¿Quién puede detenerlos? | Ecos del Balón

¿Quién puede detenerlos?


Mohamed Salah, Sadio Mané y Roberto Firmino han sembrado el pánico en toda Europa. El tridente del Liverpool, que pugnará con el Real Madrid por hacerse con la Champions League, es responsable de vapulear a varios rivales de distinta enjundia durante su camino hacia Kiev; además de ser el segundo equipo que más tantos ha realizado (84) en la presente Premier. Los dos extremos y el delantero, avezados del juego con espacios, comandan, a día de hoy, el contragolpe más atroz del viejo continente: son rápidos, seguros y muy determinantes. A lo que hay que añadir que, en los últimos meses alguno ha desarrollado un crecimiento paralelo con otro tipo de costumbres, como es el caso del egipcio; que en absoluto guarda parecido alguno con el futbolista que en 2016 se midió con la Roma al equipo blanco. Es tal el grado de intimidación que provoca la línea ofensiva de este Liverpool que hasta el mismísimo Madrid de Ramos, Varane y Casemiro deberá hilar muy fino si quiere salir indemne ante el azote ‘red’.

Así las cosas, será responsabilidad de Zinedine Zidane y Jürgen Klopp garantizar, para con sus intereses, que el duelo entre el triángulo de uno y el tridente del otro midan sus fuerzas donde más le complace a cada equipo. Velocidad, anticipación, lectura y precisión serán, sin duda, los ingredientes de una coctelera que genera expectativas de todo tipo de cara a la gran final. Y no solo en la forma con la que uno y otro traten de superarse individualmente, sino también por la manera en la que los dos sectores se relacionen con su entorno para conseguir el objetivo. En este sentido, el esperadísimo duelo entre Ramos y Salah es extrapolable a otro aspecto que, en cierta medida, se responsabilizará del destino que adopte la Copa de Europa: la aptitud que el Madrid muestre en su transición ataque-defensa para lidiar con el conjunto que mejor rédito ha sacado del camino exactamente inverso: al contragolpe.

El contraataque del Liverpool ya hizo mucho daño a City y Roma; dos contextos muy diferentes

El Liverpool de Jürgen Klopp ha llegado a esta final tras avasallar por el camino a Manchester City y Roma a golpe de corneta. En Anfield, ante los de Pep Guardiola, se bastó de 19 minutos a pleno pulmón para firmar, en un abrir y cerrar de ojos, un tres a cero contra el que no hubo oposición alguna; y ante Di Francesco, justo después, el marcador contabilizó un cinco a cero en solo 33 minutos. Esa, como demostró en cuartos y semifinales, así como durante toda la temporada, es la naturaleza de este equipo. Cuando entra en su arrebato, hay muy poquitos equipos –y menos fórmulas aun- de hacer frente a la agresividad de este Liverpool. Ya que, en muy pocos toques, es capaz de atravesar todo el campo de un lado a otro, y aun así conservar la frescura y lucidez necesarias para, a pesar del enorme esfuerzo, no fallar delante del portero. Por esa razón la adaptación y el entendimiento que han venido mostrando sus tres delanteros son los mejores garantes de que la propuesta haya sido un éxito hasta este momento.

El desconcierto que genera esta salida en tromba para todos sus rivales es, visto de otra forma, directamente proporcional a la lectura e interpretación de sus actores principales. La sociedad entre Salah, Mané y Firmino funciona como una sola. Hasta el punto que, a lo largo de todo el curso, ha sido algo muy común el hecho de que los tres delanteros se hayan intercambiado en numerosas ocasiones tiempo, roles y espacios. Esto viene a decir que el Liverpool no siempre cumple con un mismo patrón a la hora de lanzar la transición, sino más bien todo lo contrario. El reparto, con independencia de quién y dónde reciba, es coherente en cualquier caso. Nunca, bajo ningún concepto, egipcio, brasileño y senegalés han llegado a pisarse entre ellos; cuestión que detalla lo bien construido que está el equipo desde la pizarra y lo bien interiorizados que tiene sus movimientos. Porque, dicho de otra forma, en este Liverpool no siempre lanza(n) y recogen los mismos. La cosa está en que todos, a toda velocidad, tienen la suficiente agudeza para ver, entender y ejecutar qué pide cada acción cuando pueden salir corriendo.

El Liverpool es el equipo de la Champions que más goles lleva anotados hasta este momento (40)

Los datos son de lo más sintomáticos: el Liverpool es, a estas alturas, el 11º equipo que más tiempo ha tenido el balón en esta Champions (51,91%), tan solo unas décimas por encima del Atlético de Madrid y por debajo, en cambio, de otros como el Sevilla (4º), Benfica (6º) o United (7º); pero por otro lado reina, con una diferencia de hasta diez goles con su perseguidor más cercano (Real Madrid), el registro de tantos (40). Sin embargo, hay dos guarismos más que definen a este Liverpool: lidera, y con mucha distancia con respecto al resto, el hecho de ser el conjunto que más pases erráticos ha acumulado en campo rival (964; 220 más que la Roma, segunda en esta clasificación). Y es el cuarto (237) que más falla en su propia mitad. Unos números que, correctamente contextualizados, podrían arrojar ciertas pistas acerca del dibujo, la cota y las piezas –así como la actitud de estas- que escoja Zinedine Zidane.

A pesar de lo mucho y muy bien que se mueve y ofrece Jordan Henderson, al Liverpool, dentro de la Premier, le ha costado mucho sacar el balón limpiamente desde atrás. Su posesión, en el momento que esta debe partir desde más abajo, no cuenta con los automatismos ni la calidad (individual) suficiente como para dominar desde el pase. Y muy poco probable parece que lo logre ante un Madrid que, presumiblemente, reunirá sobre la zona a Casemiro, Kroos y Modric. Lo suyo, a tenor de lo que ha venido enseñando a lo largo de todo el curso, es presionar arriba y hacia delante –un contexto que, este sí, potencia el ímpetu de Henderson y del tridente-, para recuperar lo más alto posible; y castigar en ese instante en el que el rival y el escenario, como sucede en todos los encuentros, habiliten esos espacios.

El Liverpool exige un desgaste físico y mental muy superiores a los de la media; ya que castiga como pocos el error ajeno. Y, en base a ello, Mohamed Salah no guardan parecido con el de hace dos años. El extremo egipcio, con Firmino y Mané a su misma altura dentro del sistema 4-3-3, ha visto cómo, pudiéndose acercar –en sintonía con sus otros dos compañeros- unos metros más cerca del pico del área, ha ganado un tiempo y un espacio que ahora, con más energía en sus piernas que cuando estaba en Roma, le ha permitido mejorar en otros aspectos como el regate y la finalización en los últimos metros. Porque, en resumen, este Liverpool no solo corre muy bien hacia el ataque, sino que Firmino, moviéndose lejos del área rival, es lo más parecido a un centrocampista que juega como delantero; Mané, que arranca desde fuera, le ha cogido gusto a eso de cruzarse hacia dentro; y Salah, a diferencia de su paso por la capital italiana, no solo galopa, también controla, respira, levanta la cabeza y después, en función de donde reciba, decide si echa a correr, pasar o entrar al área regateando. Esa, sintetizando, es la verdadera amenaza de este Liverpool: todo el mundo conoce a Salah, Firmino y Mané pero nadie, salvo ellos mismos, sabe dónde localizarlos. Y, sin ello, no hay una fórmula que pruebe cómo detenerlos.


20 comentarios

  • AlanAlberdi 18 mayo, 2018

    Esta vez sí que parece imprescindible Casemiro para frenar contraataques. ¿O ven alguna chance de que no sea 4-3-Isco-2?

    Respond
  • Captain14 18 mayo, 2018

    Yo no descartaría nada que jugase Gareth Bale, que tiene más capacidad de retorno defensivo, y mayor amenaza al espacio para cuando el Liverpool se desmelena hacia adelante.

    Respond
  • Albert Blaya Sensat 18 mayo, 2018

    Gran texto, Adrián!

    A mí la final me produce vértigo. Es decir, el Liverpool creo que no tiene más alternativas que ser la versión más aguda y vertical de sí mismos. Porque ante la CMK es inviable todo lo que no se ahogar y correr. Me imagino una presión asfixiante, sobretodo en tramos X del partido, dejando activada la amenaza a su espalda. Ahí me resulta diferencial Bale, que puede ser la llave que castigue al Liverpool si es muy agresvio en su planetamiento,

    Pero lo que comentas es cierto. Tras pérdida, el Madrid es un equipo que repliega mal y lento. Y el Liverpool sabe que para ganar esta Champions necesite algo más que 20-30 minutos de gran nivel.El Madrid es el único que le va a exigir 94 minutos sin poder bajar el ritmo. Y el banquillo de Klopp se me queda muy, muy corto.

    Respond
  • fernandojb 18 mayo, 2018

    Pues no tengo yo tan claro que el Liverpool salga con su tripleta en un tan claro 4/3/3, que van a salir los 3 al campo seguro, pero tan claro arriba.
    A mi me pareceria un suicidio para el liverpool, no se pero puede haber alguna sorpresa.

    tampoco veó tan claro eso de la presión tan clara del liverpool, entre ver al liverpool en anfield y fuera hay diferencia y el liverpool plantea un poco eso de dejarse dominar en fases y atacar a la contra, eso de la presunta flojedad de la defensa lo veo mas una pose que disimula que plantea partidos con enormes distancias entre lineas que obliga a esduerzos fisicos muy grandes.

    Respond
  • lordcab 18 mayo, 2018

    Yo veo al Madrid jugando con un 4-4-2 con Bale más retrasado ayudando a Carvajal. No creo que sea negativo un partido de ida y vuelta, al fin y al cabo el Madrid cuenta con más talento y gol que el Liverpool, y atrás no hay nadie mejor que Varane y Sergio Ramos para defender a campo abierto, en cambio la defensa del Liverpool deja mucho que desear.

    El Madrid tiene la suficiente experiencia como para no ponerse nervioso ni permitir que el partido se vuelva loco. Si además se pone por delante, creo que puede ser hasta un partido cómodo, ya que el Liverpool sin espacios, es mucho peor equipo que con ellos. Y el Madrid sin embargo puede jugar a muchas cosas en función del contexto o el resultado.

    Respond
  • Gonzalo 18 mayo, 2018

    Si pueden correr nadie puede , se ha demostrado tanto en la premier como en europa. Si no pueden , el Madrid gnara la final. La cosa es que no corran.

    Respond
  • danityla 18 mayo, 2018

    Lo que está claro es que lo mejor de este triplete atacante es que se intercambian posiciones y roles sin problemas. Y los tres meten goles. ¿Qué hacer ante ellos?

    No sé, a mi me parece que el Atlético era el rival perfecto para contrarrestarlos, pero el Real es un equipo muy diferente a los del Cholo. Parece claro que las armas del Madrid pasan por su experiencia, la grandeza de sus jugadores y su confianza en ellos mismos. Pero eso no quita que el Liverpool no te meta tres goles a toda velocidad en cualquier momento.

    Insisto en lo que dije hace tiempo, el Real ha ganado tres finales a dos equipos pausados y defensivos. Lo que va a tener enfrente en Kiev es otra cosa muy distinta. Y el Real este año traga bastantes goles. Veremos.

    Papel clave el trabajo de los laterales en defensa, Case y Modric en la táctica defensiva y efectividad absoluta de Varanne, SR4 y Keylor. Si resistimos sus momentos turbo, que los habrá, creo que podemos ganarles. Final muy igualada.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 18 mayo, 2018

    @AlanAlberdi

    Casemiro se me antoja fundamental siempre. Y más en esta final. Ahora bien, creo que este Liverpool tiene automatismos capaces, ya de por sí, de exigirles muchas cosas al brasileño.

    ¿Hasta qué punto/altura podrá salir Casemiro cuando Firmino se mueva o caiga hacia una de las bandas? Este partido le va a exigir muchísimo al brasileño; sobre todo a nivel mental, en cuanto a su capacidad de lectura e interpretación.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 18 mayo, 2018

    @captain14

    ¿Y Lucas? Si traza por ahí su plan Zidane, creo que puede dar más cosas en el retorno defensivo que Bale. Arriba ya es otra cosa.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 18 mayo, 2018

    @Albert Blaya

    Yo espero muchas cosas de Isco, si el plan de Klopp pasa por esos momentos de presión asfixiante (que todos esperamos).

    Isco, Benzema y Cristiano, en campo rival, le pueden hacer mucho daño al Liverpool si, tocando, consiguen llevan la pelota muchas veces hasta los picos del área (con Carvajal & Marcelo, claro).

    Y gracias por el comentario. :-)

    Respond
  • AdrianBlanco_ 18 mayo, 2018

    He leído muchas veces el nombre de Bale, y me surge la siguiente cuestión: ¿Puede este Real Madrid, a sabiendas de su transición ataque-defensa (con futbolistas con tan poco retorno defensivo como Marcelo y Kroos), jugarle a tumba abierta a este Liverpool? ¿Os imagináis una final así, de muchos espacios y correcalles?

    Aprovecho para comentar que un bloque medio-bajo del Madrid podría reducir mucho el impacto de este tridente. ¿Cómo lo veis?

    Respond
  • fernandojb 18 mayo, 2018

    @adrian

    igual la clave es que los laterales no tengan que hacer tanto retorno ( por lo menos al principio ), es decir si colocas a bale o a asensio o a lucas vazquez es necesario tanto retorno, partiendo de la base de que en principio si activas a Kroos y modrid el madrid va a poder llevar el balon arriba sin tanto problemas, otra cosa es que no ocurra eso y entonces isco si es mas necesario.

    el mayor desastre del madrid, fue contra el barca en casa cuando presiono con los laterales y fue un colador.
    el madrid en champion salvo que vaya mal, los laterales han estado mas comedidos logicamente.

    y como digo porque piensas que Kloop no va a hacer ajustes para cortocircuitar a kroos y modric, que esencialmente es el tema.

    Respond
  • efraponte 18 mayo, 2018

    Yo creo que el Madrid va a salir con la BBC y un plan parecido al del Camp Nou del primer año de Zidane (1-2 con la expulsión de Ramos). Es decir, un Madrid defendiendo en bloque medio-bajo sin ser excesivamente agresivo en las entradas. El 4-3-1-2 (ó 4-4-2 rombo, como lo prefieran denominar) se me antoja poco propicio para la final, por los conocidos problemas del Madrid para defender sin balón con ese sistema. Klopp no creo que cambie mucho la idea que ha trabajado en cuartos y semis, pero habrá que ver cómo resuelve las desconexiones del Liverpool en los tramos de partido de baja intensidad, la Roma, por ejemplo, necesitó muy poco para hacer varios goles.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 18 mayo, 2018

    @efraponte

    El rombo puede ser peligroso ante el Liverpool, sí. Sobre todo por lo desprotegidos que deja a los dos laterales. Y eso, ante este Liverpool… cuidado.

    Respond
  • AdrianBlanco_ 18 mayo, 2018

    @fernandojb

    Es interesante ese trabajo de Klopp para hacer daño a Kroos y Modric. ¿Cómo, y a partir de quién, crees que puede conseguirlo?

    A mí la figura de Firmino en esta final me parece clave.

    Respond
  • Fernandojb 18 mayo, 2018

    @adrian
    Creo que va a jugar con 4 medios , bajando a Mane o subiendo un lateral.
    A mi wijnandum como volante me pareció un desastre contra la Roma, ahora ha jugado como segundo medio centro.
    Al final el Madrid contra el Barça intento ampliar mucho el campo para evitar presión.
    En fin creo que Kloop va a cambiar y esperar más atrás.
    Al final con kroos funcionando nunca son partidos tan abiertos , consiguen ordenar el juego , como xavi , ordena su equipo y desordenan al otro.
    Kloop es alemán , pero su tema es que tiene pocos jugadores con bagaje táctico de nivel.

    Respond
  • Xisco_Rincon 19 mayo, 2018

    A mí me parece un rival durísimo este Liverpool. De hecho creo qie el Madrid (y los equipos grandes) le viene como anillo al dedo. El Madrid suele salir al campo mal, es un equipo diesel… intentará controlar y el Liverpool saldra como una moto, como bien dices. Para mí la clave está en ezos primeros 30 minutos. El Liverpool puede marcar varioa goles en ese tramo. Solo ub repliegue ingenso del Madrid podría evitarlo, eso si le duele al Liverpool. Ppr decirlo de otro modo, el Atlético lo tendría más fácil. De hecho solo veo ganando al Madrid si mantiene su suerte en la Champions. Marcando a la primera de cambio y que el rival fallé… como paso con el Bayern. Para mí, está ha sido la Champions del Liverpool, ha arrasado, y la final no será diferente.

    Respond
  • Cachocorcho 19 mayo, 2018

    @lordcab con más talento puede, con más gol no. De echo, este ha sido un grave problema para el Madrid durante esta temporada.
    Otro problema importante frente al Pool es como bien dice el texto, es que es equipo blanco corre muy mal hacia atrás.
    Y aunque los ingleses no son tan malos defensivamente como se comenta, si que no son una potencia y está claro que su defensa no podrá frenar a un Madrid inspirado.
    Yo si veo a un Liverpool saliendo a muerte y no dejando que el Madrid enganche cuatro pases seguidos en los primeros minutos, parecido a lo que hicieron los alemanes de Bayern, y alternando con repliegue para intentar salir a la contra. Importante saber cuanto les dura la gasolina, aunque vienen descansados tras finalizar la Premier_league y si el equipo capitalino conseguirá aparcar ese ímpetu con su legendario dominio del balón a base de triángulos y pases.
    También importante si ese ímpetu que mostrará el liverpool no se les vuelve en su contra, que una final de Champions no se juega todos los años…Bueno, su no eres el Real Madrid

    Respond
  • Cachocorcho 19 mayo, 2018

    No he visto mucho al liverpool, pero repasando videos de YouTube de los goles que ha marcado este año, veo, que no sólo marcan al contragolpe, también llevan mucho peligro con el equipo contrario metido en su área y el trío atacante más alguna ayuda tirando paredes, tacones y pases para superar la defensa y enfrentarse al portero. Así que no deberíamos reducir su peligro tan sólo a las contras fulminantes, que también. Qué os parece?

    Respond
  • JuanCarlos 21 mayo, 2018

    Mohamed Salah .. No ablemos del Sabio..por que hay que tenerle miedo ..Claro que si ..Gritalo madrid que tienes un rival como liverpool que te pondra a Jugar los 94minutos sin Errores …

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.