La Séptima | Ecos del Balón

La Séptima


El 20 de mayo de 1998, el Real Madrid recuperó su memoria. Mucho se ha leído y escuchado sobre el sentido histórico y hasta mitológico de la noche de La Séptima, y este texto no ahondará en tan escrita Leyenda; casi dos décadas después, y a un día de que los dos clubes que se midieron en Amsterdam se vuelvan a ver las caras en una gran Final, lo que se va a pretender será analizar futbolísticamente qué hubo detrás del gol de Pedja Mijatovic que significó la derrota del, con poca discusión, mejor equipo del mundo.

Era la tercera final consecutiva de la Juventus. Se sabía todas, se sentía superior e infundía un respeto fundado. Marcelo Lippi había construido un sistema de dibujo oscilante que cambiaba del 5-2-1-2 al 4-3-1-2 según la posición adoptada por Angelo Di Livio, el típico soldado italiano de toda la vida que en el proyecto de Capello representó Mauro Camoranesi y en el de Conte, el primer Claudio Marchisio. Cuál formación de las dos se veía esbozada no dependía, como sucede en muchos equipos de hoy, de si la Juve tenía o no el balón, sino de las características del rival y el momento de los partidos. Según ello, Di Livio se abría y bajaba para hacer de carrilero en una línea de cinco defensas o subía y se cerraba para formar triángulo con Deschamps y Davids en la medular y liberar al holandés para que sorprendiera con sus incursiones por el carril central. Esta versatilidad táctica era uno de los rasgos más característicos del claro favorito al título. Los otros dos, la brutal intensidad en la presión y el fútbol de Zinedine Zidane.

Zidane, que ejercía de mediapunta tras Del Piero e Inzaghi, fue el dueño de los 20 primeros minutos.

Heynckes temía al actual técnico del Real Madrid y optó por cambiar de posición a Seedorf y Karembeu en pos de limitar su ascendencia. Se suponía que Christian, que conocía a Zidane de la selección bleu y tenía más experiencia que Clarence, podía hacer mejor labor defensiva al lado de Redondo en el doble pivote, y por ende, el emblemático tulipán, que todavía era un niño aunque ya hubiese ganado una Champions con el Ajax, pasó a la banda derecha. Tanto él en esta como Raúl en la izquierda empezaron el partido muy, muy abiertos. Y así, Zidane protagonizó un arranque de encuentro que dejaba claro que él era El Rey. Masacraba la nuca de Redondo y Karembeu. Los tifosi, en la grada, cantaban el nombre del artista porque, viéndolo, quedaba toda la pinta de que les iba a regalar su tercera Copa de Europa.

Sin embargo, Fernando Hierro sobrevivió. E hizo sobrevivir. En 90 minutos en los que Roberto Carlos, Redondo, Seedorf o Raúl completaron actuaciones muy normales, alejadas del nivel que exhibirían tras la legitimidad que les profesó precisamente La Séptima, el central malagueño protagonizó un partido como para presentar oposición no a mejor central del momento, sino a mejor futbolista del planeta. Ver ese encuentro hoy día, que estamos inmersos en tiempos de nada menos que Sergio Ramos y Gerard Piqué, borra de la mente posibles debates sobre el defensor más imperial de la historia del país. El grado de dominio esgrimido por Hierro ante la entonces traumatizante pareja formada por Del Piero e Inzaghi supera lo lógico y no existen palabras para describirlo. Hierro no sólo estaba abortando, desde la nítida inferioridad colectiva, los ataques bianconeri, no se conformaba por colorear a Pinturicchio del color que vuelve invisible, sino que cada corte era el inicio de una nueva jugada blanca, y cada lance lo firmaba con una elegancia y una suficiencia visual que se excedía de todo. No se explica de dónde un jugador que a sus 29 años apenas había ganado tres Ligas, con un escasísimo bagaje en la Champions, sacó grandeza para parecer el más grande. El fútbol vintage suele decepcionar a quien lo visita porque se jugaba más lento y con más simplicidad, pero la Final de 1998 es una excepción. Revisionar la Final de la Séptima es admirar a la Juventus, enamorarse de Zidane y elevar a Fernando Hierro a los altares más exclusivos de este juego. Se han visto muchas cosas en los últimos 20 años, pero no a otro central jugar como este hombre aquella noche en el Amsterdam Arena. El Madrid moderno es hijo de lo que él hizo allí.

La presión organizada y sustentada por Deschamps provocaba muchos pelotazos en la salida del Madrid.

Y aquel hecho obró el milagro. Fernando Hierro cogiendo de la pechera al Real Madrid y manteniéndolo en pie permitió que un vestuario sin experiencia ni pedigrí, que sobre el césped se expresaba como un equipo sin cohesión ni continuidad, se rehiciese de 20 minutos de paseo militar de la todopoderosa Juventus con mentalidad de campeón. Hasta ahí, Deschamps -impacta verlo a posteriori, era un señor del fútbol- contactando con Zidane y Zizou juntando al Madrid por dentro para luego descargar hacia Di Livio en derecha o Pessotto en izquierda habían desarbolado a los de Heynckes; pero tras aquel punto de inflexión, el Real cerró a Raúl y Seedorf, estrechando mucho su medular para proteger a Redondo, y Karembeu se enfocó de modo casi exclusivo sobre su estelar compatriota, cortocircuitando de facto el tráfico interior de los italianos. La Juve se vio forzada desde entonces a atacar por las bandas desde el inicio de las jugadas, y se notó sobremanera que Di Livio y Pessotto no derrochaban creatividad.

Con este escenario, y dejando claro que se estaba asistiendo a un partido de transiciones -de ahí la sensación de modernidad superior a la de la mayoría de Finales que se sucedieron de ahí hasta mitad de la década siguiente-, emergió el segundo hombre de la Final para el Real Madrid, que fue Mijatovic. Con Raúl y Seedorf centrados y desempeñando tareas de desgaste, y con Roberto Carlos bastante atado atrás, sería el montenegrino quien se abrió a banda izquierda y empezó a amenazar superando en el mano a mano al pesado Torricelli. Y desde ese match a favor que construyó el Real, creció su peso en el choque, dejó de pegar tantos pelotazos verticales como en el primer tramo del mismo y se atrevió a tocar la pelota con más criterio. Sin arribar al punto de desbordar a la Juventus, había conseguido que, por lo menos, no diera la impresión de que se estaba quitando el balón de encima porque no podía hacer otra cosa. La Final se había equilibrado y el hecho de contar con Pedja, el atacante más inspirado sobre el campo, había llevado a los merengues a disponer de las ocasiones de peligro más claras.

Edgar Davids fue el futbolista más incontrolable para el Real Madrid durante el segundo tiempo.

El segundo periodo arrancó con la noticia de que Tacchinardi supliría a Di Livio. O sea, la Juve sacrificó versatilidad y amplitud y apostó por un 4-3-1-2 más definido que manejaba una doble intención: por un lado, fijar a Torricelli más cerca de Mijatovic y poner a Iuliano más cerca de la ayuda; por el otro, liberar a Davids como interior izquierdo para que su electricidad y uno contra uno volviera a dar vida al carril central durante la fase de ataque. En base a esta, Lippi dio la vuelta a la situación y su equipo tomó la iniciativa; sin contactar con Zidane y por tanto sin recuperar la supremacía del principio, pero mandaba la Vecchia Signora. Dicho lo cual, Hierro seguía presente y eso equivalía a resistencia y fútbol; el Real seguía saliendo y Redondo, picado, creció un poquito; y en una escapada, se dio el transgresor tanto de Pedja que giró la historia del madridismo.

Lippi necesitaba convertir su superioridad teórico -y en muchos momentos práctica- en una vorágine de ocasiones y con Hierro tratando a Del Piero como si fuera un niño chico y con Zidane enjaulado por Heynckes, la Juve adolecía de una falta de creatividad bastante manifiesta. En esas, optó por atacar a partir del volumen y metió en el campo al delantero Fonseca y al vertical Conte -Antonio-, situando a Davids en una falsa posición de lateral que le alzó como el recurso ofensivo más eficaz de la Vecchia Signora, porque era una suerte de Marcelo yendo hacia dentro con el balón controlado y sorprendiendo por zonas donde a un lateral no se le aguarda. Él sembró el caos que se tradujo en tres ocasiones esta vez sí claras para el caza-goles “Pippo” Inzaghi, pero al contrario de lo que sucedería en la Final de 2007 (¡nueve cursos más tarde!), Inzaghi no las metió dentro. Significativo Bodo Illgner, cabe añadir, pues su colocación y tamaño hacían ver el arco de los blancos muy, muy pequeño. El Real Madrid supo fallar poco, le acompañó la dosis de fortuna que siempre se precisa y, haciendo claudicar al equipo más dominante de la segunda mitad de la década de los 90, recobró su posición en el mundo. Un mundo, ya por fin, a color.

 
 

Foto: Clive Brunskill/Allsport


40 comentarios

  • Jaime Ratazzi 2 junio, 2017

    Que bueno Abel, no puedo esperar a la final del sábado y leyendo este artículo me han entrado muchas ganas de ver este partido, me has sorprendido con lo de Hierro, al que la edad no me hace ubicarlo, pero que digas que no sólo no le va a la zaga de Puyol, Ramos y Piqué sino que es el mejor de los 4 me va a obligar a verlo jajaja.
    Un abrazo 😉

    Respond
  • danityla 2 junio, 2017

    El partido más impactante que he visto en mi vida, mi mayor alegría y apenas recuerdo nada.

    Respond
  • Michiel 2 junio, 2017

    Imperial Hierro. Cada central es distinto y se han visto actuaciones impresionantes. Hierro, Maldini, Baressi, Piqué, … Pero es verdad que lo de Hierro aquél día fue algo verdaderamente brutal. Del Piero parecía un alevín. Hierro había sido mediocentro y eso le daba también mucha capacidad para sacar la pelota controlada y con mucho criterio.

    Resultó ser una final muy táctica. La labor de Seedorf, Karembeu y Redondo, aún sin ser brillante resultó ser fundamental cerrando espacios. Fue una auténtica batalla en el medio campo. A mí me pareció que la transición al fútbol moderno ya se dio en aquella final. Fue muy, muy táctica y muy física.

    ¿Qué decir de mañana? Me espero una final parecida en cuanto va a ser muy táctica y de mucho desgaste físico en el centro del campo. Eso sí, a la hora de atacar será más rápida que aquella del 98.

    Respond
  • El cautivo 2 junio, 2017

    Creo que no he vuelto a ver esa final nuca, y realmente no recuerdo nada de como jugo el Madrid (aunque hubiese apostado que la jerarquía de Redondo había sido la más grande en todo el partido)
    Si recuerdo a un delantero juventino fallando oportunidades clarísimas en los últimos veinte minutos. ¿Quién iba a decir que Inzaghi terminaría siendo el cazogoles por antonomasia?
    Pd. ¿Que recuerdo se tiene de Bodo Illgner?

    Respond
  • fcolmenero_94 2 junio, 2017

    Cuando he hablado de centrales con mi padre, siempre ha hablado de Hierro como el mejor que ha visto en el Madrid. A la espera de adquirir perspectiva histórica de lo que han sido Sergio Ramos y Pepe, ¿creéis que Fernando Hierro ha sido el mejor central del equipo y, por lo tanto, uno de los mejores de la Historia?

    Respond
  • Fadriusky 2 junio, 2017

    Recuerdo haber grabado ese partido en el viejo VHS y en mi mente perdura como un encuentro bastante decepcionante y aburrido…aquel Madrid tenía muchos complejos que se liberaron con esa final ganada. Otro flashback que tengo grabado de aquellos tiempos es cuando trasnoché para ver un partido de la Sampdoria a las tantas de la madrugada para ver al entonces flamante fichaje de un tal…Karembeu…Eso si que fue una decepción mayúscula.

    Respond
  • roumagg 2 junio, 2017

    El otro día entrevistaron a Sanchís, Mijatovic y Morientes y se comentó que el cambio de posición de Karembeu para enfocarse solo sobre Zidane fue una decisión de los jugadores a la que Heynckes no se opuso. Es interesante que desde dentro del campo se decida ejecutar una marca individual.

    Respond
  • morelli 2 junio, 2017

    La verdad es que el Madrid tenía un equipazo, con bastante más calidad que la Juve, y a pesar de eso los italianos eran manifiestamente favoritos. La inercia de la victoria te acerca a la próxim y, por eso, fue tan importante esa victoria.

    Respond
  • Mike 2 junio, 2017

    Se ha comentado ya mil veces, pero aunque hoy en día parece algo más o menos "normal" que el Madrid gane la Champions, aquel año fue una sorpresa mayúscula.
    La Juve era el equipo más poderoso de Europa e infundía un respeto que asustaba a los rivales. El Madrid en cambio, llegaba deshecho, con Heynckes ya sentenciado y acababa de terminar la liga en cuarta posición por detras de Athletic y Real Sociedad.

    Respond
  • Calas 2 junio, 2017

    "La Juventus (…) se sentía superior e infundía un respeto fundado. "

    Y demostró esa superioridad. De la final sólo recordaba el gol y tal, pero visto un resumen… es que el Madrid marcó en su ocasión, mientras que el pobre Pippo y compañía fallaron muchas claras a lo largo del partido. Recuerda a lo de Argentina 90 contra Brasil o al Chelsea que elimina al Barça en 2012: todos se llevan un meneo importante, pero tuvieron la fortuna de sobrevivir y luego fueron eficaces arriba. Es curioso que hubiera tal diferencia si uno analiza los nombres de ambos equipos: el Madrid tenía incluso mejor equipo, lo que viene a demostrar la importancia del funcionamiento colectivo y los entrenadores.

    Siguiendo con curiosidades, creo que el propio Mijatovic (si no fue él, fue otro de aquella plantilla) contaba hace poco que llegó medio lesionado, que no estaba para jugar. Mintió al cuerpo técnico porque no quería perdérsela, y al final quedó recompensado. Es la típica historia que de haber salido un poquito diferente daría lecturas horribles para él en el imaginario popular de su afición, pero el bueno de Pedja tuvo dos veces suerte aquella fina.
    Viendo el resumen caí en que igual Roberto Carlos ha dado más asistencias involuntarias en finales de Champions que asistencias totales el 95% de los grandes futbolistas que han llegado a finales del torneo. Ayer destacabáis su precisión, y no deja de ser curioso (e injusto para él, aunque evidentemente le da igual) que las dos imágenes de finales en las que sale el brasileño sean dos goles provenientes de un tiro desviado y una pedrada a la desesperada al pobre Zidane que luego hizo una locura con aquello.

    Respond
  • MigQuintana 2 junio, 2017

    @ El cautivo

    Mi recuerdo sobre Illgner es muy bueno

    Además, por lo que he podido ver, en realidad en España vemos lo menos brillante del alemán.

    @morelli

    Pero quizás no en ese momento. Ahí está el tema.

    Hierro, Roberto Carlos, Panucci, Redondo, Seedorf, Raúl… Si analizas los nombres ahora es que, claro, estamos hablando de un equipo que no puede ser peor que otro, por más que estos tengan a Del Piero o Zidane. El tema es que lo que todos esos jugadores han sido no lo eran, algunos del todo, otros casi por completo, en aquel momento. El mismo Roberto Carlos del que hablábamos ayer es un jugador antes de 1998 y otro después de 1998. Y ya era tremendo.

    @Calas

    Es curioso cómo cambia la Historia en un partido en el que, igual, no debería haber cambiado.

    A partir del partido de la Séptima el Real Madrid encuentra ese punch europeo con el que cada una de sus decisiones, de sus virtudes y también de sus defectos, toman un sentido absolutamente históricos. Y todo nace como así: en un partido en el supo sufrir y tuvo personalidad, pero en el que no fue superior. La comparación con lo del gol de Iniesta me parece espectacular en este sentido. Que sí, que luego viéndolo en perspectiva ambos equipos estaban destinados a ganar muchísimo, pero esa perspectiva sólo se coge, precisamente, a través de la victoria inicial. Si no… la cosa cambia.

    Respond
  • Viejotrueno 2 junio, 2017

    Magnífico artículo y totalmente de acuerdo en lo de Hierro, pero hay que decir que Hierro ya venía de hacer unos años muy buenos. Lo que quizás sucede es que rendir así ante aquel equipo tuvo gran mérito.

    A pesar de todo, hay que recordar que, si bien la Juve se convirtió en el coco a partir de, sobre todo, haber destronado al Ajax de Van Gaal in extremis (y desgraciadamente los holandeses fueron desmantelados a continuación), al año siguiente fueron apalizados por el Dortmund en una final bastante olvidada pero que fue espectacular. Quiero decir que desde un punto de vista psicológico, y a pesar de seguir siendo el coco, no daban tampoco la impresión de ser inasequibles. Y el Madrid tenía la suficiente entidad como para hacer temblar la casa por sus cimientos. Hierro fue vital porque defensivamente fue un muro, lo que permitió sobrevivir al Real, luego la Juve tuvo su momento con varias ocasiones, pero al final, con gol a favor el Madrid supo mantener esa superioridad en el marcador, y jugar con la ventaja psicológica de un equipo que a ratos parecía menos fuerte en ese aspecto que en lo futbolístico, como se había visto el año anterior con el Dortmund.
    Sería interesante analizar aquella final ante el Borussia, cómo fue posible un batacazo tan descomunal de un equipo que estaba en su cénit

    Respond
  • Calas 2 junio, 2017

    "Es curioso cómo cambia la Historia en un partido en el que, igual, no debería haber cambiado."

    Absolutamente. Por ejemplo, es que en eso me recuerda a la Copa del Cholo en el Bernabéu, que supone el paso decisivo para ganar la histórica Liga del año siguiente. Y es una victoria justo el día que no se merecía ganar, pues el Madrid fue superior en aquella final, pero permite el desbloqueo psicológico que permite ganar en el Bernabéu en liga la temporada siguiente, no perder con el Barcelona en seis partidos, etc… es decir, permite luego que vayas al Camp Nou a ganar una liga y lo logres, aunque parezca imposible, porque ha nacido un ciclo ganador.

    "La comparación con lo del gol de Iniesta me parece espectacular en este sentido."

    Como momento fundacional puede verse así, sí. Sólo difiero en que a mí me pasa que hablaría más de ciclos que de otra cosa (como períodos de 20 años que son demasiado amplios, con múltiples pérdidas de carácter, cambios de identidad, de entrenador, etc.), es decir, el gol de Iniesta de un impulso al que ya era el mejor equipo de Europa y lo ayuda a ser tan dominante como fue. Asimismo, el de Mijatovic tiene continuidad seguro en las dos Champions siguientes, muchos son "los mismos" y han aprendido a ganar como decía antes del Atleti de Simeone, pero eso que llamas punch europeo en el caso del Madrid muere en aquel tramo de bastantes años, poco menos de diez creo recordar, sin pasar de octavos: salvaban temporadas horribles ganando trofeos locales, en Europa no se competía.
    El Madrid lo ha recuperado ahora, lógicamente, aunque el fútbol es distinto en esta última década por temas presupuestarios y demás historias: cualquiera que esté en la situación de los actuales Madrid y Barcelona sería favorito cada año, indistintamente del pasado, como lo son, han pasado de "estar destinados a ganar muchísimo", como dices, a estar destinados a ganar todo. Vamos, que estas victorias seminales duran para mí lo que duran los ciclos, a no ser que nada más terminar uno lo siga otro, como pasó en parte cuando Luis Enrique llega y gana con muchos elementos que habían ganado con Pep (en realidad es el mismo ciclo). En todo caso coincido en líneas generales contigo, sin duda.

    Diría que además fue un punto de inflexión para la Juve también, y mientras que las victorias (para mí, insisto) duran solamente lo que un ciclo, las derrotas no. Las derrotas, por lo que sea, se clavan más tiempo en la memoria competitiva de un club, creo yo. Es que la Juve pierde la del 97 injustamente, eso les deja en fuera de juego, por así decir, y desde ahí cae otras dos. Que igual hubieran perdido igual, puede ser, pero algo de eso creo que hay… de eso y, cómo no, de buena o mala suerte.
    Por eso, si les da por ganar el sábado, con Allegri y cía se puede crear un ciclo europeo contundente, pese a Barça y Madrid, que ya es decir.

    Respond
  • Davs 2 junio, 2017

    La juve ganó en el 96 siendo inferior. En el 97 y el 98 era el mejor equipo del mundo con diferencia, en el 97 creo que fue el año que arrasó al milan y al psg.
    Donde está del Piero se lo ha comido Hierro!!!!!

    Respond
  • DeSqueran 2 junio, 2017

    "Zidane protagonizó un arranque de encuentro que dejaba claro que él era El Rey. Masacraba la nuca de Redondo y Karembeu".

    Los primeros minutos de Zidane fueron, para un madridista, terroríficos.

    "[…] y en una escapada, se dio el transgresor tanto de Pedja".

    Je. "Transgresor: que transgrede". Je, je. Ni una sola puntada sin hilo.

    @El cautivo: "¿Que recuerdo se tiene de Bodo Illgner?".

    Yo lo recuerdo como el mejor portero que he visto en el Madrid (contando desde Buyo).

    Respond
  • @JulioFern81 2 junio, 2017

    He visto esa final como 10 veces. No exagero. Pero la ultima vez puede que fuera hace 15 anos.
    Yo tenia entonces 16 anos y recuerdo perfectamente el ambiente pre-partido en mi instituto. No exagero. Nadie nos daba ninguna opcion. Recuerdo concretamente los 2-3 chavales que se hicieron de la Juve porque, seguro que conoceis casos, se subieron al carro del que era el mejor equipo de Europa sin discusion. Por asi decirlo… el que hubiera sido toptier de los videojuegos de futbol de la epoca.
    Lo que explica que viera la final tantas veces es tambien lo que explica como de favorita era la Juve frente a aquel Madrid. Todos creiamos que aquella victoria era un hecho aislado y no sabiamos cuando volveriamos a disfrutar otra, pero aquella era "la primera" para muchos y ademas era "la de color" (ya sabeis de que hablo).
    El partido lo recuerdo entre brumas. Pero entre el humo surge una figura que no se ha destacado aqui: La de Manolo Sanchis.
    Ya se que Hierro fue el artifice de aquella final. Soy consciente ahora como lo fui entonces. Tal fue la exhibicion que un par de dias despues de aquello mejore su carta en un viejo juego de naipes de futbol llamado SuperGol (quien lo recuerde y quiera unirse a mi para una reedicion que me avise) hasta el ridiculo. Anticipacion 4 (sobre 4) Pase Largo 4, Falta 3… Vaya pepino me hice…
    Pero volviendo a Manolo quisiera destacar su sobrio partido. Su tranquilidad. Su sapiencia… Manolo Sanchis, no lo olvideis, YA era un Ex-Jugador. Y el lo sabia. Pero como lo oculto ese dia. Nadie mas lo supo hasta que le vimos peinandose (o Michel le vio y nos lo conto) para recibir a aquella esquiva copa que tantos disgustos le dio a el y a sus amigos.
    Y que alegria debio sentir el Futbol viendole levantarla. Porque lo merecia. Porque LO MERECIAN. Y porque… por que no decirlo, nunca se ha vuelto a levantar ese trofeo de una forma tan bonita como Sanchis lo hizo ese dia.

    Respond
  • ferpulpillo 2 junio, 2017

    ¿La primera final moderna de la era contemporánea? En comparación a la Novena, recuerdo haberla visto entera hace poco y me pareció una de las finales de menos nivel que recuerdo. Cómo ha cambiado el fútbol… El Madrid jugando al pelotazo arriba en 2/3 finales a las que llegó en 6 años. Tela eh.

    PD: pensaba que la Séptima el Madrid la jugó con Raúl por detrás de los dos puntas (4-3-1-2), igual que en la Octava por detrás de Anelka y Morientes.

    Respond
  • pedroseriea0822 2 junio, 2017

    En ese partido los primeros minutos de zidane una barbaridad,ocupaba todo el frente de ataque a espalda de los mediocampistas blancos y entretenidos los centrales con Del Piero y Inzaghi esa zona era de el.Dechamps y Davids solo tenian que levantar la cabeza y colocar el pase vertical para encontrarlo.Increible nadie lo podia seguir.

    Respond
  • jose p. 2 junio, 2017

    Amsterdam no fue el final de aquella Juve, al año siguiente cayo en semis ante el United (aquella final del Camp Nou), después de sacar un 1-1 en Old Trafford y ponerse 2-0 en Turín, acabo remontando el United hasta el 2-3. Pudo ser su cuarta final consecutiva.

    Respond
  • James McArthur 2 junio, 2017

    Yo era muy joven cuando vi ese partido, pero me acuerdo perfectamente de las ideas que se me grabaron en la cabeza al respecto de Del Piero. Yo venía a ver a uno de los mejores jugadores del mundo y, como culé, a esperar que certificara su condición derrotando al Madrid. Eso me decían los amigos más futboleros del cole. Que era un genio, un crack, y que destrozaría al Madrid; y su final me pareció patética. En esa edad no tenía capacidad de juicio sobre exactamente qué estaba ocurriendo, simplemente vi a un tio completamente superado, resbalándose y fallándolo todo.
    Aunque le quedaban muchos años y fútbol, nunca me quité la manía que le agarré a Del Piero ese día.
    De todos modos, cuando lo he visto en perspectiva y con un poco más de criterio, siempre me ha parecido que Del Piero fue un futbolista super sobrevalorado.

    Respond
  • pedroseriea0822 2 junio, 2017

    Tal vez Del Piero no tuvo su mejor dia,pero ya el 10 bianconeri habia llevado a la Signora a tres finales consecutivas y en esta Champions seria el goleador de la competicion con 10 anotaciones.Eso solo evidencia el gran partido de su marcador.

    Respond
  • MigQuintana 2 junio, 2017

    @ferpulpillo

    Es más moderna que muchas de las finales posteriores.

    Hasta que llegan primero los ingleses (Mou+Sir Alex sobre todo) y luego los españoles (Pep sobre todo), momento en el que ya se asienta por completo lo que conocemos como fútbol moderno en este sentido.

    Respond
  • Antonio León 2 junio, 2017

    Ay Abel, cuantos recuerdos le traen a este veterano este partido. Después de la decepción del 81, por fin volví a ver levantar la copa. Creo que fue una liberación para todos los madridistas , yo al menos ví de niño alzarla a Gento en el 66. A partir de entonces se abria una nueva época.

    Respecto al partido me vas a obligar a verlo de nuevo, aunque coincido en casi todo, la labor de Hierro fue antológica , pero creo recordar que a partir dela primera media hora fue may bien secundadado por Redondo.

    Un abrazo

    Respond
  • lucas 2 junio, 2017

    Es curioso lo del " futbol moderno " , yo tengo 55 años y he oído tantas veces eso de futbol moderno …y resulta que Guardiola juega con una WM . ¿ Curioso no ? .

    Respond
  • @JulioFern81 2 junio, 2017

    lucas
    Es que lo de "futbol moderno" no existe. Es simplemente la evolucion natural de un deporte, como han evolucionado los otros. Y tambien otros aspectos de la vida.
    A veces se tiende a menospreciar a deportistas pasados con la base de que no podrian competir con los de ahora, pero eso es una via de dos sentidos.
    Cuantos de nuestros hoy heroes habrian rendido sin la alimentacion de hoy? Sin la tecnologia de hoy? En los campos de minas de antano? Con los arbitrajes permisivos de los tiempos donde la television no los protegia ensenando lo que ocurre al mundo entero.
    Solo un ejemplo. Segun afirma Messi en su propio documental, "yo no habria podido jugar al futbol sin el tratamiento que recibi cuando era chico"
    Grandes jugadores pequenos y tecnicos seguro que se perdieron en el salvajismo de los 60. O los crujieron en una plomiza tarde en un campo ingles y no hubo cirujano que arreglara ese ligamento.
    Alvaro Benito sin ir mas lejos era un excelente extremo zurdo al que una operacion con una tecnica anticuada aparto del futbol (agnos 90!). Dicen los que lo vieron que Clemente era un fenomeno. Fontaine se retiro antes de los 30 por una fractura. Van Basten siguio el mismo camino…
    A veces se nos olvida la tremenda labor de la ciencia en la mejora de las condiciones para desarrollar cualquier actividad. El deporte especialmente. El futbol como uno mas.

    Respond
  • Carlos Quintana 2 junio, 2017

    Woof. Que árticulo.

    Es como si Ecos hubiese existido en 1998. Que buen analisis. Justo hace 7 dias vi repetida la final. Y es así tal cual como dicen, el primer partido de la modernidad del futbol, con muchos vicios del futbol de otrora, pero ya se asomaban cositas.

    Recuerdo que en aquel tiempo ya vivia prendado de RC3 y recuerdo haber dicho que Di Livio sucumbio ante tantas corridas ante un portento como Roberto Carlos. Ahora que la vi repetida, no tanto, pero confirmo la falta de creatividad.

    Tambien me sorprende como Lippi manejo variantes tácticas. Viendolo en perspectiva Real Madrid, que tardo tanto en entrar en la dinamica del futbol moderno y hasta la llegada de Mou estuvo apelando a grandeza, historia, mimbres y nombres, me da una ubicación del contexto del futbol italiano. Que buenos son.

    Recurdo el miedo y la fama que tenia la pareja Del Piero e Inzaghi. Luego se quedaron en una final muy cortita de los dos. Hierro monumental y ver la repetición fue consagrar a Pedja Mijatovic. Fue un martillo.

    Gracias por regalarnos este articulo.

    Respond
  • Abel Rojas 2 junio, 2017

    @ Antonio León

    Las Final de la Séptima de Roberto Carlos, Redondo y Raúl es bastante normalita. Para mí, el triunfo de Hierro es que jugó como un campeón antes de ser un campeón. Roberto Carlos, Redondo y Raúl pasaron a jugar así tras ganar La Séptima. En la Final de la Séptima, no lo hicieron. Aunque es verdad que la semifinal de Redondo fue espectacular.

    @ Calas

    A mí la Final de la Séptima me parece una de las mejores de las últimas dos décadas. Y desde luego, la mejor que implica al Madrid. Las otras cuatro, sobre todo por tema de rival, son más flojitas. Para mí, la del 98 estaría en el TOP de nivel futbolístico junto a la de 2005, 2008, 2009 y 2011.

    Respond
  • Calas 2 junio, 2017

    @James McArthur
    Respeto mucho las fobias personales, que son subjetivas y ahí cada hace lo que quiere, yo tengo varias, pero hasta en esos parámetros enterrar a un futbolista histórico por un mal partido me parece excesivo xD. Vamos, que si saco días así de supercracks de hoy, no paro. A mí Del Piero me dejó la sensación (aunque soy demasiado joven para haberlo disfrutado en plenitud, por eso ni viví la fiebre por él ni fui fanboy) de que tuvo muchos años en la segunda mitad de su carrera que ensombrecieron un poco lo de antes. Un poquito lo que le pasó a Raúl desde los 23 o 24 hasta que salió a un sitio menos exigente, pero un caso menos exagerado que el del español, claro, pues Del Piero era genial. Contra el mismo Madrid, de hecho, se vengaría algo más tarde de la cintura de Hierro, como mencionaba ayer un comentario, en la 2003, ganando el partido.
    Aún así, de la parte que viví ya plenamente consciente, cuando a Alessandro ya sólo le quedaba la calidad bruta que tenía en el golpeo, dejó cosas bonitas, incluso memorables, como su sentencia a Alemania en 2006 y ese pequeño resurgir final en la Juve, con 34 hizó un doblete en el Bernabéu y tuvo algún momento más así.

    @Abel
    Me parece interesante lo que comentas, y de hecho no descarto ver más a fondo esa final, aunque juraría que probablemente estés contestando a @ferpulpillo, que criticaba el nivel de la séptima, y no a mí, que solamente decía que el Madrid fue bastante inferior.

    Respond
  • El Amigo del Gol 2 junio, 2017

    Hola a todos!

    Para los que en esa época éramos niños, volver a ver la final es todo un viaje al pasado. A mí la verdad es que por ritmo y por nivel técnico la final me pareció muy flojita en ambos equipos, transmitía más emoción que fútbol aunque eso acaba pasando en casi todas las finales.
    Coincido con algunos de vosotros, el partido de Hierro es espectacular, jugó con una suficiencia y jerarquía asombrosas, con la cabeza levantada y sin ningún exceso ni florituras. Otro que me llama mucho la atención es Deschamps, parece que era todo un jugadorazo, un poco olvidado por el paso del tiempo… Y Zidane, veo la final sabiendo el resultado y sus primeros minutos me siguen dando pánico.

    Una lástima que Hierro no sea un jugador tan reconocido ni a nivel global ni en España, no olvidemos que hasta hace poco era el máximo goleador de la Selección, un tipo que ganó 3 Champions y que sacaba el balón al estilo de lo que hoy sería un central moderno. Creo que la percepción que tenemos de él fue resultado de la forma en que salió del Madrid, la puerta de atrás.

    Alguien sabe qué tipo de jugador era Karembeu? Su caso siempre me llamó la atención porque todos los grandes le querían pero … ¿Fue una especie de Khedira quizás?

    Respond
  • kikamen 2 junio, 2017

    Éste fue personalmente mi primer recuerdo futbolístico. Tenía 6 años y no recuerdo nada del partido, sólo hablar justo después del gol desde el salón de mi casa por uno de los primeros móviles, el Motorola aquel pequeñito de tapa con antena, con mi padre, que estaba en el Arena de Amsterdam, sin conseguir entenderle una sola palabra.

    A partir de ahí, 3 Copas de Europa en un periodo de 4 años. Y así crecí yo pensando que el Madrid, mi equipo, nunca podía perder.

    Respond
  • José Luis 2 junio, 2017

    Pues sí, fue la final de Fernando Hierro. Pero hay que analizar el contexto. Y no es por repetir, pero la Juventus ganaba al Madrid hasta en la marca del autobús. Es que era superior en todo. Pero claro, no contaba con el jugador con soplillos al aire y pelo rizado con cara hasta de cateto. Que eso también influye. En el Madrid, la pinta y exhuberancia de Seedorf, R. Carlos, Mijatovic, Panucci, Redondo, Karembeau,… Pero habían tipos con cara de encontrártelos en el ascensor como Hierro, Raúl, Morientes… Os juro que hasta eso me daba miedo. La presencia.

    Pero comienza el partido. Y lo lógico; la Juventus era más equipo. Y tenían al mejor del planeta. Lo mejor el resultado. Y llega un momento, con todo el miedo del mundo, con toda la tensión acumulada de una generación que no conocíamos esos lares, donde Del Piero en carrera, llega a la altura de Fernando Ruiz Hierro, y (roja o gol, pensé) el central malagueño sin moverse (de verdad, sin moverse) se queda quieto ante lo que se venía, y…. ¡Dios mío, que ha hecho! Se queda con la pelota, da una de sus zancadas y la entrega perfecta a un compañero.

    Es muy probable que en ese momento se mirasen a la cara ciertos jugadores del Madrid de los que tienen peso, y viendo al líder haciendo eso, dijesen, "¿Y por qué no vamos a poder hacer algo parecido nosotros?" Y en eso se le suma el otro Fernando; Redondo. Y luego Sanchís. Y poco a poco el equipo comenzó a tomar cuerpo. Y aún estaban a tiempo. El partido iba 0-0. Y Pippo Inzhagui no parecía tener su noche.

    Buaggg, qué recuerdos!!!! Probablemente sea el primer gran partido que sufrí como nunca viendo al Madrid. Quedaba muy lejos (en cuanto a presión se refiere) los partidos de la Quinta, la liga de Valdano, la liga de Capello…. Esto era otra cosa. No parecía ni fútbol. Porque no lo era. Era la vida. Era lo más importante que hasta entonces había presenciado.

    Respond
  • DaniN 2 junio, 2017

    Aprovechando este post me decidí a ver la final, retransmitida por RMTV hace 2 días, por si a alguno le interesa. Y que actuación de Fernando Hierro, su primera parte es sencillamente excepcional, que manera de sostener a un equipo. Destacar que la mayoría se centra en Inzaghi, pero la ocasión fallada por Davids… imperdonable, botando el balón y completamente solo en el punto de penalty.
    Por otra parte, que equipazo tenía la selección holandesa en aquel inicio de década; Kluivert, De Boer, Van Nistelrooy, Seedorf, Maakay, el propio Davids y un amplio etcétera, y no sólo es que no ganarán nada, sino que directamente ni se clasifican al Mundial 2002….
    PD: Que fácil es enamorarse de Zidane, que elegancia y que manera de elegir la mejor acción posible en cada momento.

    Respond
  • Andrés 2 junio, 2017

    Soy joven, de tan solo 20 años, proximo a cumplir 21 en 1na semana. Naci en 1996

    Madridista de cuna, pero el primer recuerdo que tengo de un campeón europeo es el del Madrid en 2002 cuando apenas iba para 6 y son apenas "flashasos", recordando la trayectoria compñeta de el campeón el Porto en 2004 y dentro de mis humildes conocimientos pudiemdo decir que entendiendo un poco sobre el juego pudiemdo opinarel Barça en 2009.

    Todo edto para decir que nunca vi la antigua Copa de Europa, pero si veo que hay partidos en los que el foro comemta" me recordó a la antigua Copa de Europa".

    Mi pregunta curiosa es, más allá del formato, que es lo que diferencia a la Copa de Europa de la Champions? Y me refiero tanto a terminos del juego como a lo que la rodea

    Respond
  • kikamen 2 junio, 2017

    Por cierto, recomiendo ver el Informe Robinson sobre la Séptima para comprender cómo enfrentaba anímicamente el Madrid este partido, la verdadera superioridad que transmitía la Juventus sobre el Madrid. Me parece que la situación de entonces del Madrid es algo sólo comparable, a partir de entonces, a los años inmediatamente pre-Mourinho, es decir, un Madrid sin ninguna jerarquía en Europa, sólo el parche en la manga de la camiseta.

    Respond
  • Zososanse 2 junio, 2017

    Y yo estuve allí.

    Respond
  • Permafr0st 2 junio, 2017

    "el transgresor tanto de Pedja…"

    maravilloso http://dle.rae.es/srv/fetch?id=aK1FmOQ

    Respond
  • Permafr0st 3 junio, 2017

    @Abel
    si la intención del autor era esa, entonces es aún más maravilloso 😀

    Respond
  • Perma 4 junio, 2017

    ¡Maravilloso, oh, transgresor maravilloso!

    Respond
  • Juan Plaza 4 junio, 2017

    @lucas @JulioFer81

    Totaaalmente de acuerdo. Lo de fútbol 'moderno' es un cliché que arranca en los años 30. Y, ciertamente, ahora se juega a más velocidad e intensidad dinámica (con excepciones, ojo), pero con bastante menos contacto. En cuanto a la creciente sofisticación de las tácticas, niego la mayor. Con la reforma del fuera de juego el fútbol se simplifica. Para mí los 90 fueron ayer. Y la final de la séptima fue mala, pero no tan mala como la de la undécima

    Respond
  • Larios84 6 junio, 2017

    Vaya textazo sobre como fue el partido en sí de aquel lejano 20 mayo del 98, pareciera que estaba otra vez en mi casa viendolo con 13 para 14 años, mi primera final de veras de mi equipo.

    Del partido, no recuerdo tanto como me gustaría, y apenas he podido ver algunos tramos durante estos más de 19 años transcurridos.

    Mi mejor recuerdo es ver como todo mi pueblo, Almadén, una localidad del suroeste de CiudadReal de unos 7 mil habitantes entonces, salía al completo a celebrar el título en los denominados "Jardines" de mi localidad, bañandonos todos en la fuente del Monumento al Minero. Puedo asegurar que si no salió a las calles a celebrarlo el 90 % del pueblo, no salió ni Dios, fue apoteósico, gente mayor tirándose al agua, gente de mediana edad, chavales mozos de 13-14 como yo, había hasta aficionados del Barça y Atleti presenciando la celebración, y no digo que celebrándolo, pero alegres porque su vecino, hermano, primo o amigo de toda la vida, celebraba algo por vez primera en relación a su equipo.

    Para mi no ha habido ni habrá otra celebración como la de La Séptima, y después el Mundial de 2010 casi a la misma altura.

    PD: Gracias Abel por este textazo y gracias por todo este volumen con cantidad y calidad en este megaprevia para la Final, no pude seguirla apenas por compromisos, pero lo estoy gozando casi más leyendo ahora cada texto previo

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.