La sonrisa de Bojan Krkic

Juventud, divino tesoro de los paraísos de las infancias perdidas o ya gastadas. Una pelota que rodaba casi sin parches negros cuesta abajo de nuestro corazón blanquísimo. Luego no costaba nada subir cuesta arriba, es más, no nos dimos


Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.