El centrocampista volador

Yaya siempre se consideró a sí mismo un súper crack. Nunca ignoró su excepcionalidad. Supo que sus músculos manipulaban el césped y sus pies la pelota de una manera suya, única y exclusiva. Seguro que en Barcelona fue feliz.


Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.