Ídolos

Cuando pienso en un Sevilla-Betis… pienso en él. Allá está. Alejado de todos como con timidez. Erguido o encorvado, de figura esbelta o regordete. Es el último estilete de una estirpe perdida. Pertenece al clan de los melancólicos y en el campo expresa nostalgia. Cuando juega es como un recital de Hamlet eterno, una apuesta de vida o muerte en cada cruce. Resulta místico que una ciudad tan bulliciosa como la capital andaluza haya decidido erigir sus ídolos en figuras tan faustas. No importa si son de la tierra o no, los extremos andaluces, porque andaluces son sus almas cautivadas por el aroma del Guadalquivir, son, más que unos futbolistas, la extensión de una forma de pensar y, sobre todo, de sentir. Así emana desde la esencia mismas de sus cuerpos. El regate, la cal, la magia y el duende. Es el palpitar de una ciudad entera que adora sus héroes de banda.

Denilson fue una centella. Apareció, iluminó y se perdió. El brasileño no era futbolista sino extremo. En el campo no jugaba sino que regateaba. La grada agradecía con fervor tan magna locura. Joaquín, en cambio, fue como un incendio. Empezó como una chispa y terminó devastando todo lo que encontraba a su camino. Fino y letal, es la expresión más grande de la Sevilla balómpedica. Reyes fue una cascada. La frescura de su sonrisa imperdible escondió la soledad característica de su figura. Zurdo como ninguno, enmudeció aficiones mientras la suya explotaba en éxtasis. Navas es el sol. Cuando brilla todo a su alrededor también lo hace. Como un martillo, va siempre y siempre centra, y con cada centro todo el mundo es más feliz. Eran tiempos de Sevilla grande y Betis europeo. De noches de gloria y derbis en los que se jugaba mucho más que el honor. Hay ganas de ellos.
 
_
Artículos relacionados
El partido más especial

7 comentarios

  • @migquintana 18 noviembre, 2012

    Una vez me decía un amigo malagueño que usabas la palabra ”duende” para describir a un extremo andaluz y ya tenías un análisis sesudo sobre el jugador. Más allá de la ironía y de que le daba la razón porque a veces se usa de forma demasiado topiquera, hay que estar de acuerdo en que al extremo andaluz se le reconoce desde lejos y que tiene un ”no sé qué” muy especial. ¿O cuándo salió Vadillo la temporada pasada alguien pensaba que fuera de algún otro lado? Imposible, tenía la seña de identidad de Andalucía.

    Por una cuestión estética yo siempre he sido más de Joaquín que del resto, pero guardo con muchísimo cariño al Reyes de Quique Sánchez Flores y a este Jesús Navas, que es uno de los mejores jugadores de la Liga y termina influyendo cada partido que juega.

    Respond
  • @alvarofrances9 18 noviembre, 2012

    El Reyes de Quique Sánchez Flores era increíble. Me gustaría una entrevista con Quique para saber de que modo, con que entramados psicológicos, consiguió exprimir tanto al polémico Jose Antonio. Ese fuera- dentro que hacía, esos cambios de banda que no tenían nada que envidiar al mismísimo Xabi Alonso…
    Y de Joaquín, pues ya comentamos el otro día con @davidleonron . Simplemente, la finta y el sprint.
    Navas es perfecto en lo que sabe hacer, pero sólo es un movimiento. Que sí, que lo ejecuta a la perfección. Pero mis debilidades son jugadores más completos. Que no quita para que piense que Jesús es un pedazo de futbolista.

    Respond
  • Alejandro Sierra 18 noviembre, 2012

    Yo guardo cariño del primer Reyes. Creo que nunca jamás igualó ese nivel. Lo digo siempre, puede que Joaquín haya sido mejor, pero yo no he visto a más de 3 futbolistas hacer las cosas que hacía Reyes con 16 años. Aquello era apoteósico.

    Respond
  • Abel Rojas 18 noviembre, 2012

    Kun, se te pasó Capel. No te puedes imaginar la que se montó con Capel en su día ^^

    @ Álvaro

    Joaquín es muchísimo más que la finta y el sprint ^^ Tío, que a Joaquín dan ganas de llevarlo a la Selección y ponerlo de segunda punta por delante de Iniesta y Silva para ver qué haría con ellos… Joaquín es un talento portentoso.

    @ Alejandro

    Hombre, Ronaldo, Messi, Zidane y Ronaldinho, por ejemplo, están bastante recientes. Reyes fue una animalada, pero no sé. Creo que tampoco hay que excederse.

    Respond
  • Larios84 18 noviembre, 2012

    Es que ese Joaquin era mucho Joaquin, y eso que no mencionas a Finidi George y sus correrías por banda derecha, y Jarni y su zurda de oro, que pudo sacar a pasear en su año en Madrid tambien, y que vino al Betis tras 4 años en el Calcio; mientras que Finidi venia de los años gloriosos del mejor Ajax de los ultimos 30 años. Que recuerdos en fin….

    Y luego pues vino Denilson y sus 5000 millones de pesetas y 65 mil millones de clausula, epoca sin youtube y donde al ver pagar por un tio mas que lo que pago el Barça por Rivaldo o el Inter por Ronaldo a cualquier chaval le hacía pensar que eso era porque era inmensamente mejor, que decepcion.

    En el Sevilla por condiciones, Reyes iba a ser mucho mejor que Navas, pero mira por donde el que ha sido campeon del mundo y de Europa ha sido Jesusito, en tanto que Reyes con esa zurda de oro ha ganado el jugar en grandes clubes y tener actuaciones destacadisimas, como el Arsenal de los Invencibles, pero que lamentablemente no dará todo lo que su zurda podría haber dado, y eso que aun tiene 29 años, luego tras Navas han ido viniendo los Perotti, Capel y compañia, personalmente aun espero el resurgimiento del argentino, ya que le veia algo en sus 2 primeros años, ese desequilibrio a pierna cambiada por la banda izquierda, ese poder centrar con ambas piernas, esa gestualidad, no se a mi ese tio me tuvo loco en esa epoca, pero no parece que pueda volver a ser tal como era, esperemos que vuelva.

    Respond
  • @SharkGutierrez 18 noviembre, 2012

    Navas y Joaquín representa lo que han sido y son ahora el Sevilla y el Betis. No sólo por la idiosincrasia andaluza de sus extremos, sino en parte por la evolución de ambos. Mientras el Betis se diluía y llegaría a estar varias temporadas consecutivas en segunda división, el Sevilla también se fue diluyendo cuál azúcar en el café de maquina. Lento, pero tedioso. Joaquín en Valencia y Jesús en ese Sevilla, terminaron encontrándose solos, tristes y desaprovechados. Su tan "mainstream" duende, se habían apagado.

    No cabe duda, que con el resurgimiento de uno y la aceptación del otro, que ya no son aquéllos jugadores, siguen siendo impresionantes. Hoy Joaquín viste de azul y blanco, en una ciudad que también tiene mar pero genera mucha más ilusión. Hoy quizás pueda ser o no más futbolista (de eso se encarga juzgarle los gustos de cada uno), pero ya recuerda ser quien era. Por su parte Navas es el líder de la generación que vio al mejor Sevilla de su historia; de su disolución como aceptación de que ya no es como era. Eso sí, hoy el 7 del Sevilla tiene un nombre escrito en La Giralda con el escudo rojo y blanco por tantas tardes de glorias dadas en la banda derecha no solo de Sevilla, sino de España. Vidas paralelas, ídolos andaluces, miles de sentimiento y solo la pasión del fútbol, los que unen a una ciudad en torno a un esférico.

    Respond
  • Buck 19 noviembre, 2012

    @Abel

    Por supuesto Zidane es otro nivel, pero por sus cualidades no podía acceder a algunas jugadas que Reyes si tenía en su repertorio…

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.