Cuando todo lo demás falla


El 75% de los griegos se muestra inseguro respecto a su situación personal, el 43% afirma estar en peores condiciones que hace cinco años y el 93% piensa que al país, como mínimo, le quedan otros cinco de crisis. La dramática cronología que ha llevado a los resultados de esta encuesta es conocida por todos, pero conviene repasarla: en agosto de 2007 se sintieron los primeros síntomas en Estados Unidos, en 2008 la crisis se fue convirtiendo en un problema global, en abril de 2010 Grecia pidió su primer rescate, en febrero de 2012 se aprobó el segundo y, desde hace unos meses, ya se está considerando si el país heleno va a necesitar un tercero. Todo está fallando. Y ante esta situación, sin querer frivolizar en ningún momento con lo complejo del problema, cabe preguntarse en cómo la crisis ha afectado al fútbol en lo económico, en lo deportivo y en lo sociocultural. Porque, estemos de acuerdo con Arrigo Sacchi cuando decía que “el fútbol es la cosa más importante de las cosas menos importantes” o con Jorge Luis Borges cuando defendía con vehemencia aquello de que “el fútbol es el opio del pueblo”, lo que resulta evidente es que el fútbol es un aspecto muy significativo en la vida de muchas personas.

En lo económico, el fútbol griego ha ido perdiendo poder adquisitivo hasta rondar la bancarrota.

La primera ficha en caer de este caótico efecto dominó fue, evidentemente, la capacidad económica de los clubes de la Super Liga griega. No es que la crisis generara sus gigantescas deudas, pero lo que sí hizo fue destaparlas, incrementarlas y, debido a la falta de financiación, las convirtió en inasumibles.

Un hecho que no afectó únicamente a los más pequeños, sino que también ha ahogado a varios históricos de la competición. El AEK de Atenas, que llevaba un año de retraso en el pago de salarios, descendió por primera vez en su historia al quedar penúltimo la temporada pasada y, debido a su deuda de 170 millones,El AEK de Atenas, un histórico de Grecia, se encuentra en tercera sufrió un nuevo descenso en los despachos. Con 11 ligas y 14 copas, ahora mismo está liderando uno de los seis grupos de Tercera. Un camino que podría repetir el Aris de Salónica, que la pasada semana confirmó su descenso. Las deudas fueron lastrando la calidad de su plantilla e, incluso, están provocando que la única solución posible parezca la refundación, lo que significaría un nuevo descenso de este club que cuenta con tres ligas. Sin haber llegado a este extremo, otros grandes de la Super Liga también están de capa caída. El Panathinaikos, con veinte ligas en las vitrinas, pidió jugar sus partidos por la mañana para no incrementar sus deudas con las eléctricas, y el PAOK de Salónica se vio obligado a dar la carta de libertad a varios de sus futbolistas a cambio de saldar las nóminas que les adeudaba. Un problema que, en teoría, el PAOK parece haber visto frenado con la llegada del multimillonario grecoruso Ivan Savvidis, quien se hizo con el club en 2012. Un conato de inversión exterior que, de momento, no ha tenido respuesta y que para Antonis Mantikos, aficionado al PAOK, sólo es un parche: “Por supuesto que la llegada de inversores como Ivan Savydis ayuda mucho al fútbol griego, la falta de dinero es un gran problema en estos momentos, pero ésta no puede ser la única solución. Los problemas del fútbol griego son mas profundos que la propia crisis y lo primero que debe hacerse es una liga sana, creíble e independiente”.

Como consecuencia de estos problemas de liquidez, la inversión en fichajes se ha reducido a la mínima expresión (41M en 2008 y 58M en 2009; 5M en 2013 y 14M en 2014) convirtiendo a la Super Liga en la 21ª competición por volumen de compras. Así, el balance del mercado de traspasos ha cambiado de signo por pura necesidad (-17M en 2008; +31M en 2014) y, como no podía ser de otra forma, la entidad de los fichajes estrella ha bajado notablemente, pasando de Fernando Belluschi (7,5M) en 2008 o Djibril Cissé (8M) en 2010 al bigotudo Paulo Machado (2,7M) en 2013 o a Marko Scepovic (3,5M) en esta temporada.

Estos problemas económicos han afectado al nivel y competitividad de la Super Liga griega.

Esta gran sobrecarga en el músculo económico del fútbol griego no sólo ha tenido su obvia repercusión en el nivel, sino también en la competitividad. “Podríamos decir que se ha pasado de una oligopolio a un monopolio. Y el principal motivo es el descenso de calidad en los grandes equipos griegos: Panathinaikos, AEK, Aris y,La Super Liga Griega ha perdido nivel y, sobre todo, competitividad en menor medida, PAOK. Los problemas económicos les han obligado a desprenderse de sus mejores jugadores y eso ha igualado la liga a la baja. Y en ese contexto Olympiacos se pasea”, nos comenta Sergi Pagès, gran especialista en el fútbol griego. Los datos, desde luego, son concluyentes. Para la IFFHS la Super Liga griega, entre 2001 y 2010, era la 12ª competición mundial y, en estos momentos, ocupa la 22ª posición. En el coeficiente UEFA, el retroceso también es evidente: mientras entre 2002 y 2007 Grecia siempre se mantuvo en el top8, ahora ha bajado cuatro puestos en el global de 2009 al 2014 y, en las dos últimas temporadas, se encuentra 16º por detrás de países como Bielorrusia o Noruega. Un bajón provocado porque, por ejemplo, este año el Xanthi, el Asteras Tripolis y el Atromitos cayeron en las rondas previas de la Europa League, y el PAOK, que no logró clasificarse en las de Champions, perdió en dieciseisavos ante el Benfica. Sólo el Olympiakos de Michel mejoró las expectativas, lo que es todo menos una casualidad. El club de Evangelos Marinakis, importante naviero griego, ha salido campeón en 16 de las últimas 18 ligas y, por si fuera poco, la crisis ha aumentado las diferencias con sus perseguidores. Si antes hablábamos de que la Super Liga había gastado 14M en fichajes, hay que matizar que 12 de esos millones salieron del bolsillo del Olympiakos y que sólo otros cuatro equipos pudieron invertir más de un euro. Una diferencia evidente y palpable que, unido al descenso de AEK y Aris, ha convertido a la competición helena en una de las más polarizadas de Europa.

Como causa y consecuencia simultánea de este bajón de nivel y competitividad también se encuentran los problemas que está teniendo el deporte base para lograr financiación. Andrés Mourenza, periodista español residente en Grecia que ha retratado varias veces en sus artículos como deportes menores están necesitando de iniciativa privada ante la falta de subvención pública, exponía como ejemplo de esto el mal estado de las instalaciones de los Juegos Olímpicos de Atenas (2004), que no están teniendo un uso práctico. Para ver en cómo afectan estas cuestiones tanto al fútbol como al deporte griego tendrán que pasar unos años, pero Sergi Pagès sí identifica un primer proceso que involucra desde la liga griega hasta a la selección: “Por suerte, el fútbol griego sigue dando buenos frutos y van saliendo jóvenes con proyección, como el caso de Fetfatzidis, Kapino, Klonaridis, Vlachodimos, Stafylidis, etc. En lo que sí está afectando es que estos jugadores se están marchando muy pronto de Grecia, ya que en cuanto destacan los clubes (a excepción de Olympiacos y, en menor medida, PAOK) no pueden retenerlos. Así, vemos como muchos de ellos saltan al extranjero con 20 años pero con poco rodaje, cosa que a veces les perjudica”.

Pese a todo, ahora mismo Grecia es un destino prioritario para los jugadores españoles.

Con todo esto, ¿cómo es posible que la Super Liga también sea noticia porque es la competición extranjera con más jugadores españoles tras la Premier League? Desde Roberto (Olympiakos) hasta Rubén Suárez (Xanthi) pasando por David Cerrajería (Platanias) son treinta los españoles que se encontraban a comienzo de año en Grecia. La primera de las respuestaEl futbolista español es muy valorado en Grecia por su calidad nos la da José María Cases, actual futbolista del Panthrakikos, apuntando que “ahora los jugadores españoles, lleguen donde lleguen, gozan de prestigio por los éxitos tanto de la selección como de los equipos”. Jugadores que, además, suelen diferenciarse muy fácilmente de lo que hay en Grecia. Con mayor o menor nivel, el futbolista español destaca. “En España es complicado porque hay muchos jugadores de calidad, pero aquí se valora mucho ese talento. En cuanto haces dos o tres cosas diferentes a lo que están acostumbrados sales siempre en la prensa”, reconoce el propio Cases, quien ya ha sido vinculado con el Besiktas turco después de haber llegado hace unos meses al país desde un Segunda B como el Alcoyano. Y es que ir a Grecia, en estos momentos, tiene mucho de oportunidad. Su primo, José Manuel Roca, incide en este aspecto. “Yo le recomendé a José María que viniera porque iba a cobrar, como yo hice en su día pese a algún retraso, pero sobre todo porque podía dar un salto en su carrera. Si España no te da la oportunidad, tienes que buscarla fuera”, comenta para continuar retratando una crisis con dos direcciones diferentes: “Hace unos años hablaba con compañeros de venirse a Grecia porque mi equipo los quería y ellos me decían que se quedaban en España, que estaban bien. Pero ahora son ellos los que nos llaman para ver si les encontramos un hueco”.

José Manuel Roca sabe de lo que habla. Llegó a Panthrakikos en 2007, pasó luego al Olympiakos Volos y, hasta hace unas pocas semanas, lo tenía como líder de Segunda en su primer trabajo como técnico. En estos siete años de aventura, él mismo ha estado presente en cómo ha afectado el desembarco español a la liga: “No es algo compacto, porque al no haber cupos puede haber un equipo sólo de extranjeros, pero sí que es verdad que los españoles aportan cosas diferentes. A partir de que Valverde llegara con españoles, es como si todos quisieran españoles en sus equipos”. De esta manera está destacando el propio José Maria Cases, pero también Lucas Pérez en el PAOK o David Torres en el Platanias Chania. Un cambio en el que están presentes jugadores de muchas otras nacionalidades, pero que también tiene su matiz negativo. “Vienen muchos jugadores a intentar destacar individualmente, a buscar que su equipo sea el trampolín, y eso hace que muchos equipos no jueguen de forma colectiva sino a base de individualidades”, nos reconoce José Manuel. Sin duda, en este sentido, la Super Liga ha perdido caché.

Inevitablemente, la asistencia a los estadios se ha visto afectada y los problemas han aumentado.

Los problemas económicos, el descenso de nivel y la falta de competitividad han afectado a la relación del aficionado con el fútbol, pero antes de entrar de lleno en cómo lo ha hecho primero hay que comprender lo qué significa el deporte para el pueblo griego. Y, para contextualizarlo, no hay nada mejor que preguntar a Marc Roca:

La característica más singular y relevante de la antigua civilización griega es el paso del mito a la razón, un proceso que sentó las bases del pensamiento occidental. Los antiguos griegos pretendían reducir la experiencia del mundo a principios racionales universales en oposición a las explicaciones mitológicas del universo. Este pensamiento encontró en el ser humano su mayor foco de interés y en la pedagogía, el estudio de los procesos de aprendizaje que permitirían el desarrollo óptimo de los individuos.

Es en este marco en el que se fundamenta la importancia capital del deporte en la antigua Grecia. Antaño vinculados a los ritos funerarios, como en tantas otras culturas antiguas que despedían a sus fallecidos exhibiendo el vigor de los vivos, los juegos deportivos pronto ganaron mayor presencia en la sociedad griega como parte principal de un programa complejo que promovía el desarrollo óptimo del individuo en todas sus facetas. Así el deporte se erigió en una actividad fundamental para asegurar la salud física de los ciudadanos, pero su importancia no se limitaba al ámbito corporal. La actividad física disciplinada y su desarrollo competitivo se concebía como un requisito fundamental en la formación intelectual y moral del individuo, y de hecho las competiciones atléticas no se diferenciaban de las competencias donde se ponían a prueba otras habilidades de gran relevancia pedagógica. Poesía, teatro y música compartían calendario y espacios con saltos y lanzamientos, carreras y artes marciales, y las grandes citas deportivas devenían fechas señaladas para la exhibición cultural.

Fueron los antiguos griegos quiénes definieron el deporte como un componente esencial de la cultura humana, como un ámbito tan útil y necesario para el desarrollo del individuo como esas disciplinas intelectuales con las que relacionamos inmediatamente a las grandes figuras del pensamiento clásico.

Hace un par de años Vitolo (Aris, PAOK y Panathinaikos) ratificaba la importancia del fútbol en la actualidad: “La gente, para evadir los problemas de su vida diaria, se aferra al fútbol como vía de escape para no pensar en lo dura que está siendo la crisis”. Sin embargo, pese a este aspectoLa asistencia a los estadios ha caído un 50% en sólo cuatro años cultural, cada vez hay menos aficionados en los estadios. En 2008 se promediaba 6.671, en 2010 subió a 7.617 y, desde entonces, ha caído hasta los 4.056 actuales. Es decir, un 50% menos en sólo cuatro años. Ni siquiera el dominante Olympiakos se salva, habiendo bajado en este tramo de los 27.000 espectadores a los 17.000. “Hay partidos de Super Liga donde hay mil personas”, comenta José Manuel Roca para finalizar con un “ya ni te cuento en Segunda, donde hemos ido a partidos en los que estaban los árbitros, los presidentes y, si acaso, cien personas”. “En la pasada final de Copa entre el Olympiakos y el Asteras en el Estadio Olímpico, sólo estaban ocupados los extremos. No había nada entre medias”, nos dice Andrés Mourenza. En este duro proceso, los clubes han ido rebajando el precio de las entradas para adaptarse a la situación, pero ni por esas. Los griegos, tan latinos o más que los españoles, acostumbrados a hacer vida en la calle y disfrutar del fútbol, se han alejado de los estadios. Como reflexiona José Manuel, “antes te quedaba para el café y para el fútbol, pero ahora casi que los domingos ya no puedes ir ni al campo“.

Los que sí que han permanecido en los estadios, e incluso se han visto incrementados, son los episodios de violencia relacionados, entre comillas, con el fútbol. Y es que, a la eterna rivalidad entre hinchadas, se le ha sumado en los últimos años dos factores que han avivado el fuego: la crisis deportiva y, por supuesto, la inestabilidad social. “El aficionado griego vive el fútbol de manera muy pasional, lo que es útil a veces para calmar los sentimientos negativos si están bajo circunstancias controladas. Por desgracia, ha habido bastantes incidentes violentos en los últimos años y algunos, sin duda, podrían relacionarse con la problemática situación de la sociedad”, nos reconoce Antonis. Así sucedió en uno de los últimos Panathinaikos – Olympiakos, el cual se tuvo que suspender antes de finalizar, o en el partido que sellaba el descenso del AEK de Atenas, en el que los jugadores tuvieron que huir ante la invasión de su propio público.

La solidaridad entre equipos parece la única vía para mantener viva la competición.

Dada la situación y la propia opinión del pueblo griego, el cual ve muy lejos el final de la crisis, cuesta imaginar lo que puede suceder a corto plazo. “Estamos ahora en una situación parecida a cuando cayó el sistema socialista en el Este de Europa. Quizás haya mejores o peores cifras macroeconómicas, pero a nivel de gente va a seguir subsistiendo una precariedad muy grande”, opina desde allí Andrés.

Tomando el ejemplo en lo meramente deportivo, el “reinicio” que pueden sufrir varios clubes griegos que, de una manera u otra, han estado teniendo presencia en Europa, podría ser muy similar al que en los noventa sufrieron muchos equipos de Europa del Este. José Manuel Roca, quien ha visto la situación desde los terrenos de juego y desde los banquillos, cree que sólo hay una manera de, al menos, limitar los daños: “La solución es ser más solidarios en cuanto a las ayudas. Está muy mal repartido. Por ejemplo, nosotros si subimos esta temporada tenemos tres millones de euros que te da la federación directamente. En cambio, un equipo que se queda en Segunda tiene sólo 200.000. Una diferencia abismal. Por eso aquí nos damos patadas para ascender. O asciendes o no sobrevives”. Es evidente que hay muchos problemas, demasiados problemas, que difícilmente se van a poder solucionar desde dentro, pero se está trabajando en ello. “En ese sentido hemos tenido reuniones de entrenadores y con el presidente de la federación, buscando que las ayudas sean un poco más equitativas. Si no, al fin y al cabo, va a pasar lo que está pasando, que Olympiakos ya ha ganado la Liga con varias jornadas de antelación”, revela José Manuel.

“Esta es una oportunidad para los humildes saneados, nuevos empresarios que quieran aceptar el reto o, simplemente, para un nuevo inicio de varios clubes. Por supuesto que el fútbol griego está inmerso en un periodo muy complicado, pero también podemos aprovecharlo para dar una oportunidad a los jugadores griegos más modestos que, quizás, así demuestren su valía en beneficio de la selección, comenta Antonis Mantikos de forma moderadamente optimista. Sea como fuere, viendo el vaso con algunas gotas o viéndolo totalmente vacío, lo que es irrebatible es que el pueblo griego merece estar en condiciones de poder volver a disfrutar con el deporte. Las dificultades económicas, la problemática social o la devaluación cultural no se van a arreglar en un sólo campo de fútbol. Ni siquiera en uno en el que se juega un Mundial. Pero por algo se empieza. “No tengo expectativas irracionales con Grecia en Brasil, pero lo que sí que quiero ver es a un equipo con pasión y entrega para enorgullecer a los griegos”, finaliza Antonis. Ojalá sea así. Ojalá el fútbol sea, de nuevo, un pequeño rayo de luz que aporte un poco de ilusión cuando todo lo demás falla.


30 comentarios

  • Abel Rojas 31 marzo, 2014

    – Adrián San Miguel, Beñat, Nono, Pozuelo y Vadillo.
    – Andrés Fernández, Azpilicueta, Monreal, Javi Martínez, Orbaiz, Raúl García y Roberto Torres.
    – Gámez, Iván González, Apoño, Recio, Edu Ramos, Portillo, Samu y Juanmi.
    – Yoel, Castro, Costas, Mallo, Oubiña, Álex López, Madinda, Iago Aspas y Santi Mina.
    – Guaita, Navarro, Alba, Bernat, Míchel, Isco, Silva, Fede y Alcácer.
    – Mario, Bruno, Trigueros, Cazorla, Hernán Pérez y Moi.
    – Carlos Martínez, Zaldua, Iñigo Martínez, Mikel, Illarramendi, Rubén Pardo, Gaztañaga, Zurutuza, Xabi Prieto, Griezmann y Agirretxe.
    – Lass Bangoura, Embarba, Leo Baptistao y Negredo.
    – Javi López, Raúl Rodríguez, Amat, Torrejón, Jarque, Baena, Gómez, Javi Márquez y Thievy.
    – Varas, Sergio Ramos, Fazio, Alberto Moreno, Puerta, Barragán, Campaña, Luis Alberto, Capel, José Carlos, Rabello y Reyes.
    – Amorebieta, San José, Ekiza, Iraola, Iturraspe, Gurpegi, Iñigo Pérez, Ruiz de Galarreta, Ibai, Muniain y Llorente.

    Más Atlético, Barça y Madrid.

    Lo que quiero preguntar es: ¿es esto lo único que separa a España de un destino similar?

    Es más, ¿será suficiente?

    El rendimiento TOP que han ofrecido los canteranos españoles a sus clubes o la inyección económica que supusieron para sus arcas ha tenido que significar un ahorro que no sabemos medir. Y aun así, estamos hasta el cuello.

    Respond
  • @Dany_Oliveros 31 marzo, 2014

    @Abel

    Ya te digo yo que no. Aquí en España puede caer todo menos el fútbol. Los políticos no se pueden permitir que los españoles dejemos de mirar a la pelotita y nos centremos en otras cosas porque significaría su fin. Sólo hay que ver la que se armó con lo del Sevilla y Celta.

    Al menos en Primera no va a pasar algo tan grave como lo del fútbol griego. El problema de España está en 2ªB y demás divisiones inferiores donde se pierde dinero por cada año que se pasa en esa categoría y no logras ascender.

    Respond
  • Imanol Itokún 31 marzo, 2014

    Abel, así a bote pronto, Orbaiz no es canterano del Athletic…

    Respond
  • SharkGutierrez 31 marzo, 2014

    @Abel

    Una cuestión de tomar medidas drásticas y bajar uno o dos peldaños a nivel competitivo para luego volver a remontar la montaña. Tenemos una de las mejores canteras del mundo, tanto a nivel de entrenadores como a nivel jugadores. Es decir, materia prima hay de sobra. Solo hay que mirar a las categorías inferiores y mirar los datos de cuántos canteranos han debutado en la última década en cada club español.

    ¿Medidas? Muchas. Por ejemplo, como ocurre en Alemania, tener escuelas de formación de élite como hay en Alemania: <a href="http://(http://de.wikipedia.org/wiki/Eliteschule_des_Fußballs)” target=”_blank”>(http://de.wikipedia.org/wiki/Eliteschule_des_Fußballs) La federación alemana incidió en que los equipos de la 1º y 2º división debían tener al menos una, o si no, no se les concedería una licencia para participar en 1º o 2º división. La consecuencia en que hasta en equipos de la 3.Liga, hay escuelas de ese estilo. Enfocada en la producción del producto nacional; entre los consejos de administración de los clubes. ¿Queremos el éxito inmediato, o prefieres una transición para mantener nuestro fútbol, pese al bajón de escalones, en la élite? Como decía, los consejos de administración tienen (y deben) tener un papel sumamente importante, como por ejemplo encontrar o acordar un límite salarial "x" entre equipos cuyas cuentas sean malas. ¿Cuántos equipos tenemos endeudados, debiendo a Hacienda cantidades millonarias y cuántas veces obviamos esto intencionadamente con tal de enorgullecernos del fútbol patrio?

    ¿Si hay materia prima no se puede (y debe) invertir en la mejor formación, en que se vayan cumpliendo los ciclos lógicos, en establecer límites? ¿Por qué no queremos? El miedo nos atenaza en muchos sentidos y la falta de organización en este sentido, es un lastre. Corremos hacia adelante para no hacer frente a los problemas. Y esa, francamente, no es la solución.

    En resumen: hay muchas soluciones, límites y decisiones que tomar, para que nuestro fútbol no siga un camino tan funesto como el griego. Si el país (supuestamente) toma medidas para una mejoría económica, no habría que llevar este al deporte que más dinero despilfarra del mundo, y por extensión, en España? Ahí debe estar la respuesta.

    Respond
  • Abel Rojas 31 marzo, 2014

    @ Dany

    Aunque lo que dices tiene base, puede llegarse a un punto en el que no se pueda elegir. La situación es más crítica de lo que parece y la inversión está donde está. Mira los delanteros que hay en la Liga. Y a poco que destaca uno, sale en verano.

    @ Imanol

    Tienes razón. Corregido. Puse muchos nombres y al ser un comentario esperaba que me echaseis una mano con correcciones 😉

    Respond
  • Javier Calvo 31 marzo, 2014

    Yo creo que sí, Abel.

    La cantera, junto con los grandes técnicos, a la vanguardia de Europa en muchos casos, y la vinculación especial con Latinoamérica.

    Y que estamos mejor que Grecia, al menos de momento. Y tenemos un puñado de equipos que han hecho las cosas bien. Y otros que las hicieron mal, pero que parece que ya las han corregido. Casos como el Villareal, el Athlétic, la Real… que miden los gastos, aunque les cueste resultados deportivos; o el Sevilla, el Levante o el Celta, que parece que están corrigiendo los errores del pasado.

    Respond
  • Abel Rojas 31 marzo, 2014

    @ Shark

    Pero si precisamente la cantera es el gran aval español como tú mismo señalas, ¿para qué vamos a darle la vara a los clubes exigiéndoles tener esas escuelas que, en apariencia, no necesitan porque ya producen futbolistas como churros?

    En principio habría otros aspectos en los que intervenir, ¿no?

    @ Javier Calvo

    ¿Esa vinculación especial con Latinoamérica hasta qué punto es importante? Tengo entendido que más allá del efecto acaparador que tuvo el Barcelona de Guardiola y Messi por todo el mundo, la Premier League es bastante más seguida que la Liga al otro lado del Charco.

    Respond
  • @DavidLeonRon 31 marzo, 2014

    "El Panathinaikos, con veinte ligas en las vitrinas, pidió jugar sus partidos por la mañana para no incrementar sus deudas con las eléctricas"

    Tremebunda frase.

    Por cierto:

    "si subimos esta temporada tenemos tres millones de euros que te da la federación directamente. En cambio, un equipo que se queda en Segunda tiene sólo 200.000. Una diferencia abismal. Por eso aquí nos damos patadas para ascender. O asciendes o no sobrevives”

    Estos desequilibrios luego afectan una brutalidad a todo, desde la competitividad hasta el tema del espectáculo. Un futbolista no puede jugar sabiendo que el futuro de su club y el suyo propio van a cambiar tan radicalmente si el partido acaba en empate. Es inhumano.

    Respond
  • @polmadur 31 marzo, 2014

    Bueno, teniendo en cuenta que por Adrián el Betis no ingresó nada y que por Pozuelo "tan solo" 500.000€….

    Yo también soy bastante pesimista con la liga española, y es paradójico que cuanto mejores son nuestros futbolistas, peor es nuestra liga, que no nos engañe la igualdad tremenda que hay esta temporada, porque al menos, en cuanto al descenso se refiere, esa igualdad viene precedida de una debacle de equipos como Betis o Málaga, muy mermados económicamente, el problema es que los gestores que cogen según que equipos, solo ven la deuda inmediata, sin pararse a pensar en un medio plazo, hablo del Betis porque es el que me toca mas de cerca.

    Hubo un movimiento, que fue la venta de Beñat, pero de los 8/10M por los que salió, el club solo ingresó alrededor de 4M, es decir, vendes a tu estrella por una miseria, la temporada que estas en Europa la cual te puede reportar unos beneficios mas grandes…. Y para mas inri, esos 4M los destinas a pagar deuda, así sin mas y dejas escapar a un buen portero, canterano por no ofrecerle una renovación digna.

    Hay equipos que en cuanto les sale una perla de la cantera, lo máximo que aspiran es a ver cuanto sacan por ella el verano siguiente, nada mas, porque están hasta el cuello y por mas que saquen, seguirán hasta el cuello. En el momento que haya una generación "perdida" en cuanto a producto de la cantera, el equipo cae y si no hay dinero para fichar, el equipo desaparece, pero mientras haya dos gigantes no se puede hacer otra cosa.

    Respond
  • @migquintana 31 marzo, 2014

    Hay diferencias, muchas diferencias, entre España y Grecia como para pensar en una situación similar. Yo creo que estamos más parejos a Italia que otra cosa, pero nuestro gran momento del fútbol base está salvando una situación delicadísima. De hecho, un aficionado al PAO me comentaba que otro ''aspecto bueno'' de esta crisis del fútbol griego es que su club está trabajando mejor la cantera y eso, a la larga, beneficiará a su equipo, beneficiará a la liga y, evidentemente, beneficiará a la seleccción. Algo que, en España, ya hicieron Betis, Celta o Real Sociedad.

    @DavidLeonRon

    Es que la situación del Panathinaikos también se las trae. En verano, cuando la Super Liga aprubea las licencias para jugar, denegó en primera instancia la de bastantes equipos entre la que se encontraba el PAO. Algo inaudito, tratándose de un equipo con tanta entidad. Así van las cosas en el fútbol griego.

    Respond
  • @DomingoPrez 31 marzo, 2014

    Magnífico texto @migquintana. De esos que hay que guardar para releer de vez en cuando. Personalmente me gustan estos textos en que se explica (detalladamente, genial) como la situación social del país afecta al fútbol. Otro artículo muy interesante fue el del compañero Toni Padilla en MI hace unos días sobre la liga ucraniana

    Sobre la situación del fútbol español… a mí es que se me viene a la cabeza la UD Las Palmas: prácticamente solo hay 10 jugadores que no son canteranos en la plantilla. Y si esta temporada no se consigue el ascenso, el proyecto dejará de ser viable, la situación económica es precaria. Como comenta @DavidLeon: "Un futbolista no puede jugar sabiendo que el futuro de su club y el suyo propio van a cambiar tan radicalmente si el partido acaba en empate". Brutal la frase, tristemente en muchos casos es cierta. Imaginad a Las Palmas con Vitolo y Jonathan Viera. Y solo hablo de los últimos que se han ido. Desde que despunta un canterano, tenemos que disfrutarlo porque se irá.

    Yo es que me llevo las manos a la cabeza cuando un equipo recién ascendido a la Premier suelta 10 millones por un jugador. Y aquí sobrevivimos a base de cesiones y jugadores libres. No recuerdo la última vez que el Depor gastó más de un millón por quedarse en propiedad con un jugador

    Respond
  • Mogadiscio 31 marzo, 2014

    Yo sinceramente soy muy pesimista con el futuro del futbol en este país. Y por un motivo muy concreto, porque todos los equipos dependen brutalmente de los pagos de las televisiones y no nos olvidemos que las empresas que poseen los derechos tienen unas deudas brutales. Y viendo los datos que se publican de la caída del numero de abonados a las distintas plataformas no me extrañaría que incluso los contratos renovados hace poco se empiecen a incumplir por parte de las teles.

    Y por otro lado está el tema de que la competitividad de la liga se está igualando por abajo en vez de por arriba, que no hay que ovidar que el Celta el año pasado se salva con la menor puntuación de la historia de la Liga. Y más preocupante aún es lo de segunda, que será una liga mu igualada, pero más por bajo nivel que por alto nivel.

    Yo con lo único que puedo ser optimista es con que salen chavales muy buenos de abajo que les pueden salvar las castañas a los equipos, y que hay muchas propuestas atractivas interesantes en la Liga que hace que haya muchos partidos interesantes.

    Respond
  • @DavidLeonRon 31 marzo, 2014

    @Javier Calvo

    "Y que estamos mejor que Grecia, al menos de momento"

    Siempre estaremos mejor que en Grecia porque tenemos clubes deportivos de alcance histórico y La Liga es un puntal del mundo del fútbol. El tema es la comparación contextual.

    Respond
  • Serginho 31 marzo, 2014

    Bravo señor Quintana. Un artículo realmente espléndido.

    @Abel & Dany

    Yo voy en la línea de Dany, Abel.

    Es muy complicado que lleguemos a esa situación porque en este país el fútbol importa mucho más que la política. Pero este fenómeno hay que entenderlo desde dos perspectivas: desde el punto de vista intelectual, es una verdadera desgracia, y habla mucho tanto de nuestra situación actual como de nuestra trayectoria histórica; pero desde el punto de vista emocional, para muchos supone un verdadero desahogo, una posibilidad de evasión de su dura realidad que les da la vida.

    En mi opinión, la vertiente emocional es mucho más abundante que en la intelectual en estas tierras, lo cual es una verdadera lástima porque creo que son más que compatibles.

    Desde el plano futbolístico, no veo que haya nada que temer en cuanto a que lleguemos a estar como el fútbol griego, más que nada porque en la próxima década, que será de transición económica positiva, va a haber un fuerte apoyo como es el trabajo de cantera. Ahí sí que se está potenciando mucho y dará sus frutos (más todavía) más temprano que tarde.

    Pero sobretodo, como bien señala el compañero Javier, lo que nos va a permitir mantenernos va a ser el nivel de los técnicos. La Liga tiene tal prestigio histórico que va a ser siempre un destino predilecto para los entrenadores. Sin ir más lejos, en los últimos dos años han pasado por aquí Bielsa, Mou, Carletto, Aguirre, Pellegrini, Pizzi, Mountanier, el Cholo y el Tata, entre otros extranjeros, y nacionales hemos tenido a Pep, Marcelino, Valverde, Emery, Jémez….

    Lo que sí veremos es un progresivo avance hacia un fútbol más defensivo, como ya está pasando, porque algo de técnica se va a perder y es normal que los entrenadores, peustos a elegir, prefieran construir rocas antes que bailarinas.

    Respond
  • SharkGutierrez 31 marzo, 2014

    @Abel

    "Pero si precisamente la cantera es el gran aval español como tú mismo señalas, ¿para qué vamos a darle la vara a los clubes exigiéndoles tener esas escuelas que, en apariencia, no necesitan porque ya producen futbolistas como churros?

    En principio habría otros aspectos en los que intervenir, ¿no? "

    ¿Y no crees que hay que potencial el producto nacional, precisamente, para tener un futuro medianamente positivo y no se note demasiado el bajón que ya está siendo real? No sé Abel, creo que no son medidas demasiado impositivas teniendo en cuenta la fractura que existe actualmente. Medidas hay para impulsar una situación económica que se está tornando en insostenible. Otra cosa es que queramos huir hacia delante y seguir tal cuál estamos. De todas formas, el fútbol griego casi siempre ha tenido un problema importante. en Grecia nunca ha tenido la misma importancia el fútbol que en España. Está menos profesionalizado y los escalones diferenciales de base han sido más grandes que en España. Lo de ahora no es más que una consecuencia del abuso del ayer.

    Respond
  • vigués 31 marzo, 2014

    Está claro que los chavales de la cantera han sido el flotador de algunos equipos.

    En el caso del Celta, el que me toca de cerca, las ventas de Denís Suárez, Joselu o Rodrigo Moreno fueron vitales para mantener vivo al equipo durante la concursal. Y la aparición de los Yoel, Mallo, Álex López o Aspas fundamentales, no solo para ascender, sino para mantenerse.

    Hoy en día este es el único modelo que les queda a muchos equipos. Lástima que tengamos que llegar a estos extremos para valorar a los chavales. Además, como dicen los políticos, "España no es Grecia", y como decían por ahí arriba, aquí no van a dejar caer el fútbol, pese a hacer todo al revés: que equipos "estables" como Lugo, Mirandés o Eibar se vean obligados a convertirse en SAD o los descienden, mientras otros de primera tampoco lo son…en fin.

    Lo dicho, aquí la pelota es demasiado importante para que pasen cosas como en Grecia. La historia y repercusión de la liga y el talento de la cantera no nos llevará a tal extremo.

    Respond
  • Pablo 31 marzo, 2014

    Hay algunas cosas de las que comentan Abel y Shark que me recuerdan tanto pero tanto al fútbol argentino. El tema es que este tipo de crisis cuando ya notás los síntomas es demasiado tarde.

    Respond
  • @barcalogia 31 marzo, 2014

    Tremendo artículo. Grande Quintana.

    Respond
  • Baljärssen 31 marzo, 2014

    Michel, nunca a escondido su deseo de entrenar al Real Madrid, en un futuro cercano. Puede que su paso como entrenador madridista, cause expectación, esperemos que tenga suerte el dia que pise el Bernabéu para dirigir un partido.

    Tengamos en cuenta que la silla del banquillo blanco, es un responsabilidad y que la lista de entrenadores que han pasado por el Madrid, es muy extensa y poco acorde, a la cantidad de entrenadores y como años han estado estos, dirigiendo al conjunto blanco.

    Respond
  • cassavetes 31 marzo, 2014

    Genial artículo. Me gustan mucho este tipo de artículos, como el del FC Anzhi Majachkalá de Eto´o.

    Los problemas de la Liga son tantos….: Reparto de derechos televisivos, crear precedentes de rescate de clubes por parte de mecanismos públicos, especulación urbanística consentida, endeudamiento consentido, muchos años con muchos presidentes populistas y corruptos, y sobretodo la Real Federación de Futbol Español.

    La RFFE es la verdadera culpable de todo esto, como organismo regulador no ha hecho absolutamente nada bien. Estamos hablando de un organismo con un presidencia de 25 años de antigüedad, esto no es serio. La RFFE debería hacer, por ejemplo:

    -Obligar por ley a la LFP no depender de las televisiones para hacer horarios. Que los horarios se fijen a principio de temporada y sean inamovibles, y por supuesto, que sean mínimamente coherentes.
    -Obligar por ley a hacer un reparto televisivo que fomente la competencia.
    -Obligar por ley el saneamiento de los clubes, y si no se desea llegar a esos extremos, obligar que no se cierre el año con déficit.
    -Cambiar el formato de la Copa del Rey.
    -Cambiar el formato de la Supercopa de España.
    -Dejar de ganar dinero a espuertas de la selección española y los partidos amistosos de exhibición, malbaratando horarios de clubes, a lo que hay que añadir lesiones etc…

    Si Ángel María Villar no ha hecho nada de esto en 25 años es simplemente por corrupción. No se puede ser tan incompetente. En la RFFE vuelan los sobres y alguien lleva años ganando mucho dinero con la decadencia de la LFP.

    Respond
  • Ismael 31 marzo, 2014

    El Betis no ha trabajado la cantera, que no os engañen…

    PD: después de mucho vuelvo a comentar jaja

    Respond
  • cassavetes 31 marzo, 2014

    Añado, perdón:

    Parezco disléxico con lo de RFFE (RFEF).

    Después muchos salen con lo de la Super liga europea. Un caramelo muy jugoso y espectáculo que a todos nos llama la atención, pero esa no es la salida. La Champions esta perfecta tal como está, lo que está mal es como se compagina con los calendarios de las ligas. Aquí la UEFA tampoco ha puesto de su parte. Todas las ligas deberían tener calendarios casi idénticos (variando en función del número de clubes en la liga), a poder ser acabando más temprano las Ligas y pudiendo así comprimir en el calendario las fechas de las fases finales de UCL y Europa League. Acordar un mes más intensivo dedicado a los trofeos nacionales por eliminación directa…

    No hace falta una super liga europea. Lo que nos hace falta son cosas tipo Celta-Depor, los Betis-Sevilla o los Athletic-R.Sociedad, partidos de media tabla pero de calidad, que influyan en una Liga, duelos históricos. Europa no es EEUU, aquí el deporte no es mercantil, es algo más.

    Respond
  • Javier Calvo 31 marzo, 2014

    @Abel
    Me refiero a que es más fácil atraer a un argentino, un brasileño o un chileno para que venga a España que para que vaya a Inglaterra, Alemania o Francia. Aunque esa es solo una parte: luego hay que pagar y esas cosas.

    @David
    Me refiero a como país, económicamente. No futbolísticamente. La crisis que vive Grecia es muchísimo más grave que aquí.

    @mogadiscio
    Estoy de acuerdo en que nos hemos igualado por abajo más que por arriba, como los ejemplos que bien señalas. En segunda ningún equipo ha sido capaz de ganar la mitad de partidos. Pero creo que es necesario caer, aún más, para a partir de ahí crecer. Hay equipos que se sostienen artificialmente, y que necesitan un susto de verdad (una visita a segunda, por ejemplo) para ponerse las pilas y hacer las cosas bien. Por el camino es posible que alguno acabe como el Racing, muy muy mal. Pero es que tampoco podemos salvar el fútbol entre todos.

    @DomingoPrez
    Los ingleses fichan y fichan, pero a costa de unos endeudamientos impresionantes. Para mi no son el camino. Debemos fijarnos en Alemania (si es posible, que no creo). La competitividad que se pueda, pero con los balances anuales con resultados en positivo. Y que cada equipo llegue hasta donde pueda, aunque sea a costa de dejar de disfrutar en Europa.

    Respond
  • @polmadur 31 marzo, 2014

    @Ismael

    El Betis no es que no trabaje en la cantera, es que llegó Lopera y se cargó la estructura que había, montó una que al final fue medio decente, pero han llegado los iluminados concursales y le han vuelto a dar la vuelta. Pero yo si creo que es uno de los equipos que trabaja bien el fútbol base.

    Doblas, Casto, Adrián, Pinto, Melli, Rivas, Juanito, Varela, Arzu, Capi, Joaquin, Tristán, Vadillo, Pozuelo, Cañas…. Solo por nombrar algunos pocos, el problema del Betis suele estar en el primer equipo.

    Respond
  • @DomingoPrez 31 marzo, 2014

    @JavierCalvo

    Si yo no digo que se gasten millones a lo loco. Los derechos televisivos facilitan mucho en la Premier: fichan tanto porque pueden. Luego ya cada uno se lo gasta en lo que quiere, y habría que regularlo de alguna forma para evitar las deudas. Pero mientras el Norwich ficha al delantero del Sporting de Lisboa, aquí el Elche ficha a un delantero del filial de Las Palmas y a Manu del Moral cedido.

    Respond
  • kityou 31 marzo, 2014

    Me parece que es exagerado compararnos con Grecia. Este país tiene 2 clubes de 500 millones de presupuesto anual cada uno. 2 clubes que acercan patrocinadores a cambio de cifras escandalosas. Sin ir más lejos, la venta de J.Alba o Adriano al Barcelona o de Pedro León o Canales al Madrid, que son traspasos considerados "baratos" para esas 2 entidades, ya reportaron 40 millones de euros a equipos españoles que es 3 veces lo que se ha gastado TODA la liga griega. Y porque no quiero hablar de los traspasos de Isco, Illarra, Villa etc.

    La salud económica de los 2 grandes, es una enorme red para los otros 18 integrantes de la liga e incluso para algunos de 2ª. El caso de Ayoze, Kiko Femenía o Joselu son ejemplos de jugadores que jugando en 2ª han dado cifras de traspaso importantes a sus equipos en su contexto (millón de euros o así). Además, otros clubes como Valencia, Atlético o Sevilla, puede que gracias a sus buenas actuaciones empiecen a recuperar una solvencia económica suficiente para volver a luchar por la Liga.

    Quizás en lo que deberíamos incidir es en vender bien el producto, para 1) garantizar esa red que son los 2 grandes y 2) hacer más visibles a los otros integrantes y grandes jugadores que tienen un enorme potencial de ser bien explotados. Alguien duda de que el Villarreal de los primeros meses sería mucho más seguido que por ejemplo este Tottenham??

    Unos horarios coherentes, precios de entrada más baratos para ver los estadios llenos, retransmisiones cuidadas y más conversaciones de fútbol como las que se tienen aquí pero en medios de mayor repercusión y esta liga sería ahora mismo la más sana del mundo. Porque seamos sinceros, si vemos la Premier no es por lo maravilloso de su fútbol ni la calidad técnica de sus jugadores, si no porque desde el minuto 1 percibes que es un espectáculo para hacerte soñar. Allí se descuentan 7 minutos si hace falta, las hinchadas rivales se hacen oír, los goles los gritan niños y no sólo señores con puro, los árbitros dejan seguir la jugada y luego si tal ya pitan, los estadios son preciosos y el césped o está para enseñar en una película o en tan mal estado que sólo puede sumar épica. El problema es que eso va en el caracter anglosajón. El baloncesto Europeo hace años que ha sobrepasado al norteamericano en fundamentos y táctica y sólo el físico es muy inferior y aún así, uno se hunde poco a poco con la ayuda de todos y cada uno de sus dirigentes y el otro no hace más que introducirse en nuestro panorama deportivo de atención primaria.

    Respond
  • Kay 31 marzo, 2014

    Hombre, yo no me confiaría en la cantera. La pregunta clave ¿es nivel real o un par de buenas generaciones? Por que hace nada nuestros referentes en la delantera eran Morientes, Urzaiz, Alfonso, Tristán , Luque y así, quitando a Raúl hasta morientes. Y similares. Vamos, que lo que está pasando estos últimos 10 años no sabemos si es real ni en qué quedará.

    Yo creo que como dicen arriba que una base segura de cantera en vez de confiar solo en los métodos que tienen ahora saldría más a cuento. Más que nada por que creo que depende mucho de nuestra improvisación y de habilidades invividuales.

    Respond
  • eldayan 1 abril, 2014

    @Abel.
    En el otro lado del Charco en líneas generales (América, en el amplio contexto geográfico y no de película yankee), existe un gran cariño por los dos clubes más importantes de España y la Liga de España.
    Acá en Panamá y me atrevería a decir que en Centroamérica, el clásico entre Barça y Madrid paraliza los países. Todo el mundo está guardado en los bares, antros o en su casa viendo el encuentro. Es cierto que la Premier es apasionante y además resulta que el Crystal Palace se puede cargar al Chelsea, pero la Liga española es como el amor de tu vida, es otra película.

    Respond
  • Ismael 1 abril, 2014

    @polmadur
    Yo diría, más bien, que en Andalucía en general y en el rinconcito de Cádiz-Sevilla en particular hay muy buena materia prima y mucho talento y salen jugadores, pero que en el Betis, ni con Lopera ni ahora con los oportunistas estos, no se ha trabajado la cantera como tal… Amén de lo que dices de que en el primer equipo radica el gran problema…

    Respond
  • @polmadur 1 abril, 2014

    @Ismael

    Claro, yo lo que veo es que la cantera del Betis está trabajada para sacar talentos esporádicos, no tiene un trabajo realmente bueno como cantera en si, y eso es fruto del primer equipo, desde que llega Lopera, hasta que no coge Pepe Mel el equipo, no ha habido una línea continua en el primer equipo y era eso, cosas esporádicas, el problema ha sido, que Mel llegó con una directiva oportunista que poco o nada ha hecho.

    Pero si una cosa tiene el equipo, es que en cada descenso ha salido una buena camada de canteranos, así que es la única esperanza que tengo ahora.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.