Entre Modric y Benzema | Ecos del Balón

Entre Modric y Benzema


El Real Madrid volvió a demostrar en su visita a Zorrilla que el problema no es de actitud ni de piernas. Sin Vinícius, Carvajal ni Lucas Vázquez en la convocatoria, Santiago Solari echó mano de un 4-4-2 con Ceballos -izquierda- y Modric -derecha- bien abiertos desde el principio. Pero dicho esquema, que reunía a Kroos y Casemiro en el eje del mediocampo, no entrañó mejoría alguna en los aspectos en los que el colectivo sigue siendo vulnerable a ojos de la máxima competición. Con un reparto espacial ciertamente contraproducente con las debilidades del equipo, la presión tras pérdida del Real Madrid volvió a demandar una serie de (sobre)esfuerzos muy largos y muy continuos a sus diez futbolistas de campo. Algo que los de Sergio González supieron aprovechar para plantarse con mucha facilidad en situaciones claras de disparo.

El Real Madrid volvió a tener problemas para juntarse y presionar

Con Kroos y Casemiro como doble pivote en paralelo, la fase organizativa del Real Madrid llevó a sus dos centrocampistas exteriores, Ceballos y Modric, a permanecer muy cerca de la cal para ensanchar el dibujo. Así las cosas, alejando al jugador croata de los primeros pases, se entiende que la intención de Solari fue instalarse en campo contrario a través del envío horizontal. Pero este reparto de roles, que presumiblemente pretendía avanzar posteriormente escalonando a sus volantes en posiciones más interiores, reportó, en cambio, un efecto seguramente distinto del deseado. Durante la primera mitad ocurrió que, con Ceballos y Modric abiertos cada uno a un costado, el Madrid tuvo largos tramos en los que Benzema se encontraba solo por delante de la línea del balón. Señal inequívoca de que algo estaba fallando dentro del plan.

Con Asensio yendo de dentro hacia fuera, bajando en numerosas ocasiones a recibir en el perfil izquierdo, el 4-4-2 del Real Madrid se encontró con la rareza -muy significativa, por otra parte- de tener a uno de sus delanteros y a uno de sus volantes pisando en las mismas posiciones. De hecho, este movimiento de Asensio hacia atrás, más desesperado que racional por entrar en contacto con el balón, fue el que acabó por separar a Benzema del resto del bloque.

De esta guisa, ante las dificultades del equipo por organizarse en torno al esférico, el Valladolid encontró el modo de avanzar desde atrás con el balón controlado. La presión del equipo blanco continúa siendo bastante deficitaria en cuanto a su efectividad, pero aun más por su eficiencia. El hecho de que el equipo no esté siguiendo un patrón cuando tiene la pelota, ni para armar su jugada desde la defensa ni para sitiar la portería contraria, es la verdadera causa de muchos de los problemas. Los que tienen que ver con el remate, como sucedió hace bien poco ante el Barcelona, y los que atañen a la presión, que sigue siendo excesivamente lenta y desacompasada.

Guardiola le dio mucha profundidad al Valladolid en campo rival

Con tiempo y espacio suficientes para levantar la cabeza y elegir la mejor opción, el doble pivote del Valladolid -Míchel y Alcaraz- activó de una forma muy directa el juego de espaldas de Sergi Guardiola. El delantero de Manacor, que ya estuvo bastante acertado en los primeros 45’ ante el Espanyol, le dio profundidad y continuidad al equipo con y sin el esférico en campo contrario. Sobre todo en los minutos en los que más y mejor apretó el Real Valladolid para adelantarse en el marcador. Sergio González se mantuvo fiel al 4-4-2 todo el tiempo, y ya en la segunda mitad, con el equipo por debajo en el resultado, apostó por Verde y Plano en los costados y dos puntas dentro del área. Pero fue entonces cuando el equipo vallisoletano sufrió en sus carnes el respiro que Modric supo darle a los suyos mediante el esférico. Posicionado en un 4-1-4-1 que derivó en un 4-4-1 en la recta final, el Madrid volvió a depender de la excelsa calidad técnica del propio Modric y de Benzema para, al menos a rachas, de ratito en ratito, sacar la cabeza y coger oxígeno.


7 comentarios

  • Xisco_Rincon 11 marzo, 2019

    Obviamente el Madrid en la primera parte ni jugó al futbol, no se bien que era ese deporte, pero futbol no. Atrás tienen un problema muy grave, de hecho, es lo que algunos intetamos decir el pasado martes. El Ajax no es tan buen equipo como pareció, más bien el Madrid sin Sergio Ramos atras es un completo desastre defensivo. Le llegan con extrema facilidad, en muchas ocasiones (como en el gol) con un pase largo ya tiene el contrario una ocasión manifiesta de gol. Los equipos no necesitan ni dar tres pases para plantarse solos ante el portero madridista. Hay que recordar que el Valladolid falló un penalti, y dos fueras de juego pelados, salvaron entre 2 y tres goles al Madrid…

    En la segunda parte, por fin se juntaron un poco más las llineas atrás… No entendí, en ningún momento, que el doble pivote lo formara Kroos con Casemiro, Kroos atrás es un grave problema defensivo, en su lugar Modric (en el doble pivote) hace un grandísimo trabajo, y saca el balón limpio igual. Es la noche y el día.

    Respond
  • pablomesegueresbri 11 marzo, 2019

    Fue terrible ver como los centrales del Madrid eran incapaces de imponerse en ningún duelo individual durante la primera media hora. No acabé de entender esa posición tan abierta de Modrid muy alejado de los primeros pases de un Madrid que si no encuentra a Benzema, no es capaz de llegar al área con continuidad.

    Respond
  • Balotelli8 11 marzo, 2019

    ¿Llegaremos a ver, ahora que no están Vinicius ni Lucas, un 442 con Karim y Mariano arriba?

    Ayer, con Asensio y Benzemá arriba, los dos dejaban la punta para intervenir en el juego, dejando al equipo sin referencias arriba. No entiendo que en toda la temporada no se haya apostado por el único nueve con oficio en el once.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 11 marzo, 2019

    @Balotelli8

    Sería coherente, pero entonces los dos futbolistas que jueguen por fuera deberán ser extremos (Asensio-Bale) y no centrocampistas (Ceballos-Modric). Sobre todo para llegar y cargar el área, entiendo.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 11 marzo, 2019

    @Xisco_Rincon

    Es una baja que, indudablemente, condiciona. Pero la propia posesión del equipo está exponiendo muchísimo a sus hombres en defensa. De ahí esos esfuerzos de los que venimos hablando. Y que la calidad individual (defensiva) se note tanto.

    @Pablo

    Esa decisión, junto al hecho de que Asensio bajase tanto y tan lejos en el perfil derecho, hizo que la posesión del equipo fuese muy horizontal. Y el Madrid, en definitiva, un equipo muy plan con la pelota en los pies.

    El que leyó muy bien esa debilidad de la que hablas fue Sergi Guardiola, por cierto. No está contribuyendo en las cifras directamente, es verdad, pero es un futbolista que el equipo necesitaba. Con él, el Valladolid está mucho más cerca del gol.

    Respond
  • Balotelli8 11 marzo, 2019

    @AdriánBlanco

    Es que precisamente, tanto la plantilla como la aparente idea de Solari en estos meses, cuadra mucho mejor con dos extremos (Bale y Lucas/Asensio) que con centrocampistas en la banda. Y con dos puntas, se solucionarían mucho los problemas de remate y de carga del área, que han lastrado mucho al equipo desde que empezó la temporada.

    Amén de que, a la vista del nivel que están dejando Kroos y Casemiro en los últimos partidos, cualquiera entre Llorente, Valverde y Ceballos va a mejorar el doble pivote

    Respond
  • Es pinxo 11 marzo, 2019

    Yo creo que Solari puso a Ceballos muy abierto para hacer una emulación del trabajo de Marcelo en el lateral izquierdo: dar un apoyo de calidad y asociación al juego de Kross. Pero exponía a Reguilón a muchos metros, en ataque estaba por delante de Ceballos y después tenía que volver a toda velocidad. El Valladolid lo vió y tiraron 5 o 6 cambios de banda a la espalda del lateral. En el que no llegó le metieron gol al RM.
    En cambio, en la otra banda estaba muy abierto Odriozola (lógico) y Modric y Asensio iban más por dentro (lógico también). Me parece que a Odriozola le hubiese ido bien la ayuda de Lucas. Así, tanto Ceballos por un lado como Modric y Asensio por otro podían empezar por fuera y seguir por dentro. En la práctica, en ataque, Benzemá estaba muy solo, el lado izquierdo no progreso casi nunca. Y el centro del campo no presionaba bien tras pérdida porque los tres centrocampistas estaban descolocados.
    La pérdida de Lucas Vázques es dramàtica para Modric. El doble lateral le permite defender menos e incorporarse mejor al ataque y a la construcción. Sin él tienen que correr mucho. Creo que se vió contra el Ajax y ayer.
    Menos mal de Benzemá

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.