Madurez competitiva


Ya nadie le podrá olvidar. Eduardo Berizzo escribió ayer su nombre en los libros de historia del Celta de Vigo como el primer entrenador que consiguió llevar al club gallego a unas semifinales europeas. Su éxito, cimentado en la constancia y regularidad, se podría resumir en la madurez competitiva que demostró anoche su equipo en tierra hostil. Porque el rival es quien decide qué retos te plantea, pero en tu mano siempre está la manera en la que tratas de responderlos.

La actuación de Pione Sisto fue sobresaliente.

Cinco minutos tardó el Celta en hacerse con el timón del encuentro en el Luminus Arena. Bastaron un par de acciones al contragolpe de Iago Aspas para que los de Berizzo se soltaran y fluyeran como en un partido normal, aunque ni lo fuera ni lo afrontaran como tal. La idea del técnico argentino pareció partir de una premisa clara que no sólo revela un obvio conocimiento de la competición y del rival, sino sobre todo una plena consciencia de lo que es su equipo: por un lado estaba el hecho de que cada gol del Celta iba a valer más que el anterior, por el otro la creencia de que a los de Balaídos les iba a resultar más fácil asegurar el gol en la portería de Ryan que el cero en la de Sergio. En base a esto, el Celta nunca defendió el resultado, sino que lo atacó. Y lo hizo desde diversos frentes.

Los de Berizzo buscaron controlar el ritmo desde la posesión, agredir la fragilidad defensiva del KRC Genk desde la transición y defenderse de su alegría ofensiva desde la defensa de los costados. Y todos lo tuvieron claro. Aunque nadie contribuyó más que Pione Sisto a la hora de convertir estas intenciones en el contexto táctico del partido. El extremo danés se erigió en un segundo Iago Aspas, tanto para lo bueno como para lo mejor. No negoció ni una vez un esfuerzo defensivo a la hora de perseguir al lateral rival, buscó una y otra vez habilitar una línea de pase vertical para desahogar la salida de balón, ofreció constantemente un apoyo para asegurar el control de la posesión y, por supuesto, fue fundamental a la hora de agredir a los belgas, rajando su sistema por dentro con conducciones que comenzaban levantando a cada seguidor vigués de su asiento y acababan, como mínimo, con los brazos izados a media asta.

Su actuación además de brillante fue completísima. Sobre todo porque en cada una de estas acciones no sólo contribuyó a reforzar el plan colectivo, sino que iban arrastrando a sus compañeros para que hicieran lo propio. Es decir, exactamente lo que hace Aspas cada día -y el de ayer no fue una excepción-. Y por eso el Celta siempre estuvo más cerca del gol que el Genk. Como escribía Javier Benavides, “el gol local parecía probable; el visitante, inevitable”.

Fontàs, Sergio y Mallo defendieron muy bien el área.

Además, arropados por el plan del “Toto” y la actuación de Pione, minuto a minuto se iban sucediendo las buenas noticias por parte del resto: Nemanja Radoja estaba borrando del campo a Pozuelo, Andreu Fontàs dominaba por completo el área, Daniel Wass estaba en todos lados sin que se le echase en falta en ninguno, Claudio Beauvue intimidaba a los centrales belgas, Sergio Álvarez no paraba de transmitir seguridad… Y aun así el error llegó de la manera más previsible posible: en salida, por parte de Gustavo Cabral y sin solución alguna ante el talento del sugerente Leandro Trossard. Sin embargo, este gol sólo servía para evitar la victoria del Celta, no su clasificación. Cinco minutos antes, tal y como había apostado su entrenador, Pione había distanciado al Genk de las semifinales.

Eduardo Berizzo, antes icono como futbolista, ahora leyenda como entrenador, ha conseguido ir ganándole terreno a ese vértigo tan característico que siempre ha tenido el RC Celta de Vigo cada vez que la historia ha llamado a su puerta. Primero en Sevilla, luego en Vitoria, ayer en Genk y quien sabe si próximamente en Estocolmo.

 
 

Foto: JOHN THYS/AFP/Getty Images


7 comentarios

  • alvaro 21 abril, 2017

    Muy buen artículo. Estoy muy de acuerdo en que Berizzo, primero con su actitud, y después con sus conocimientos tácticos del rival, ha hecho posible que el celta no tenga miedo competitivo como nos ha pasado tantas y tantas veces.

    Creo que por nivel de juego, experiencia en partidos importantes y por no ser un campo especialmente complicado, el "mejor" rival posible para el celta en semifinales sería el ajax!

    AFOUTEZA E CORAZÓN!

    Respond
  • Lameiro 21 abril, 2017

    Los 3 posibles rivales serán durísimos, con muchísimo mas presupuesto; y mucho más poso en competiciones internacionales. Dicho esto, también es cierto que este Celta necesita motivación, épica, para derrotar a esos gigantes, como viene haciendo en Liga y Copa. El United, quizás, sería mejor esperarlo en una hipotetica final, y el Ajax, el último al que me querría enfrentar, pues nos conocen, y ya ganaron 2 de 2 veces esta temporada. En cualquier caso, Ala Celta

    Respond
  • A.S. 21 abril, 2017

    ¡Meritazo del Celta! Un equipo que ha eliminado en Copa del Rey a Atleti y Real Madrid, y que en Liga ha ganado también al Barça, no debería tener miedo a ninguno de los tres rivales en semifinales.

    Dicho esto, este año el Celta me transmite menos que el año pasado y, aunque me alegraría enormemente que ganara y tiene madurez competitiva para ello, como titula Quintana, lo veo con menos argumentos futbolísticos que sus rivales.

    Ahora, pase lo que pase, a disfrutar de las merecidas semifinales.

    Respond
  • Larios84 21 abril, 2017

    Vaya duelo al sol os espera con Mou vigueses. Espero tengais mucha suerte y vuestro fútbol se vea recompensado dejando como mínimo una eliminatoria a la altura de vuestra calidad.

    Buena suerte chavales!!!

    Respond
  • Faetón 21 abril, 2017

    Orgulloso estarán sintiendo mazinho, mostovoi, karpin, penev y compañia por aplomo con el que ha afrontado el celta el partido de ayer. Siempre pensé que aquel maravilloso equipo se despidió de europa por la diferencia de frescura fisica respecto al olimpique. Han sido 18 años de espera, pero ha merecido la pena ¡Old Trafford os espera!

    Respond
  • RAE 22 abril, 2017

    El robo de Pione Sisto previo a su gol nace de una presión individual temeraria. Acertada porque se trata del Genk, que si fuese Carrick o Pogba quien recibe de espaldas, el pobre Pione podría terminar en el piso creando un agujero en el sistema y habilitando una transición ofensiva temible en el rival.

    No impora qué partidazo haya hecho, si Bilardo fuera el técnico del Celta lo primero que haría es regañarlo por ese "error" que sentenció la clasificación.

    Respond
  • Nologsi 22 abril, 2017

    @RAE
    No estoy de acuerdo.
    En los partidos también hay que tomar decisiones y en vista de cómo acabó, no cabe duda que fue la mejor. Otro hubiera pensado también que era mejor abrir a banda en vez de armar la pierna así tan rápido depués de driblar pero en vista de cómo acabó, ni tan mal no?
    Es cierto que a Pione para adaptarse 100% al sistema de Berizzo tiene que acostumbrarse a ser más consistente en las marcas. Pero si no asumes riesgos en una presión en 3/4 dónde la asumes?

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.