Un castillo sin naipes | Ecos del Balón

Un castillo sin naipes


Hay varias máximas en el fútbol de clubes que se cumplen con bastante asiduidad. Entre ellas se encuentra aquella por la que un club en dificultades, en serias dificultades, acude a quien mejor lo conozca para que no se asuste y logre implicarse cuando todo quema. Aunque cada caso es un mundo y las urgencias son diferentes, la contratación de Frank Lampard por parte del Chelsea y la de Mikel Arteta por parte del Arsenal responden a situaciones particulares que han reconfigurado los deseos u objetivos de ambos clubes con tal de imaginarse un éxito a medio plazo mientras en el proceso se recuperan determinadas cuestiones que incluso el aficionado puede haber dado por perdidas. Inglés y español se enfrentaron en un derbi de Londres que no hizo sino acrecentar los problemas de confianza y juego que se viven por el Emirates.

Lampard corrigió un planteamiento que le dejó sin demasiado margen para crear tras el 1-0

No iba a ser un derbi de grandes posibilidades, pues ambos atraviesan momentos complicados, unos más que otros. El primero que imaginó un partido concreto en el que ubicarse con firmeza y sin demasiadas fisuras fue Frankie Lampard, quien habilitó una defensa de tres y una doble mediapunta, sin extremos, y sin Jorginho en el eje, con la posibilidad de reforzar el carril central y el área grande, con tal de poder correr y forzar a un Arsenal débil tras la pérdida a correr, transitar y no ganar confianza en el juego más posicional. Sin embargo, Mikel Arteta cambió las asignaciones tácticas del duelo y ni mucho menos llenó de pases su plan, en parte porque de momento su plantilla ni está configurada para ello ni tiene a sus jugadores más capaces cerca de poder controlar un partido de tan alta exigencia. Así, el vasco se plantó con un 4-2-3-1 más mixto, con tintes reactivos, con Aubameyang en la izquierda y Nelson en la derecha y además pudo adelantarse en el marcador para ver de cara la siguiente jugada sobre el tablero y añadir mordiente a su ataque más lejano. No obstante, Lampard no esperó al descanso y corrigió. Del 3-4-2-1 con carrileros y sin ‘5’ puro, el técnico ‘blue’ llamó a Jorginho, retiró a Emerson y abrió el campo con dos extremos, uno de ellos un Willian que abrió las líneas ‘gunners’ hacia la cal y regó de dudas la basculación de las dos líneas de cuatro del cuadro de Arteta. Una situación que se extremó, por decisión de ambos, en toda la segunda mitad.

Arteta tiene mucho trabajo anímico que hacer. Un ejercicio urgente de restauración

En ella, el Chelsea llevó el absoluto peso del partido y demandó en su rival una continuidad defensiva constante, minuto a minuto, donde no solo debía defenderse en la última línea, sino coordinar zaga y medular, moverse de lado a lado, taponar situaciones localizadas de inferioridad y después aguantar las arrancadas del extremo brasileño, quien primero en derecha y después en izquierda, se fue hacia línea de fondo para dibujar un tipo de ataque frecuente, donde el balón llegaría al área hasta el remate o el saque de esquina. Debe decirse que hasta el minuto 80 aproximadamente el Chelsea apenas generó ocasiones de calidad, pero el Arsenal se pasó demasiado tiempo sin intercalar alguna salida o contragolpe que cambiara la dinámica del encuentro. Fue así como un tramo final frustrante echó al traste el resultado e incidió en su estado anímico: golpeado, frágil, castigado y herido. La cara de Arteta tras la salida de Leno en el empate explica qué ocurre en el Arsenal y qué objetivos debe marcarse un equipo asolado por las dudas y los malos pensamientos sobre uno mismo.


6 comentarios

  • Marco Rodrigo Azkue 30 diciembre, 2019

    Gran texto Arroyo! Interesantísimo partido en lo táctico, que yo creo que se empieza a entender desde lo visto en Bournemouth tres días antes. Me gustó bastante el Arsenal en el debut de Arteta. Casi siempre inició por fuera, para buscar meter el balón dentro con la jugada ya en un segundo o tercer escalón. Ante un rival con punta y dos alas, en la derecha Maitland-Niles (centrado a interior) fijaba a extremo y despejaba el pase Sokratis-Nelson. En la izquierda, mientras, Shaka se llevaba a su par ganando altura y generaba espacio para que Xakha bajara a su sector y jugara de cara.

    Creo que Lampard ayer esto lo contrarresta bien desde un inicio, con la posición de Willian y Mount en el bloque alto. No van a persecuciones individuales sino que quedan fijos en una zona digamos que intermedia, entre centrales y laterales gunners. Pero el Arsenal, casi obligado a recurrir a la verticalidad, la encuentra fácil a la espalda de Kante-Kovacic, donde Ozil y Lacazette reciben sin acoso. La entrada de Jorginho es clave porque acaba con esto último y porque el Chelsea la agradece muy mucho en salida, generando superioridad (3 para 2) en zona central de iniciación. Ambas circunstancias ponen el campo cuesta abajo hacia Leno con demasiados minutos por delante. Un saludo!

    Respond
  • Jorge Garrido 30 diciembre, 2019

    El partido cambia totalmente con la entrada de Jorginho. Sobretodo es Ozil el que se ve más perjudicado con el nuevo contexto creado por Lampard, ya que deja de recibir a la espalda de los dos pivotes como estaba ocurriendo durante toda la primera media hora y además el Chelsea se hace dueño del balón de ahí hasta el final del partido. Con Jorginho en el campo el Chelsea se anima a presionar más arriba y lo hace de una manera muy efectiva con el italo-brasileño como gran protagonista en esa presión y acompañado a los costados de Kanté y Kovacic mucho más cómodos defendiendo hacia adelante y en superioridad contra Torreira-Guendouzi. Es a partir de este tramo cuando el Arsenal echa de menos una figura en el centro del campo con la que no cuenta desde hace mucho tiempo, alguien con personalidad y calidad suficiente para dirigir y guiar a su equipo…alguien con quien si cuenta el Chelsea, alguien como Jorginho.

    Respond
  • AArroyer 30 diciembre, 2019

    @Marco Rodrigo

    Muchas gracias Marco! Un gusto verte por aquí :)

    Coincido en lo que apuntáis tanto tú como @Jorge. Corrige Lampard rápido con la entrada de Jorginho, que es quien reconfigura el dibujo y además manda a Willian a posición de extremo clásico, no solo porque el brasileño es un jugador muy profundo y desequlibrante sino porque ensancha la defensa del Arsenal, estira a lo ancho a las dos líneas y comienza a exigir al Arsenal defender la banda, el centro y la línea de fondo, que eran situaciones donde no estaba siendo exigido.

    Respond
  • Fer 31 diciembre, 2019

    Como aficionado del Arsenal, me ha gustado mucho leer este análisis tan acertado a mi parecer, estoy de acuerdo en casi todo. Me parece que se está intentando vender un baño táctico de Lampard a Arteta con el cambio de jorginho, y estoy de acuerdo en que cambia el panorama del partido. Pero en la 2a parte más que un asedió del Chelsea, me parece que el Arsenal le cede la posesión al Chelsea y que esa posesión es totalmente inútil porque como bien dices, no crean peligro ni ninguna ocasión Clara. Creo que el Arsenal se encontraba como cediendo el balón y esperando atrás aguantando el resultado. Creo que el partido llevaba siempre el mismo guión hasta que empata el Chelsea, que por cierto para mi Jorginho debió ser expulsado alrededor del 75' por un agarrón que era la segunda amarilla. El árbitro además valoró durante todo el partido, y muy bien hecho para mi, que cualquier agarrón que cortase una jugada era amarilla. Lo que no puedes hacer es beneficiar de esa manera a un rival tirando por la borda el criterio que había llevado durante todo el partido. Creo que esa decisión es crucial en el resultado, porque no se que habría pasado, pero creo que si en el 75' expulsan a jorginho, tal y como estaba el partido creo que el Chelsea jamás habría empatado el partido. Aparte en el 1-1 ví un posible empujón a torreira que no se analizo en el VAR, ya que se miro si fue o no fuera de juego. Creo que todo esto no ha sido nombrado y que para mi cambio el rumbo del partido. Por supuesto la salida de leno es una cafrada impropia de un portero de su nivel, aunque creo que no se le debe matar porque nos está dando Mucho, y por supuesto también que no te puedes venir abajo anímicamente de esa manera y que te remonten para mi un gran partido en 4 minutos. Aunque el resultado no me pareció justo ni mucho menos y pienso que el Arsenal fue notablemente perjudicado por las decisiones arbitrales en momentos puntuales, creo que el equipo hizo un gran partido y que es ilusionante sobre todo el baño de la 1a parte al 4o y que con Arteta no está todo tan mal como quieren vender. Tengo esperanzas puestas en Arteta y que le dejen fichar y vender según el quiera porque si consigue sacar a las estrellas del equipo y fichar las piezas que el necesite para jugar con su idea ( que supongo que será filosofía tiki-taka) creo que puede levantar a este equipo que creo que le faltan piezas muy claras. Un par de centrales sólidos de verdad y un mediocentro que te aporte desequilibrio entre líneas y un toque de balón limpio y preciso. Creo que será difícil por no decir imposible el que se pueda fichar algo ilusionante porque en enero no te van a dejar salir a alguien top , y que el Arsenal esta perdiendo el atractivo hacia jugadores top. Creo que Arteta se tendrá que comer está plantilla por lo menos hasta verano y que con las piezas que tiene es complicado que se pueda clasificar para la UCL y veremos si para la UEL. Perdón de antemano al que se vaya a leer mi parrafada y gran análisis . Un saludo a todos.

    Respond
  • AArroyer 31 diciembre, 2019

    @Fer

    No sé si llegas recientemente a la web y la lees hace poco pero en @ecosdelbalon nunca hemos valorado y nunca lo haremos, ni en análisis ni en comentarios cuestiones arbitrales. Ni al equipo de redacción ni a ninguno de los comentaristas que se pasan por la web nos interesa hablar de los árbitros y sus decisiones. Es un tema que no tratamos y del que no queremos hablar porque no nos hace estar cómodos y nos divide continuamente. Un saludo!

    Respond
  • Jerry Vargas 4 enero, 2020

    Desde su entrada Jorginho puso orden en el campo. La consigna de Lampard era pelearle el balón a un Arsenal que estaba muy cómodo. Jorginho era un salida de balón y pese a no ser tan rápido cortaba muchas jugadas del Arsenal con su lectura de juego. Se vio en algunas jugadas también como daba la señal al equipo para presionar la salida de los de Arteta.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.