te da la ventaja de haber vivido antes determinadas situaciones, lo que no es poco, pero a la vez es casi nada. Ser entrenador es: comprender el juego, tener ideas y saber transmitirlas, dotar a un equipo de un estilo y personalidad propia, tener una metodología de trabajo, controlar y saber manejar el entorno: medios de comunicación, afición, saber cohesionar un grupo, etc, etc. etc, y al final de todo eso que el equipo GANE. Cuanto mejor hagas todas estas cosas, mejor entrenador eres, hayas sido o no futbolista antes.

    Respond
  • @migquintana 31 marzo, 2016

    @George Best the best

    Lo que dices es cierto. Totalmente.

    Pero no hay que obviar que el que ha sido jugador tiene una ventaja inicial mayúscula. No significa nada sobre el papel, pero en una base fortísima que alguien de fuera no puede igualar. Y menos en los tiempos que corren, imo.

    Respond
  • @alopezgu 31 marzo, 2016

    Echando un ojo por encima a los comentarios me sorprende que no haya salido el nombre de Gabi Ruiz. Desde el punto de vista comentarista era de los mejores y posiblemente eso le haya servido para ahora formar parte del cuerpo técnico del Middlesbrough de Karanka (como analista tengo entendido).
    Entrenar no es solo analizar, claro está pero con la cantidad de información que han podido disfrutar muchos de los periodistas que siguen dia a dia a los equipos, si hubieran prestado atención a lo importante (no al agujero de las medias de Bale) estarian preparados de sobra.
    Es una pena que los que siguen la actualidad dia a dia de los clubes no aporten datos de lo que se ha trabajado durante la semana o algún matiz de cara a un partido especifico.
    Siempre que veo partidos en directo en el campo, cuando veo comportamientos (buenos o malos) de forma reiterada se me viene a la mente su relación con el modelos de juego que intenta poner en práctica el equipo, si es aportación del jugador (su naturaleza) o es trabajo de entrenamiento. Es decir, cuanto de trabajo de pizarra o de entrenamiento hay en que Aduriz y Raul Garcia mezclen tan bien en ir a la prolongación o la disputa, desde el primer dia lo han hecho bien: ¿como potenciarlo? ¿O como no desnaturalizar al jugador de sus comportamientos?

    Respond
  • Miki17Sanz 31 marzo, 2016

    David Mata selección.

    Respond
  • Fran 31 marzo, 2016

    Yo mataría por Abel entrenando a mi equipo.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @DeSqueran

    Bueno, lo que dice Panzeri es que el D.T tiene que estar en el campo, no que no tenga que haber director técnico. Un resumen posible de su filosofía sería que este era y sigue siendo un juego básicamente de características individuales determinantes. Y yo ahí estoy de acuerdo. Contra Messi no hay pizarra que valga. Lo más útil sería aporrearle con ella hasta que soltase la pelota.

    Un abrazo

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @_H___H_

    Lamentablemente no hubo Panzeri seleccionador. La polémica siguió exclusivamente a través del discurso.

    Siempre se agradece que te dejes caer por aquí

    Abrazo

    Respond
  • Abel Rojas 31 marzo, 2016

    @ alopezgu

    Gaby Ruíz no forma parte del equipo técnico de Karanka 😉 Él pertenece al equipo de ojeadores que dirige Víctor Orta. Es uno de los jefes de zona, de hecho. Pero ni trabajará estrechamente con Karanka ni se considera capacitado para ello, de hecho. Aunque yo coincido contigo en que, entre los comentaristas sin relación previa con el fútbol profesional, probablemente sea el de mayor capacidad para analizar el juego.

    @ Fran

    Entre los que tú matarías y los que se suicidarían luego viendo jugar a mi equipo, el baño de sangre sería atroz. Así que mejor vamos a dejarlo de momento.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @Javi15195

    Gracias Javi, no había caído en el caso de Gaby Ruiz.. Está muy bien tirada esa. Además es uno de los creadores del PC Fútbol, por lo que podemos modernizar el debate añadiendo un tipo de profesional que no estaba presente en los '60. El diseñador de juegos de vídeo. Los que comentáis sois la hostia.
    http://www.sport.es/es/noticias/inglaterra/period

    Respond
  • Miki17Sanz 31 marzo, 2016

    Yo empiezo este verano con un curso de entrenador, y en dos, si todo va según lo previsto, cursaré el grado de periodismo. Intentaré llevar una formación paralela, por así decirlo. Dicho esto, lanzo la siguiente pregunta o reflexión: ¿no creéis que la formación que supone haber estudiado periodismo puede hacer que la comunicación con el grupo sea más precisa y coherente y, por lo tanto, mejor que la de otro entrenador que no ha cursado dichos estudios? Lo que quiero decir es que quizá, el hecho ser periodista y tener una ''cultura futbolística'' o una formación como entrenador razonable, facilite o no obstaculice más las cosas de lo que creemos. Siempre percibo la sensación de que si no has sido un futbolista de élite, no puedes ser entrenador de élite. Es casi que una verdad universal, pero a mí me ha dado por pensar de que el hecho de no haber sido futbolista puede paliarse teniendo una formación como comunicador previa, partiendo de la coyuntura de tener una ''cultura futbolística'' similar a la de un profesional ya curtido en el fútbol. ¿Al fin y al cabo, lo importante es saberse expresar, no?

    PD: perdón por el ''tocho'' y mi inocencia. Enhorabuena por el artículo, David.

    Respond
  • DeSqueran 31 marzo, 2016

    @David Mata

    La discusión, me parece, está más en el intento, por parte de ciertos periodistas, de desacreditar a los entrenadores (probablemente, para conservar su posición dominante como opinadores), y en el intento, por parte de éstos, de defender su parcela profesional (e incluso contraatacar cuestionando a los primeros, si se atreven), que en si realmente los entrenadores son figuras imprescindibles o no. El viejo debate de si en el fútbol pesan más los colectivos o los jugadores individuales no tiene mucho recorrido. Es la faceta colectiva (táctica, estratégica, física, psicológica) de los equipos la que tiene más margen de mejora, y a la historia me remito. En realidad, es obvio: es en lo colectivo donde puede aplicarse mejor un conocimiento sistemático y acumulado ("científico", o por lo menos, técnico). En la práctica, entrenadores como Mourinho, Guardiola o Simeone no han debido todos sus títulos a que contaran con los mejores jugadores individuales.

    Y, si me permites una comparación (algo tendenciosa, lo reconozco), en el cine, aunque quienes aparecen en la pantalla son solamente los actores, nadie (es decir, nadie que sepa mínimamente de cine) duda de la enorme contribución del director, que de hecho es la figura más importante.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @9LutherBlissett

    ¿No pude aportarte ningún dato de Peña que no conocieses? Joer, que fracaso. Hay más casos de periodistas-técnicos, sí, e incluso de algún otro oficio. Nuestro Sergio Vilariño dice de Escartín que leyéndole tiene pinta de falabarato (charlatán). No voy a discutirle.

    Respond
  • @Soprano_23 31 marzo, 2016

    Para los que son del Real Madrid no les hace falta imaginarse cómo momento sería. Lo viven con casi todos los entrenadores, sin que tengan que sentarse en el banquillo. Es una triste realidad pero el periodismo tiene un peso excesivo en la decisión es que toman la mayoría de los técnicos en la casa blanca desde que tengo uso de memoria. Sé que aquí no se suele hablar de ésto, y se agradece, pero es que el tema que se trata es justamente ése.

    Dicho ésto, coincido con los nombres de exjugadores como buenos analistas que ha dado la mayoría. Pero lo de Zubizarreta me dejó loco, por ser próximo temporalmente e inesperado, por lo que se vendía de él y por los casos de exjugadores de Madrid y Barsa que pululan por las retransmisiones estilo Camacho, Luque, Sánchez, etc. Todavía recuerdo el primer día y cómo me di cuenta que era distinto: fue en un partido de Champions que jugaba la Roma y estaban hablando de Rudin, diciendo que era bueno, rápido y demás. Llegó su turno y explicó que era bueno defendiendo hacia atrás y que hacía adelante le costaba más porque aún se equivocaba tomando decisiones. Le costaba ajustar desequilibrios previos a su acción. Fue como ver a un mono fumando. En fin. Coincido con la mayoría, hay un nivel bastante bajo en el periodismo de este país, pero intencionado, buenos periodistas analistas los hay.

    Respond
  • @Soprano_23 31 marzo, 2016

    Sanchís*

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @9LutherBlissett

    La frase que citas: "la táctica cobró importancia cuando desaparecieron los buenos jugadores", es un credo bastante extendido entre jugadores de aquellos años. Sobretodo rioplatenses. Pedernera también la empleaba. Lo que preguntas sobre las críticas yo creo que tiene una fácil solución. Agenciarnos los números de El Gráfico correspondientes a aquellas fechas. Yo esos justo no los tengo. ´No obstante, me animo a especular. Andrés Burgo dice en el artículo que le dedicó al tema que Panzeri si que había criticado a Peña. Él trabaja en El Gráfico y tiene a mano los números correspondientes. Así que me atrevo a decir que hizo bien su trabajo y revisó los archivos. Por otro lado Burgo cita la entrevista de Peña con Neustadt y parece que Peña dijo: – "Los comentaristas son medrosos, no arriesgan. ¿Cuáles me gustan? De los importantes, nadie". Lo cual incluye a Dante Panzeri entre los que no le gustan, lógico. Me atrevo a decir por tanto que la relación con Panzeri ya no andaba bien cuando asume el cargo en Huracán y deja El Gráfico. Para aclarar completamente la duda habrá que buscar las revistas

    Respond
  • @Soprano_23 31 marzo, 2016

    Rüdiger* primer día que lo escuché* decisiones*

    Respond
  • Pau 31 marzo, 2016

    + 1 claro al liderazgo de Gaby en su campo. Perdimos un magnífico analista. Unido al abandono de Perarnau de su tarea como periodista, me siento un poco huérfano.

    Hace poco leí a Valdano elogiando el papel de los periodistas españoles en la nueva cultura futbolística del país y nombró al que probablemente sea el más prestigioso, Santi Segurola. Sin llegar a ser Brera, Segurola ha tenido una dimensión muy grande como referente, y sería chulo ver cuantos de los que por aquí nos pasamos empezamos a creer que otro periodismo de fútbol era posible gracias a él. Hoy no sé calibrar si todavía conserva ese prestigio. De hecho, mi intuición es que ha sido muy superado por muchos otros e incluso él mismo se ha convertido en forofo, en este caso de "una forma de jugar".

    La muestra más clara la escuché la semana pasada, en un homenaje que Rac1 hizo a Cruyff en el que se entrevistó a Guardiola. Estaban Besa, Segurola y otro par de periodistas catalanes menos conocidos fuera de Catalunya (Sergi Pàmies y Xavi Torres). Me dio pena ver cómo los periodistas insistían con la superioridad de "esa forma de jugar" a pesar de que1) ponen en el mismo saco demasiadas cosas distintas y que 2) Pep ha repetido que sólo es una forma más, o la que a él le parece que más le puede ayudar a ganar, pero que no es "la mejor".

    Afortunadamente, queda Ricard Torquemada.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @Mugiwara14

    ¿Ves? Ese comentario es muy panzerista. A jugar se aprende jugando, a escribir escribiendo y a llevar grupos, llevando grupos. Los psicólogos hablan de la alianza terapéutica. Si el cliente no te acepta en el barco, no hay manera de que arranque el tema porque él es el barco. Lo mismo pasa con los futbolistas. Gracias por tus reflexiones y suerte en los exámenes.

    Respond
  • @9LutherBlissett 31 marzo, 2016

    @David_Mata
    ¿No pude aportarte ningún dato de Peña que no conocieses? Joer, que fracaso.

    No entendiste bien lo que dije. Quería decir q todo lo q yo conocía sobre la experiencia de Pepe Peña en Huracán esta en tu texto o los enlaces. Aparte hay cosas que me han aportado y simplemente leerte es una placer.
    Un abrazo

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @George Best the best

    Estos requisitos son muy duros. No se yo si hay algún entrenador que haga todo eso.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @alopezgu

    Sí se ha citado a Gaby Ruiz. Lo hizo @Javi15195 y Abel hasta matizó lo de sus funciones en Middlesbrough, parece que como ojeador a las ordenes de Víctor Orta. Lo que has comentado sobre periodistas aprendiendo me ha recordado a Javier Clemente cuando dijo lo de que las vacas de Lezama llevaban viendo fútbol toda su vida, pero no por eso sabían del deporte del balón. Ahí me resulta interesante constatar que puede haber gente que no sea capaz de aprender por simple ilustración. Por otro lado, tampoco me convence el argumento de Clemente de que ningún periodista tiene derecho a hablar de juego.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @Miki17Sanz

    Te deseo mucha suerte, aunque ser profesional del fútbol es como si me dices que quieres vivir de escribir. Está jodido. Solo una élite pequeñísima se lo puede permitir.

    @Fran

    No pagaría por ello, pero si piratearía alguna señal para verlo

    Respond
  • @DavidLeonRon 31 marzo, 2016

    @Alexvidal93

    "Es que es un tema interesante y yo lanzo una pregunta. ¿ Ser buen analista y comprender bien el juego desde fuera, te hace ser buen entrenador? En principio yo diria que no. Pero a la vez creo que hay periodistas que entienden mejor el juego que muchos entrenadores"

    Seguro que los hay, como habrá, qué se yo, guitarristas no profesionales con mejor técnica o mayor creatividad que algunos profesionales. Pero eso no significa que puedan hacer una carrera musical. Lo mismo para ser técnico. Meterse en un vestuario es una experiencia absolutamente diferente. Me consta por amigos o familiares.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @DeSqueran

    Hombre, me gusta que salga el argumento cinematográfico, porque John Huston decía que su trabajo era buscar a los actores adecuados y tener un buen guión. El resto del tiempo se dedicaba a la caza. Hay un comentario que hizo Miguel Quintana en twitter que me pareció muy gráfico al respecto
    https://twitter.com/migquintana/status/7112335097

    "Este partido del Atlético de Madrid incide en el que para mí es el mayor debe de Simeone 2015/2016: el escasísimo poder de su contragolpe. Este año el Atlético firmó muchos jugadores para mejorar en este aspecto… y nada. No inquietan, no dañan y no marcan. Un problemón. El Atlético 2013/2014 sí era mucho más potente al contragolpe, pero todo era Diego Costa. Y Simeone sigue sin compensar su ausencia."

    Es decir, que Simeone no puede "fabricar" un Diego Costa. Lo que le daba el jugador sin él se perdió por más horas que eche Simeone. Yo soy cada vez más de jugadores. No soy tan fundamentalista como Panzeri en cuanto al papel del técnico, pero si que pongo al jugador por encima de todo lo demás.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @Soprano_23

    Zubi extraordinario y sobretodo chocante por la mala prensa previa que el hombre tenía adjudicada, pero lo de Quique Sánchez Flores es porno. Tiene carisma como para ser actor de cine. Es un poco Jean Reno

    Respond
  • roumagg 31 marzo, 2016

    Yo lo único que sé es que hay entrenadores que han estado o están en cargos muy importantes que no parecen profundizar en la táctica como llegáis a hacer aquí. Es más, hay bastantes que no se alejan mucho de las ideas de sus compañeros en las tertulias de la radio de turno. Por no hablar de las perlas de algunos aclamados expertos en fútbol internacional…

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @Pau

    Bueno, yo creo que en España no hemos tenido durante el S.XX ningún periodista con una obra equiparable a la de un Gianni Brera, Dante Panzeri, Brian Glanville o João Saldanha, por citar algunos de mis favoritos. Está por estudiar el impacto que eso ha tenido en nuestro fútbol. Si es que ha tenido algún impacto.

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @9LutherBlissett

    Estaba dentro de lo posible que lo supieses todo. Tú eres de nuestros clientes mejor informados.

    Abrazos

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 31 marzo, 2016

    @DavidLeonRon

    Según Di Stefano entrenar es dibujar una línea en el suelo. A un lado se pones el entrenador y en el otro lado todos los demás. Presidente, aficionados, jugadores, directivos…

    Respond
  • hola1 31 marzo, 2016

    Que bueno el articulo.

    Respond
  • Lester 31 marzo, 2016

    ¿Soy el único que disfrutaba con el Juanma Lillo comentarista? Puede que le viera con buenos ojos, por el cariño que le tengo por lo que hizo con mi equipo.

    Respond
  • zias 31 marzo, 2016

    Sin duda, al menos para mi, el mejor comentarista de partidos de futbol con diferencia es Xavier Azkargorta.

    Respond
  • @AlanAlberdi 31 marzo, 2016

    @David_Mata_Ecos

    Yo coincido, David. Claro que una cosa es hacer periodismo y otra entrenar. Pero acá somos tan pasionales que si a un periodista le va mal como entrenador, seguro muchas bocas juzgarán aferrados a eso. Somos millones de técnicos pero la mayoría no sabe como empezaría una práctica.

    Respond
  • DeSqueran 31 marzo, 2016

    @David Mata

    Bueno, y también decía Hitchcock que él, una vez terminado el 'story board', ya tenía hecha la película, y que el resto no era más que el fastidioso trámite del rodaje y del trato con los actores, a los que consideraba, textualmente, "ganado". No: aquí, estoy bastante seguro de tener razón. Pero ya digo que es una comparación tramposa, porque un director puede influir en una película mucho más que un entrenador en un partido. Para empezar, puede repetir las tomas y dirigir (precisamente) a los actores con todo detalle; en cambio, en el fútbol no hay más que una 'toma', y además hay otro equipo enfrente, lo que añade aún más descontrol.

    Por otra parte, está bien lo de traer a colación a Simeone. ¡Precisamente, el caso más evidente de la enorme importancia que puede tener un entrenador! El hombre que, por encima de cualquier jugador, ha devuelto al Atlético a la élite europea.

    Sin embargo, reconozco que el caso del Barcelona me deja muchas dudas. ¿Era menos brillante Guardiola por el hecho de que pudiera contar con Messi? ¿No fracasó el Tata Martino con prácticamente el mismo equipo? Y también: ¿cómo valorar el trabajo de Luis Enrique? Porque, desde mi punto de vista, por fuerza ha de tener algún (no: bastante) mérito; pero es que ¡hasta está superando a Guardiola!

    Respond
  • RodolfoGaxiola_ 31 marzo, 2016

    Pues a mi me encantaría tener a Abel Rojas y a David León en mi cuerpo técnico. Creo que tienen una visión y un conocimiento táctico y cultural del juego enorme y sin duda me gustaría escuchar sus opiniones en todo momento. Y también creo que ambos tienen potencial como DT´s, he platicado con muchos DT´s profesionales aquí en México y en pocos he encontrado tanta riqueza de opiniones como las que encuentro en las de ellos.

    Respond
  • DeSqueran 31 marzo, 2016

    "Los comentaristas son medrosos, no arriesgan". ¡Qué bueno! ¡Dar a probar a los periodistas su propia medicina!

    A mí, Quique Sánchez Flores me gustó como jugador, me gustó como entrenador (en Inglaterra, no lo estoy siguiendo) y me gustó como comentarista.

    Respond
  • temperado 4 abril, 2016

    Siguiendo la metáfora del cine, siempre quedará el plató y el rodaje de Evasión o Victoria , sólo había un jugadorcillo llamado Pelé dominando la escena

    Respond
  • rdmds 17 agosto, 2016

    Excelente artículo, he tenido la oportunidad de leer "Dirigencia, decencia, y wines ", que es una recopilación de los artículos más importantes que escribió Panzeri, una obra de Matías Bauzo. Hay que reconocer que él siempre fue leal a sus convicciones a sus ideales, aunque hoy en día un buen DT siempre es fundamental, ya que puede enderezar el rumbo a un equipo o continuar con la debacle. Decir que Panzerí fracasaba o triunfaba si hubiese sido DT, era una cosa de locos. Y cito una de sus frases " Yo sólo se de fútbol de lo que ha ocurrido hasta el día de hoy, de lo que pasará mañana no se nada".

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.