Jürgen Klopp a mar abierto | Ecos del Balón

Jürgen Klopp a mar abierto


Todo lo que ha hecho Jürgen Klopp desde que llegó a la ribera del Mersey ha sido construir e inventar. Ni siquiera recicló o remendó lo que tenía, pues recibió un club sumido en una peligrosa indiferencia, alejado de los títulos y de la Champions League, cuando el Chelsea, el Manchester United, el Arsenal y el Manchester City parecían cerrar las puertas del continente. Pero el alemán no dudó en hacer las maletas. En Liverpool tenía todo por hacer -bendita necesidad- y mucha energía en el tanque, la que se había regenerado sabiendo que cambiaba de país y se iba para entrenar a un club leyenda. Varios años después, todo es obra suya: la idea, la viabilidad, el mensaje y el producto final. Aunque la realidad trate de engañar en cierto modo, por todo lo que el tiempo y la convivencia entre Klopp y sus jugadores han dado a entender, la plantilla del Liverpool no es como parece ser; un grupo de jugadores con un palmarés exiguo, prácticamente nulo en la mayoría de futbolistas.

La ausencia de Firmino y Salah, por paradójico que resulte, obliga a Klopp a extremar su presión

En esta cuarta temporada al frente del equipo, Klopp ha doblado la apuesta, inversión mediante y configuración de plantilla profunda, para discutir y poner en duda la hegemonía de Pep Guardiola a 38 jornadas y del reinado español en la Copa de Europa. A día de hoy, se encuentra, habiéndolo hecho todo, a 180 minutos de irse sin “nada”, sabiendo que nada de lo que pasará restará valor a todo lo imaginado y realizado. Hoy, ante el Fútbol Club Barcelona, un imposible, levantar un 3-0 sin los dos jugadores más capacitados para, llegada la hipótesis, rendir mejor fuera de los dominios de Klopp. Es decir, las estrellas más autónomas del proyecto, al menos hoy, pues en un inicio fueron un cuaderno que el técnico germano dibujó y coloreó, no estarán disponibles ni un solo minuto. Sin margen para nada más que para el sentimiento, Klopp tiene tres opciones: matar, morir y morir matando.

Klopp tratará de volcar toso su flujo ofensivo con sus laterales, puede que en el 2-3-5 que probó en tramos de la temporada

Más allá de las piezas, la intención parece evidente: generar ritmo y frecuencia. Una de las marcas registradas de sus equipos consiste en, no sólo generar un volumen de juego incesante, sino la agresividad de los movimientos de sus jugadores. Ver arrancar a un jugador entrenado por Klopp demanda una exigencia física y mental de primerísimo nivel, y eso intentará generar el Liverpool para ser superior al Barcelona para desde ahí entrar en lo emocional, en la duda, en el sufrimiento. Para ello, y no estando los jugadores que transforman la agresividad en fútbol de vértigo y calidad, puede entenderse que Klopp redoble la apuesta en la presión e intente profundizar por fuera. La altura de sus laterales ha sido y es una seña asfixiante para el rival. No han sido pocas veces las que el Liverpool, en contexto Premier, ha mandado a sus laterales a posición de extremo cuando uno de sus centrales recibía la pelota. Tratado algún ejemplo en esta web, el Liverpool ha activado un 2-3-5 en fase ofensiva, desde la salida de balón o la recuperación del mismo, que tendría mucho sentido en la noche de hoy.

Valverde necesita frenar buena parte de la influencia de Alexander-Arnold y Robertson incorporándose

¿Por qué? Desde lo más evidente, el resultado a remontar y la necesidad por arriesgar más de la cuenta, entra en juego la posibilidad de que Ernesto Valverde, paradigma del equilibrio, trate de igualar en número en el centro del campo, alinear simetría y esfuerzo y restar un efectivo en ataque, más la baja de Dembélé, que no condicione tanto un emparejamiento dos contra dos en la última línea -Messi y Suárez contra centrales-. Es por eso que el técnico barcelonista tenga muy presente el plan de partido en lugar de la estructura de juego que ha construido a lo largo de la temporada, reforzando los costados, por donde tratará de anular el efecto de los laterales como ‘sprinters’, y proponga una defensa muy basculada hacia la zona del balón para interrumpir las subidas de Robertson y Alexander-Arnold. La incorporación lanzada de los laterales de Klopp, incluso la que surja aunque partan como extremos y no como laterales en lanzadera, es lo que Valverde tratará de evitar.

Equilibrar en número la presión del Liverpool, tarea para Ernesto Valverde

Son ellos los que en la noche de hoy permitan girar el cuello a los defensores culés y habiliten la llegada de segunda línea de unos interiores que cambiarán el posicionamiento para ganar la segunda jugada con la ocupación del área si el balón traspasa la altura de Semedo/Roberto y Alba. Del mismo modo, al jugarse buena parte del partido en campo propio culé, un efectivo más en la medular puede dividir la presión, generar un apoyo extra horizontal o a espaldas de la zona de presión y ganar continuidad para restársela al rival. La batalla parece definida en cuanto a relevancia: los laterales de Klopp, sin nada de que preocuparse más que de atacar, y lo que define a Valverde cuando intuye amenazas de tal calibre.


16 comentarios

  • theblues 7 mayo, 2019

    Lo que Klopp ha logrado con este equipo es fantastico. Le ha llevado su tiempo (lleva en Merseyside desde 2015), pero ha construido un equipazo. Dicho esto, la gestion del banquillo ha sido un poco peculiar, sobre todo en cuanto a la delantera.

    Sturridge comenzo la temporada como 4a opcion arriba (es decir, como 1a opcion desde el banquillo). Tuvo actuaciones bastante notables y marco algunos goles importantes -de hecho, yo creo que en esos primeros meses de temporada vimos al mejor Sturridge en mucho tiempo-, pero, sin una explicacion clara, empezo a desaparecer de los onces y las convocatorias. Despues su primera alternativa a la MSF fue Shaqiri. Y tambien dejo actuaciones bastante interesantes (8 goles en Liga lleva, que no esta nada mal), incluso se planteo la opcion de cambiar de esquema para jugar con Shaqiri mas los tres indiscutibles en el mismo once. Tambien, llegado un punto y sin razon aparante, empezo a caerse del equipo. Y a partir de ahi empezo a confiar en Origi como primera opcion desde el banquillo, que ha rendido sorprendentemente bien como extremo. Pero siempre como suplente.

    El problema que se encuentra Klopp ahora mismo es que, como decis, tiene la baja de dos jugadores fundamentales en ataque, y tiene a sus sustitutos naturales, Sturridge (Firmino) y Shaqiri (Salah), bastante desconectados.

    Respond
  • AArroyer 7 mayo, 2019

    @theblues

    La verdad es que está muy bien apuntado ese deficit que parecía no iban a tener, de lograr tener activados a algunos atacantes. En el centro del campo sí ha logrado sumar más rotación pero arriba se han quedado muy desplazados los dos que comentas, sobre todo Shaqiri, que supongo jugará hoy para tener uno vs uno y disparo a portería desde la frontal.

    De hecho es muy significativo como juega con Salah de punta y Firmino de '10' en muchos partidos Premier pero en Champions, salvo ante el Estrella Roja en Anfield, siempre volvía al 4-3-3. A ver qué vemos hoy.

    Respond
  • JaviB 7 mayo, 2019

    Tremendo mérito de Jürgen: además de pelearle la liga al City, recibe al Barça de Messi con desventaja de 3 goles, sin haber marcado fuera, con 2 las 2 peores bajas posibles, y aun así sabemos que va a tener un plan; que si la moneda le sale "cara" las 2 primeras veces, tiene eliminatoria. No se me ocurre otro entrenador que me infunda más respeto ahora mismo en estas circunstancias.

    Tengo ganas de ver el plan de Valverde: si acepta el envite sabiendo que su primer gol vale doble, o si se protege sabiendo que aguantar 30 minutos es un desgaste físico y mental que les mete en la final.
    Me gustaría ver un equipo con Coutinho y Arthur bastante más que uno con Semedo+S.Roberto y Arturo. No soy capaz de saber cual de las 2 apuestas es más competitiva, pero pudiendo ganar o perder con cualquiera de ellas, sí creo que hay una apuesta de ganador.

    Respond
  • henry27 7 mayo, 2019

    para mi brutal lo de Klopp, tambien sabiendo regular su mayor defecto, la sobremotivación, ese rendimiento fisico máximo que exigé, hacian que fuera muy dificil tener regularidad, y por eso su dormund y su liverpool eran equipos capaces de cualquier cosa (ganar o perder ante cualquiera) pero siempre alegados de la regularidad, este año su premier a sido espectacular.

    En cuanto a este partido, no descarto que valverde saque su 442 con roberto y semedo juntos para intentar taponar ese juego de bandas (la banda izquierda con Mane es su mayor fortaleza) que planteais en el artículo, y lo que dice el compañero Shaqiri y Sturridge (que han sufrido una gestión peculiar, aunque Shaqiri parece que volvio de la lesión rindiendo peor) se hacen hoy indispensables, aunque el segundo este muy lejos de su mejor forma creo que es mejor para atacar centros que Origi y tambien para generar segunda jugada que es fundamental, la segunda linea va a ser clave para Klopp, creo que apostará por Milner. Aunque con la temporada enorme que estan haciendo Pique y Lenglet, este escenario solo da miedo si marcan pronto, sino este barsa sabe sufrir, ya lo demostro en la ida. Pero desde luego espero que Valverde no salga como salió el año pasado en Roma ni en la ida y busque que el barsa tenga un papel más activo en cuanto a la posesión.

    Respond
  • Coronel 7 mayo, 2019

    @ Aarroyer

    Estoy de acuerdo que ese 4-4-2 con Messi y Suárez en punta deja al Barça algo corto de profundidad, sobretodo cuando juegas con el bloque muy a bajo… Y ahí las piernas de Dembélé podrían haber tenido un papel importante, además de condicionante. Pero todo depende también a qué altura coloques el bloque, porque si presionas arriba y recuperas arriba… (Sin Firmino la segunda jugada….)

    Y bueno, sin Dembélé me hago una pregunta… ¿Y Malcom? No digo para esta noche sino de cara a los próximos partidos, incluyendo la final de la copa del rey.

    Malcom no tiene la velocidad ni quizá el desequilibrio de Ousmane, pero no es cojo y con espacios puede suponer una amenaza… Y otro tanto a su favor es que es más seguro en el pase y elige bastante mejor.

    Y en esta segunda vuelta hemos visto que Valverde para girar partidos en las segundas partes a utilizado el 4-2-3-1 con Dembélé en derecha y Messi por detrás de Suárez… Y mi pregunta es… ¿Se puede llevar a cabo ese plan con Malcom en detrimento del lesionado Dembélé?

    Lo digo porque aquí se está hablando mucho de que el Barça se queda corto de profundidad sin la amenaza de Dembélé, un jugador con piernas y que con metros por delante puede recorrer grandes distancias, pero creo que la carta Malcom para girar partidos desde la segunda parte puede hacer su papel…

    Respond
  • AdrianBlanco_ 7 mayo, 2019

    @JaviB

    Ya que lo destacas, me parece muy relevante lo del lateral derecho del Barça, porque está claro que por ahí es por donde va a intentar Klopp la remontada (Mané). Por ello, no me sorprendería en absoluto ver a Sergi Roberto+Semedo, claro.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 7 mayo, 2019

    @Coronel

    Por velocidad, sí. Sin duda. Aunque Dembélé me parece "otra cosa" (por intuición, determinación, etcétera), vaya esto por delante. La cosa es que, después de una temporada casi relegado al ostracismo, me chocaría que hoy fuese una de las primeras espadas. Al menos desde el inicio.

    Respond
  • Coronel 7 mayo, 2019

    @ AdrianBlanco

    Sí, si Dembélé está fino me parece un jugador más amenazante… Ambidiestro, desequilibrante, profundo y muy rápido pero le falta cabeza y su actitud a veces no es del todo buena, así como su toma de decisiones… Dembélé a día de hoy es el "todo o nada"

    Y sí, dudo que Malcom sea titular… Pero claro, si no está Dembélé y Valverde mira al banquillo y busca profundidad… Creo que no puede olvidar la carta Malcom por cualidades… Y que su falta de oportunidades hasta la fecha se debe más a la alta competencia que hay en el Barça… Messi y Suárez fijos… Coutinho y Dembélé han costado mucho dinero… Y luego que la entrada de Arthur en busca de más control desplazó a Coutinho a posiciones más avanzadas…

    Hoy no lo sé, pero sí tengo la sensación de que Valverde sin Dembélé sí le dará opciones a Malcom en próximos partidos… Va a explotar esa carta… Creo que Malcom cuando ha entrado con los "titulares" y en un contexto apropiado y no tan desnaturalizado como ante el Huesca, donde era un Barça plagado de bajas y él jugó de lateral izquierdo… sí ha hecho una buena labor. Hablo de partidos ante el Inter, Madrid, Villarreal, Español…

    En el 4-2-3-1 con Messi por dentro y jugando por detrás de Suárez y Malcom en derecha sí que tiene pinta de que puede hacer su papel… Su pierna zurda lo agradece… Y rinde mejor en la derecha, a pierna cambiada… Pero en la izquierda si es un escenario donde va a encontrar espacios… también…

    Respond
  • ruqueyo 7 mayo, 2019

    Felicidades al Liverpool, justo vencedor de la eliminatoria. No hay explicación de este resultado. Da igual si debió salir Arthur en lugar de Vidal; da igual si debió jugar Sergi Roberto o Semedo,…. es incomprensible lo que se ha visto esta noche en Anfield. Puedes caer eliminado de muchas maneras, pero así, es inexplicable e impermisible para una plantilla que venía de un desastre similar en Roma. Para mí esta noche, como culé, es ya historia negra junto a aquel 4-0 del Milán en la final en Atenas.

    Increíble

    Respond
  • Brazuca 7 mayo, 2019

    @ruqueno

    Yo creo que el 4to gol dice todo lo que hay que decir.

    Respond
  • henry27 8 mayo, 2019

    El liverpool ha dominado los 180 minutos de esta eliminatoria, esa es la realidad, y lo de hoy evidendentemente no se explica desde lo tactico, desde el esquema o desde la calidad individual, se explica por la fe en el proyecto de Klopp, por los abrazos a sus jugadores, los choques de mano con la aficcion y por 20 jugadores que creen de lleno en su grupo y en su lider Klopp. El otro dia le salio bien al Barsa, pero la realidad fue que le encerraron en un su campo y le jugaron mejor, hoy el resultado a exo justicia.

    El partido la primera parte me a perecido buena, igualada, los dos con el papel que esperaba antes del partido y que ya está comentada. La segunda parte el liverpool con el 2 gol ha olido la sangre como un boxeador y ha ido a por el KO, con las armas que todos conocemos.
    Decepción por el Barsa pero tambien alegria por un proyecto muy bonito que he seguido desde el inicio. Una victoria desde la fe en este proyecto.

    Respond
  • Brazuca 8 mayo, 2019

    ¿Que ha pasado con el futbol en los últimos años que los partidos se rompen de unas maneras exageradas?

    Remontar un 2-0 en el 2011 era una cosa de locos.

    Respond
  • Boris_pina 8 mayo, 2019

    @Brazuca
    Que el nivel medio se ha normalizado,los dos bichos han entrado en la treintena y el par de genios que marcaron parte de ese lustro se han difuminado un poco también. Además no parece coincidencia que una vez la premier ha comenzado a regresar a la champions el ritmo de los partidos se haya elevado. Además que la preparación física ha dado un giro a la producción de una resistencia mucho más alta.

    Respond
  • fernandojb 8 mayo, 2019

    Gran artículo y en efecto el Liverpool de Kloop y pocas veces se puede decir una cosa asi de un equipo tan rotundamente y sin temor a equivocarse es una extraña obra de orfebreria de diseño y se puede decir fuera de los parametros habituales o que se siguen en el futbol actualmente.

    Y en efecto es un volumen incesante de juego, pero curiosamente basado en un jugador inmenso detras, es el eje de todo el equipo , el equilibrador, el que lanza a esa jauria de jugadores, desde una tranquilidad insultante y es Van Dyk.

    Para mi es un elemento extraño , perturbador de este liverpool, todo el equipo es un equipo sin cadena , pero Van Dyk se mantiene impertubable.

    Ahora tambien quiero destacar , que no me habia percatado, la labor de Fabinho, se puede decir que parece otro jugador.
    Veremos como acaba esto, pero se hablará y hablaremos mucho sobre el liverpool de Kloop.

    Respond
  • ruqueyo 8 mayo, 2019

    Yo no cambio ni una coma de todo lo que había dicho anterior a este desastroso partido. Futbolísticamente el Liverpool está al menos dos peldaños por debajo del Barcelona. Ahora se hablará de un gran Liverpool, de un Barcelona, de fichajes, de entrenadores,… ayer lo que se vio no fue un partido de fútbol, ayer se vio un equipo que salió a comerse al rival, y no con un sistema ni una filosofía ni leches. Ayer Klopp salió a tumba abierta porque sabía que la única forma que tenía de remontar la eliminatoria era esa, salir a morir, no hay mañana, anoche era el día para darlo todo, con o sin Salah, con o sin Firmino, con o sin el que sea. Y eso fue lo que pasó, que el Liverpool salió en bloque como si fuera su último partido a muerte, un plan que encontró pronto la confirmación con el 1-0 en el 7'. Sin embargo, minutos después el Barça tuvo sus opciones, tuvo varias ocasiones muy claras que habría acabado con las opciones 'reds', pero no entraron, y tras el descanso, la debacle total, dos goles casi seguidos y media hora para meter el cuarto.

    Como dije ayer, analizar ahora si debió salir un jugador u otro es absurdo. Ayer el Barcelona no salió en el descanso al campo, porque este desastre no se soluciona con una pizarra ni un sistema ni una filosofía de juego, se soluciona corriendo más que tu rival, mordiendo más que tu rival, metiendo la pierna más que tu rival, jugando al límite del reglamento, dando más gritos en el campo que tu rival,…. Si el Barcelona hubiera salido así, el Liverpool ni harto vino le mete ese 4-0, es más, habría acabado el partido 5-4 o cualquier otro resultado disparatado, pero anoche fue un ridículo vergonzoso.

    Eché de menos que Valverde no se dejara la voz gritando desde el banquillo, eché de menos que Piqué no ejerciera de líder desde atrás; y Messi, que lo intentó, pero es evidente que no tiene el carácter de un líder. Como jugador Messi es sin duda el mejor, pero no tiene el carácter para tirar de un equipo. Esa es la única faceta en la que lo veo inferior a su eterno rival, Cristiano, que el portugués podía jugar un día fatal, pero se dejaba la piel en cada partido y abroncaba a cada compañero cuando fallaba. Messi eso no sabe hacerlo, ayer el equipo, como ya pasara en Roma, le falló, porque Messi ha hecho todo lo que un sólo jugador puede hacer para ganar una Champions, pero el resto del equipo no estaba.

    De los cuatro goles, dos regalados por errores clamorosos, y luego está el cuarto, prefiero no decir nada de ese gol en el minuto 80' en Anfield, en unas semifinales de Champions y con la eliminatoria igualada. :(((((

    Ahora se hablará de fichajes, de los señalados, de los que jugaron, los que debieron jugar, de los que vendrán y de los que se caerán. De lo que se tiene que hablar es de echarle cojones en un campo y salir a morder a rival. El Barça tiene seguramente la mejor plantilla del planeta, no hay excusas, lo que no hay es vergüenza.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.