El águila que no necesita volar

Para un portero, lo más complicado es hacerse un hueco. O, mejor dicho, tener la oportunidad de hacerse un hueco. A Jan Oblak (1993) ese primer momento le llegó con sólo 16 primaveras en el


Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.