La gran Final de Kaká | Ecos del Balón

La gran Final de Kaká


Kaká fue un sueño que duró demasiado poco. Concebido desde su aparición como uno de los chicos de oro del fútbol, se trataba de un mediapunta con todas las virtudes imaginables en cuyo repertorio no había nada de más; de un atacante brasileño capaz de todo que enfocaba su mente y cada cosa que hacía hacia el concreto deseo de vencer. Sin embargo, ese espíritu práctico que le definía no iba reñido con una majestuosidad apabullante. Él jugaba al fútbol aparentando pertenecer a la realeza, con el cuerpo absolutamente erguido, la cabeza siempre levantada y una gracilidad de movimientos impropia de alguien tan veloz. Entre 2004 y 2007, alcanzó un nivel que, de haberse sostenido en el tiempo, le habría colocado, sin duda, como el número tres de la generación post-Ronaldinho. En su mejor versión, Kaká demostró poder hacer algo que no estaba en la mano ni de Xavi, ni de Iniesta, ni de Ibrahimovic, ni de Ribéry ni tan siquiera de Robben: ganar una competida Champions League, prácticamente, “él solo”.

El pre-anuncio se atisbó durante la edición de la 2004/05, en la que de manera definitiva superó en la rotación al portugués Rui Costa y formó parte de una de las alineaciones más talentosas que ha disfrutado la máxima competición continental. Dida, Cafú, Nesta, Maldini, Pirlo, Seedorf, Shevchenko y Crespo, con la ayuda del cumplidor Kaladze y el carismático Gattuso, le acompañaban en aquella extraordinaria aglomeración de talento. Con tales credenciales, Carlo Ancelotti construyó un 4-3-1-2 que se paseó en las eliminatorias hasta alcanzar la vuelta de la semifinal. Entre Octavos y Cuartos, ante el Manchester United y el Inter de Milan, saldó sus compromisos con un 5-0 de parcial, y en la ida de la semifinal contra el PSV Eindhoven cosechó un 2-0 que pareció dejar todo visto para sentencia. En Holanda, presa de la relajación típica que un año antes le había costado la legendaria remontada del Deportivo de la Coruña, estuvo a punto de meterse en un lío hasta que Ambrosini en el descuento marcó el gol que evitaba la prórroga. Y así, a la gran final contra el nuevo Liverpool FC de Rafa Benítez.

Rafa Benítez no fue precisamente defensivo en su puesta en escena en la Final de Estambul.

Los Reds saltaron al terreno formando un 4-4-2 bastante desnudo que no terminaba de representar a su conservador técnico: el doble pivote lo conformaban Xabi Alonso -jovencísimo e inexperto- y Gerrard, Luis García ocupaba la banda derecha y arriba luchaban Harry Kewell y Milan Baros. La única medida de carácter defensivo consistió en la presencia de Riise como extremo izquierdo, con la clara intención de taponar las subidas del magnífico Cafú. Pero aunque el brasileño era vital para Ancelotti, no lo eran menos Pirlo y Seedorf, que con una superioridad numérica de cuatro contra dos en la sala de máquinas, dominaron el partido a lo bestia completando dos exhibiciones siderales. Gerrard y Alonso, no demasiado bien orientados, salían a por ellos y Kaká, paciente, recibía con espacio para arrancar y protagonizar 45 minutos de una categoría que tras él, apenas ha igualado (de hecho, superado) Messi ante el Manchester United. No fue normal lo que hizo Kaká en toda una Final de la Liga de Campeones.

Kaká produjo, sin exagerar, más de media docena de ocasiones netas de gol. Sus primeros controles, siempre girando 180º y dejándole un horizonte abierto para asesinar en velocidad, fueron una pesadilla incontrolable para el Liverpool, sobre todo porque significaban el preludio de aquellos interminables slalons contra los que no existía ninguna posibilidad. No contento con el desequilibrio, cuando arribaba a la zona de peligro desaceleraba como provocando, alterando con pausa a una defensa que, desesperada y aterrada, necesitaba destensarse a partir de la más pura acción. Y justo cuando perdían el sentido y caían en la trampa, el cisne blanco encontraba a Shevchenko o Crespo delante del portero Dudek. Mediada la primera mitad, víctima de lo que apremiaba la desventaja en el marcador y de lo que estaba ocurriendo, el Liverpool resolvió achicar los espacios a Kaká yendo hacia delante, es decir, juntando a la defensa con la medular en lugar de a la medular con su defensa, lo que agigantó los espacios entre la zaga y su portería potenciando la determinación de las brutales jugadas del brasileño.

Benítez cambió la Final con la sustitución de Hamann por Finnan, pero Kaká también descifró ese reto.

En la reanudación, 3-0 abajo, Benítez acometió una revolución táctica que, unida al espíritu de Anfield, desencadenó el milagro de Estambul: el mediocentro Hamann suplió al lateral derecho Finnan y el 4-4-2 (en el que Smicer ya había sustituido al lesionado Kewell) giró a 3-4-1-2 con Carragher, Hyypia y Traoré cerrando, Alonso y Hamann en el doble pivote, Smicer y Riise como carrileros, Gerrard de mediapunta y Baros y Luis García como pareja de delanteros. Masificando el centro con dos hombres extra (otro central y otro centrocampista), Benítez sorprendió de inicio a Ancelotti y favoreció que sonase la flauta de los tres goles en siete minutos. Era increíble y en cierto modo injustificable, pero tal cual: en el 60, el Liverpool ya había empatado la Final a tres tantos. Tras esto, un repliegue intensivo que rara vez tiró un contragolpe. El ataque del AC Milan no cesaba nunca y Kaká, con una nueva ocurrencia, halló la ventaja que debió dar la victoria a los suyos: se acostaba sobre la izquierda para atraer la atención de Alonso (pivote derecho), fijar a Hamann en el centro y dar después el pase atrás al maravilloso y fluido péndulo de Pirlo para que activase rápido a Cafú en uno contra uno frente a Riise. Si el empate había sido un acontecimiento místico, que no entrase la cuarta diana italiana le superó en cuanto a sobrenaturalidad.

En la prórroga, el fútbol se convirtió en literatura y el joven Kaká no fue escogido como héroe. Inspirado, Ancelotti había introducido en el campo a Serginho para abrir con él por la izquierda de la misma manera que había abierto con Cafu por la derecha, pero Steven Gerrard, en su noche, se colocó como lateral diestro para anular el empuje y la habilidad del brasileño y regalar la vida a su Liverpool del alma. Mas Kaká ya había seducido lo suficiente a la Dama de Plata como para poder pedir su favor dos años más tarde. Con el tremendo AC Milan deshecho por la edad y el escándalo del Calciopoli -quedó a 36 puntos del Inter de Milan en la liga italiana-, el brasileño resolvió los cruces contra Celtic (gol decisivo en el 91), Bayern Múnich (gol y asistencia) y Manchester United (tres goles) para, en esa ocasión sí, no dar opción a los ingleses de repetir su victoria. Él provocó la falta del 1-0 y asistió al olfativo Inzaghi para la sentencia. En aquellos días en los que fue, ante el asentimiento de todos, el mejor jugador del mundo.

 
 

Foto: Denis Doyle/Getty Images


44 comentarios

  • Soprano_23 18 diciembre, 2017

    ¿Es Asensio el jugador que, al menos potencialmente, más puede parecerse a Kaká?

    A mí me parece que sí, bastante. Además creo que debería intentar ser ese tipo de jugador. Ahora mismo está como perdido entre que quiere/debe ser. En mi opinión, debe ser un jugador de esperar en 3/4 para recibir entre líneas, tiene la técnica y control del espacio reducido necesarios, para luego acelerar la jugada y crear la ocasión.

    Aunque el jugador que me recordaba muchísimo a Kaká y que al final no triunfó, pese a que yo pensaba que iba a llegar a la élite casi seguro, era el serbio Djuricic. Ha sido, junto a Wilshere y demás, uno de los casos de truncamiento de carrera que más me apenan. Su año último año en Holanda fue una bestialidad, además era un calco de Kaká en la forma y el fondo.

    PD: qué mítico ese final de partido de Gerrard de lateral derecho con las medias bajas. Fue muy rollo cuando en categorías inferiores hay un jugador que es el mejor, por mucha diferencia, del equipo, que podría estar en el mejor de la comunidad autonónoma y juega contra él, y se posiciona y desempeña el rol que el partido le exige. Y cumple, claro.

    Respond
  • CarlosViloria10 18 diciembre, 2017

    Qué bonito de ver era Kaka'; muy elegante, pero sobretodo muy rápido. Me llega a la mente un gol contra Argentina en un amistoso en que recorrió más de medio campo con balón controlado (con Leo Messi siguiéndolo) a una velocidad increíble para, encima, definir con una serenidad pasmosa. Lastima las constantes lesiones, era un elegido.

    Por último, algo que le leí una vez a David León por acá; Ricardo Kaka' debe ser seguramente el jugador que más facilidad ha tenido para encontrar la escuadra superior de la portería desde fuera del área. En eso sí que me parece TOP 1 histórico.

    Respond
  • Dany_Oliveros 18 diciembre, 2017

    @Soprano_23

    Veo que no soy el único que ha hecho esa comparación. Para mí es bastante parecido. Gran rapidez, pelota pegada al pie, muy buen último pase y disparo demoledor desde media distancia. La pregunta clave es: ¿tiene cabida un perfil Kaka en 2017? Yo diría que sí pero igual necesita ciertos matices. De todas formas, pagaría por ver un Kroos-Modric-Isco-Asensio-CR-Bale.

    Volviendo al genio brasileño, para mí era una máquina de matar de forma elegante. No se adornaba, todo iba enfocado hacia el gol, pero lo hacía de forma fina por así decirlo. Una pena que en su época madridista no estuviera a su nivel, aún así dejó buenos momentos de fútbol aunque por debajo de lo que había dado en el Milan.

    Respond
  • AArroyer 18 diciembre, 2017

    @Soprano_23 @Dany_Oliveros

    Otra comparación que ha salido frecuentemente es la de Asensio con Rivaldo. Es interesante la de Kaká con Marco, aunque Asensio me parece más velocidad punta y Kaká más potencia mezclada con absoluto control en la conducción.

    Respond
  • Marcos kriger 18 diciembre, 2017

    Que grandeza inspira nombrar a Kaka, ese conducir la pelota sin mirarla creo que no hay futbolista que lo haya hecho mejor, se deberian enseñar esos gestos tecnicos a los pequeños, el margen de vision que te da es muy amplio, en fin futbolista que dio catedra en copa de europa.

    Respond
  • MigQuintana 18 diciembre, 2017

    El último crack de una época que no existe.

    @CarlosViloria10

    Era una conucción increíblemente segura y uniforme. No es que la llevase pegada al pie, pero siempre iba a compasada con su zancada. Sus regates eran largos, sus toques eran largos… Pero era todo tan coordinado que parecía lo contrario. Y sí, esa jugada no sé cuántas veces la habremos visto para asegurarnos de que era real.

    @Marcos Kriger

    Yo no sé si eso se puede enseñar. Eso se tiene o no se tiene.

    Y va acompañado de un motor físico que siempre es importante y determinante.

    Respond
  • @J_Garcia_7 18 diciembre, 2017

    El otro día en Twitter hubo una cuenta que preguntó cuál era vuestro primer gran recuerdo de la Champions League. Yo respondí que fue la exhibición de Kaká frente al Manchester United en 2007. El United venía siendo el rey de Inglaterra y le había endosado un 7-1 a la Roma en cuartos. Todo el mundo apostaba por Cristiano Ronaldo como el futuro balón de oro. Y en esas semifinales Kaká dió una exhibición como pocas he visto en la Champions League. Fue una locura.

    Respond
  • javi15195 18 diciembre, 2017

    Por su forma de conducir, quien ha recordado siempre a Kaká es Kovacic. Dos tíos de 1,80m para arriba con una potencia para cambiar el ritmo devastadora y una aceleración que solo tienen los cracks.

    Respond
  • Eixample 18 diciembre, 2017

    No os parece que la conducción de Kaká se parece en algo a la de Cruyff? Ese cambio de ritmo y potència, con elegancia y veneno arriba?

    Respond
  • @JavierAlfaroMD 18 diciembre, 2017

    La final de 2007 cerró el círculo que solo la épica de Liverpool evitó en 2005, pero como apuntáis algunos, al escuchar o leer 'Kaká' lo primero que me viene a la mente es aquella exhibición en Old Trafford. ¡Qué cambio de ritmo! El gran público se ha quedado con el Kaká del fiasco en el Real Madrid, pero fue mucho más que eso.

    Respond
  • Cobain 18 diciembre, 2017

    Como ya dije en otro post, me encantaba aquél AC Milan de Ancelotti. Para mí después del Barça de Pep/Luis Enrique y el actual Madrid, ese AC Milán es el mejor equipo europeo de las últimas décadas.
    Es que vaya medio del campo juntó con Pirlo, Seedorf, Rui Costa y la guinda, que era Kaká. Disfrutaba como un enano en aquellas Champions con estos tipos. Encima una defensa con Cafú, Nesta, Costacurta (ya muy mayor,cierto) y el gran Paolo Maldini. Y arriba dinamita pura con Shevchenko, Crespo y Pippo Inzaghi.
    Qué ganas que el AC Milán vuelva entre los grandes de Europa…es la realeza.

    Respond
  • Marcos kriger 18 diciembre, 2017

    @eixample
    Creo que esa es una muy buena comparacion aunque como dice @migquintana kaka era mas potente.

    Respond
  • Soprano_23 18 diciembre, 2017

    @Danny_Oliveros

    A mí también me lo pareció siempre. Por descontado que siempre lo vi más delantero que centrocampista, que ahora es de perogrullo pero al principio habían dudas.

    Pero vamos, es que se parecen bastante incluso en sus rutinas y preferencias. Ambos, pese a tener una zancada/velocidad superior, prefieren enormemente los apoyos a unas rupturas que apenas tiran -y que a este Real Madrid tan bien le vendrían-. Y luego sus gestos técnicos en controles orientados dando ventaja para iniciar la posterior carrera en un mismo movimiento, son de un mismo estilo. Por descontado que son iguales en todo lo que dices también.

    Ahora está como confundido. Como dijeron por aquí “parece que quiere ser como Isco”. Participar muchísimo, tocarla el mayor número de veces cuando en su caso sería más aconsejable reducir el número de recepciones en pos de una mayor peligrosidad de éstas.

    Además pienso que no está entendiendo bien como debería enfocar sus jugadas una vez la tiene. En este sentido, aún habiendo teñido momentos buenos al inicio al nivel de juego, me está decepcionando. Apenas ha sido el factor de desequilibrio que su figura puede ser y que su equipo a necesitado, más allá del peligro ocasional de la jugada de gol.

    @Arroyer

    Yo lo de Rivaldo no termino de verlo. Aunque el tener un disparo desde fuera tan amenazante y, al mismo tiempo, que sean zurdos con piernas arqueadas puedan retrotraernos a él; pero son muy distintos tanto desde la concepción de su juego como de la manera básica de sacar ventajas, a mí parecer.

    Respond
  • MigQuintana 18 diciembre, 2017

    @Eixample

    ¿Más potente la de Kaka, no? Al menos visiblemente.

    El tema es que Johan hacía unas paraditas a medio camino que eran oro.

    Respond
  • es pinxo 18 diciembre, 2017

    @Soprano_23 Pastore me recuerda a él. Conducción por el carril central, con zancada larga y la cabeza levantada.

    Respond
  • Guillermo Ortiz 18 diciembre, 2017

    Kaká fue un auténtico elegido, un adelantado a su tiempo. En sí mismo era un recurso contragolpeador tremendo. Era capaz de coger el balón en su área, conducir con velocidad y precisión hasta el área rival, y una vez allí definir como si no hubiera hecho ningún esfuerzo. Hasta su aparición no recuerdo en su posición a un jugador con esas características: tan dominante físicamente, con esa verticalidad y con esa finura en el último toque.
    Es una pena que su carrera esté empañada por su etapa en el Madrid y sus problemas con las lesiones, ya que creo que no hacen justicia al jugador que fue.

    Respond
  • AArroyer 18 diciembre, 2017

    @Cobain

    La verdad es que pone triste la decadencia del Milan. Siempre lo he dicho alguna vez, para mí el Milan, recitado y nombrado, es el nombre/club que más respeto me ha causado siempre. Por encima de cualquier club extranjero. Lo que lleva asociada su historia en cuanto a equipos, ideas, entrenadores y jugadores… es todo.

    Respond
  • Alan 18 diciembre, 2017

    Es interesante la comparación de Kaká y Asensio. En este caso, daré mi opinión desde mi experiencia como velocista, ya que estos dos futbolistas tienen o han tenido cualidades muy buenas como atletas.

    @AArroyer, En efecto, a mi también me da la sensación que Marco Asensio tiene otra velocidad. Ambos son realmente rápidos (especialmente en los primeros 20m) corriendo con zancada amplia y potente, pero Kaká tenía una zancada bastante más larga, con sus piernas 'desproporcionadas', y su 1,86m respecto el 1,80m aprox. de Asensio (en cada web que consulto sale una estatura diferente). Sin embargo a Marco se le ve con una notable velocidad sostenida, y a kaka, pese a su perfecta conducción en largo, se le notaba un pequeño dèficit (si fuera un velocista) en la resistencia a la velocidad. En general, y al menos con balón me parecia más veloz Kaká.

    Más allá de lo expuesto, se me hace difícil la comparación porqué he visto pocos partidos a Asensio, en parte, debido a que aún no es titular en su equipo. Algunas personas que han visto todos sus partidos me suelen comentar que tienen la impresión que no es tan tan rápido como se suele decir… por mi parte voy a estar atento con su evolución.

    Respond
  • MigQuintana 18 diciembre, 2017

    @Guillermo Ortiz

    Es que… ¿Qué era Kaka?

    ¿Le consideramos mediapunta o segundo punta? ¿Qué jugador se parecería en el presente? Habláis de Asensio, pero yo creo que el jugador que más se ha parecido (ahora no tanto) es Kevin de Bruyne. No hablo estéticamente, sino el sentido y estilo de juego. Conducciones, golpeos tremendos, pases afilados, mucha verticalidad…

    Respond
  • roumagg 18 diciembre, 2017

    "Entre 2004 y 2007, alcanzó un nivel que, de haberse sostenido en el tiempo, le habría colocado, sin duda, como el número tres de la generación post-Ronaldinho. En su mejor versión, Kaká demostró poder hacer algo que no estaba en la mano ni de Xavi, ni de Iniesta, ni de Ibrahimovic, ni de Ribéry ni tan siquiera de Robben: ganar una competida Champions League, prácticamente, “él solo”."
    Tal cual. Lo comenté el otro día en el artículo-repaso a Robben: me encanta Arjen, me ha llegado a parecer muy muy bueno, pero como número 3, por pico de juego, Kaká es el candidato más claro junto con los mejores ratos de Neymar, Bale y Suárez. Los momentos de mayor nivel que se han jugado en la era CR-Messi quitando a los dos de los 10 BdO, los han desarrollado entre esos 4. Kaká es una generación anterior, pero lo encuadro también en el grupo de Neymar, Bale y Suárez.

    Y, personalmente, el Kaká de 2007 es una debilidad personal. No solo por lo buenísimo que era, sino por lo elegante que era sobre el campo. Fue, como dice también Quintana, el último crack oldschool. El único de los 6 que he citado que se puede encuadrar también como perteneciente a la época de Zidane, no solo por motivos temporales. Para los que lo disfrutamos en directo, ese partido contra el Manchester no se va a olvidar. Y creo que Mourinho no le gestionó bien. Ozil explotó, sí, pero un buen Kaká igual habría completado ese minipaso que le faltó al proyecto para ganar la Décima. Hay que tener en cuenta que con Pellegrini en el Camp Nou Kaká juega un partido impresionante, y contra el Lyon en la vuelta solo comparecen él, CR y Guti, con el resto a un nivel irrisorio. No es que llegara retirado de Milán, como se dice muchas veces. Y siguió haciendo cifras en Liga a un ritmo altísimo hasta que se marchó.

    Respond
  • pouco_barulho 18 diciembre, 2017

    @J_Garcia_7

    te estas confundiendo de año, el Manchester venia de eliminar a la Roma, sí, pero es la eliminatoria del 7-1. Esa fue el año siguiente, cuandolos Red Devils ganarón la Orejona

    Respond
  • pouco_barulho 18 diciembre, 2017

    @MigQuintana

    Coincido completamente el lo de de Bruyne

    Respond
  • Permafr0st 18 diciembre, 2017

    Lo confieso. Nunca me entusiasmó Kaká

    Respond
  • pouco_barulho 18 diciembre, 2017

    Lo dije por Twitter pero lo repito aquí, lo que más me impresionó de Kaká en su momento, fue que llegasé al Milan en el verano del 2003, y se hiciese amo y señor de un equipo plagado de garndes jugadores tanto del Calcio como de la Champions. Que un chico venga de Brasil y siente a toda una leyenda como Rui Costa y haga junto a Scheva al Milán campéon de una Serie A, todavía por aquel entonces con mucha calidad, dice mucho de uno. Por eso que hiciese lo que hizo en la UCL 07 ya no me sorpreendió tanto

    Respond
  • roumagg 18 diciembre, 2017

    Tema Asensio:
    Es que ahora no juega ahí, ni cerca, pero en el Asensio del Mallorca sí veia bastantes cosas de Kaká. De un Kaká más lento y más centrocampista (o más asociativo/presente en los primeros pases, una especie de mezcla entre Kaká y David Silva). Esas conducciones en el Mallorca evocaban a Kaká. Eso sí, remarco: salvo cambio físico, Asensio, siendo rápido, ni sueña con la velocidad de Kaká. Kaká era una gacela, claro candidato a jugador más rápido del mundo en su peak, alguien que rompía de área a área mientras los defensores se iban quedando atrás. Asensio es rápido, pero no es eso.

    Respond
  • Soprano_23 18 diciembre, 2017

    @MigQuintana

    Pero De Bruyne no llegó a ser nunca a tener gran desborde, ¿no? Sí que en vuelo me pareció ser un jugador capaz de mantener ventajas que pudiese darle su velocidad ganando posición o el partir de una mejor, pero no me pareció nunca que tuviese como virtud el desbordar (ya no digo regatear pues no considero ni a Kaká ni a Marco grandes regateadores). Sí es un gran conductor, no un gran desbordador; su jugada para crear peligro llevándola pegada al pie siempre me pareció partir más de una lectura para atacar los espacios de prodigio, rollo recogiendo paredes o tirando rupturas que luego su físico le permitía, tanto en el choque como en la conducción mantener el desequilibrio creado previamente.

    Y al final, aunque tienen muchas cosas más, para mí Kaká y lo que puede/debe ser Asensio es, principalmente, aceleradores de la jugada para convertirla en ocasión a través de una conducción que elimina rivales en transición y que finalizan con un golpeo o último pase TOP.

    A De Bruyne en lo relativo a la conducción lo veo más tipo Özil que más tipo Kaká por éso mismo.

    Respond
  • soprano_23 18 diciembre, 2017

    roumagg

    Es que ni Asensio ni nadie, salvo jugadores que no se parecen en casi nada, pueden tener ese nivel de pico de velocidad. Yo lo decía más por la forma de ajustarse al mismo perfil de jugador, de tender a tener a una evolución similar basadas en unas características que, aunque de diverso grado, comunes. Ni Asensio tendrá nunca el poder tan sumamente intimidatorio de una recepción+conducción de Kaká en campo propio en transición, ni Kaká tuvo el golpeo que tiene Asensio. Donde con 20 años tiene no menos de 10 goles irreales, algunos con golpes distintos, desde lejísimos y perfiles diversos.

    Pero vamos, que sí. El Asensio del Mallorca era eso. Era 2a y tenía 18 años por ese entonces pero cuando la cogía en su campo estuvo muchas veces a punto de marcar goles de 'Kakà'. Luego en el Espanyol o la sub19 en aquel Europeo también tiene muchos partidos donde muestra ser ese biótopo de futbolista. En el Real Madrid ya sea por coexistencia con determinados tipos de jugadores y su influencia, por la forma de jugar del conjunto que lo dificultan o lo que sea, se le ha visto menos.

    Respond
  • pedroseriea0822 18 diciembre, 2017

    Tiene el primer paso de Platini, ese paso falsamente exagerado que deja atrás al contrario; tiene la velocidad de un extremo, la parsimonia de un mediocentro, el pie de un ángel y el disparo de un demonio. ENRIC GONZÁLEZ

    Sobre su juego del que comento previamente soy un gran admirador (que no se note con la foto del avatar 😉 ) su movilidad era una de las coas que mas lo destacaban,Extremo izquierdo, derecho y mediapunta en un solo partido,impresionante.Pero,curiosamente siempre frecuentaba la recepción al pie.Kaká frente a la línea de defensa era posibilidad clara de ocasión.

    Respond
  • pedroseriea0822 18 diciembre, 2017

    @MigQuintana

    Es que… ¿Qué era Kaka?

    ¿Le consideramos mediapunta o segundo punta? ¿Qué jugador se parecería en el presente? Habláis de Asensio, pero yo creo que el jugador que más se ha parecido (ahora no tanto) es Kevin de Bruyne. No hablo estéticamente, sino el sentido y estilo de juego. Conducciones, golpeos tremendos, pases afilados, mucha verticalidad…

    Kaká era un media punta precisamente porque el estaba enfocado en el penúltimo y en el ultimo toque,en el pase y el remate.La gestión del juego era dirigida por Pirlo y por Seedorf. Sobre la comparación suscribo el nombre del belga.

    Respond
  • MigQuintana 18 diciembre, 2017

    Claro, claro, Pedro, pero hay diferentes tipos de mediapunta.

    Compartió posición e incluso tiempo con Juan Román Riquelme… Y no podían ser más diferentes.

    @Soprano_23

    No, seguramente esa capacidad para desbordar no la ha tenido. Es que ahora Kaka quizás jugaría en banda. Entre la velocidad, el desborde y ese golpeo al segundo palo… No me cuesta nada mucho verle ahí recluido.

    Respond
  • pedroseriea0822 18 diciembre, 2017

    @MigQuintana

    Evidentemente.Riquelme era un enganche. Siempre he pensado que es el brasileño quien cambia las características del media punta de uno principalmente gestor a uno más creador. Porque antes de su fichaje por el Milan Rui Costa, Zidane,Totti,Riquelme,Baggio. eran de ritmo más bajo.Generaban ventajas con menor conducción y mayor pase.Post Kaká el modelo de mediapunta cambia para los DTs,por la sombra del brasileño.

    Respond
  • roumagg 18 diciembre, 2017

    @Soprano_23
    Bueno, pero ojo también al golpeo de Kaká, porque no tengo nada claro que el de Marco sea superior. Los pondría a la par como mínimo, y más bien diría que el de Asensio está algo por debajo aún. Kaká en la frontal era "garantía" de golazo. Pillaba la rosca de interior al segundo palo y clavaba una tras otra, incluso cuando peor estaba físicamente e incluso con la pierna izquierda.

    Lo de la posición es lo que dices: Asensio está jugando muchas veces en la izquierda haciendo el fuera-fuera para centrar, y ese rol no tiene nada que ver con Kaká. Pero a nada que juegue por dentro, es que me sigue pareciendo una mezcla de Kaká y Silva, un Kaká más pesado y menos rápido pero más presente en la elaboración, de más intervenciones por partido. No creo que haya perdido las condiciones para evocarme eso. El gol que le mete Asensio al Sevilla en Copa es ese rollo de Kaká de conducir de área a área.

    Respond
  • Soprano_23 18 diciembre, 2017

    @Roumagg

    ¿Pero tú ves necesaria o aconsejable esa versión cercana a la del canario? A mí me parece que precisamente se acerca demasiado al balón y que eso le perjudica. No creo que necesite ser ese tipo de jugador y que su crecimiento máximo pasa por potenciar otro tipo de juego, más rollo Kaká. Esperar a espaldas de la línea de medio rival, que sea el escalón intermedio entre Modric&Kroos(e Isco) y Ronaldo/Benzemá.

    Debate interesante el de Asensio porque todos le vemos un potencial tremendo y unas cualidades brutísimas, el club le dio la oportunidad de subir de escalofón de importancia con la conformación de la plantilla esta temporada y, por unas razones u otras, no acaba de dar ese paso.

    Para mí, tiene que ver en parte a esa excesiva imantación con el balón.

    Respond
  • jcperez 18 diciembre, 2017

    @roumagg

    Estoy de acuerdo en que Kaká en la frontal era más efectivo, pero creo que el golpeo de Marco le permite golear desde una mayor variedad de posiciones fuera del área.

    Creo que Asensio está jugando mucho como extremo natural en izquierda porque a Zidane le gusta mucho Lucas por derecha, pero esa posición no aprovecha sus mejores características.

    Respond
  • pedroseriea0822 18 diciembre, 2017

    @Soprano_23 @jcperez

    En mi opinión el golpeo de Kaká era superior.

    "Estoy de acuerdo en que Kaká en la frontal era más efectivo, pero creo que el golpeo de Marco le permite golear desde una mayor variedad de posiciones fuera del área. "

    Bueno desde el pico del área varios con Brasil (vs Colombia,Croacia),su famoso golpeo a giro de derecha.Idem de izquierda.Y un golpeo seco desde la teórica posición de extremo derecho vs Anderlech en Su UCL

    Respond
  • soprano_23 18 diciembre, 2017

    pedroseriea

    El tema está en que Marco Asensio tiene 21 años y además me parece que, como ya he dicho, está equivocando su juego bajando demasiado y eso le priva de más situaciones para marcar desde fuera. Aún así, si comparamos al Kaká de 21 con el Asensio de 21, no encontramos ni 3 goles como el que le marca a Las Palmas o los dos al Barcelona. De hecho, Asensio tiene un golpeo para marcar desde más lejos y pillando el balón a más altura aún en esa lejanía. Incluso desde parado lanzando faltas me parece mejor. Es otra cosa claramente, al menos para mí.

    Eso sí, evidentemente no tiene lo que tenía Kaká, por ahora, de convertir un tiro en la frontal en un penalti. Pero eso se consigue con el tiempo y la práctica. Ni Messi con 19,20 años tenía eso. Pero el golpeo base para ganarlo en un futuro, desde luego, lo tiene. Así como las condiciones para habilitarse en ese tipo de situaciones con mayor frecuencia, que es el gran pero que le pongo.

    Respond
  • roumagg 18 diciembre, 2017

    @Soprano_23
    Estoy de acuerdo en eso. Tanto, sobre todo, Isco, como Asensio (excepto cuando no juega en rombo, con lo que pasa a participar más arriba) están pecando de bajar demasiado a por el balón y soltarlo en horizontal, en lugar de ofrecer líneas de pasepase por delante. Era una mera descripción: Asensio jugando "de Kaká" tiene, creo, menos condiciones y potencial que el brasileño (teniendo Asensio un potencial brutal, altísimo). A cambio, sí uqe, creo que tiene unas condiciones para la gestión superiores a las de Kaká que pueden crearle un propio estilo en el que tenga un futuro incluso superior. Pero tener peso en la gestión no debería llevarle a jugar en la base, necesariamente. Sería un error, porque Asensio cerca del área tiene dinamita. Puede sumar muchos pases jugando más arriba.

    @jcperez
    En el golpeo de empeine, Asensio seguramente sea superior. Le pega más fuerte. Cuanto más lejos de la portería sea el disparo, más me decantaría por Marco. En tiros secos desde la frontal (gol al Legia) también sería algo superior. Pero en todo lo que sea golpeo de interior y buscar las escuadras, es que Kaká ha sido casi la perfección. Las roscas de Kaká eran una locura.

    Respond
  • NJosC 18 diciembre, 2017

    Con Zidane y Messi – a falta de otros que se me vengan a la mente-, Kaká tenía ese dominio de leer la intención/percepción del contrario y jugar con la trayectoria del balón para orientarse con 0 toques (casi). Me parece super diferencial en ellos con respecto a los demás. Se me escapan otros muy seguramente, pero con todo y las diferencias estilísticas y de biotipo de estos 3, siempre los identifico con ese recurso.

    ¿Les pasa un poco esto a ustedes?

    *Anecdota Ecos:

    Recuerdo los artículos de kaká y C.R en aquél verano del fichaje al Madrid. Con ellos descubrí Ecos del Balón y un sin número de términos que ni sospechaba que existían. Me trae gratísimos recuerdos, porque fue como comenzar a descubrir el fútbol y enamorarme de él de otra forma.

    De verdad gracias por eso Ecos Team. 😀

    Respond
  • cordobeh 18 diciembre, 2017

    No es mi cumpleaños pero tengo que agradecer este regalo de Abel.

    El último gran brasileño, a expensas de lo que haga Neymar en los cruces de Champions de estos próximos 4 años, y tras el proyecto fallido de Pato.

    Yo fui de los que veía brotes verdes cuando jugaba los minutos que le daba Mou. Deseando que tuviera continuidad en el once y sonriendo feliz cuando coincidió con Ozil alguna vez que otra. Al menos con él no nos quedará el mal sabor de boca de que no viniera, como Totti y alguno similar.

    No hay video suyo de jugadas en el que no ponga una sonrisa. El último gran crack antes de que los dos bichos destrozaran los registros del futbol.

    Respond
  • billhicks_ 19 diciembre, 2017

    @NJosC ¿Alguien podría pegar el enlace a esos artículos? Sería una joya repasarlos ahora

    Respond
  • Abel Rojas 19 diciembre, 2017

    @ Cordobeh

    Pf, no tengo nada claro que Neymar no haya jugado ya al nivel del mejor Kaká o incluso mejor. Le ha faltado la regularidad que Kaká tuvo en aquellas tres Champions, pero como picos… Y bueno, claro, el tema de las referencias. Es imposible ver a Neymar como algo verdaderamente grande al lado de Messi. A ver en febrero.

    Respond
  • CuRRo_1987 19 diciembre, 2017

    La clave respecto a Neymar es que al no ser el primer espada en el Barcelona no pudo dar el 100%. No es solo que Messi sea alguien de una dimensión superior (el mejor Leo porque posiblemente en la actualidad jugadores como Ney o Mbapee marcan la diferencia a un nivel parecido) sino que al convivir cada vez que encaraba tenía que tener un ojo en el argentino para ver cuando se la devolvía. Ahora que lidera un candidato a Champions creo que veremos algo más potente que Kaka, Rivaldo o Ronaldinho. Es mucho más completo que los anteriores.

    Respond
  • A. J. 20 diciembre, 2017

    Nunca olvidaré la exhibición que dio en el Camp Nou en el año de Pellegrini (el del famoso fallo de Cristiano), la forma en la que se echó el equipo a la espalda desde el minuto 1 fue de jugador de época. Para mí es un jugador que claramente estuvo por encima de Robben, Suárez o cualquier jugador de los que nombra Abel (Leo y Cris aparte).

    PD: Su UCL 2007/2008 me parece más impactante y determinante que ninguna de las que hayan jugado Cristiano o Messi (tanto por continuidad (no fallo en ningún partido) como por impacto directo en los resultados).

    Respond
  • Larios84 21 diciembre, 2017

    Su Champions fue la 2006/2007.

    A mi me tenía ganado tras ese año, y celebré que no fichará por City en Enero 2009, ya que eso lo acercaba al club blanco en verano, como así fue.

    Luego entre lesiones, y compañeros que se amoldaron mejor al Mou Team, se me fue cayendo la esperanza.

    De todas formas, tanto su elegancia al pasar como al disparar con ambas piernas, siempre erguida la cabeza, quedarán como uno de los mejores atacantes de la pasasa década. Ese golpeo de interior solo lo he visto ejecutar con esa clase y maestría a Kaka y a Henry.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.