Maratón

Filípides encaró tambaleante los últimos metros por la Castellana. Cuando finalmente alcanzó a la diosa, se postró frente a su carruaje, aspiró un último aliento y pronunció la única palabra que el gentío ansiaba escuchar: “¡Vencimos!”.


Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.