Antoine, entre Leo y Setién | Ecos del Balón

Antoine, entre Leo y Setién


Quique Setién está conociendo su actual plantilla. O mejor dicho, ya la conoce, ya ha tenido tiempo para mirarla y vivirla, para saber cómo puede manipularla a nivel de sistema. En ese reconocimiento y convivencia seguramente haya comprobado rápidamente que solo tiene un extremo puro en su plantilla, un recién llegado llamado Ansu Fati. Es lo que tiene haber llegado en enero, con una plantilla configurada desde otro sentido futbolístico. Esta situación le ha llevado a tener que ir equilibrando las necesidades de Messi con sus propias necesidades como entrenador fiel a sus principios, entre los que se encuentra la amplitud exterior, que han compartido Fati, en izquierda o en derecha, con uno de los dos laterales en el costado opuesto o bien los dos laterales cuando Ansu ha sido suplente y junto a Messi se ha alineado a Griezmann y Arturo Vidal.

Setién ha tenido que devolver la amplitud a sus laterales

Esta última consideración está, de hecho, revalorizando el papel de ambos, francés y chileno, en un contexto de subordinación y adaptación, en un escenario en el que Ousmane Dembélé y Luis Suárez ni han estado ni van a estar en mucho tiempo. Con ellos sobre el campo no es posible alinear extremos, lo que lleva al técnico cántabro a volver a utilizar a los laterales como hombres fijos en la cal. En un escenario más posicional, esta situación permite y limita al unísono los movimientos de los dos. En lo referente al primer verbo, esta amplitud encargada a los laterales posibilita que Griezmann y Arturo se muevan por dentro, cerca del epicentro de las jugadas, un escenario más favorable para ellos. Fijándonos en el segundo verbo, el sistema no les permite más libertad de bajar a por la pelota, pues su misión está muy relacionada para sujetar la última línea, dar espacio a Messi e ir dibujando movimientos profundos tanto si la pelota está a 50 metros de su posición o jugándose a dos metros.

En un partido que expuso los problemas del Eibar para ajustar su plan al que le obliga el partido, el resultado no favorece la explicación del encuentro, más bien la oportunidad de valorar la dinámica general que está llevando a Griezmann y Vidal a ser los sastres de una tela en la que el control y el desequilibrio, Setién y Messi, necesitan de herramientas para que más que de disfraz, el aspecto del colectivo sea el de un buen traje. En esta necesidad, con los interiores más fijos, siendo Vidal un delantero de partida y en la práctica, el Barça viene necesitando mucho más de sus laterales, no solo la amplitud, pero no puede negarse que el rendimiento de Arturo y Antoine está siendo extraordinario. Sobre todo, en el último mes, en lo respectivo al ‘Principito’.

Griezmann está brillando sin balón, con todos sus movimientos

Está siendo esta etapa una muy productiva para Antoine, por más que que sea el dique de otro mediapunta y no al revés, como pudo gozar en el Atleti o goza en Francia. Y es que a diferencia del periodo anterio, Griezmann está pudiendo jugar más centrado, bien es cierto que tras la baja de Luis Suárez. Y aunque parta desde más arriba, su repertorio de movimientos está luciendo de manera formidable. Desmarques circulares y sobre el fuera de juego cuando el rival sube las líneas, apoyos, descargas, sobrecarga en la zona del balón para abrir pasillos y sujetar al central de ese lado para que Messi esté en uno contra uno. Es un no parar. Antoine Griezmann está para mirarle a él solo en cada partido.


3 comentarios

  • Joabe Silva 23 febrero, 2020

    Esta jugando muy bien, Griezzman. No me lo hubiera imaginado antes. Veo a Messi aún tímido para buscarlo durante el partido, pero cada vez mejora más eso. No hay de otra, es lo que tiene (que no es poco) enfrente para ayudarle. Me gustó más el partido de Arthur, aunque me saca de quicio el hecho de que no se atreva tanto a buscar jugadores entre líneas y que todavía ralentice el juego. Es como si le faltaran más ojos en la espalda. Y ahí es cuando se hecha de menos a Xavi.. Independientemente, veo al barça más seguro de sí y teniendo la iniciativa, cosa que con Valverde era muy difícil. Vamos a ver como el sistema defensivo irá reaccionar con equipos de porte mayor esta semana clave. Se viene lo bueno!

    Respond
  • ruqueyo 23 febrero, 2020

    @Joabe Silva

    Griezmann (con una sola Z) está aportando mucho trabajo al equipo, es el primer defensa del equipo cuando el rival te roba el balón, algo que es fundamental en el esquema de juego típico del Barcelona, con la presión alta para robar el balón cuanto antes y lo más arriba posible. El debe de Griezmann es en el ataque, y precisamente a él se le ha fichado para atacar y marcar goles, y más cuando Suárez está lesionado, com Dembelé, se espera de él que aporte algo más que robar balones y correr mucho por el campo.

    Messi sigue sin fiarse de él en ataque y se ve en muchas ocasiones en las que si en vez de estar Griezmann está en su lugar Suárez o incluso Jordi Alba, no dudaría en pasarle el balón, y con el francés se lo piensa bastante. Si no me equivoco, fue en el cuarto gol que Messi le dio un balón en bandeja al francés y la marró estrepitosamente, aunque fue finalmente el propio argentino el que terminó marcando el gol en un rechace de la defensa.

    En cuanto al juego del equipo, con Setién se ha ganado mucho más control del balón y del partido, veo a este Barça menos vulnerable que el de Valverde, en cambio, con Valverde el equipo era más vertical y tenía más pólvora arriba. Hoy no es el mejor día para decirlo después de un soberano 5-0 al Eibar, pero en partidos anteriores de Setién hemos visto al equipo muy espeso en ataque, y pasaban los minutos y no pasaba nada. Aun así, este Barça ha encajado gol en casi todos los partidos que ha jugado con Setién (hoy, de nuevo no es el mejor día para decirlo porque el Eibar no ha mojado).

    No sé, yo sigo con muchas dudas, yo no habría cambiado a Valverde por Setién, no creo que los batacazos del equipo se deban al entrenador, pero tampoco veo mal a Setién al que creo que debería de dársele un poco de margen, pero a su vez, es que estamos en la recta final de la temporada y no hay margen de error.

    Está claro que este Barça ahora mismo es un polvorín, y que en cualquier momento va a liarse parda. No es justo para Valverde haber salido del equipo dejando al equipo clasificado en Champions para octavos y como primero de grupo, y dejando al equipo líder y como campeón de invierno. Pero tampoco es justo para Setién, que sin casi darse cuenta de que está entrenando al Barcelona, se encuentra que ha perdido una Supercopa, que está eliminado de Copa, que hasta ayer, no era líder, y con un Camp Nou pitando al presidente.

    Muy enrarecido todo

    Respond
  • BdeB 24 febrero, 2020

    @ruqueyo

    La tercera temporada de Valverde empieza muerta, el error es no desconectar el cadáver de la asistencia médica en verano y aguantar hasta enero. Para mí hay que entender la temporada a partir de ahí.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.