El juego llamó a la suerte

Berizzo tenía claras sus posibilidades. Disponía de armas para acribillar al Barcelona, pero su sistema habitual no iba servido de consistencia para sujetar al tridente sudamericano, así que dio una vuelta de tuerca al dibujo y pasó a defender con un 4-4-2, con


Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.