Muchos errores, mucho castigo


La andadura de Juan Carlos Unzué como entrenador del RC Celta de Vigo no ha arrancado de la mejor de las maneras posibles. Su equipo ya está logrando poner en práctica varios de los conceptos sobre los que debe estructurar su futuro, sobre todo en la salida de balón, pero continuamente se está encontrando con un problema que le está penalizando en exceso: los errores individuales atrás.

No es algo nuevo en Vigo. A pesar del gran trabajo de Berizzo a la hora de cuidar la competitividad individual y colectiva de todas las líneas, ya el año pasado este problema lastró sobremanera al Celta en Liga. Pero lo que está sucediendo esta temporada va más allá.

Errores en salida (1-1 Real Sociedad o 1-0 Espanyol), problemas de marcaje (1-2 Real Sociedad o 1-1 Betis), despistes técnicos (1-3 Real Sociedad), falta de tensión (2-1 Betis) o, directamente, fallos que engloban varios de estos apartados, como el 1-1 del Geta ayer. Son demasiados, sobre todo por no estar vinculados de ninguna manera con lo que va sucediendo en el partido. Cierto es que los errores en salida son una consecuencia derivada del modelo, que se asume que es un peaje que todo equipo así debe pagar y que incluso va a restar en fases como en la primera parte del Espanyol, donde a pesar de tener un 63% de la posesión de balón el Celta fue muy dominado, pero el resto de problemas no responden más que a temas individuales de futbolistas que, en todo caso, tienden al error.

Sólo Hugo Mallo tiene una línea regular en la parte de atrás.

Jonny Castro lleva dos temporadas sufriendo un cambio de perfil que en su caso parecía del todo natural. Gustavo Cabral, a pesar de ir ganando en experiencia, no ha ganado ni control sobre su juego ni control sobre los rivales. Andreu Fontàs, tras la lesión, siempre ha dejado a deber. Sergi Gómez siempre ha tenido como debe la falta de contundencia en ciertas acciones. Y Sergio Álvarez lleva más de dos temporadas con uno de los balances más negativos de la categoría por el exceso de fallos y, sobre todo, la falta de aciertos.

El partido ante la Real Sociedad fue paradigmático.

El partido de ayer dejaba, hasta el minuto 85, un bonito debate acerca de las diferencias entre el Celta de Pablo Hernández y el Celta de Daniel Wass, pero el tanto de Ángel Rodríguez volvió a poner el foco en las áreas. Mientras Maxi Gómez está consiguiendo convertir cada balón que se pasea por el área pequeña en un motivo de celebración para Balaídos, Sergio no está consiguiendo minimizar un problema endémico del que también es parte. Porque cada vez que un equipo pincha al Celta de Unzué, éste se desangra hasta cuando no hay ningún motivo futbolístico más para ello.


7 comentarios

  • Gerardo 22 septiembre, 2017

    Achacar el mal inicio de temporada a fallos individuales me parece bastante reduccionista – lo digo como aficionado del celta que se ha visto todos los partidos-.

    Primero, el Espanyol nos dió una auténtica clase táctica que demuestra que o bien el equipo no está suficientemente trabajado, o el equipo no dispone de los elementos para jugar la táctica que se pretende o bien que los rivales saben como contrastar perfectamente este tipo de juego y que no disponemos aún de variantes de juego lo que enlaza con el primer punto.

    Todas estas responsabilidades son del cuerpo técnico y la dirección técnica.

    El partido del Espanyol fue digno de análisis táctico del que yo no tengo capacidades pero invito a que me iluminen, porque me dio la impresión de que el Espanyol sabía exactamente donde, como y con qué intensidad presionar para que el Celta se deslabazase.

    La salida de balón llego a estar tan embotellada que Lobotka jugando de pivote tuvo que retrasar su posición hasta ponerse incluso por detras de los dos centrales. En esos momentos el Celta tenía tres jugadores por detras del primer jugador rival. No se cómo se van a generar superioridades, la ventaja de sacar el balón jugado, en otras partes del campo cuando partes con una desventaja de 11 vs 8.

    Ayer en la segunda parte el Getafe subió la línea de presión y el Celta se deshizo como un azucarillo en un vaso de agua.

    Yo como aficionado del Celta estoy muy preocupado y creo que el mal juego no obedece a fallos individuales, que también, pero a una suma de los factores antes mencionados.

    Por último creo que un entrenador tiene como objetivo y meta sacar el máximo potencial de los jugadores que se tiene. Las limitaciones técnicas (técnicas y fallos de concentración que es una carcterística del caracter) de jugadores como Sergio, Cabral o Jonny, Sergi, eran conocidas por Unzué como eran conocidas por Berizzo. Insistir en una salida de balón que hace que el balón pase un alto % de tiempo por estos tres jugadores, que han cometido muchos fallos similares en el pasado, me parece arriesgar muchísimo, y una decisión quizá equivocada.

    El tiempo dirá si el sistema funciona, de momento y claramente, no.

    Respond
  • Mateo López 22 septiembre, 2017

    Acertadísimo analisis del problema del Celta. Aún así teniendo en cuenta que la defensa no es lo mejor del equipo esta dinámica podría cambiar mediante el trabajo táctico para tejer un sistema defensivo (y de salida de balon con Sergi Gomez y Fontás) como mínimo, decente. Pero donde creo que hay que poner el acento es en Sergio. Los que somos celtistas tenemos un microinfarto cada vez que toca el balón y si bien es verdad que la defensa no acompaña, creo que Sergio tiene demasiados fallos que cuestan goles (como contra el Español o Real). Es verdad que el trabajo en un portero también puede dar sus frutos pero creo que no del mismo modo que con la defensa. Dentro de esto hay que hacer referencia a que tenemos a Rubén Blanco (portero con una supuesta gran proyección) en el banco sin disfrutar de minutos para demostrar ese potencial y al club, que "confía plenamente en Sergio como portero del primer equipo"…

    Un saludo y enhorabuena por vuestro trabajo!!!

    Respond
  • MigQuintana 22 septiembre, 2017

    @Gerardo

    Estoy 100% de acuerdo en que muchas veces este diagnóstico es excesivamente reduccionista, pero la única razón de que el Celta tenga 4 puntos en vez de 9 son los errores defensivos individuales. Porque, en realidad, a mí es que el Celta sólo me ha dejado mala impresión en la primera parte contra el Espanyol.

    Entonces, a partir de ahí… La lectura final te la puedo comprar. No sé si el Celta va tan sobrado para insistir tanto en esta idea, sobre todo porque luego los centrocampistas (salvo Lobotka) no son grandes especialistas en salida. Creo que Fontás, Hugo y Jonny pueden ser muy útiles, pero entre Cabral, Sergio y el riesgo que se corre da la sensación de que el coste puede ser mayor que la ventaja, sí.

    @Mateo López

    Muchas gracias, Mateo.

    A mí es que los dos goles ante el Espanyol me dejan muy frío. Son dos disparos que un portero de Primera debe atajar. En el peor de los casos, no estando muy bien colocado, al menos uno, el de Piatti. Pero no lograr detener ese… No está en su mejor momento el Gato, desde luego. Y como tampoco va sobrado…

    Respond
  • Javier Costoya 22 septiembre, 2017

    La verdad, en este caso, creo que la penalización de los fallos individuales viene de una cuestión táctica. Tácticamente se los pone en una situación que no pueden manejar.

    El Celta de Unzue quiere tener mucho más el balón que el Celta de Berizzo. Pero en estos partidos, ese 10% extra de posesión de balón es muy perjudicial para el equipo, pq antes el Celta tenía menos el balón, pero lo tenía en campo contrario y lo tenían 'los buenos'. Ahora el Celta tiene más el balón, pero lo tiene en su campo y lo tienen los jugadores más proclives al fallo.

    Eso hace que la posesión sea del peor tipo imaginable, no ayuda a crear peligro (en 5 partidos, casi todos el peligro llegó a balón parado o de despistes del rival) y no ayuda a tener el control.

    Y todo esto genera, en mi opinión, un problema todavía más grave y es que los jugadores y la afición ‘no se lo creen’. El lenguaje corporal de los de arriba cuando ven que el balón les llega poco y mal es terrible. Ayer, la afición pitó al equipo incluso ganando cuando llegó el enésimo pase atrás.

    Cuando en el primer año de Berizzo el Celta se tiró 10 partidos sin marcar, se veía que los jugadores creían en lo que hacían. En estos 5 partidos la sensación es la opuesta, ni ganando da la sensación de que confíen en el plan.

    Respond
  • Adrián Cervera 22 septiembre, 2017

    Para mí tras lo visto del Celta (que no es todo) Unzue esta partiendo de un error de base, está queriendo ser más Barça de Guardiola que de Luis Enrique, y la Liga Española ya se saben las preguntas que no lograba responder en 2.008-2.012.
    Hoy día la Liga sabe presionar a 60 metros de su portería si problemas. Y donde antes se necesitaban delanteros que jugaran bien de espaldas, ahora se necesita al menos uno que te amenace al espacio, donde antes necesitabas defensores o medios de buen pase ahora necesitas gente abajo que elimine muñecos para salir en superioridad y donde antes necesitabas acumular muchos pases para ir juntandote, ahora necesitas encontrar pases verticales que te ayuden a batir bloques de presión, ahora más que nunca el 3º hombre se hace imprescindible por eso como los bloques se han adelantado 35 metros en vez de ser los delanteros los que tengan un gran dominio del primer toque y los apoyos, ahora deben ser los interiores. Esto evoluciona, o te adaptas… Por eso para mí tiene tanto mérito el Hoffenheim, Juego de Posición 2.0 con jugadores de 3ª o 4ª fila y todo porque su entrenador anticipó todo esto.

    Respond
  • Hugo 22 septiembre, 2017

    Coincido con lo que comentas pero no creo que el problema de Sergio sea la falta de aciertos, de echo ha salvado al equipo en más de una ocasión, como contra el Shaktar y contra el Alavés, está muy bien en las dos que tiene Bojan.

    Respond
  • Pedro 23 septiembre, 2017

    Adaptar los jugadores al sistema o adaptar el sistema a los jugadores. Unzue quiere adaptar su sistema a unos jugadores que si bien en ataque podrían estar metiendo algún gol más por partido también es cierto que en defensa el celta no tiene la fíabilidad de un grande. Sergio, fontas y cabral tendrán errores con el sistema de Unzue pero quizás Aspas, Mor y Sísto también tengan algúna buena racha. Un equipo de rachas, las de sus delanteros.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.