Marcos antes de Cafú | Ecos del Balón

Marcos antes de Cafú


A Frank Sinatra lo apodaban “La Voz” y Miguel Quintana asegura que a Gianluigi Buffon deberíamos llamarlo “El Portero”. Figuras que son hasta tal punto el paradigma de perfección de su rol que lo personifican. Le dan vida en el imaginario colectivo. Si uno lo piensa, en cada disciplina hay uno de estos, alguien que ha sido la cima, la excelencia, el modelo a seguir. En el fútbol pasa igual y cada posición guarda de una forma u otra un nombre que ha sido la cumbre de la misma hasta convertirse en la imagen que acompaña la definición enciclopédica. No es difícil sacarlos: Marco van Basten es el ‘9’ y Paolo Maldini es el lateral izquierdo. La perfección. Quizá, y puede que no, los haya mejores, pero ellos representan todo lo que se debe ser. Fuera de su marco o te quedas corto o ya eres una pieza de ensueño y no la ideal. Ellos son lo que hay que ser; el símbolo. Y para el lateral derecho ese futbolista no es otro que Cafú.

Cafú es considerado como la representación exacta del lateral.

Un palmarés infinito, carisma y una carrera longeva que se acabó justo cuando él quiso. Durante casi dos décadas, Cafú acompañó al futbolero y forjó en su cabeza y su memoria lo que significaba ser lateral en el juego moderno. Le tocaron los años de mayor auge de la posición, de mayor reconocimiento mundial a su labor y durante muchas temporadas fue el mejor sin que nadie lo discutiera. En la selección brasileña dejó un vacío que ni siquiera cracks del tamaño de Maicon o Dani Alves fueron capaces de llenar. Cafú: el lateral derecho. El mejor de siempre para tantísimos rankings y encuestas. La bandera de una posición que, sin embargo, tardó mucho tiempo en reconocer como suya: hubo un Marcos antes que un Cafú. Y Marcos, al que rechazaron casi una decena de clubs en su adolescencia, incluido el Sao Paulo por el que finalmente firmó, no jugaba de lateral derecho. Él era un meia-atacante y su famoso apodo se lo ganó porque alguien pensó que su juego se parecía al de Cafuringa, un entonces ya retirado puntero derecho de grata recordación en Fluminense.

El primero que puso a Cafú de lateral fue Carlos Alberto Silva, quien antes de irse a entrenar a Japón le dio tiempo para apreciar las increíbles cualidades atléticas y técnicas de Marcos Evangelista y decidió adaptarlo a la posición de lateral. Tuvo un éxito casi inmediato: para septiembre de 1990, once meses después de su debut, llamó la atención de Falcão, seleccionador brasileño, y participó en una serie de amistosos en los que el nuevo entrenador del combinado nacional comenzó a probar futbolistas de cara a una eventual renovación generacional. Cafú gustó y se hizo con la titularidad como lateral derecho del equipo de Falcão, participando en varios amistosos y en la Copa América de 1991. Durante esa misma época, al banquillo del Sao Paulo llegaría el que sería su mentor: Telê Santana. El mítico entrenador del Brasil 82′ percibió el talento de Cafú y profesó por él un cariño especial. Perfeccionista como era, dedicó especial atención a corregir los defectos del futbolista como lateral derecho, desde los más obvios como su poco sacrificio defensivo, algo que Cafú no sentía ni disfrutaba habiendo sido un mediocampista ofensivo toda su vida, hasta los que quien no hubiese conocido ese jovencísimo Cafú no sospecharía: no sabía centrar. En entreno más entreno, Tele obligaba al ya internacional a que practicase una y otra vez sus centros hasta que dominase el arte. Cuando lo logró, fue elegido mejor lateral derecho del Brasileirao por dos años en 1992 y 1993.

Su versatilidad lo convirtió en icono táctico del Sao Paulo.

La confianza de Telê en Cafú no tenía límites. A pesar de los premios individuales obtenidos como lateral, el ascenso de Vítor al primer equipo fue la excusa perfecta para que “O fio de Esperança” comenzara a utilizar al ‘2’ en otras posiciones: fue mediocentro, volante, extremo e incluso se calzó la ’10’ tras la salida de Raí y disputó la Supercopa Libertadores del 93′ con ese dorsal en la espalda y jugando uno que otro partido como enganche del equipo, su posición original. Cafú brilló en todas y cada una de sus posiciones, incluso siendo el goleador del equipo durante el Paulista 1993 con 14 dianas. Su técnica, magia, lectura de juego y derroche físico le permitían ser capaz de adaptarse a todo lo que ‘Mestre’ Telê pidiera de él. No por nada fue elegido como mejor jugador de América en 1994, temporada en la que jugó principalmente en el mediocampo tras el regreso de Vítor.

A pesar del contundente éxito de Cafú con su club, perdería la titularidad en la selección luego de una derrota en La Paz contra Bolivia en las eliminatorias para Estados Unidos 94′. Parreira, el nuevo entrenador, comenzó a confiar más en Jorginho que en un futbolista que más de la mitad del tiempo jugaba en una posición distinta a la de lateral. Aunque jugó la final del Mundial en Pasadena por lesión de Jorginho, tardaría casi tres años en recuperar su puesto como inicialista en la selección. Para hacerlo tuvo que conocer la desazón en su corta cesión en Zaragoza y olvidarse definitivamente de Marcos Evangelista, camisa ’10’ y convertirse definitivamente en Cafú, ‘Il Pendolino’ que corría la banda derecha del Olímpico de Roma y San Siro con la velocidad y potencia de un tren sin cansarse nunca. Y a partir de ahí: el éxito europeo, más de 100 partidos con la seleçao y el reconocimiento eterno como el lateral derecho de todos los tiempos: la inmortalidad a cambio del olvidarse de sí mismo.


19 comentarios

  • Abel Rojas 25 julio, 2017

    MI sensación es que el paso de los años y el dominio de los españoles ha ido dejando de lado la extraordinaria figura de Cafú, que es un futbolista perfectamente comparable a Dani Alves. Pero perfectamente.

    Por otro lado, le ocurre algo similar lo de Roberto Carlos -sin ser un jugador de la dimensión del zurdo- que es que por su, en su momento, exagerado dominio físico se hizo de menos su magnífica calidad técnica, que era un atributo tan definitorio o más en él. Cafú con la pelota hacía virguerías. Jugador con calidad de mediapunta. Y un súper líder.

    A día de hoy, todos se volverían locos por ficharlo.

    Respond
  • @Montoro97 25 julio, 2017

    Qué buena su historia antes de su leyenda. Y vaya gozada sus videos en YouTube.

    Me acuerdo que yo de pequeño tenía mitificados totalmente a Cafú y Roberto Carlos. A este último lo vi mucho más por jugar en España pero el otro que lo podía ver menos me daba mucha curiosidad. A esa edad lo solía llamar Café también ^^. En especial cuando jugaba a los Pro Evolution Soccer.

    Para mí, la gran referencia de la posición sin ninguna duda.

    Respond
  • Lucas 25 julio, 2017

    El futbol tiene poca memoria y los grandes de ayer son olvidados …Cafú fue muy grande , pero en el lateral diestro antes que él Gerets y Kaltz habían modernizado esa posición a un lateral en un jugador dominador de la banda , con muchisima presencia en el juego de ataque muy parecido a los actuales .

    Respond
  • Arbmas 25 julio, 2017

    Cuantos de los mejores laterales que haya habido han triunfado de laterales porque no eran suficientemente buenos mas adelante.

    Cafu nunca se olvido de si mismo, solo interpreto otro papel que no era su papel favorito.

    Respond
  • David1989 25 julio, 2017

    @Abel Rojas
    Yo no tengo esa sensación, yo creo que la figura de Cafu en el imaginario colectivo esta muy por encima de la de Dani Alves, vamos creo que si haces una encuesta quien ha sido el mejor lateral derecho de la historia gana Cafu con margen la verdad.

    Respond
  • pouco_barulho 25 julio, 2017

    @Abel

    Además con la sequía de laterales derechos que hay en día, que equipo aspirante a todo no querría a Cafú en sus filas. Así a bote pronto solo me sale el Madrid, y no porque no superase a Carvajal, pero por falta de necesidad.

    Respond
  • AArroyer 25 julio, 2017

    Juntar a Cafú con Maldini en el mismo equipo es para volverse loco. Risa tonta 😀

    Respond
  • pedroseriea0822 25 julio, 2017

    Hace poco tiempo estuve viendo partidos de la Roma que ganó el Scudetto y Cafú era de otro nivel,era el principal mecanismo ofensivo del equipo por encima de Totti y Batistuta,quienes eran los delanteros de la Roma en ese entonces,tenia lo mejor que han tenido sus ultimos sucesores en Brasil: El sentido combinativo de Alves y la intimidacion de poder sacar el remate en cualquier momento como Maicon.

    Respond
  • untiposimpatico 25 julio, 2017

    Para mí Cafú no ha sido mejor que Daniel Alves. Es más, Alves me parece netamente superior y un potenciador del colectivo. Se veía en el Sevilla y se multiplicó en el Barcelona. Otra cosa es que su impacto en la selección es bastante menor. A Alves le perjudicó que coincidió con Maicon, que no era cojo tampoco. Aún así, 100 partidos con la Seleçao.

    Aparte, Alves siempre ha tenido ese carácter competitivo que lo hacía una garantía en los partidos calientes. Al final, Cafú sólo llega a Milán en 2003 y es cuando por fin llega a un equipo realmente grande… con 33 años.

    Respond
  • Kundera 25 julio, 2017

    @ Abel Rojas

    Así es. No sé si queda claro en el artículo, pero intenté que así fuese: Cafú con balón era magia. Recuerdo ver en directo el partido de los diez mil sombreros contra la Lazio. Tenía una técnica "Rivaldesca" en cuanto a estilo. Era buenísimo y sin duda no inferior a Dani Alves. Por otro lado, yo creo que fuera de España se sigue considerando a Cafú como la referencia de la posición, el mejor de siempre.

    Por cierto, una anécdota: en 2006, luego del Mundial, Cafú pensó en convertirse en central: "una especie de Baresi" dijo. Obviamente el Milan iba muy bien cubierto ahí y no lo necesitó.

    @ Lucas

    Sí, y antes de ellos… otros. Pero a Cafú le tocó ser el líder del momento táctico en el que más importancia tomaron, en el país que más importancia les dio y en general tuvo un impacto superior. Además creo que era mejor, aunque Kaltz sí supiera centrar ^^

    @Arbmas

    Yo voy hacia otra conclusión distinta: Cafú era tan bueno que fue elegido mejor jugador de América jugando casi que de enganche. Parreira no tragaba mucho de él y lo individualizaba bastante de errores, pero para 1994 era un futbolista superior a Jorginho, Zinho o Mazinho. Si al final hubiera sido Tele el seleccionador de Brasil, puesto que le ofrecieron en 1993, lo más seguro es que Cafú hubiera jugado ese mundial de mediocampista al lado de Raí. Puede que hubiese tenido un impacto muy distinto. Así de bueno era.

    Respond
  • Kundera 25 julio, 2017

    @untiposimpatico

    Pero eso es una visión un poco eurocéntrica y vista con los ojos de una época distinta a la que vivió Cafú. Este no llega a un grande Europeo antes pues por detalles y por la existencia de la Ley Bosman. Pero jugaba en el Sao Paulo que bien podría ser el mejor equipo del mundo – y oficialmente y oficiosamente así lo demostró, reventando a los equipos europeos cada vez que jugaba con ellos – y ahí Cafú tenía un papel preponderante, casi que solo detrás del de Raí y una vez este se fue… Cafú era la figura del equipo jugando como mediocampista. En aquel momento era mejor ponderado como mediocampista de ataque que jugadores como Rivaldo o Djalminha. Luego, sin Telê en el banquillo, sí se asienta en el lateral derecho pero un poco porque desde ahí marcaba diferencias alucinantes ^^

    Cafú también era un líder y poseía un carácter competitivo monumental para jugar partidos importantes. Donde creo que Alves lo supera es asociativamente y es normal, Dani es hijo de su época y de los equipos en los que jugó.

    Respond
  • MigQuintana 25 julio, 2017

    Brutalísimo texto, Kun. Uno de esos que degustas aprendiendo.

    @untiposimpatico

    Más allá de la comparación, me parece curioso cómo el lateral derecho más importante desde Cafú era un lateral que hacía de todo desde ese puesto. Mientras Cafú fue precisamente un tipo que hacía de todo pero que se tuvo que reciclar en lateral, en el prototipo de lateral de hecho, para pasar a la historia.

    Respond
  • Juan Plaza 25 julio, 2017

    Tremendo. Quizás el primer superlateral derecho moderno sea el holandés Suurbier. Le siguen Nelinho, Kaltz y Gerets. Gerets poseía una influencia más allá del carril. Se asociaba magníficente con los centrocampistas, podía ser omnipresente saliendo desde una esquina. Luego llegaron los torpedos inteligentes Cafú y Javier Zanetti, todo poderío, control y ofensividad. Capaces de proezas. Y al final ha llegado Dani Alves, quien conjuga lo mejor de Gerets, Café y Zanetti. Aquel partido en el que el Sevilla remontó al Barcelona en inferioridad numérica ha pasado a la historia como la mayor demostración de un lateral sobre un terreno de juego. Fue descomunal

    Respond
  • pedroseriea0822 25 julio, 2017

    La etapa de Cafú en el Milan tampoco es menos superior,al brasileño le tocaba compensar todo el futbol que el rossoneri gestaba con Pirlo,Seedorf y Rui Costa (Kaká) en la zona izquierda.Su recorrido de la zona y su ubicación en los ataques era casi perfecta,el era el lider ofensivo en este costado,acompañado de Gatusso las caidas del media punta o delantero de turno.

    Respond
  • Juanjo 25 julio, 2017

    Genial Kun, muy buen artículo. Me sorprende que cuando se habla de los mejores equipos de la historia siempre son fijos Brasil '70 y Brasil '82, pero casi nadie recuerda Brasil 2002. Será porque es el primer torneo de fútbol que vi, pero un equipo que juntase a los 2 mejores laterales de la historia, Cafú y Roberto Carlos, un central también histórico como Lúcio, y una ofensiva extraterrestre con, para mi, el mejor 9 de siempre (Ronaldo) y 2 leyendas como Rivaldo y Ronaldinho, además de secundarios de lujo (Gilberto Silva, Dida, Roque Jr., Edmilson, Kaká, Zé Roberto, Denilson) oposita claramente a estar en el top-5. Cierto que el estilo Scolari no era precisamente jogo bonito y que tuvieron un torneo bastante plácido (apenas se enfrentaron a una buena Inglaterra y a una Alemania cortísima de talento), pero los nombres marean.

    Respond
  • Pedro Castellon 25 julio, 2017

    @Juanjo

    Creo que esa selección no se menciona mucho porque no era tan espectacular en su juego, pero si en los nombres. Por decirlo de otra manera era una selección brasileña bien europea y sin el jogo bonito que los ha caracterizado a lo largo de los años.

    Cafu- Roberto Carlos, ahora Dani Alves- Marcelo. Que viene después? los segundos van de salida y creo que Tite es el indicado para encontrar una pareja de laterales que haga algo importante.

    Respond
  • Liddas 26 julio, 2017

    Enhorabuena. Se echan en falta más artículos sobre Cafu, un tipo que, aunque solo sea por falta de competencia en su posición, está en la historia del fútbol. Como bien dice el texto, es uno de los "paradigmas" del lateral derecho, al nivel de Djalma Santos o Carlos Alberto. Tenía físico, calidad y mentalidad. Un lujo para cualquier centrocampista verle tirar desmarques por su banda constantemente.
    En realidad jugó en varios de los mejores equipos de su época: el Sao Paulo de Telé, la selección brasileña de 1994-2002 y el Milan de 2003-2007, a los que se podría añadir la Roma de Capello, ganadora del único campeonato italiano para el club en los últimos 30 años.

    Respond
  • Juan Plaza 26 julio, 2017

    @Juanjo
    Esa selección del 2002 jugaba al contraataque o a ráfagas. Era incapaz de un juego continuo de dominación del contrario. Eso sí, le bastaba llegar dos veces con claridad para marcar un gol. Ronaldinho fue, a mi juicio, el mejor

    Respond
  • pouco_barulho 26 julio, 2017

    @Juanjo a mi modo de ver la del 98 era posiblemente tan o más potente que la del 2002. Una pena que en vez de Romário fuese Bebeto.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.