Su peor enemigo

Era la hora más los tres minutos que había dispuesto el señor colegiado. La pelota parecía esperar una patada fuerte y certera que irremisiblemente hiciera sonar el silbato y parara el reloj (y los llevara a las duchas y luego a casa que ya es lunes y son


Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.