La pausa del Tottenham

A medio camino entre un papel de villano con el que no encajan y el de simpático secundario que no les satisface, el Tottenham Hotspur busca su espacio en este cuento que se ha inventado el Leicester, Ranieri y la Premier League. El


Bojan Krkic en el cortijo de Rory Delap

Cuando en octubre de 2007 Bojan Krkic debutó como titular en el primer equipo del Fútbol Club Barcelona, todo había sucedido demasiado deprisa. El conjunto culé visitaba al Villarreal en la octava jornada de liga, y Frank Rijkaard contaba


Un amigo para Bojan

Suena a hipérbole, pero hasta que no llegó a Stoke-on-Trent, Bojan Krkić no volvió a jugar como en aquel exuberante Mundial Sub-17 disputado en Corea del Sur hace ya ocho veranos. Ni siquiera


La estrella que espera a Van Gaal

Como quien no quiere la cosa, Van Gaal ya tiene a su Manchester United en puestos de Liga de Campeones. No puede decirse que su fútbol haya despegado, sigue siendo escaso e irregular, pero, incluso sin contar de seguido con sus


“La historia del fútbol”: episodio 61

Habían pasado ocho años pero Brasil aún llevaba dentro el dolor de la tragedia. El Maracanazo de 1950 había conmocionado al país, que se preparaba para levantar su primera Copa del Mundo en casa. Finalmente, sería en 1958


El primer gran equipo

Los inicios de Sir Alex Ferguson en Old Trafford no fueron sencillos. Tras su llegada en 1986, el técnico escocés no levantaría un título hasta 1990; una FA Cup prestigiosa pero escasa a tenor de lo que luego ganaría.


Principio de inmunidad

40 años sentado en un banquillo; 36 alzando copas. Siempre rodeado de mar. Sir Alex Ferguson llegó al Saint Mirren FC en 1974, cuando la Ley Bosman y sus consecuencias ni siquiera formaban parte de la imaginación de la gente.


Veinte managers y un actor

Además de sacarle partido a su condición de Sir, de beber vino de dos mil libras la botella, cuidar a sus nietos, tocar el piano, leer, acudir a las carreras de caballos o meterse en algún jardín espinoso con el laborismo inglés


Sir United

Moría su madre en la cama de un hospital de Glasgow, pero a él lo habían citado en las oficinas de Old Trafford no porque fuera escocés, algo que parece accesorio excepto si es el Manchester United quien te llama, sino porque Martin Edwards


No se lo digas a Robinho

Sólo sabe que le ahoga. Con 30 años volverá a casa sin aquello que vino a recoger, y lo más triste es que la decisión estuvo tomada desde que cumplió los 24, aunque no tuviese el valor ni de reconocerlo ni de reconocérselo. El ojo del tiempo hoy nos ayuda a


Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.