Anatomía de un intento de resurrección (III) | Ecos del Balón

Anatomía de un intento de resurrección (III)


El comienzo de esta serie de artículos versó sobre la decreciente historia del AC Milan, un club que llegó a erigirse como el número uno durante sus décadas de gloria para luego hundirse en un proceso que parece haberlo borrado del mapa. Su caso es el ejemplo perfecto de que nadie tiene garantizada la supervivencia; el fútbol es un mundo de competencia despiadada porque no existe opción a otra cosa: sólo gana uno, y si uno de los que gana cae, nadie va a socorrerlo. Regresar, resucitar, es cosa propia. Así se vio en el análisis de los desarrollos en los que están sumergidos las dos entidades inglesas más emblemáticas, la dominadora del siglo XX, el Liverpool FC, y la dominadora de la primera década del XXI, el Manchester United. Pero aunque ambas hayan acumulado aciertos y actúen en función de líneas coherentes, todavía deambulan lejos de lo anhelado, que a su vez es lo exigible para sus respectivas aficiones. Sobre todo, porque si bien cuesta volver a ser quien se hubo sido, se ha demostrado, y muy recientemente, que se trata de una posibilidad real y factible. La Juventus FC y el Atlético de Madrid, que incluso descendieron al infierno de la Serie B y la Segunda División, representan ese éxito objetivo.

Entre los retornos bianconero y rojiblanco aparecen varios puntos en común. Un inicio fue la creación de la siempre necesaria base nacional que otorga conocimiento sobre el significado del propio club y las particularidades de la liga local, que es la que va a determinar el estado de ánimo de su gente durante el día a día, que es el que habilita el crecimiento. El Atlético de Madrid gozaba de la inmejorable salud de la cantera española pero competía contra los tiburones del Camp Nou y el Bernabéu, y aun así consiguió reunir a Juanfran Torres, Gabi Fernández, Koke, Saúl Ñíguez y, por momentos, piezas del valor de Raúl García, David Villa o Adrián López, todas importantes en según qué fases del proyecto. El último en arribar ha sido Vitolo. Cambiando de tercio, en lo referido a la Juventus, se vio forzada a encarar uno de los problemas que, retratábamos, tanto perjudicó al AC Milan, el empobrecimiento del talento italiano, pero de forma inteligente, se enfocó de manera evidente y concienzuda en reclutar todo lo que estaba en su mano, consiguiendo, en tiempos de crisis diáfana, un armazón competitivo a nivel, inclusive, mundial compuesto por Buffon, Barzagli, Bonucci, Chiellini, Pirlo y Marchisio. En el primer Scudetto del ciclo, hasta su delantera era casi netamente transalpina, con Simone Pepe y Alessandro Matri acompañando al montenegrino Vucinic y con Quagliarella y Del Piero como revulsivos habituales.

Antonio Conte y Diego Pablo Simeone fueron los principales motores de regresos que no eran fáciles.

Huelga decir que a ese esqueleto nacional supieron ponerle las dos guindas imprescindibles. Ninguna de las dos resurrecciones se entendería sin dos de los mejores entrenadores del momento, dos hombres que, a su vez, hicieron historia como futbolistas en cada una de las entidades y a partir de una identificación con la grada de la que luego sacaron partido como técnicos: Antonio Conte y Diego Pablo Simeone. Tener la habilidad de anticiparse al Madrid, al Barça, al Bayern y a la Premier League en las contrataciones de Diego Costa -que ya era propiedad del club-, Griezmann, Oblak, Arturo Vidal, Pogba, Tévez o Dybala, futbolistas todos ellos en el probable TOP 10 en sus respectivas demarcaciones, dio el salto de calidad a las plantillas para seguir subiendo escalones. Sin embargo, nada de esto hubiera sido posible sin lo más relevante, sin lo que vertebra que esta recopilación de decisiones germinase en un todo; de hecho, sin ese telón de fondo, seguro que muchos de los hallazgos que hoy se ven como absolutos se hubieran extraviado por el camino sin pena ni gloria. Juventus FC y Atlético de Madrid triunfaron en su meta porque fueron capaces de proporcionar, a sus fieles y al fútbol, un relato personal.

El cuento del Atlético de Madrid se escribió a imagen y semejanza de su entrenador y tótem. Su marco temporal estriba en una época dominada por el enfrentamiento en las alturas entre Leo Messi y un club que empleó todos los recursos imaginables para poder competir contra él, impulsando, a su vez, que el propio Messi fuese rodeado como nunca fue rodeado ningún mejor jugador de la historia antes que él -con permiso de Di Stefano-. Esta exageración produjo dos equipos sensacionales que superaban la barrera de los 90 puntos y los 100 goles en Liga como si tal cosa. Y ahí encontraron su hueco el Cholo y el cholismo, como respuesta a ese movimiento brutal, y valiéndose de una realidad forzada para convencer e implantar en sus muchachos una cultura de sufrimiento constante a la que se le acabó asignando el eslogan de “Partido a partido”. El Atlético de Madrid hizo de su sello la diferenciación total: en la era de la estética como bandera, de las posibilidades infinitas, de los sueños alcanzados, del pretendido juego perfecto, Simeone acudió a los preceptos más antiguos y modernizó los principios del Catenaccio para limar distancias con Messi y sus consecuencias. Tal es el vínculo entre el sentimiento rojiblanco y esta forma de competir que sólo mediante la misma ha logrado ganar tanto cuanto ansía. Simeone ha sido Robin Hood y los Rolling Stones al mismo tiempo. Como un justiciero social amado por su gente que disfruta de la controversia que su estilo a contracorriente provoca en todos los demás.

Leonardo Bonucci simbolizó parte de la narrativa que permitió a la Juventus FC volver a la primera plana.

En lo que concierne a la Juventus FC, la palabra que se asoció a su proceso fue “Renacimiento”. Pero no en un sentido literal, sino figurado, conectando el periodo cultural que floreció en Italia durante el siglo XV para enterrar el, para muchos historiadores, la etapa más oscura de la historia humana. La Serie A atravesaba por su particular Edad Media y Antonio Conte, apoyándose en un principio en la figura de Andrea Pirlo y elevando al mediocentro a un punto extraordinario que aupó a la Juve y le hizo blandir la bandera de un nuevo Calcio, más adaptado a los nuevos vientos y con una importancia superior del balón y la posesión. Fue curioso, pero en cuanto a reconocimiento y misticismo, Pirlo no había alcanzado el estatus que llegó a tener ni en su periodo futbolístico de esplendor en el AC Milan (2004-2007). Posteriormente, a medida que fue apagándose el brillo de “Il Metronomo”, se repitió acierto desviando la atención hacia la BBC defensiva, el trío de centrales formado por Barzagli, Bonucci y Chiellini. Pese a compartir días con hombres como Sergio Ramos, Gerard Piqué o Diego Godín, Conte, su sucesor Allegri y la leyenda de la Vecchia Signora escribieron en el sentir del fan la impresión, o el convencimiento, de que la Juventus atesoraba la mejor defensa del planeta, una defensa que, además, no tenía un sentido estrictamente protector sino que, debido al talento creativo de Bonucci, fue imprescindible para conservar, y potenciar, la narrativa luminosa que se había creado en torno a Pirlo. La Juventus FC había inspirado a sus 19 acompañantes para que colorearan, con ella, el fútbol italiano.

Resucitar es muy complicado. Requiere de coherencia, de suerte, de constancia, de tiempo, de dinero, de sufrimiento, de calidad oculta, de suerte. Es complicadísimo. Pero es más fácil que nacer. Este tipo de club gigantesca cuenta con una masa social que activa recursos que para otros se percibe mucho más inaccesibles. Y partir de ahí, la carta geográfica con las rutas a seguir para culminar el camino está dibujada y extendida. Juve y Atlético no han hecho sino seguir, a su manera, lo que poco antes hizo el FC Bayern Múnich tras el paréntesis entre la Champions de 2001 y la de 2013 o mismamente el FC Barcelona para escapar el ciclo con el que empezó este siglo en el que tan bien le va desde 2004. Crear y asentar una base en el vestuario que conozca y transmite los valores del club y las interioridades del campeonato nacional, encontrar un líder en el banquillo capaz de unir a todos los estamentos que conforman una entidad deportiva y poner sobre la mesa un relato que abra un hueco en el fútbol que sea suyo y sólo suyo. Ni el Milan ni el Manchester United la han encontrado todavía. El Liverpool, quizá.

 
 

Foto: Claudio Villa/Getty Images


19 comentarios

  • Madridista 101% 13 febrero, 2018

    Una crítica constructiva: estar en casi cada artículo recalcando de forma excesiva, infantil, forofa y pedante que Messi es ''el mejor'', poniendo adjetivos más propios de un foro culé (“D10S'' y chorradas así, más típicas de preadolescentes que de analistas deportivos serios y competentes), como si no existiera Cristiano Ronaldo (quien ha hecho méritos sobrados como para ser considerado al mismo nivel que Messi o incluso superior), y como si no existieran otros cracks como ''Robbery'' o Bale (si no fuera por las lesiones de Robben y Bale, igual la cosa estaría más equilibrada), pues le quita muchísima seriedad y credibilidad a estos artículos, y a la página en general. Tomadlo como una crítica constructiva, porque para querer desmarcarse de as, marca, punto pelota, el chiringuito, etc… se cae demasiado en los mismos tópicos. En un medio supuestamente serio y neutral, hay que ser objetivo, o al menos parecerlo.

    Respond
  • Gravesen 13 febrero, 2018

    Madridista 101%

    A mi quitando lo de D10S (e dejado de leer en ese momento) tampoco me parece excesivo lo que dice el texto. Pero vamos, si que echo de menos el tiempo no tan lejano donde esa lirica tan habitual ahora se quedaba en casa.

    En fin, gustos. Messi hasta en la sopa.

    Respond
  • lordcab 13 febrero, 2018

    @Madridista 101% y @Gravesen

    Creo que el post dice cosas mucho más interesantes que centrarse en eso, para gustos los colores, pero creo que la ascendencia de Messi a todos los niveles del juego, es superior a todo y todos. Es EL MEJOR a ojos de cualquier aficionado neutral.

    La Resurrección del Atleti como comentáis es muy curiosa, porque Simeone viene de rebote, en un momento en el que enésimo proyecto había fracasado. Porque aunque el Atleti viene de asomar la cabeza tras la Europa League y Supercopa de Europa con Quique Sánchez Flores, no fue más que un espejismo. Dicho lo cual, el primer equipo de Simeone con Falcao, Arda, Adrián y Diego, es un equipo con un juego bastante distante al actual, digamos que jugaba "más bonito".

    Pero yo creo que el Cholo se dio cuenta que jugar así, le podría dar victorias pero no guerras, y que para poder luchar con DIOS y su profeta en la Tierra, CR, necesitaba otra cosa, porque siendo realistas, el Atleti no tenía jugadores para ganar 20 partidos de Liga "sin bajarse del autobús", por tanto necesitaba transformarse en el mejor en lo que no eran mejores sus dos rivales, y eso era potenciar una mentalidad defensiva y una cultura del esfuerzo casi espartana. El "Partido a Partido" no era solo una frase, si no una forma de vida, era un "combato y me levanto".

    Para mi el gran mérito del Cholo es hacerse creer a la mayoría de jugadores, mejores de lo que son, y no sólo creerselo, si no enfrentarse a Barca y Madrid, sabiendo que se les puede ganar, partiendo desde una inferioridad manifiesta clara, pero intentando siempre potenciar las virtudes del Atleti y machacando de foma casi enfermiza, los defectos del rival.

    Creo que la Resurreción del Atleti se terminará acabando sin la Champions, creo que sólo les queda una bala, el año que viene, y como decís, muchas veces la suerte tiene estos devenires, y hoy podríamos estar hablando que el Atleti del Cholo podría tener 2-3 Champions, pero claro, si no se hubiese cruzado el Real Champions…
    Pero quitarle una Liga al Barca de Messi y al Madrid de CR en su máximo apogeo, me parece una de las grandes gestas del mundo del fútbol.

    Respond
  • DurJ 13 febrero, 2018

    Por mi parte también es exagerado nombrar tanto a Messi, cuando de hecho Simeone y los suyos le han superado en varias eliminatorias y su gran escollo ha sido siempre el Real Madrid.

    Quiero decir, que no está ceñido a una realidad objetiva, porque no se va desarrollando un historial de partidos ni nada, si no a ensalzar a Messi porque sí (no hace falta, ya sabemos todos cómo es)

    Respond
  • Fausto 13 febrero, 2018

    Quiten lo de D10S porfavor Messi es el mejor futbolista que ví en mi vida, no tengo dudas, quizá sea el mejor de la historia pero nose, eso de llamar D10S a un ser humano me parece un poco desatinado, en fin, igual precioso el artículo como siempre

    Respond
  • miguel ch 13 febrero, 2018

    Considero que convertir el debate de un tema tan interesante en un debate messi vs cristiano en un espacio que destaca precisamente por un enfoque mucho mas futbolístico de análisis de lo que pasa en el campo se me hace injusto para con el equipo de ecos y la calidad de sus artículos.

    Por otro lado hacer uso de un apodo a un jugador, que independientemente de la camiseta que uses claramente ha condicionado al Madrid ha traer en dos años a ronaldo, kaka, xabi Alonso, benzema, di Maria, ozil y Mourinho. Es evidenciar que es un jugador al menos histórico y que ha afectado a todo el futbol europeo (sin el seguramente cristiano estaría aun en Inglaterra). Gran articulo como siempre abel saludos.

    Respond
  • Abel Rojas 13 febrero, 2018

    Quitado lo del apodo de Messi. Disculpadme los ofendidos. No se lo asigné yo, está bastante extendida y lo empleé como mero sinónimo. No volverá a suceder y gracias por la corrección.

    Respond
  • Abel Rojas 13 febrero, 2018

    @ Lordcab

    Permíteme firmar debajo de todo lo que has reflejado sobre el Atlético de Madrid 😉

    Respond
  • Carlos 13 febrero, 2018

    Pues soy madridista de corazón de cuna, y lo de llamar a D10S a Messi no me ofende en absoluto, porque en efecto, me parece el mejor futbolista que he visto, y a la vez el mejor de la historia.Nuestro mayor y para mi, a la vez admirado rival. Lo veo y corro a pedirle autografo y foto. El futbol esta por encima para mi de mi club

    Respond
  • TPM 13 febrero, 2018

    Curioso que los madridistas se quejen de los constantes halagos a Messi.
    anyway, gran artículo, como casi siempre. Una pena que ni la Juve ni el Atleti consiguieran ganar la Champions. Y no sé por qué pero me da que los dos clubes están a punto de acabar ciclo.

    Respond
  • Veneziano 13 febrero, 2018

    @TPM

    " Y no sé por qué pero me da que los dos clubes están a punto de acabar ciclo."

    No conozco la realidad del Atletico por lo tanto puede que tengas razòn , pero si conozco algo mejor la Juventus y sinceramente no me parece que el ciclo tienda a terminarse . El Club tiene mucho dinero (Fiat) y lo mas probable es que los refuerzos que lleguen seràn siempre de alto valor , la voluntad parece ser no desmontarla absolutamente y si la familia Agnelli lo quiere el dinero siempre està . La unica duda es el entrenador pues en el caso que se vaya serà muy dificil encontrar uno de valor similar y con caracteristicas Juve a corto plazo . La Juve en Italia es una potencia deportiva y social , estarà siempre ahì arriba pues està acostumbrada a ganar . Otro discurso es la Champions , ahì siempre le costò mucho
    (hablo de ganarla no de hacer un buen papel ) y eso es un karma complicado de quitarse

    Respond
  • Larios84 13 febrero, 2018

    Yo creo que las aspiraciones europeas de la Juve son más prolongables en el tiempo, simple y llanamente porque en Italia es el capo y lo seguirá siendo, pese a que algún año no gané la Serie A, seguirá siendo el máximo candidato a ganarla y el equipo italiano con más opciones de llegar lejos en Champions.

    Dicho lo cuál, para mi hay 2 (3) quizás equipos que me han venido a la mente, no por resurreciones, aunque uno de ellos podría ser en parte, pero si por las aspiraciones a ser algo más que un lejano outsider en Champions

    -En primer lugar el Sevilla: Claro candidato desde hace una década a llegar más lejos en Champions, sobretodo debido a su papel de capo de la Europa League con 5 entorchados, se ha terminado estrellando en los cruces de Champions, y partiendo con favoritismo en ellos. Veremos si está ocasión será la de pasar a Cuartos ante el Transatlático United, lo cual veo muy complicado, pero más probable desde la llegada de Montella.

    -Después, continuó con un equipo, que desde la llegada de su actual técnico, es de los más halagados en de los italianos, el Napoli de Sarri. No digo que sea un Sevilla italiano, ya que no ha ganado títulos europeos, pero a cambio si tiene más cerca el competir el capo de su Liga, y creo que si consiguen ganar la Serie A, y veremos hasta donde llegan en Europa League, puede ser el clic que las haga dar un paso al frente, así como atraer más jugadores para complementar el 11 habitual.

    -Valencia: Este si es una entre comillas resurrección de darse, sobretodo de finales de los 90 y comienzos de pasada década, esas 2 finales consecutivas, las 2 Ligas y Uefa con Benítez,etc,etc.. creo que de conseguir quedarse con piezas esenciales en propiedad como Guedes, o mantener a otros como Soler, Parejo o Rodrigo, así como a Marcelino, es un equipo que en 2-3 años puede ser claramente un digno sucesor de aquel Valencia, a menor escala de favoritismo y calidad global en comparación a la clase alta europea, al menos ahora mismo

    Respond
  • Calas 13 febrero, 2018

    Del artículo hemos aprendido que Oblak y Griezmann forman parte del "probable TOP 10 en sus demarcaciones". Pues me estoy perdiendo muchos jugadores de ese Top para que eso esté en duda xD. Dicha la coña, que se ha entendido perfectamente lo que quiere decir el -muy buen- artículo, paso a comentar un par de cosas, tras mencionar lo llamativo de la indignación de algunos que han querido hacer lo que yo en esa frase de ejemplo y cogérsela con papel de fumar (que considerar a Messi el mejor del mundo, a estas alturas, sea elemento para la discordia… revela únicamente que algunos sólo ven el fútbol desde su trinchera. Muy, muy en su trinchera. No conozco a prácticamente nadie, sea del equipo que sea -menos uno, y aún así la gran mayoría de amigos madridistas aceptan la preponderancia de Messi como algo consumado hace tiempo-, que no opine, sinceramente, lo mismo. La diferencia con el resto de jugadores es tal que ha pasado a ser parte del acervo futbolero. De hecho, es que sólo conozco un par de personas que no consideren a Messi el mejor, no ya desde que él es profesional, sino de la historia, y se van a Maradona o Pelé, por preferencias propias de la edad. En cualquier caso, que se pretenda hacernos ver a los demás que el hecho de que un artículo recoja esta realidad como algo subversivo me resulta, sencillamente, increíble. Los periodistas tienen una obligación con la verdad, no con los gustos del lector que busca con qué ofenderse).

    @TPM "Una pena que ni la Juve ni el Atleti consiguieran ganar la Champions. Y no sé por qué pero me da que los dos clubes están a punto de acabar ciclo."

    Una pena, en efecto, sobre todo por la parte que me toca, como atlético xD. Ahora bien, me gustaría comentar que, en lo que respecta al Atleti, lo veía igual tú, totalmente convencido, hasta hace poco. Hasta este año, en particular. Estaba muy seguro de que el ciclo cholista era necesariamente algo breve. Por la intensidad, las circunstancias… Pero estoy viendo una paciencia en Simeone, y un nivel de implicación de los suyos con él, que… igual logra una suerte de prolongación a lo Ferguson. Es decir, igual consigue ligar ciclos distintos, todos bajo su tutela y con sus características personales. Me sigue resultando algo difícil de creer, pero ya no tengo tan claro lo que mencionas. En 2015 pareció acabarse el ciclo, y vino 2016, con su final y su Liga competida hasta la jornada 37. Pronto veremos si aquello fue un canto de cisne de una generación gloriosa que se despedía o, en cambio, síntoma de que Simeone podrá alargar su ciclo personal, cambiando cosas y demás.

    Respond
  • Calas 13 febrero, 2018

    @lordcab

    Bonito resumen de Atleti de Simeone, sobre todo el párrafo donde reflejas por qué el cholo decidió jugar como lo hace aquí, y por qué es la única vía a la competitivad sostenida desde la inferioridad de recursos. Al final, es el único que ha logrado eliminar dos veces al Barça de Messi, creo recordar, se quedó a punto de dos Champions y les ganó una Liga. Y una Copa. Aunque eso suponga ser un equipo menos bonito de ver ante el séptimo clasificado en domingo cualquiera. Como leí ayer por Twitter, el Atleti aburrido surgió con fuerza en los grandes medios desde que gana y compite, no se leía aquello cuando sufríamos a César Ferrando, y Aguirre, y Bianchi, y… Aunque algunos de esos años, ciertamente, no eran aburridos, sino esperpénticos.
    Dices esto al final "Pero quitarle una Liga al Barca de Messi y al Madrid de CR en su máximo apogeo, me parece una de las grandes gestas del mundo del fútbol."
    Y es algo que repito bastante cuando hablo con gente del ciclo de Simeone y tal. Desde mi humilde conocimiento de la historia de este deporte, no conozco nada así de meritorio, por lo inimaginable que era, la diferencia de recursos y ser a 38 jornadas contra las mejores plantillas nunca vistas. Milagros a 10 partidos sí ha habido varios, pero uno así… creo que no.

    Por último, a @Abel Rojas, esto que has escrito se puede grabar en piedra: "Simeone ha sido Robin Hood y los Rolling Stones al mismo tiempo. Como un justiciero social amado por su gente que disfruta de la controversia que su estilo a contracorriente provoca en todos los demás".
    Algunos días he imaginado a Simeone regodeándose en un 1-0, pensando en lo que dirán algunos al día siguiente..

    Respond
  • Sergio 13 febrero, 2018

    Muy de acuerdo con la diferencia entre resucitar y nacer. Este año parece que podrá nacer alguno aprovechando que algunos de los que han resucitado no parecen estar en su mejor momento, pero habrá que verlo. También me parece muy acertado el énfasis en el entrenador, este año creo que se puede ver claramente. Si el equipo tiene que nacer, es importante que el mayor número de piezas no tenga que hacerlo de forma individual, y en eso el entrenador me parece de las más importantes. Se vió claramente el año pasado con Emery en la eliminatoria contra el Barsa y es la diferencia principal entre PSG y City y por lo que le doy muchas más posibilidades a este último. De todos modos, en estos procesos siempre tiene gran importancia algún hecho `puntual, y el París tiene esa oportunidad en la eliminatoria con el Madrid, el City tendrá que esperar apra ganar a uno de los grandes.
    Con la selección española ocurrió parecido, el juego era muy bueno, pero en la euro del 2008 estábamos donde siempre, en la tanda de penaltis de cuartos, la diferencia fueron las dos paradas de Casillas y no fallar ninguno, de no haber ocurrido eso veo muy difícil que hubieran pasado el partido del mundial contra Chile, por ejemplo, y a partir de ahí todos vimos lo que pasó. Pues el París puede estar en una situación parecida y si no la pasa creo que les pesará mucho en el futuro, tanto que creo que solo podrían ganar la Champions en alguna edición completamente devaluada, de ninguna manera estando Madrid, Barsa, Bayern, United o juve a máximo nivel.

    Respond
  • Permafr0st 13 febrero, 2018

    No compro demasiado la comparación Atleti-Juve. El descenso de la Juve, su renovación y renacer más allá del trauma momentaneo no tenía demasiados visos de suponer una catástrofe a medio plazo. En Italia no hay ningún equipo más poderoso que la Juve, ni siquiera el Milan de las Copas de Europa. Es decir, la Vecchia Signora es el RealMadrid de Italia en cuanto a poder económico, mediático y deportivo. Ningún italiano caza en su territorio
    Además, el descenso juventino coincide con y acentúa la decadencia del calcio. Es decir, también tiene la suerte de que se produce en un momento en que ningún otro rival doméstico puede aprovecharlo para marcar distancias perdurables.
    El Atleti (por desgracia) no es un equipo de una dimensión comparable. Para empezar por sus propios problemas. El Atlético era un ejemplo de entidad calamitosamente dirigida y estructurada (en bastantes cosas sigue siéndolo). Salvo dos años con Quique (con unas expectativas deportivas no muy altas) el resto de ejercicios desde el ascenso oscilaron entre lo triste y lo esperpéntico
    Económicamente no dispone de la capacidad de una Juve, pero además, lo más diferenciador y que hace mucho más meritorio lo de los rojiblancos, es que el Atleti sí tiene en su propia casa no uno, sino dos gigantes como Real Madrid y Barcelona. Si estos dos equipos jugaran en Italia a la Juve le habría costado muchísimo más rehacerse y quizás nunca lo habría conseguido

    En lo que estoy 100% de acuerdo con @Abel es en que resulta fundamental para crear y desarrollar un proyecto competitivo contar con una base muy identificada, preferiblemente canteranos, lograr empastar un par de buenas generaciones (en el caso rojiblanco sumar a los Gabi/Juanfran/Mario Suarez los Koke/Saúl/DCosta) y tener disponibles un cierto número de profesionales con condiciones aún por exprimir, de los que siempre quedaban fuera de foco (RGarcía, Tiago, Godín) y tener suerte pescando fuera de los caladeros de moda (pillar un Curtois maravilloso con 18 añitos, poder fichar a un Falcao, que Villa tenga ganas de venir a probarse o un Griezmann del que todos pensabamos que era bueno, pero no creo que muchos vieran en él a un grandísimo jugador)

    Ahora bien, como comentaba Salva Carmona en Cáprica. Equipos como el Atlético, Valencia, Sevilla padecen eso que se conoce como 'suelo de cristal', es decir, sus errores les cuestan muchisimo más caros que a un RMadrid o un Barca, Una mala planificacion, errar en un par de fichajes, dar salida a un jugador de manera prematura…el Atletico paga carísimo cada uno de estos errores pq su capacidad de rehacerse tras una equivocación es muy inferior a la de sus 2 rivales. Eso la Juve no lo sufre en Italia (por eso, a nivel europeo, la Juve no es el coco que es en casa. En Europa los turineses tienen que convivir con los mismos monstruos que el Atleti…y eso es otro nivel)

    Respond
  • lordcab 14 febrero, 2018

    @Permafr0st

    Muy de acuerdo en todo en general, pero el último parrafo sobre todo. Es que el Atleti el "error" de dejar marchar a Diego Costa le ha costado probablemente una Champions, o simplemente hacer 12 puntos menos al año en Liga porque las alternativas Mandzukic, Jadckson, Gameiro, Torres…. (110 millones gastados) no han dado un rendimiento óptimo. El error en los equipos que comentas, pueden suponer años de transición…

    Respond
  • vi23 14 febrero, 2018

    Yo creo que se puede resumir muy bien la teoría de Abel en que Raúl García. Señores, Raúl García, se convirtió en un arma diferencial tanto en los partidos contra el Real Madrid como contra el Barcelona. Desquiciando a Ramos, aprovechando el 1.70 de Alba…fue una fuente inagotable de goles y ocasiones. Y, en mi opinión, es un jugador clarísimente contracultural en esta época (y que venía de sufrir muchísimo como doble pivote en aquel 4-2-4 de aguero y forlan)

    Dar jaque mate con un peón…

    Respond
  • Jorge Garrido 15 febrero, 2018

    Sinceramente no entiendo a los que se ofenden con un artículo de opinión. Personalmente disfruto siempre
    muchísimo con vuestro trabajo, independientemente de estar o no de acuerdo con vuestras opiniones.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.