El cambio con el que todo encajó


Una de las cuestión más meritorias del título de Premier League que ayer celebró el Chelsea de Antonio Conte, es que los blues no lo han conseguido de la forma que imaginaron. Su avance tirano, su confiado gesto y su camino recto, llegaron de la mano de una curva cerrada. Un sonoro traspiés en el Emirates ante el Arsenal asumido como la necesidad de una perspectiva diferente, que impulsó al técnico italiano a reandar sus pasos, a reencontrarse con su característico cierre de tres centrales más carrileros, y a construir con el nuevo dibujo el punto de inicio de la historia. Hallando en la lejanía de la Champions League el mismo descargo que ya disfrutó el último campeón inglés, los londinenses han engrasado un once de gala ante el que desde fuera sólo Cesc Fábregas y Willian han tenido turno de voz.  Un mecanismo colectivo, en parte a la contra de los postulados que rigen la competición en la que ha vencido, en el que todas las piezas ayudaron y fueron ayudadas con puntualidad suiza y pragmatismo italiano. Recibieron lo que necesitaron, y eso es lo que devolvieron a cambio.

El repliegue – (César Azpilicueta)

Una de las problemáticas que podía acarrear el cambio de esquema en plena temporada era la inadecuación de una plantilla concebida para un plan distinto, sobre todo atendiendo a la erosión que los años venían produciendo en el rendimiento de dos de los hombres que podrían haber sido solución a la hora de completar el cierre junto a Cahill y David Luiz. Sin embargo, tanto Ivanovic como Terry estuvieron lejos de ser ese tercer elemento con el que acortar las ayudas y ocupar de manera más equilibrada los espacios entre los centrales y los laterales blues que el arranque de temporada había descubierto como debilidad. Conte, que sabía que Mourinho dos años antes había encontrado en César Azpilicueta al lateral izquierdo que su Chelsea no tenía, esta vez le pidió al navarro que fuera su tercer central, y tan bien ha respondido el internacional español que se ha terminado convirtiendo, además de en uno de los zagueros más solventes del campeonato, en el futbolista más utilizado de la plantilla.

Ancho cuando el Chelsea se ha desplegado con balón, atento corriendo hacia atrás, oportuno en el área propia y aplicado en la corrección a banda, el sistema de Conte, a su vez, le ha permitido volcar sobre la mesa cada una de sus virtudes conocidas y alguna descubierta, sin que ninguna se saliese del plato. En este sentido, una de las decisiones clave que tomó el técnico de Lecce al respecto de la composición de su zaga, fue la de situar como pieza más centrada al exuberante David Luiz, una elección en parte vinculada con el impacto sobre la pelota pero que a nivel defensivo le ha permitido al juego de equilibrios blue liberar la capacidad tanto física como técnica del brasileño para la corrección, con tal de que el ex PSG la pudiera brindar a cuanto aconteciera a su alrededor. Los centrales situados más cerca de la cal nunca han estado solos, y gracias a ello han podido arropar mejor la exposición de los carrileros al dos contra uno.

La salida de balón – (David Luiz)

Una de las dificultades que tiñeron de dudas el comienzo de curso del Chelsea tuvo que ver con su ineficacia construyendo el juego desde la defensa. Ni Kanté ni Matic por delante de la línea de cuatro, ni tampoco unos laterales forzados a sujetarse para no desnudar a la última línea de contención en la posterior transición defensiva, estaban pudiendo dotar de todos los peldaños necesarios a la escalera por la que el balón debía llegar al último tercio del campo. Sin embargo, a raíz de la adopción del 1-5-2-3 como plan principal, una triple razón sonrió a los de Stamford Bridge a la hora de conferir a su mecanismo de salida un aplomo y solvencia con carácter de primera piedra.

En primer lugar, la propia ordenación de los efectivos deparaba un primer escalón ocupado por los tres centrales que por un lado normalmente planteaban superioridad numérica frente a los puntas rivales y por el otro permitían a Kanté permanecer por delante. En segunda instancia, la amplitud ganada por contar con un efectivo extra en el primer peldaño establecía una conexión abierta y sencilla hacia los hombres de banda, derivando el inicio de la jugada hacia los carriles exteriores. Por último -aunque quizá por primero- la modificación convertía a David Luiz en el centro neurálgico de la salida desde atrás, situado en el centro, con escuderos cercanos y receptores alejados esperando su servicio pegados a la línea lateral.

El brasileño ha sido el nuevo Bonucci de Conte en Londres. El futbolista a partir del cual empezar la jugada con ventaja y capaz de orientarla hacia los cauces más productivos. Desde la creativa personalidad futbolística del de Diadema y el impulso de un protagonismo subrayado en la pizarra, el Chelsea ha minimizado presiones, esquivado errores comprometidos en zonas especialmente expuestas y soportado el juego desde la base sin que ninguno de los hombres más adelantados tuviera que renunciar por ello a la altura del campo que su juego más agradece.

La progresión – (Marcos Alonso)

Establecido desde el inicio un mecanismo que oriente la salida hacia los costados, en el esquema de Antonio Conte los carrileros han desempeñado un papel fundamental a la hora de permitir a su equipo ganar metros. Fáciles de encontrar y con los suficientes reclamos aliados en el centro como para que el adversario no haya podido volcar su defensa sobre las orillas, tanto Marcos Alonso como Victor Moses -el otro hallazgo de Conte- han sido los raíles a través de los cuales el Chelsea ha logrado acceder de forma regular a la mitad del campo que les tocaba defender a sus rivales. Impulsados al tener las espaldas cubiertas y favoreciendo con su proyección que los hombres de arriba pudieran cerrar las posiciones para influir o bien en la mediapunta o bien en el área, ambos han resultado dos de los secretos tácticos de la fluidez y superioridad de la puesta en escena londinense a lo largo del curso.

Especialmente el español, por actuar en el lado más peligroso del ataque blue y liberar con sus constantes apariciones a la individualidad más brillante del conjunto, ha adquirido una relevancia predominante traducida también en la relación con la producción efectiva de peligro. A lomos de su capacidad física para recorrer una y otra vez la banda, ha encontrado el Chelsea en él una vía para acceder al área desde la combinación y, sobre todo, el centro lateral. Una suerte que cuando la ha cultivado Moses, a Alonso le ha permitido constar de cara al gol entrando al segundo palo o probando fortuna desde el disparo lejano.

La creación de ocasiones – (Eden Hazard)

El de Eden Hazard es el nombre del campeón de la Premier. Por el juego que ha desplegado el belga, por el categórico impacto de sus actuaciones sobre los rivales y por el peso específico de su diálogo con el esquema a lo largo de la temporada. Regateador acreditado tanto en su reciente pasado blue como en la actuación individual más rotunda de la pasada Eurocopa, este curso la estrella del Chelsea ha emprendido un viaje que otras tantas figuras ofensivas del campeonato inglés también han replicado. En general por la ausencia de centrocampistas que asuman las riendas y marquen la dirección de los ataques de sus respectivos equipos, y en lo particular del caso blue por la habitual suplencia de Cesc Fábregas, son varios los atacantes que, otrora delanteros escorados de tendencia central, han redimensionado su influencia en la sala de máquinas.

Coutinho en el Liverpool, Eriksen en el Tottenham, De Bruyne en el City o Hazard en el Chelsea son los principales exponentes de esta tendencia. En el caso de Eden, además del propio desarrollo del jugador especialmente manifestado a partir de su crecimiento en el pase, el golpe de timón ordenado por Conte le ofreció al dorsal 10 un escenario particularmente favorecedor de cara a incentivar su vínculo con fases del juego anteriores a la finalización. La presencia de Marcos Alonso estirando la banda que en teoría le correspondería a él, la sujeción del doble pivote para no ocupar su zona de destino en la mediapunta, así como la versatilidad de Pedro Rodríguez para ser socio, contrapeso profundo o hombre de banda según convenga, han puesto en la coctelera los ingredientes necesarios para que el belga no se topara con obstáculos a la hora de dar el siguiente paso como crack.

Hazard, no obstante, no ha sido el único futbolista del Chelsea evolucionado en el aporte con balón, pues de una forma distinta y desde puntos de arranque casi opuestos, también Kanté ha agradecido los espacios logrados por la pizarra en el carril central dando lugar a una versión del francés más completa con la pelota. Junto a ellos Cesc Fábregas, habitual recurso de banquillo y puntual matiz en el doble pivote titular, ha resultado la tercera pata del domino blue en el momento previo a la definición.

La finalización – (Diego Costa)

Uno de los ases en la manga que ha dispuesto Conte a lo largo del curso ha sido el de contar con un delantero centro que no necesita nada. En las malas fue el clavo ardiendo en el que sostener las dificultades del plan, solución en el juego directo, autosuficiencia en busca del gol y penalizador como muy pocos de los errores que pueda cometer cualquier zaga llevada al límite por un ariete como es él. Fue el lado competitivo del Chelsea antes de que el Chelsea, como conjunto, compitiera. Aunque su final de temporada haya sido menos esplendoroso de lo que fue el arranque, cuando el cuadro londinense encontró la tecla correcta pudo acercarse a su hombre gol tanto en bloque como individualmente. El puente lanzado desde las alas, el desequilibrio y producción de Eden Hazard, así como la compañía de Pedro Rodríguez, han servido para devolverle todo cuando el delantero brindó a su equipo cuando más necesitado estaba de un héroe.

Alterno durante los primeros meses de competición, Pedro es junto a Costa y Hazard el otro nombre propio del Chelsea vinculado a la portería contraria. Libre en el movimiento para centellear entre la doble referencia en el área, el apoyo en la frontal y el desmarque a la espalda de la defensa contraria, su rapidez en el disparo, lectura de la zona de rechace y capacidad de llegada a la contra, ha resultado el elemento que dependiendo del momento de juego ha terminado acoplando las piezas y los engranajes del equipo de Conte en las proximidades de la portería rival.

La presión – (N’Golo Kanté)

Aunque el Chelsea se haya definido de forma más continuada desde el repliegue en campo propio y la estabilidad de su zaga en el área, tanto la facilidad que ha encontrado para ganar metros con balón como el aplomo que su retaguardia ha puesto a disposición del resto de piezas, ha permitido a los de Conte cierta versatilidad defensiva traducida, en cómputos globales, en pocos minutos pero muy rentables. Sin mediocentro al uso, el futbolista que mejor ha personificado esta otra cara de la contención del campeón ha sido el futbolista más representativo de su mediocampo: el repetidor en el título N’Golo Kanté. Su dominio en zona ancha, a nivel defensivo, ha adquirido en el cuadro de Londres una triple vertiente, en cada una de las aristas de la cual el galo se ha mostrado inexpugnable.

En campo propio, corriendo hacia atrás en transición o presionando al poseedor del balón, su puntualidad para el robo y la interceptación, su agresividad achicando espacios y su capacidad física para la corrección lo han convertido de nuevo en un baluarte para el equipo que se ha hecho con el título. La versión más liberada del francés, la que disfruta de correa para abandonar su posición y lanzarse sobre el adversario, ha comparecido tanto en aquellas situaciones donde el rival ha iniciado juego con el bloque del Chelsea cerca de él, como en las que con los blues replegados y organizados atrás N’Golo ha roto el protocolo. Su impacto y nivel de acierto en ambas por momentos han resultado abusivos, como una discrepancia pretendidamente arriesgada que a la postre ha resultado tan firme como el más prudente de los planes.

 


18 comentarios

  • José Luis 13 mayo, 2017

    Bueno, pues me salí con la mía. Aposté (sin pasta) por este equipo y no me ha defraudado. Tiene jugadores gana ligas (aquellos que son regulares y constantes a lo largo del año, sin muchos altibajos), entrenador que conoce mucho este deporte y jugadores ganadores (muchos ganaron la liga hace un par de temporadas). De este Chelsea solo me queda una duda: cómo avanzará este equipo. Entiendo que la llegada de Conte ha supuesto un cambio en el equipo casi a la altura de cuando Mou se hizo con este equipo por primera vez. Los Cech, Carvalho, Makelele y Drogba de la época son los Courtois, David Luiz, Kanté y Costa del momento. Son cambios estructurales. De raíz. Y ambos han dotado de una identidad propia al equipo y al club.

    Supongo que Conte completará la plantilla con jugadores que estén a medio camino entre la tiularidad (central izquierdo, carrilero derecho, mediocentro y extremo derecho) y el banquillo; y habrá que ver si algún titular (Diego Costa) sale del equipo. No creo que Conte se conforme con lo que tiene para comenzar el nuevo año, donde tendrá máxima competición europea y una liga inglesa donde City y United van a repetir proyecto.

    También me gustaría comprobar si en el posible equipo de Conte cabe un mediapunta; cómo va a evolucionar ese sistema de juego (5-2-3, 3-1-4-2, 5-4-1, o 3-4-3); si va a haber diferencias entre el juego en las Islas y el juego en Europa (como hacía Ferguson),…

    Como hay poco "tráfico" por aquí, voy a jugar a director deportivo: Bonucci , Danilo (con la planta y potencia que tiene, no dudo que triunfaría de la mano de Conte), Renato Sánchez (André Gomes) y Dembelé serían mis primeras opciones para reforzar este Chelsea. Contando que se quede Diego Costa.

    Respond
  • Lucas 13 mayo, 2017

    Este año en la Premier se han dado dos casos peculiares , al comenzar la temporada había dudas de a que estilo le iba a costar más "vivir" en el futbol Premier , el estilo Guardiola o el estilo Conte . Guardiola a fracasado rotundamente , ni futbolisticamente ni filosoficamente su futbol ha enraizado , sus lamentos los primeros dias en cuanto a como de un voleón defensivo los defensas ingleses se saltaban su presión , sus quejas ante "la falta de futbol " de sus contrarios, en Inglaterra tuvieron poco recorrido , alli , el pais donde se inventó el futbol , Cruyff no es ni un dios , ni sus ideas son ley , la posesión carece de importancia y reina el tackle sobre el toque . En ese futbol , el orden defensivo italiano de Conte si ha sobrevivido con cierta naturalidad , para mi su única renuncia ha sido al regista , a un mediocentro organizador .

    Para mi , y lo he comentado en PARES O NONES: EL CHELSEA EN EUROPA , la Premier , su futbol , deja falsas realidades cuando lo trasladas al mundo Champions , creo que lo que hasta este año valia para ganar la Premier no da para nada más que ser comparsa en Europa … no se si este Chelsea dará para más de lo que han dado City , Tottemham o Leicester , creo que sus dinámicas de juego no valen para ir por Europa o al menos mientras Madrid , Barça, Bayern , Atleti o PSG no bajen su nivel .

    Respond
  • MigQuintana 13 mayo, 2017

    @José Luis

    No sé si un mediapunta…

    Eden Hazard al final viene a ser el mediapunta, teórico o de facto, de este Chelsea. Esa doble mediapunta, de hecho, me ha parecido clave para que el resto de piezas del sistema encajaran consecuentemente. Lo que me falta a mí es un "Cesc Fábregas" para jugar al lado de Kanté. Y nombro directamente al catalán porque si no jugara en el Chelsea creo que todos diríamos que es el tipo de jugador que le daría un salto de calidad brutal al Chelsea.

    Respond
  • DavidM_SVQ 13 mayo, 2017

    El título del Chelsea me parece muy justo a día de hoy según el desarrollo de los últimos 6-7 meses. No es que hayan sido el mejor equipo (que también) si no que además han sido los más regulares en sus rendimientos colectivos e individuales.

    No obstante, hace 9 meses no me hubiera imaginado que podría ser campeón de la Premier League un equipo con una defensa formada por Cahill, David Luiz, Marcos Alonso y Moses. Los dos primeros me transmiten tanta inseguridad que no me los termino de creer pese a que tienen cualidades muy importantes.
    Y tampoco hubiera creído al que me dijera que el Chelsea con un doble pivote tan plano como el que forman Kanté y Matic iban a jugar tan tan bien en ataque. Por mucho que luego estuviera en la mediapunta un superclase como Hazard. Me hubiera generado dudas el equipo en la elaboración y en la llegada hasta el crack belga.

    De todo ésto, tiene muchísima culpa Antonio Conte, para mí, el mejor entrenador en la actualidad pues no solo ha logrado plasmar su idea en varios contextos distantes (como la Serie A, la Premier League y la Selección Italiana) si no que además ha sabido adaptarse a cada entorno para potenciar su equipo. En Inglaterra por ejemplo ha conseguido que su característico pressing defensivo en campo rival no sea sobrepasado con un simple balón largo al 9 rival reforzando el carril central con tres torres (más Azpilicueta y Kanté, que no son tampoco cojos).

    Respond
  • DavidM_SVQ 13 mayo, 2017

    @José Luis,

    Yo pienso como Quintana, creo que a este Chelsea le hace falta un jugador del corte de Matic pero con mayor capacidad para distribuir el balón tanto en corto como en largo.

    Además, como parece, Diego Costa se marcha este verano. De ser así, deben afinar muchísimo en su sustituto, pues creo que como no logren al menos igualar el rendimiento del hispano-brasileño, a Conte se le puede caer la idea.

    Respond
  • Mark 13 mayo, 2017

    – Por favor que Diego Costa no vaya a China y se quede en Londres (o vaya al Atleti que falta le hace ^^)
    – Kante es mejor con el balon de lo que cuenta la opinion general. Controles que le dejan la pelota pegadita al pie y pases muy bien dados a sus compañeros siempre, es muy bueno con el balon y la da bien y rapido, un poco a lo Busquets.
    – Que bien le vendrian al Chelsea los laterales del Monaco

    Respond
  • Luizao 13 mayo, 2017

    Que bien le iría algo así a vlav MSN. Muy buenov Conte este año y que pintaza la Premier del año que viene si Pep y Mou se suman.

    Respond
  • Lucas 13 mayo, 2017

    Es curioso como es el futbol , el Chelsea de Mou era un equipo con jugadores que no valian , Mou no tenía plantilla , eso que se dice ahora del United , pero basta con que llegue Conte , organice y de un sistema y un estilo lógico y los que no valian se convierten en piezas básicas y hacen un temporadón y eso sin Pogba , Mkhitaryan o Ibra ,sin rollos , no ha vendido a su portero y fichado a Bravo , no se ha gastado 60 kilos en Stones , no ha fichado a Gundogan , a Sané , a Nolito , a Gabriel Jesús , no se ha quejado de la edad de sus laterales … ¡¡ cuanto rollo hay en el futbol y cuanta normalidad falta !!!

    Respond
  • Permafr0st 13 mayo, 2017

    Diego Costa, dominador de campeonatos. En las últimas cuatro temporadas ha sido la clave para ganar 3 Ligas sin jugar nunca en el equipo más fuerte a priori
    Kevin Gameiro….l'erreur…l'horreur

    Respond
  • Abel Rojas 13 mayo, 2017

    @ José Luis

    Diego Costa es el principio. Sin Diego Costa, la continuidad del proyecto puede complicarse.

    @ DavidM_SVQ

    Pues a mí Cahill me parece uno de los centrales más serios y competitivos que ha sacado Inglaterra en mucho tiempo. Casi que lo considero víctima del bajón de la Premier y creo que por eso nunca estará al nivel de reconocimiento de Ferdinand y Terry, y quizá sea inferior a ellos, pero para mí tiene el mérito de haber competido perfectamente incluso en Europa en la época más difícil para los ingleses. Fue uno de los mejores jugadores de la Champions de 2012.

    Respond
  • Abel Rojas 13 mayo, 2017

    @ Mark

    Secundo lo de Kanté. Jugador que ha demostrado tener sus pies lo que hay que tener para poder formar parte de un proyecto candidato a todo. Va a ser un tipo importante en el futuro de la Champions.

    Respond
  • Jorge 13 mayo, 2017

    Irán por Lukaku si se va Costa que me parece buen sustituto.
    Coincido con un central izquierdo, zurdo preferentemente (Romagnoli, Laporte, Iñigo no sé que otro puede andar). A Zouma no creo que le favorezca el esquema Conte, una lástima que no lo veamos evolucionar. La partida de Terry deja otro hueco además.
    Siempre se habló de Niggolan para el Chelsea. Se dice que Cesc también se va a Milán. Sería bueno que se quede como el jugador N12.
    Saludos!

    Respond
  • pedroseriea0822 13 mayo, 2017

    Conte es una Aplanadora en el campeonato liguero,no recuerdo a un entrenador Italiano que muestre tanta superioridad sobre sus rivales en un torneo largo desde DON FABIO CAPELLO.

    Respond
  • theblues 13 mayo, 2017

    Una de las claves del Chelsea es que Conte ha sabido encontrar un esquema de juego donde todas las piezas han rendido. De hecho, yo diría que la nota media de la temporada de cada uno de los 11 jugadores que formaron el equipo titular de este Chelsea alcanza por lo menos el notable. Y eso ha sido una ventaja competitiva muy grande, ante rivales como United, Liverpool, City o Arsenal, que han tenido grandes lagunas.

    Respond
  • José Luis 13 mayo, 2017

    Coincido en lo de Kanté. Me parece muy Lass Diarrá, pero con la cabeza centrada. El ex madridista me parecía -y me parece- uno de los mejores medios que hay por Europa. Un jugador que bien pudo formar en la Euro 16 y formar un centro del campo tremendo con Pogba y Kanté. De hecho, su ausencia con los Blues fue una de las causas por las que -creo- Paul Pogba no hiciera tan buen torneo como de él se esperaba.

    Respond
  • Rafa DT 14 mayo, 2017

    Estoy con DavidM, a principios de temporada analizando las respectivas plantilas me dejaba serias dudas la capacidad de este Chelsea para salir campeón. Pero lo ha hecho, y de qué manera!
    Campeón a 2 jornadas para el final. 87 PUNTOS! Sí, 87 PUNTOS!
    Compitiendo contra Mourinho, Guardiola, Klopp y este "english Tottenham" de Pochettino!! Preciosa la Premier que se viene!

    Respond
  • Salva 14 mayo, 2017

    También hay que fijarse que no ha competido en Europa, por lo que han podido centrarse en cuerpo y, sobre todo, en alma, a la Premier. Con solo 2 suplentes de garantías, no tener esos 8-10 partidos extra, les ha beneficiado muchísimo respecto a todos los competidores.

    Respond
  • Yei 16 mayo, 2017

    ¿Lukaku o Morata, si se va Diego Costa?

    Hablando del belga, ¿es ya delantero centro para un candidato a títulos importantes o todavía le falta empaque?

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.