Ingeniería bética

Por la izquierda se mueve el futuro heredero al trono del fútbol que no es el suyo. Al otro lado, el otrora fuego verde resplandeciente. Son muy buenos y, cuando se juntan, el Málaga vive arriba y agrede la zaga del contrario. Sin embargo, como pasara en la idea de los octavos de Champions, un océano los separó tanto que en ningún momento pudieron mecer la defensa rival para acercarse al últimamente esquivo gol. Pellegrini, ingeniero, deberá poner en práctica su talento constructor y hacer un puente que acerque a los que están lejos. Pepe Mel, que ingeniero no es, por ejemplo, tiene uno. Lleva barba, es vasco y juega muy bien.

El partido del Betis no se entiende sin Beñat. La ocupación espacial verdiblanca fue, sin querer exagerar, magnífica. Anchos, cortos y profundos. Piezas separadas que el vasco se encargaba de unir desde un dominio del pase sensacional. Beñat agarraba la pelota y la enviaba con precisión a los lugares más alejados. El Betis progresaba y se ponía rápido en actitud de dañar. Juan Carlos, ese extremo izquierdo, estuvo especialmente acertado en esto último: atacó a Sergio Sánchez sin descanso y con malicia. Desde su lado, la profundidad era sistemática. Mel no es ingeniero, pero su equipo tiene días en que merece aparecer en “Megaestructuras”. Ayer fue uno.

9 comentarios

  • @migquintana 25 febrero, 2013

    Se me hace complicado hablar del Málaga. En realidad, es que la mejor palabra que define su partido es la de ”desdibujado”. Esperemos que sea algo circunstancial y recuperen las buenas sensaciones para la vuelta de la Champions, pero desde luego esta semana ha sido la peor de la temporada a todos los niveles. Ayer sólo Willy Caballero estuvo al nivel.

    En cambio, del Betis se puede hablar mucho y muy bien. Presionaba muy bien arriba, por fuera era profundísimo, cargaban con muchos hombres el área y, claro, a balón parado con Beñat siempre son poderosísimos. El partido del vasco fue genial, en todos los sentidos además. De todas maneras, como Kun, por eso de ser menos habitual, me quedaría con la actuación de Juan Carlos. O Juankar. Recordó al principio de temporada siendo muy intenso, muy vertical y tomando muy pocas decisiones equivocadas. Es cierto que Sergio Sánchez estaba tocado -o tocadísimo, más bien-, pero qué buena noticia sería para nosotros y para Mel recuperar al extremo madrileño.

    Respond
  • Some 25 febrero, 2013

    Se nota muchísmo la ausencia de Eliseu, es una baja muy dura cuando el rival impone su agresividad sobre la salida del Málaga, porque le cierra el horizonte. Los de Pellegrini tienen que buscar sí o sí la salida por derecha y eso permite al rival juntarse ahí y optimizar la presión. Si el Málaga mira hacia la izquierda es que no puede acudir a nadie que le pueda ganar demasiados metros o castigar la basculación rival. No Antunes, desde luego, pese a su buen trabajo defensivo. no Saviola, que siempre ha tenido una influencia corta y no Isco, que tampoco es rápido y está solo.

    Respond
  • Abel Rojas 25 febrero, 2013

    @ Marc

    Para mí se nota más que el doble pivote Camacho-Toulalan es el más incompatible de la plantilla y que la lesión de Gámez resta mucha, mucha salida al Málaga, así como tiempo en campo contrario con el balón controlado.

    Mel, como siempre, hizo una lectura perfecta, desnudo a su equipo por dentro sin miedo, presionó arriba y evitó que se notase la superioridad numérica que tendría el Málaga en su mediapunta si lograba salir bien desde atrás. No salió, simplemente.

    Por otro lado, lo de Beñat fue un espectáculo de narices.

    Respond
  • @DavidLeonRon 25 febrero, 2013

    @Some

    "Se nota muchísmo la ausencia de Eliseu"

    Perder a la vez a Eliseu y Monreal ha sido un golpe duro para el juego del Málaga. A Eliseu primero hubo que retrasarlo, lo cual yo creo que es una clara pérdida de sus cualidades. Se fichó a Antunes, que para mí ha sido una buena contratación, pero entonces llegó la lesión de Eliseu, en muy mal momento.

    El Málaga necesita de su energía, porque además es pragmatismo. En el día que Isco o Joaquín están adormilados, el portugués corre y chuta, que ya es un punto de partida.

    Respond
  • Some 25 febrero, 2013

    Sí, lo de Sergio Sánchez fue muy evidente también. Si se le pide aportación colectiva en ataque las carencias asoman por todos lados.

    Respond
  • @Miguelverdugo9 25 febrero, 2013

    Pagó muy caro el Málaga no tener una vía de salida relativamente sostenible. Esta circunstancia cargó de sentido el enorme trabajo defensivo del Betis en campo rival. Constantemente sumaba 5 o 6 hombres en campo contrario. Como dice Abel, ésto el doble pivote Toulalan- Camacho lo sufre muchísimo.

    Por otro lado, el Betis venía careciendo de cierta falta de profundidad en su juego sin Rubén Castro. Ayer, con la estimable ayuda de Sergio Sánchez y Lugano, el equipo disfrutó. Todas las rupturas al espacio se producían en esa zona. El propio Jorge Molina, sin ser muy rápido, tomaba sus espaldas con cierta asiduidad.

    Respond
  • @migquintana 25 febrero, 2013

    @MiguelVerdugo

    ¿Qué te pareció el partido de Pabón? Contando con que se movió mucho y fue importante en que el juego exterior del Betis fuera tan sumamente profundo, a mí no me dijo demasiado. Igual que Joel cada vez me gusta más y ojalá Mel consiga que se quede en Sevilla, el colombiano aún… bueno, es muy pronto… sólo que cuando vuelva Salva Sevilla y si Juan Carlos recupera su estado de forma, puede que juegue poquito.

    Respond
  • @Miguelverdugo9 25 febrero, 2013

    @migquintana
    A mi tampoco me dijo mucho su partido. O por lo menos, no vi una gran diferencia en cuanto a su juego en banda derecha. Si creo que su presencia equilibró un poco el siempre desequilibrado ataque bético, entiéndase desquilibrado como la preponderancia del sector izquierdo en fase ofensiva. Si bien cuando Juan Carlos o Campbell agarran la pelota piensas que algo puede suceder, con Pabón aún no sucede lo mismo. Por lo menos a mí no me lo transmite. De hecho, la semana que viene podría perder ya su sitio en el once con el regreso de Rubén Castro.

    Respond
  • @LivioLeiva 26 febrero, 2013

    Cada vez que veo jugar a Beñat veo a un jugador excepcional, muy especial. Todas las pelotas, pero todas, pasan por él. Pareciera que si no la toca Beñat no vale. Y siempre está ahí, libre para recibir, busca el espacio. Y con la pelota en pie, busca la habilitación, casi siempre la pasa hacia adelante, y tiene un don excepcional para hacerla llegar al espacio adecuado y con la velocidad adecuada. Un monstruo.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.