Marcó, y abrió los ojos para siempre | Ecos del Balón

Marcó, y abrió los ojos para siempre


Creo que estaba loco. Cruzeiro había ganado 6-0 a Bahía y él había anotado 5 goles. Tras el pitido del árbitro le tocaba ser entrevistado a pie de campo, así que después de recibir las felicitaciones de sus compañeros, se dirigió al periodista. Pero no como lo habría hecho una persona normal. Corría hacia el entrevistador haciendo eses por el camino mientras se destornillaba de risa. Apenas se acercaba al impactado hombre del micrófono cuando empezó a gritarle, sin dejar de reirse a carcajadas: “¡¿Lo has visto?! ¡¿Lo has visto?!”. No se refería a sus 5 goles. Lo hacía al infantil error del portero rival que había dado pie al 6º gol de su equipo. Definitivamente, vivía el fútbol de una forma distinta, más desenfadada, más inocente. Tenía 17 años recién cumplidos, estaba dominando Sudamérica y se llamaba Ronaldo. Menino Ronaldo. El delantero centro de la historia del fútbol cerraba los ojos y comenzaba a soñar.

Mano Menezes cambiaba el dibujo hacia una formación más ofensiva, consciente de que lo más probable es que necesitase 3 goles para pasar (Flamengo 1-Corinthians 0 fue el resultado en el partido de ida). Así pues, sacrificaba un centrocampista puro -Jucilei- para jugar con Dentinho y Jorge Henrique en las bandas del 4-2-3-1 que tendría a Danilo como 10 y Ronaldo como 9. La otra novedad, más técnica que táctica, fue la presencia de Alessandro en el lateral derecho en el lugar de Moacir, que una semana antes había cometido el penalty que transformó Adriano para dar la ventaja a Fla. Como veremos más adelante, todas y cada una de las decisiones del técnico de Corinthians fueron acertadas. Andrade no anduvo tan inspirado a pesar de conseguir el billete hacia los cuartos. La decisión de colocar al talentosísimo Moura como volante en vez de en su verdadera posición, el lateral, era toda una señal de intenciones. Flamengo traicionó su esencia ofensiva y alegre para plantear un encuentro conservador y matar a la contra con Adriano y Vágner Love. No le costó caro porque la suerte estuvo de su lado.

Pronto, Europa se fijó en él y Ronaldo fichó por el PSV. Durante 2 temporadas, el delantero centro exhibió esas cualidades que nunca tuvo nadie más. Era muy curioso. Ronaldo era un jugador incorrecto,Todos los desmarques del Ronaldo del PSV eran rectos… y aun así ganaba la posición de costumbres negativas y muy, muy inmaduro. Sin embargo, estaba tan dotado que era capaz de marcar diferencias desde ese contexto desventajoso que se autocreaba por su desconocimiento del juego. Ya en aquel entonces, quizás su mayor virtud era la calidad en la definición, y eso nos sirve para explicar lo expuesto. El desmarque natural del delantero de élite dibuja, en sus primeros metros, una línea paralela a la del fuera de juego en pos de acelerar y estar listo para ganar la carrera a los defensas tras el pase interior. Ronaldo en el PSV realizó desmarques académicos contados con los dedos de la mano. Se limitaba a medir al último defensor de la línea, tomar pose de velocista y comenzar a correr una vez el pase había sido ejecutado. Ganaba siempre. Y definía. Era un bebé feliz que derrotaba a todos mientras jugaba con la pelota. Para la historia, su partido contra el Bayern Leverkusen en Copa de la UEFA. Una de las bestialidades más grandes que se recuerdan en dicha competición.

Los mensajes de los técnicos calaron y Corinthians tomó el protagonismo en el partido. Posiblemente, el Timâo jugó su mejor encuentro de la temporada. Resultó clave que Danilo por fin tuvo una verdadera y vasta franja de terreno para administrar. Sin interiores y con jugadores mucho más abiertos, el carril central era completamente suyo, contactó mucho más que de costumbre con la pelota y condicionó desde ahí la circulación de su equipo. Pero el jugador que verdaderamente marcó diferencias en el encuentro fue Dentinho. El pequeño gran futbolista no es un brasileño al uso, es un brasileño argentinizado. Es decir, un futbolista de gran nivel técnico, pero más práctico que virtuoso -aunque a veces se descuelga con gestos como el de ayer en el centro a Ronaldo-, y con un conocimiento del juego, una habilidad para ocupar los espacios y una capacidad aeróbica sobresaliente. Sin ser un Tévez (es un futbolista mucho más ligero), deja entrever una manera de sentir el fútbol similar. Ayer completó una actuación excepcional arrancando desde la banda izquierda. Además, el miedo que infundía de raíz en el rival seguramente fue decisivo para que Andrade adelantara a Moura, perdiendo así su principal salida de balón. No hay que olvidar que el lateral que acompañaba a Dentinho era Roberto Carlos, quien hizo un muy buen partido también, sobre todo en la primera mitad.

Ronaldo se topó con el Ajax de Van Gaal en Holanda y no pudo ganar ninguna liga, si bien se bastó y sobró para ilusionar a toda una afición. Pero llegaba el momento de dar un paso más, y fichó por el FCEn Barcelona Ronaldo se convirtió en el mayor acontecimiento social del fútbol desde Maradona Barcelona en lo que era el traspaso más caro de la historia. No estaría solo en el equipo de la Ciudad Condal. Aquel año, Bobby Robson contó con una de las mejores plantillas de la vida del club. A la casi insuperable nómina de centrales espectaculares se unían los Sergi, Guardiola, Luis Enrique, De la Peña, Figo y compañía. Y a pesar de que aquel equipo nunca terminó de enamorar al Camp Nou, ya educado por Johan Cruyff, completó una gran temporada a nivel de resultados, dejando la sensación de que si el genio brasileño no hubiera caído lesionado, el FC Barcelona hubiera firmado un lustroso triplete. El recuerdo que dejó en España fue imborrable. No son ni una ni dos las generaciones de futboleros españoles que lo rememoran como el futbolista más impresionante que jamás jugó en la Liga de las Estrellas. El nuestro era un gran campeonato, y Ronaldo, que pese a su notoria mejoría aún estaba lejos de la madurez, lo había aplastado sin compasión. Sencillamente, era un elegido. No habíamos visto nada de él y ya era una Leyenda.

Por primera vez en la temporada, Ronaldo consiguió pesar en el choque y Corinthians lo notó. La profundidad y agresividad del ataque local le creó espacios agradables desde los que logró chutar y acaparar atención, liberando de esta manera a Danilo y Dentinho de marcas abusivas. El genio redondeó su actuación participando en los dos tantos desde el remate. Propició el gol en propia meta y anotó el segundo de cabeza tras la genialidad de Dentinho. Pero más allá de eso, Corinthians tenía delantero centro y disfrutaba las ventajas consecuentes. Si una semana atrás Adriano había condicionado el encuentro, ayer Ronaldo logró suavizar la transición ofensiva de los suyos. En la segunda mitad quedó más diluido por falta de fuelle y su equipo lo notó. Pero el delantero centro había respondido. Le había dado la vuelta a la eliminatoria desde su rechoncha e incómoda figura.

En el Inter de Milan se vio, quizás, al mejor Ronaldo de su carrera. Il Fenomeno seguía deleitando al público con sus inauditas condiciones, pero por fin comenzaba a incorporar a su fútbol conceptosLas líneas “calidad física” y “madurez” se cruzaron en su punto más alto en el Inter de Milan importantísimos que enriquecieron su juego y que, dicho sea de paso, resultaban imprescindibles para triunfar en el durísimo Calcio de la época. Si en el Barcelona su calidad de desmarque se vio muy mejorada, en Italia aprendió a recibir en zonas descargadas para darse la vuelta. Su talento le permitía triunfar en la inferioridad de recibir de espaldas al marco, aunque no alcanzaba la continuidad óptima en su participación. En Italia, la permisividad arbitral le hubiera lastrado en exceso, pero otra vez, Ronaldo había triunfado. Si bien más allá de eso, el salto crucial estuvo en su interpretación colectiva del fútbol. Il Fenomeno aprendió a hacer mejores a sus compañeros, a convertirse en un futbolista contextual por su capacidad para dar a sus equipos amplitud y profundidad desde su posicionamiento y sus amenazas. Ya no era ocasión ó ralentización y muerte del lance. Ronaldo ya sí era el partido.

En la segunda parte y estando virtualmente eliminados, el Flamengo dio un paso al frente y sorprendió a Corinthians con un arranque demoledor. Adriano, clave, volvía a estar inspirado y administraba el ataque visitante retrasando su posición para escapar de las marcas. Ha sorprendido gratamente ver un Adriano tan relacionado con el juego en esta Copa Libertadores, ya que en Europa era un jugador formidable pero estrictamente ligado a la demolición. Junto a él, marcó diferencias Moura. Es tal su habilidad técnica y su talento que sobrevive al cambio de posición y logra aportar, algo de lo que mismamente los dos grandes laterales brasileños del momento no pueden presumir. Es decir, si bien colectivamente el equipo había salido perdiendo con la decisión de Andrade, Moura como individualidad seguía pesando. El empuje del Flamengo se vio recompensado con el tanto del Doctor Amor tras un brillantísimo contragolpe.

Llegaron las lesiones, luego el Mundial de su vida y, después, su fichaje por el Real Madrid Galáctico. Ronaldo ya no era el mismo. Las operaciones habían restado grados de giro a su rodilla y si bienEl Ronaldo del Madrid no era el mismo, pero volvía a ser el mejor. Emocionante ejemplo de superación su carrera seguía siendo imparable, su habilidad para sortear adversidades y cambiar de dirección era sensiblemente inferior. Y aquí reside, quizás, el mayor mérito de la carrera de Ronaldo. Viéndose completamente vencido físicamente en cuanto a que no podía reproducir el fútbol que había desarrollado durante sus 9 primeros años como profesional, el genio fue capaz de reinventarse y volver a ser el mejor jugador del mundo en base a otros credenciales. El Ronaldo del Madrid es, futbolísticamente, el más complejo. Ofrece el plus asociativo que no tuvo, multiplica sus diagonales fuera-dentro y dentro-fuera, fortalece hasta la élite su juego de espaldas y optimiza su capacidad de remate. La única pega es que, sin lesiones, se hubiera visto lo mejor de este y lo mejor de aquel en un mismo jugador.

Con el 2-1 en el marcador, los visitantes no dudaron en replegarse de nuevo en busca de una contra que, esta vez sí, filtraban con cierta regularidad. Tan solo la espectacular actuación de Chicao evitó que las rápidas transiciones de Adriano y sus amigos dieran pie a un número mayor de ocasiones. Precisamente el enorme central dispuso de la última ocasión de la eliminatoria, ya en el descuento, lanzando un tiro libre perfecto que situó a Bruno por encima de la perfección. Antes, la entrada al campo de Juciley y Iarley no habían terminado de dotar a la ofensiva del Timâo de la frescura que anhelaba tras el derrumbe físico del trío Danilo-Dentinho-Ronaldo. En líneas generales, la victoria del Corinthians fue justa, pero también lo fue el pase del Flamengo, que resultó muy superior en la ida pese a jugar con 10 jugadores buena parte del envite.

Berlusconi y Galliani se lo llevarían a Milan para cumplir su propio sueño y el apoteósico delantero respondió con 7 goles en el tramo final del campeonato. Al año siguiente, sufría una nueva lesión que leSi aun no viste nada de Ronnie en Corinthians, date el placer de ser feliz con él alejaba de la competición europea definitivamente. Cuando todo parecía indicar que Ronaldo se había acabado, el amor indestructible que profesa el brasileño hacia este deporte hizo que se machacara durante meses en las instalaciones de Flamengo de cara a poder competir en el Paulista. No tenía nada que demostrar, ni nada que ganar, lo hizo solamente por amor, porque así es Ronaldo, y así entiende el fútbol. El resultado fue una temporada brillante en el Corinthians, en la que el genio maradonizó su juego (pase, magia, manejo del tempo y la dirección de la ofensiva) ante la carencia de su carrera diferencial. La ilusionante esperanza de que el máximo goleador de la historia de los Mundiales hiciera acto de presencia en Sudáfrica emergía, pero apareció una nueva lesión que frenó en seco su continuidad física. De esa, no salió. La temporada 09/10 del genio ha sido desagradecida. Pero en su último partido grande, Ronaldo marcó gol. El 2-0. El de la clasificación eventual. Ronaldo lo volvió a hacer. Luego, abrió los ojos. El sueño ha terminado. Sólo queda la Leyenda.


7 comentarios

  • DBEcos 25 marzo, 2012

    Si quieres consultar los comentarios de esta entrada en su versión anterior, puedes hacerlo en: http://www.ecosdelbalon.com/ecos/2010/05/06/marco

    Respond
  • Kundera 27 marzo, 2012

    PRECIOSO.

    Respond
  • @fernando_eco 27 marzo, 2012

    Qué bonito queda este artículo con la nueva edición

    Respond
  • @centrojas4 8 abril, 2012

    No había tenido la oportunidad de ponerme al día en la comunidad Ecos, y hoy, me encuentro con esto. Leer un domingo por la tarde con el frío azotando la calle y un servidor con una manta por encima acariciando el artículo, rodeado de un silencio absoluto. Es genial, de verdad. Enorme.

    Respond
  • Fran 10 mayo, 2012

    La gallina de piel. Un artículo que hace justicia a semejante futbolista es algo raro de ver. Gracias por existir.

    Respond
  • @antonioleonro 12 mayo, 2012

    Con la cantidad de artículos maravillosos que habéis publicado, éste, sin embargo siempre tendrá un lugar en mi corazoncito, tanto por el personaje como por el relato en si. Gracias por el nuevo disfrute.

    Respond
  • hg_ 8 febrero, 2013

    Es imposible no ser un sentimental con Ronaldo.

    Vivimos en tiemposde gigantes pero esto fue algo distinto.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.