El uruguayo sublime

Aunque sin gabardina, y no por ello menos elegante, Enzo esquivaba defensores como las balas que evadía Keanu Reeves en Matrix. Lo hacía saltándose las leyes del tiempo y moviendo con gracia su estética silueta a una velocidad inconcebible e inteligible para el resto. Todo lo que hacía Francescoli era así, de una belleza y precisión implacable como la lluvia que golpea la ventana en una tarde de melancolía. Goleaba con el gesto adusto del niño que juega, con la presencia del héroe que mueve ilusiones y con la astucia del río que lleva su cauce a destino sin importar lo sinuoso del sendero. El futbolista inmenzo.

Enzo Francescoli nunca fue uno más aunque a él le gustara decir que lo era. Sólo es necesario pronunciar su nombre en voz alta y dejar que la sonoridad del mismo llene tu boca con una envolvente sensación de grandeza. En susurros, mientras tanto, el oriental más argentino se eleva sobre los cielos arqueando su figura en una chilena centelleante de ángulos perfectos. Y ni siquiera así, ante esa fotografía, Francescoli parece salir del trance en el que parece estar cuando pisa el campo. Es la estampa del ídolo autopoiético que nace de su voluntad inexorable de ganar para los suyos; la del uruguayo sublime.

19 comentarios

  • javimgol 21 noviembre, 2013

    Mito de River. Quizás la segunda mayor leyenda que ha visto la liga argentina.

    Respond
  • Abel Rojas 21 noviembre, 2013

    He de decir con dolor y rabia que he visto bastantes partidos de Enzo Francescoli, y de todas sus etapas, y que no le he vi ninguna actuación propia de un mito del fútbol. Evidentemente he tenido mala suerte. ¿Me recomendáis partidos?

    Respond
  • @DavidLeonRon 21 noviembre, 2013

    Para mí Francescoli es y será siempre el gol a Rosario Central en 1996: https://www.youtube.com/watch?v=KYmP88c-Yv4

    Vamos, que no es ni su mejor gol ni nada pero es de la época en que yo empezaba a ver fútbol argentino y claro. se me quedó ese efecto brutal, esa pegada. Es que soy como el perro del experimento, escucho "Francescoli" y veo esa comba.

    En realidad a mí lo que me molaba de esta época, de este fútbol que descubría, eran los toques diferentes que se hacían. En ese sentido tengo los 3 o 4 gestos de esa época que conservo son el tiro de Francescoli, las vaselinas y quiebros don el cuerpo de Ortega, los pases raros de Maradona (con cuerpo rígido a sus 36 años) y poco después las pisaditas de Riquelme, que fueron lo máximo para mí.

    Respond
  • Abel Rojas 21 noviembre, 2013

    Pero el mejor Enzo es desde el 84 al 86, ¿no?

    Respond
  • marting 21 noviembre, 2013

    hay un gol a boca (en torneo de verano) que es exactamente lo que describe kundera en la entrada. manipulación sublime del tiempo y el espacio, una suerte de milagro secreto en 3D. pasaba de la lentitud a la cuasi inmovilidad, y sin embargo se desplazaba. abel, te lo linkeé hace varios años y alucinaste. a ver si desde casa lo puedo rescatar, que estoy en la oficina. abrazo!

    Respond
  • @DavidLeonRon 21 noviembre, 2013

    "Pero el mejor Enzo es desde el 84 al 86, ¿no?"

    Hombre, el de los 35 no va a ser, pero es el más romántico y el que yo vi:p

    Además, aunque ha ganado Copas América y algún título en Francia, su conquista más recordada y célebre para mí es la Libertadores del 96. Relaciono a Francescoli con darle ese título a River. Y bueno, con el paso del tiempo más aún.

    Respond
  • pablo 21 noviembre, 2013

    Ufff… lindo texto. Como hincha de River: gracias.

    Algo a tener presente, para entender la grandeza futbolística del tipo: deber estar, casi sin dudas, en el top 3 de mayores ídolos riverplatenses. Un club que ha visto, entre tantos otros, a Di Stefano, Sivori, Fillol, Kempes….No es poco.

    @Abel Rojas

    Yo al Enzo lo agarré de grande. Su primer etapa la perdí por cuestiones cronológicas así que lo te puedo recomendar son los partidos que van del 94 al 97. Todos, ja… bueno, no, todos no. Pero ahí tenés mucho por lo cual se lo ama al Enzo por estos pagos. Así, de memoria, te diría que veas el partido contra Vélez del 97, en el que le marca dos golazos a Chilavert.

    Otra cuestión, sobre todo porque creo que estamos en una época donde se suele evaluar a los futbolistas por sus logros individuales, y no tanto por sus dotes de líderes, Francescoli es el factotum fundamental de las consagraciones del 96 al 97 (tricampeonato, Libertadores y Supercopa) Lo que Homero describiría como un "pastor de hombres"

    Respond
  • Kundera 21 noviembre, 2013

    Anexo un vídeo del Enzo con la Celeste: http://www.youtube.com/watch?v=wtiITR0Ieng

    Respond
  • SharkGutierrez 21 noviembre, 2013

    Pocas veces vi un futbolista tan elegante, tan sudamericano como Enzo Francescoli. Y eso que en Europa no lo hizo mal, nunca vi que cuajara del todo (al menos en su etapa italiana). En River es ídolo y mira que han pasado jugadores e incluso, los que se han formado allí. No era ni un delantero, ni un mediapunta…me pasa un poco como Henry, me cuesta definirlo. El museo de River, tiene un hueco especial donde está colgada la última o una de las últimas camisetas de cada ídolo. La de Francescoli, obviamente, está.

    Respond
  • Marcus 21 noviembre, 2013

    ¡Que bien estas palabras para el Enzo!

    Hincha de River (¡abrazo Pablo!), me emociono. ¡Tremendo jugador!

    Pura clase y liderazgo. A ese River de Ramón sería más justo llamarlo el River del Enzo, que apenas sería más joven que el técnico (30 y pico).

    Hay cosas vibrantes que pasan en una cancha que están más allá de los exhaustivos análisis tácticos, los movimientos súper estudiados y mecanizados, los infinitos entrenamientos y tanto más.
    Las vivimos también nosotros cuando jugamos al fútbol. Son esas brutales realidades que se dan luego del silbato, cuando se se quedan once contra once y la pelotita corre, y vos, con tu tropa, con los que tengas o los que conseguiste, le tenés que ganar al otro. Siempre primero creer; luego saber que se puede, o reventar.
    Allí estaba Enzo dirigiendo a River, haciendo que el centro del universo, resumido ocasionalmente en un rectángulo, estuviera justo donde él decidía estar parado.

    La pelota orbitaba en el resto de la cancha y cuando caía en el centro mismo, estallaba.

    Siempre terminaba cayendo en el centro, claro está. Desde allí, un agujero de gusano hasta ese espacio que no está en el universo visible, está justo donde éste termina, detrás de una línea, contenido en una red.

    El partido era el Enzo. Todos lo mirábamos a él. Contábamos los segundo para que se volviera a cruzar con la bocha y a ver hacia dónde iba la historia. Qué le deparaba a los lujosos escuderos que supieron acompañarlo, que a su lado aprendieron a ser hombres, viéndolo, imitándolo.

    Tenía la cabeza levantada y daba la sensación de que sabía qué pasaba en cada centímetro del campo. Lento o rápido era elegante, estético, plástico, siempre inalcanzable por pura belleza. Aunque fueras más fuerte o más rápido no lo ibas a agarrar, siempre era más bello y contra eso no hay tu tía. Son idiomas diferentes. El contacto de su pie con la pelota ya era distinto que el del resto. Ese Enzo es el que me enamoró.

    Su clase es tan así que aún hoy lo sigue demostrando. En su caso, es una característica de nacimiento, no es algo que se pueda entrenar. Es lo que es. Yo estuve en aquella final del 96. ¡Gracias Enzo!

    51 años, no digo más:

    Respond
  • Marcus 21 noviembre, 2013

    http://youtu.be/oJoBbd0vNzw

    Se me quedó afuera el video.

    Respond
  • Cave32 21 noviembre, 2013

    Primera vez que escribo en Ecos, aunque desde luego no la primera vez que los leo… Maravillosa página, increíble. Muchas gracias tanto a los que escriben los maravillosos articulos, como a los que colaboran en los comentarios, que terminan por crear un conjunto maravilloso donde se habla de puro fútbol.

    Ahora, antes de hablar específicamente del Príncipe, quiero decir que soy hincha de River Plate, y le mando un enorme abrazo a los que comentan aquí que también lo son.

    @Abel Rojas

    Sin duda la segunda época de Francescoli en River fue gloriosa en cuanto a títulos, fútbol, y para engrandecer su leyenda personal. Pero si quieres ver al MEJOR Francescoli, sin lugar a dudas te digo el del 85-86. Y mucho ojo, porque el Francescoli de antes, creo que de principios 84 o anterior, ese Francescoli que llegó a River jugando de "8", es el peor. Vaya cambio, ¿eh? Pero es así, el primer tiempo del Enzo en River fue bastante mediocre, tanto así que la hinchada ni siquiera le tenía aprecio y hasta muchos se enojaban por su bajo rendimiento. Luego llegó el cambio de posición, más adelantado y centrado en la cancha, y el Enzo explotó como no se le ha visto.

    Así que si quieres ver al mejor Enzo, yo te diría que busques partidos del 85-86. Lástima que se fue en el mercado de pases anterior al glorioso 86 donde River fue campeón de todo.

    Luego, cuando volvió, ya no fue lo mismo. Era un gran jugador, tenía una técnica prodigiosa (aun en los partidos homenaje de hoy en día se pueden ver destellos de ella) y tuvo momentos memorables, pero bajo ningún concepto es superior al del 86. Claro, casi que tiene más valor nostalgico por ganar esa Libertadores que tenía pendiente, pero ese Enzo ya no era lo mismo ni era tan bueno. Por eso seguramente, si ves los partidos que jugó en su segunda etapa, no te parezca ese gran mito de fútbol del que todos hablan.

    ¡Un abrazo!

    Respond
  • Abel Rojas 21 noviembre, 2013

    Muchas gracias por la info, chicos. A ver si le echo el guante a algunos partidos del 85 y el 86.

    Sobre lo que comenta Cave32 de ese inicio, recuerdo una entrevista que concedió ante un público universitario donde desarrolló el tema y sí estaba al tanto.

    Prometo profundizar 😉

    Respond
  • Kundera 21 noviembre, 2013

    Por cierto, pongo acá algo del Enzo:

    Por mi forma de jugar mi meta es transformarme en un jugador inteligente. Quiero ser alegre y responsable al mismo tiempo… alguien que evalúa el partido, que ve por donde se puede desequilibrar, por donde hacemos agua y como podemos solucionarlo, variar el juego. En suma, saber dar el golpe justo en el momento exacto.
    Enzo Francescoli, 1983, El Gráfico

    Respond
  • @Quisibo 21 noviembre, 2013

    Era el ídolo de Zidane, a nivel de llamar Enzo a su hijo. Quizás una anécdota, pero un gran guiño del fútbol

    Respond
  • Ian 21 noviembre, 2013

    Ese partido del 5-4 de Polonia es recordadísimo, he ahí el por qué es una leyenda. Al menos del futbol sudamericano, ni hablar del futbol argentino que está en sus días malos. Sólo Riquelme es de los últimos románticos que queda de esa generación. Volviendo al partido de Polonia, algún hincha de River debe decir el porque ese partido es tan recordado si fue un torneo de verano. Eso no le quita brillo a lo que habrá sido una noche mágica.

    Respond
  • Pablo 22 noviembre, 2013

    Otra anécdota, fue el Bambino Veira el que le cambia la posición al Enzo, como bien cuenta Cave32. Si yo no tengo mal entendido, lo hace jugar de "9 y medio", en referencia a Rummenigge. O lo que hoy modernamente se llama "falso 9", con Messi como caso paradigmático. Es curioso como las cosas se reciclan.

    Respond
  • Craum 24 noviembre, 2013

    El idolo de Zidane, y de verdad que le copio muchas cosas en la conduccion.

    Respond
  • javier sanchez 18 febrero, 2014

    enzo era plasticidad calidad un exelente jugador que marco epoca y sin duda se mescla entre los mejores que calidad para los pases y para pegarle a la pelota un crack yo lo segui en toda la campaña de river y seleccion uruguaya gracias francescoli

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.