Aquel mediodía dublinés… | Ecos del Balón

Aquel mediodía dublinés…


El primer partido decisivo que recuerdo de la selección española absoluta empieza ya por el extraño horario que tuvo. Si mal no recuerdo, aquel Irlanda-España se jugó un miércoles a eso de las dos de la tarde. Para un chaval de 10 años, como comprenderéis, aquello no era lo más operativo del mundo. Recuerdo haber salido pitando del colegio para ver jugar a La Selección. Por aquel entonces no había “Rojas” que valiesen ni ningún otro apelativo artificial para referirse a ella. Se llamaban a las cosas por su nombre. También todo el mundo se refería a Irlanda como Eire, cosa que ahora no es habitual. La dictadura de las modas, supongo. El caso es que en aquel mes de octubre del año 93, las cosas eran bastante distintas a lo que se presenta hoy en el partido entre los equipos de Trapattoni y Del Bosque. Cómo hemos cambiado…

España atravesaba una época oscura. Se había fracasado en el Mundial de Italia 90 bajo el espectro del juego defensivo practicado por el conjunto de Luis Suárez y con un equipo rodeado de polémicas, especialmente con la prensa. Las clasificatorias de la Euro 92 no habían sido mucho más halagüeñas. Francia pasó sin problemas en el grupo de una selección española en la que la “Quinta del Buitre” daba sus últimos coletazos y el resto de jugadores que les acompañaban tampoco eran precisamente de un gran nivel. La victoria enClemente eliminó a los miembros de la Quinta, dando así paso a los ganadores del oro el torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos de Barcelona había ilusionado a toda la afición, con una buena generación de jugadores técnicos y jóvenes que prometía un buen futuro para la selección mayor.

Cuando Javier Clemente asumió la dirección del equipo nacional, el panorama estaba lleno de nubarrones. El técnico de Barakaldo asumió la tarea de renovar la selección y adaptarla a sus gustos e ideas. No le tembló el pulso para eliminar de un plumazo a los miembros de la “Quinta” y dar la alternativa a buena parte de los miembros del equipo olímpico. No sin polémicas, obviamente, ya que estamos hablando de Clemente. Míchel, por ejemplo, todavía estaba a un buen nivel, pero su presencia no tenía mucho sentido. Se buscaba el golpe de efecto, el insuflar aire fresco al equipo limpiando a una generación ya superada.

La clasificación para el Mundial de Estados Unidos se presentaba dura. La presencia de la campeona de Europa Dinamarca y la poderosa Irlanda eran dos piedras de toque muy importantes para un equipo que se estaba formando. Hubo traspiés al comienzo del grupo, con una España a la que le costaba marcar goles –tres empates consecutivos a cero, contra Letonia, Irlanda del Norte e Irlanda en casa-, pero el equipo poco a poco fue reaccionando y logrando resultados. Hasta cinco victorias consecutivas acumuló antes del partido contra Irlanda. Solidez era la palabra con la que Clemente quería que relacionasen a su equipo. Y jugadores sólidos sobraban en esa época. La gran lacra era la falta de un par de delanteros de clase mundial. El seleccionador rajaba contra los extranjeros que copaban las posiciones de ataque de los grandes equipos de España cada vez que podía. Zubizarreta, una defensa de cinco hombres con carrileros largos, un par de centrocampistas de corte defensivo (en ocasiones centrales también), un par de jugadores con calidad técnica -no exenta de lucha- y arriba, básicamente, Julio Salinas.

Irlanda era uno de los conjuntos mejor considerados del fútbol internacional.

Ciertamente, la empresa no era fácil. Por aquel entonces el prestigio de la selección irlandesa estaba en su mejor momento. Jackie Charlton, el legendario central inglés, había tomado posesión del cargo de seleccionador en 1986 y permanecería en él diez años, que supondrían la edad de oro del fútbol irlandés. Clasificó a Irlanda para la Eurocopa del 88, en un torneo que se tornaría mítico para el fútbol británico, ya que Irlanda derrotó a Inglaterra y estuvo en un tris de clasificarse para las semifinales, de las que solo la alejó un gol del holandés Wim Kieft.

Dos años después, Irlanda no faltó a la cita mundialista en Italia. De nuevo Inglaterra y Holanda se cruzaron en su camino y fueron incapaces de derrotarla, con lo que Irlanda consiguió una histórica clasificación para octavos. Al equipo seguía costándole horrores marcar goles, pero su defensa era la más sólida del campeonato junto a la Italia. Un nuevo cero a cero fue el resultado del partido de octavos de final contra la Rumanía de Hagi. Pat Bonner fue el héroe al parar el penalti de Timofte, llevando así a los chicos de Charlton hasta unos increíbles cuartos de final. Allí esperaban los anfitriones, donde el inevitable gol de Totó Schillaci acabó con el sueño irlandés.

Estas dos grandes actuaciones consolidaron a Irlanda como una selección de referencia en el concierto mundial, y sobre todo, como un equipo difícilismo para enfrentarse a él. Una roca era lo que había creado Jack Charlton. Formó un conjunto casi de club, con una rotación de jugadores muy corta y que jugó junta durante años. Pat Bonner, el portero del CelticEnfrentarse a la Irlanda de Jackie Charlton era un reto realmente complicado de Glasgow, era inamovible en la portería. No era un portero brillante, solo cumplidor, de esos que rara vez restan. La defensa contaba con centrales experimentados en la liga inglesa, como Moran y O’Leary. Los toscos Steve Staunton y Mick McCarthy eran habituales también en la parcela defensiva, así como el lateral Chris Morris. En el centro del campo aparecía el hombre más carismático e importante del equipo irlandés. Paul McGrath era el jugador más fuerte del mundo. Referencia total en el Manchester United y el Aston Villa, con un despliegue físico tremendo y tácticamente una referencia. Ray Houghton y Andy Townsend jugaban por delante de McGrath y llegaban al área con mucho peligro. Arriba , Irlanda solía jugar con uno o dos tallos, que permitían ese juego típicamente británico que proponía Charlton. Balones largos, y John Aldridge (un goleador implacable del Liverpool y que tuvo una breve y exitosa experiencia en la Real Sociedad), Tony Cascarino, Frank Stapleton o Niall Quinn los bajaban para la llegada de sus centrocampistas. La excepción, el punto diferente entre los delanteros, lo ponía el ratonil Kevin Sheedy, del Everton. Con estos mimbres, Irlanda, a pesar de haber fallado en su intento de ir a la Eurocopa del 92, estaba bien situada en el grupo para USA 94. El partido contra España en casa se presumía decisivo.

Que el partido fuese en Lansdowne Road no era algo secundario.

Cuando Dinamarca ganó 1-4 a Irlanda el 13 de noviembre de 1985 en el último partido de ambos conjuntos en la fase de clasificación para el Mundial de México 86 nadie podía imaginarse que, casi 8 años más tarde, ese seguiría siendo el último partido oficial que la selección irlandesa había perdido en el mítico Lansdowne Road. Casi 20 partidos invictos, y en ese fortín se la jugaba España. El partido, además, se jugaba a las 14.45, horario totalmente inhabitual para el futbolista español. Esto era porque, increíblemente, el estadio carecía de iluminación artificial, así que había que aprovechar las horas de luz del octubre irlandés. Bastante fue que no se hubiese jugado a las doce de la mañana.

Este fue uno de los primeros partidos donde Clemente, además, fue a degüello ante sus amigos de la prensa: bajándose los pantalones y enseñándoles el trasero cuando intentaban espiar sus entrenamientosNueve de los diez titulares de España tenían experiencia como centrales o laterales, entregando petos de titular a jugadores que no lo iba a ser, etc. Clemente en estado puro Supongo que alguna vez lo habrá dicho, pero si no lo hizo, creo que a estas alturas y viendo todo lo que hemos visto, está claro que el objetivo del rubio de Barakaldo era imitar el modelo irlandés con su selección española. No sé si sería el primer paso o el último, pero está claro que era lo que España imitó en esos años. Los españoles pusieron en liza un conjunto formado por Zubizarreta, Camarasa, Ferrer, Giner, Hierro, Nadal, Voro, Caminero, Luis Enrique, Goikoetxea y Julio Salinas. Nueve de los diez jugadores de campo tenían experiencia actuando como defensas. Camarasa, Giner, Hierro, Nadal y Voro como centrales, Ferrer, Luis Enrique y Goikoetxea como laterales y Caminero como líbero en su etapa del Valladolid.

Irlanda sacó a Bonner, Staunton, Phelan, el veteranísimo Moran, Dennis Irwin, Mcgrath, la nueva figura irlandesa Roy Keane, Houghton, Kernaghan, Whelan y Nial Quinn con indiscutible referencia atacante. Un 4-5-1 nominal que se convertía en un 5-3-2 cuando Irlanda defendía , ya que McGrath, muy lento y veterano ya, se incrustaba entre los centrales.

Sorprendentemente, y a pesar de que antes del partido el ambiente era de respeto, si no miedo, España hizo un partido tremendo, que seguramente será recordado como el mejor de toda la era clementiana. A los 26 minutos ya se ganaba por 0-3 con dos goles de Salinas y uno de Caminero, y España estaba anulando totalmente el juego de los irlandeses.España hizo un gran partido, compitiendo en físico de tú a tú a la potente Irlanda Con todos los kilos que alineaban los españoles no era para menos, a fuerza y entrega pocos equipos iban a estar en igualdad de condiciones con los del Jackie Charlton y eso fue lo que trató de igualar el entrenador español. Sólo al final recortó distancias el conjunto irlandés, pero la tarde pertenecía a una impresionante selección española, en la que Miguel Ángel Nadal fue el mejor jugador del partido. Tan grande fue que los medios británicos le apodaron “La Bestia”. Este partido supuso el paso del relevo de Irlanda a España como roca del fútbol mundial. Aunque ahora parezca raro, fue una victoria de prestigio que situó a la selección como un outsider en el panorama futbolístico a nivel global. Para los irlandeses, la derrota dejó importantes lecciones: Jack Charlton comprendió que Paul McGrath ya no tenía el físico para jugar en medio campo y de ahí en adelante jugaría como central, que Alan Kernaghan ya no daba el nivel para jugar a nivel internacional y de que John Sheridan podría hacer un buen trabajo en el medio del campo. Todo ello le sería bastante útil el verano siguiente.

Con esta victoria, a España sólo le faltaba derrotar en Sevilla a los daneses para certificar el pase al Mundial de Estados Unidos. El gol de Hierro hizo que, con más fatigas de las previstas –esa expulsión de Zubizarreta…-, la selección lograse el objetivo. Un objetivo que también lograron los irlandeses, consiguiendo hacer de nuevo historia.

Hoy día, viviendo como se está España la edad de oro de su fútbol, estos triunfos quedan muy lejanos y difuminados, pero pocas sobremesas hemos tenido tan satisfactorias en lo futbolístico como aquella de Lansdowne Road…

 

Artículos relacionados:
Tan previsible que hace dudar
“Puedo renunciar a ti en mi cabeza, pero mi cuerpo te pide a gritos”


19 comentarios

  • kaiserjoze 14 junio, 2012

    Me acuerdo de aquel partido, yo tenía 18 años y realmente disfrute de lo bien que jugaron. Lo increible es que ahora veo la alineación y flipo que jugasen con estos jugadores. Me ha costado situarlos pero creo que fue así: 1-3-3-3-1
    Portero: Zubi
    Centrales: Voro Nadal Giner
    Primera linea de 3: Ferrer Hierro Camarasa ¿¿¿CArrilero izq??
    2ºlinea de tres: Goicetxea Caminero Luis Enrique
    Delantero: Salinas

    Lo más alucinante es lo de Camarasa que yo recuerdo que era central.

    Bueno me imagino que es otra demostración que se puede jugar al futbol bien de muchas maneras. Porque aquel equipo jugaba bien y mejoro cuando puso a Sergi en lugar de Camarasa. Lo que si que recuerdo es que Hiero y Caminero eran una pasada jugando y los que hacían a aquel equipo especial.

    ¿Se podría haber jugado de otra manera? Sí y además había mimbres para hacerlo así a bote pronto podias colocar un 4-2-3-1 más estetico e igual de competitivo : Ferrer-NAdal-Hierro-Sergi Amor-Guardiola Caminero-Guerrero-Luis enrique Salinas o Alfonso o Kiko

    Respond
  • @ecosdelbalon 14 junio, 2012

    @ Kaiserjoze

    La España de Clemente llegó a tener nivel de campeona del mundo. Y él lo sabe.

    Baggio convirtió a un tío que quería ser el segundo Helenio Herrera en un enemigo público dentro de un país que comenzaba a sumergirse en la Sociedad de la información. Y ahí se acabó la carrera de un técnico fantástico.

    Perdió las ganas y se convirtió en lo que es. Pura resignación y bastante desgana.

    Quizás, eso sí, faltó un killer. Y no hubiera sobrado otro jugador de la dimensión de Hierro y Caminero. Pero bueno, tampoco se dice que sea la mejor selección que hayamos tenido. Ésta le supera y, seguramente, también la de Camacho, con Hierro y Guardiola en plena madurez y Raúl en el mejor momento de su carrera. Maldito Zidane, maldita Corea…

    Respond
  • Pepe Sarria 14 junio, 2012

    Recuerdo perfectamente aquel partido. Cierto que Clemente optó claramente por el músculo pero si tengo que ser sincero, creo que fue lo más adecuado en aquel momento. Es verdad que muchos de sus futbolistas tenían experiencia en puestos defensivos (aunque Goikoetxea por entonces ya no ejercía como tal y la experiencia de Luis Enrique como lateral creo que fue más adelante, por entonces creo que jugaba en puestos ofensivos). Este partido y la primera parte que jugamos contra Alemania en USA 94 creo que fueron la cima de la España de Clemente, yo por lo menos así lo sentí.
    Un saludo

    Respond
  • Ca_bose 14 junio, 2012

    Recuerdo con cariño aquel equipo era un niño me empezaba a interesar por esto de la pelotita tanto este partido como el de Dinamarca fueron un punto de inflexión para mi.
    Aquella fue una gran seleccion que hizo un buen mundial 94 y la Euro 96 hay la euro 96 en aquella tanda de penalties vs Inglaterra se quedo el equipo de Clemente

    Respond
  • @DavidLeonRon 14 junio, 2012

    @Sergio Vilariño

    "También todo el mundo se refería a Irlanda como Eire, cosa que ahora no es habitual"

    Qué grande!! Es verdad, yo también la llamaba Eire, que la confundía con Irlanda del Norte, que eran "los malos" ^^

    @Abel

    "La España de Clemente llegó a tener nivel de campeona del mundo. Y él lo sabe"

    Faltó la peseta para el duro.

    Concretamente, que Zubizarreta no era Iker, Salinas no era Villa y, a pesar de todo, Caminero no era Iniesta. Es que el partido de Italia es tan ilustrativo… Zubizarreta vuela mal y tarde en el disparo de Dino Baggio y la que falla Salinas es grotesca, con Pagliuca en el suelo casi. Qué dolor aún hoy.

    "seguramente, también la de Camacho, con Hierro y Guardiola en plena madurez y Raúl en el mejor momento de su carrera"

    Mezclaste fechas. Guardiola a 2002 no fue y Fernando Hierro, que hizo un correcto Mundial, ya no era el super central de 4 años antes.

    P.D. Me ha encantado el artículo, todo esto lo recuerdo, por fin ^^ La que se montó en el país con el partido ante Dinamarca!! Recuerdo estar en clase de inglés y salir todos juntos cantando "España, España" ^^ La expulsión de Zubi, el golpetazo de Bakero a Schmeichel en el corner de Hierro..

    Qué recuerdos:D

    Respond
  • Chema R. Bravo 14 junio, 2012

    Tuve ese póster colgado en mi habitación un largo tiempo, recuerdo que jugamos ese mediodía de Salinas en Dublín y luego creo que fue el partido de Dinamarca… es un póster realmente hermoso, como decís, hasta siete de esos diez jugadores de campo hicieron buena parte de su carrera en la línea de atrás… Creo que hay un partido en el que juegan esos mismos, pero con Alkorta en lugar de Caminero… en lo que es la cuarta fase de super Sayán de Javier Clemente

    Respond
  • @DerkinFT14 14 junio, 2012

    @EcosdelBalón

    Estoy de acuerdo en que la selección de Camacho era superior a la de Clemente con un Xavi dando sus primeros pasos internacionales,pero también he de decir que Clemente no tenía otro crack porque él no quiso porque durante toda su estancia en el banquillo español ignoro casi por completo a uno de los jugadores más talentosos de aquella generación,a un hombre nacido en Carreira y que con el "10" a las espaldas organizaba el juego de un gran equipo desde la banda de Riazor…¿hacen falta más pistas?

    Y yo la verdad este partido no lo recuerdo,el que recuerdo es el partido contra Dinamarca en el que tengo grabada a fuego la imagen de los daneses antes de salir al campo con Schmeichel allí de pie con su pelo pincho cautivando mi mirada y haciendo que a partir de ese momento siguiera para siempre su carrera.

    PD: Por lo que veo Vilariño y yo somos de la misma quinta tal cuál pq yo tambien contaba con 10 años(weno o 9 pq justo cumplo a final de octubre) XD

    Respond
  • @SVilarino 14 junio, 2012

    @Kaiserjose

    Creo que la cosa fue más o menos así: Zubi en la puerta; Ferrer carril derecho, Voro, Camarasa, Giner centrales, Luis Enrique carril izquierdo, Nadal y Hierro pivotes; Goikoetxea y Caminero por delante, y Salinas arriba.

    @Ecosdelbalon

    Tal cual, eh. También es cierto que las filias y fobias de Clemente privaron a ciertos jugadores que podrían haber dado la talla el jugar en la selección. Hablo de Fran, por ejemplo. O de Carlos, el delantero del Oviedo.

    @DavidLeon

    En la Euro 2000 coincidieron todos y a buen nivel, eh David. Para mí ese era EL torneo de Camacho. Y fue bastante desastre, la verdad. Pero quien no se ilusionó con la remontaba brutal a Yugoslavia, o con Munitis vacilando ¡A THURAM! xD

    Lo de Zubi es algo que jamás comprenderé. Cómo pudo un tío que no sumó NADA en sus 14 años de carrera como internacional llegar precisamente a jugar esos 14 años. Porque es imposible que nadie recuerde a Zubi hacer algo destacable con la selección. Era el menos rebelde, seguramente, porque Buyo y Abel eran volcánicos, pero vamos…es que no había color.

    @Chema

    El partido que tu dices son los octavos de final del Mundial de USA contra Suiza. La cumbre de los planteamientos clementistas! OJO:

    Zubizarreta; Nadal; Ferrer, Alkorta, Abelardo, Camarasa, Sergi; Hierro, Goikoetxea, Bakero; Luis Enrique. BESTIAL.

    Y lo más flipante es que durante ese partido, la posición de Nadal era de líbero. Es decir, por detras de 3 marcardores. Y, cosas de la vida y de Clemente, España jugó un partidazo tremendo y no dio opciones a un muy buen equipo suizo. Son partidos como este los que daban esa fama internacional al equipo de Clemente.

    @Derkin

    Y tanto que somos de la misma quinta…Octubre del 83 por lo que veo, jajaja.

    Respond
  • @DavidLeonRon 14 junio, 2012

    @Sergio Vilariño

    Guardiola-2000 no es el mejor Guardiola, aunque jugó bien, como todo el Barcelona de ese año aunque finalmente cayera en los tres títulos en la recta final.

    Hierro quiero recordar que estaba lesionado, ese año no era el titular, la defensa de la octava ya se sabe cual fue. En la Eurocopa recuerdo a Abelardo (que fue TREMENDO como se comió a un Henry que días después iba a masacrar a Nesta en la final) y a Paco Jémez, el del Zaragoza.

    Fue el año de super Mendieta, que jugó bien aunque no al nivel del Valencia. Y teníamos al mejor junto a Zidane y Figo, pero inexplicablemente, Raúl hizo el peor torneo de su vida. Fue un fantasma. Ante Francia, al volver a ver, le conté ausencias de decenas de minutos.

    Teníamos equipo, pero faltaron cosas. Lo más tremendo fue, como comentas, la vacilada de Munitis a Thuram. De risa.

    Respond
  • piterino 14 junio, 2012

    Aprovecho el inicio de mi comentario para felicitar a Vilariño por sus artículos en Ecos. Aquí es difícil dar la talla, así que destacar de esta manera dice mucho de él.

    Seguramente esos meses que van de los partidos decisivos frente a Eire y Dinamarca hasta la triste eliminación en cuartos del Mundial'94 ante Italia representen el máximo nivel competitivo de la España de Clemente. Y, para mí, de la España que yo he conocido hasta, obviamente, la actual. El inolvidable éxito de Dublín (y su sufrida continuación ante Dinamarca) fue especial, tanto por ese extraño horario como por ser el preludio de la cita internacional que más ha calado en mi generación: el Mundial de USA'94.

    Es muy importante la contextualización que ha hecho Vilariño sobre la Eire de entonces, cuyo perfil futbolístico guardaba similitudes con la actual, pero cuyo nivel era bastante superior. Aquel grupo de clasificación era muy duro y además a España le había costado mucho entrar en calor, dejándose puntos en Belfast y Riga y cayendo en Copenhague. De hecho, aquella fase clasificatoria europea fue tan competida que ya avecinaba el fantástico Mundial que se avecinaba, quedando eliminadas Francia (con aquel doblete dramático de Kostadinov en el Parc des Princes ante los Cantona, Ginola, Papin, Desailly, Sauzèe, Deschamps, …), Inglaterra (en plena transición y dos años antes de la Eurocopa de su país), la Dinamarca campeona de Europa o la emergente "generación de oro" portuguesa (Rui Costa, Joao Pinto, Couto, … mezclados con veteranos como Futre, Rui Aguas o el realista Oceano), a la que dejó fuera Suiza, nuestro rival en octavos de aquel campeonato del mundo.

    Coincido en que aquel 3-0 a los helvéticos, con Nadal y sobre todo Hierro en plan estelar, fue seguramente la cima de la etapa de Clemente en la selección. Y a mí aquel equipo suizo me gustaba. Lo dirigía Roy Hodgson y además de los célebres Chapuisat o Sforza, yo tenía mis debilidades: el lateral diestro Hottiger, y los medios Bickel y, sobre todo, Alain Sutter.

    Podría tirarme horas y horas hablando del antes y el durante de aquel inolvidable Mundial. Enhorabuena de nuevo, Vilariño.

    Respond
  • @SVilarino 14 junio, 2012

    @piterino

    Qué tendrá USA94 que a todo el mundo conquistó. Qué mundialazo, dios. Mucho mito en todos los equipos.

    PD: A mí me gustaba Turkylmaz ^^

    Respond
  • @DavidLeonRon 14 junio, 2012

    @Sergio Vilariño

    "Qué tendrá USA94 que a todo el mundo conquistó. Qué mundialazo, dios. Mucho mito en todos los equipos"

    Por mi parte, fue mi primer Mundial. Los ambientes, con el sol pegando allí arriba, los campos que parecían de fútbol americano o algo así, los horarios (con 9 años te flipa que un partido pueda jugarse a según qué horas)… Es que fue todo, madre mía, hasta la típica colección de cromos, que hacía que memorizaras cada nombre.

    Tenemos que inventar una máquina del tiempo para irnos a revivir todo eso. Que nos la financie Fernando 😀

    Respond
  • @PaolaCid_ 14 junio, 2012

    Pasado el tiempo, te pones a comparar presente con pasado y te das cuenta de cuánto hemos cambiado. Aquella selección de Clemente que acumulaba jugadores de corte defensivo con la selección de VDB que busca acumular cuanta más creatividad sea posible, que contraste tan distinto y enriquecedor a la vez de como las futuras generaciones de futbolistas que han cambiado tanto y nos han hecho llegar tan lejos. España ahora mismo es una referencia mundial por su propio sello y no tratando de emular a otras, teniendo unos centrocampistas que son la envidia y los que se han quedado fuera como el propio Beñat.

    Aquella selección tenía su punto de cariño, muy trabajada y sólida atrás pero que le faltaba un jugador referente arriba para poder hacer verdaderos los sueños de un país. Llevado por un seleccionador que impuso una renovación generacional más que necesaria, que por ese gesto se llevó la confianza de bastante gente pero que la presión al final pudo con él y tenemos la imagen del actual Clemente. Un entrenador desquiciado y obsoleto para el fútbol actual, no supo pasar de página y para mí ha sido una lástima perder una figura que podría haber sido tan interesante.

    Por último felicitar a Sergio por estas reliquias que está dejando, además de enriquecedores (Qué lo son un buen rato) consigue acordarte de recuerdos de tu infancia o de jugadores que en aquel momento marcaban las pautas para los futuros futbolistas.

    Respond
  • @DerkinFT14 14 junio, 2012

    @DavidLeonRon

    La verdad es que además veías a las estrellas de las selecciones rivales y parecían aútenticos héroes sacados de los relatos homéricos donde te impresionaba la potencia de "Caballo Loco",donde asustaba la espigada imagen de un Klinsmann que exudaba peligro por los 4 costados,donde deseabas que la pelota jamás le llegará a Baggio…

    Y además en el resto de partidos disfrutando de la clase de Hagi, de una de las mejores delanteras que jamás he visto resguardada por el 6 que siempre habitará en los corazones blanquiazules(con ayuda de otros dos grandes mediocentros) y ,sobre todo para mí pq era mi ídolo, ver a un jugador que con su selección portaba el 10(en su club el 8) gobernando por completo en sus compañeros y poniendo las dosis de magia y capacidad goleadora de una gran generación.

    Bufff que gran mundial fue,incluso como dices los cromos(una vez mi hermano y yo nos gastamos 1000 pesetas en sobres) que siempre odiaré a un jugador griego de cuyo nombre no me acuerdo por ser el único que me falta.

    Respond
  • @SVilarino 14 junio, 2012

    @Derkin

    Stoichkov también era "el 8" en Bulgaria. Era su seña de identidad. El nº10 era Nasko Sirakov, que había jugado en el Espanyol, y era uno de los dos únicos supervivientes de la anterior Bulgaria mundialista, la del 86, junto al portero Mihaylov. Que, a modo de anécdota, fue un prototipo de Hilario Pino. DIsputó Mexico86 con 24 años y casi calvo, y jugó USA94 con 32 y con una mata de pelo muy guapa xD

    Respond
  • Chema R. Bravo 14 junio, 2012

    @Vilariño

    Sirakov vino al Zaragoza, lo ficharon como bota de Bronce, pero no terminó de cuajar. Se jodió la rodilla. Dicen que tenía mucho institnto, delantero puro rematador.

    Respond
  • herminator 14 junio, 2012

    @DerkinFT14
    @DavidLeonRon

    Yo no podré olvidar nunca el tabique de Luis Enrique.Su sangre, sus lágrimas fueron las lágrimas de todos.
    Los partidos que se jugaban de día cuando aquí era de noche.
    El SuperDepor que enamoró a media españa dominando en USA con el gran Mauro Silva,Bebeto, Romario, las primeras apariciones de Ronaldo… El gran Giga Hagi,etc etc

    Recuerdo perfectamente a Striker, al que asocio tremendamente a una conocida multinacional de comida rápida pues en menú para niños regalaban juguetes,tazas o similares con su figura. De hecho aun conservo una muñequera/monedero que regalaban para aquella ocasión y a la que di mucho uso en las tardes-noches de verano de libertad en el pueblo.Metias 4 monedas de 5 duros en la muñequera y cuando corrias y sonaban de aquella manera parecía que eras rico.
    Sin lugar a duda mi mascota favorita junto a Covi y Curro.Era la época de asociar muñecos con símbolos y recuerdos.

    …Esas no volverán…

    Respond
  • @DerkinFT14 15 junio, 2012

    @SVilarino

    Seguro que nunca jugó con el 10? te juró que a mi a la mente se me viene con el 10 de Bulgaría,pero que en el Barça no lo podía tener pq era de ¿Laudrup?,me debe estar jugando una mala pasada la memoria que mal y eso que es uno de mis ídolos con esa volea tan peculiar que pegaba entre otras muchas cosas.

    @Herminator

    Yo hasta hace poco(mi madre lo regaló) tuve el peluche de Striker que se convertía en pelota de fútbol,la de veces que habré hecho el capullo en casa con el peluche XD

    Respond
  • @SVilarino 15 junio, 2012

    @Derkin

    Al menos desde que se hizo famoso, lo dudo. El 10 se lo apropió Balakov tras usarlo Sirakov. Y en el Barça, Romario, Laudrup (usó durante bastante tiempo la 9 también)…

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.