Ben Arfa a mesa puesta


Fue uno de los protagonistas de mayor calado en la última edición de la Ligue 1. Zlatan Ibrahimovic, omnipresente referencia de quien repitió dominio en el campeonato, volvió a lucir la estrella, mientras que Ousmane Dembélé protagonizó la gran aparición del curso, el bufido precoz que enrolado en las filas del Rennes alborotó defensas en toda Francia y agendas en media Europa. Pero en cuanto a la sorpresa, al inesperado, al invitado que todo el mundo daba por hecho que a última hora, y como tantas otras veces, llamaría para excusarse, el nombre inesquivable es el de Ben Arfa.

El año de Hatem Ben Arfa en Niza es tremendoContra pronóstico, la eterna promesa se presentó para cumplirse y cumplirla, cuando en la expectativa ya no había ni peso ni recuerdo, no existía el más abajo y sólo quedaban esperanzas desesperanzadas a las que reenamorar. El impacto de su resurgir -resurgir falso porque no llegó a haber un surgir antes- tanto a nivel futbolístico como mediático fue rotundo. Como si desvelara que, aun sin reconocerlo, en cada cocina aguardaba un plato y una ración por si finalmente se dignaba a aparecer. Que pese a los desencantos, pocas cosas esperaba con más ilusión el público francés que encontrarse a Hatem al otro lado de la mirilla.

Disfrutó en Niza de una libertad similar a la de Zlatan en París.

Por eso ahora, el poderoso Paris Saint Germain se ha encomendado a él y a Unai Emery para llenar el vacío dejado por Ibra, en una temporada donde espera rendir cuentas con la Champions League sin que el dominio que ejerce sobre la competición doméstica deba suavizarse. A la vista está que Zlatan y Ben Arfa son futbolistas muy distintos. Uno es genial en el toque y el remate, y el otro en la suerte del desborde, pero durante la última temporada ambos compartieron una libertad posicional en los engranajes de sus respectivos equipos más fácilmente extrapolable. A Ibrahimovic, delantero centro, no era extraño verle aparecer en zona de mediapunta, de interior o incluso de mediocentro, al tiempo que Hatem, en el Niza de Claude Puel y envuelto por dos referencias que abrieran las bandas y una o dos sujetando por delante, disponía de una vasta llanura con la que relacionarse. Como protagonista principal del contraataque en planteamiento, nudo y desenlace, solución para acelerar el mediocampo bajando unos metros su situación u hombre más lúcido en los metros finales.

El caso de Ever no se pareceUna libertad, concesión y atribuciones que no solamente conoce su nuevo equipo sino también quien ya los dirige a ambos desde la banda. El Sevilla de Unai Emery tuvo en la particular figura de Ever Banega a un futbolista que definía tanto la personalidad futbolística del conjunto como su forma de proceder. Mediapunta y mediocentro a partes iguales, el argentino aparecía tanto en campo rival para darle unidad al juego de ataque, como aseando el inicio de la jugada en una suerte de salida lavolpiana ubicada unos metros por delante de la línea defensiva, en mediocampo, en la cual se abrían los mediocentros en lugar de los centrales y quien bajaba no era el pivote sino el enganche. Más allá de esta libertad heredada, sin embargo, igual que sucedía con Ibrahimovic, las características de Banega y Ben Arfa poco tienen en común, y aún pudiéndole asignar unos movimientos parecidos, difícil será que Unai saque del francés algo similar a lo que fue Ever bajo su manto. Sus casos conviene ordenarlos en carpetas distintas. Hatem es, lo apuntábamos, en esencia y sobre todo un regateador, uno que de ser alineado en banda agradece el contrapié para dirigir su arrancada hacia dentro.

El uso que suele dar Emery a sus laterales le potenciaría en banda.

En este sentido, si Unai opta por mantener el dibujo que más veces empleó Blanc en París o por darla la zona del 10 a un futbolista más versado gestionando posesiones, el afecto del de Fuenterrabía por los laterales largos, profundos y exteriores, así como la incorporación del belga Meunier y la presencia en la plantilla de Serge Aurier, le permitirían a Ben Arfa el escenario pretendido. Uno en el que, pudiendo recibir entre líneas habilitado por los pasadores que en el PSG ven el fútbol de cara, y estirada la lona tanto por los laterales como por el delantero centro, darle a Emery y al conjunto parisino el desborde que quizá en otro tiempo echaron de menos.

Los galos vienen de ser un equipo tan cuidadoso como prudente y paciente en el trato del balón, características que lo definieron y le dieron fuerza pero que en las tardenoches de más brillo, incluso cuando mejor lució su fútbol, limitaron su capacidad de generar peligro con constancia ante defensas organizadas. La acreditada pericia de Ben Arfa para superar en el uno contra uno a su par, sumada a la que ya ganó el PSG con Di María el verano pasado, debería facilitar que para Unai, esta vez, una propuesta de juego más asociativa no fuera una barrera.

 
 

Foto: PHILIPPE LOPEZ/AFP/Getty Images


14 comentarios

  • sobris 25 julio, 2016

    He seguido mucho esta temporada a Ben Arfa en el Niza, porque además de él que es un jugador que siempre me ha encantado, su fútbol era muy vistoso, con jugadores muy buenos a mi parecer como Mendy (Leicester cubriendo a Kanté) o Koziello.

    Y tengo que decir que el fichaje de Ben Arfa me ha sorprendido mucho tratándose de que el que está en el banquillo es Emery.

    Me sirve la comparación con Banega para explicar porqué. Sí, es verdad que Banega fue un pilar en Sevilla, pero lo empezó a ser cuando comprendió que tenía que participar mucho más en el juego, llevar la batuta, pero sobretodo, que tenía que ayudar a defender y sacrificarse aunque jugara de media punta.

    Ben Arfa no hace ni lo uno ni lo otro, y me extrañaria que lo fuera a hacer. Es un jugador que no le importa estar 15 minutos sin tocar el balón. Y es un jugador que directamente no sabe defender, y además nunca lo ha intentado.

    En el 4-3-1-2 del Niza (Jugaba de 1) tenía total libertad, y el sistema estaba hecho para que se creara un gran pasillo en el medio y el pudiera recibir sólo. (VEASE su golazo contra en PSG)
    Los dos delanteros, sobretodo Germain, hacia todo el trabajo físico tanto arriba como abajo, para que Ben Arfa se sintiera cómodo. Cuando el Niza defendía, ocupaba una posición defensiva pero se dejaba traspasar de una manera que al Cholo le daría un ataque al corazón.

    Por estas razones, me parece muy interesante de ver cómo se va a desarrollar la pareja Emery-Ben Arfa, y como el primero va a adecuar sus ideas a un club como el PSG, porque la verdad es que la idea de fútbol de Emery y Blanc son bastante diferentes.

    Respond
  • Lucas 25 julio, 2016

    Hola a todos .

    Ben Arfa tiene 29 años y antes de que termine esta temporada llegará a la treintena , hace tiempo que la promesa se convirtió en una realidad , una realidad mediocre y olvidable con apuntes geniales . Este año pasado hizo una más que interesante temporada lo que sorprendentemente le ha valido un gran contrato en el PSG , el último de su carrera posiblemente .
    ¿ Que jugador veremos ? , si es el de toda su carrera como bien dice @ Sobris , estamos ante un jugador capaz de pasar medio partido sin tocar el balón y sin que ello le preocupe ni le lleve a implicarse fuera de su zona a buscar soluciones …algo que con Emery suena a banquillo y la otra opción es la del contragolpeador del año pasado , pero ¿ contragolpear en el PSG ?. No se , me cuesta verle en un equipo dominador y no por falta de calidad …

    Respond
  • Abel Rojas 25 julio, 2016

    @ Sobris

    ¿Qué tal es Mendy?

    Respond
  • Marcelino 25 julio, 2016

    He sido un gran admirador del talento de Ben Arfa desde que empezó a irrumpir en el panorama europeo con el O.Lyon. De la generación del 87 francesa (Nasri, Benzema, Menez) me parecía el jugador con más techo/potencial y seguramente ha tenido peor carrera que sus compañeros (si bien el único que la ha roto de verdad ha sido Karim). Me alegra cuando este tipo de futbolistas que parece que se han perdido para siempre son capaces de volver y hacernos disfrutar.

    De cara a su nueva aventura en el PSG me preocupa el reparto de espacios que puede haber entre los tres regateadores (Di María, Lucas Moura y el propio Hatem) del equipo, teniendo en cuenta que todos mejoran su rendimiento en el sector diestro. El Ben Arfa más centrado creo que lo veremos más como recurso (interesante con marcador favorable y explotar contras) que como plan A. No obstante aún es pronto para saber qué camino va a seguir Unai aunque yo intuyo algo bastante camaleónico.

    Respond
  • varogs 25 julio, 2016

    Se me hace la boca agua pensando en el PSG post invierno e imaginando a Di María y Moura bien integrados en un sistema de Emery. Sobre todo Di María…

    A Ben Arfa es que le he visto poco…

    Respond
  • Larios84 25 julio, 2016

    A mi es que no me cuadran DiMa y Ben Arfa compartiendo galones en el equipo, es decir compartiendo minutos con regularidad a no ser que se enfoque el argentino en un papel más de gestor de las jugadas y Ben Arfa más finalizador junto a Cavani.

    Estoy viendo ahora en segundo plano el partido de anoche frente al Inter repetido en Mega, y me flipa la cantidad de jugadores, vamos el plantillon que tiene el PSG, aunque seguramente el delantero centro sea la zona donde más flojee comparado con otros equipos aspirantes Champions

    Respond
  • Sobris 25 julio, 2016

    @Abel Rojas

    En mi opinión, el fichaje de mendy por el leicester es acertadisimo. En el Niza jugaba de pivote con dos interiores. Este equipo intentaba salir jugando y mover mucho al equipo rival para limpiar la zona del medio y que el balón le llegará a Ben Arfa.

    Mendy tocaba todos los balones, siendo bastante hiperactivo (algo así como Nagy, quizás un poco menos) y arriesgandose muchísimo en los pases verticales. Eso en el plano ofensivo. En el defensivo roba muchos balones. Yo creo que es bastante parecido a Kante en planos generales, incluso el físico.

    Respond
  • MigQuintana 25 julio, 2016

    Marco Verratti, Ángel di María, Lucas Moura y Hatem Ben Arfa.

    En la época donde más escasea el regate, el Paris Saint-Germain es una potencia. Ojito a esto.

    @Marcelino & @varogs

    El tema es que el caso no es tan extremo como podría ser hace unos años, ¿no? De Moura y, obvio, de Di María ya hemos visto partidazos en los dos costados. Incluso jugando bastante centrados. Luego está el caso de Hatem Bern Arfa, que como cuenta Albert en el texto puede ocupar dos de los tres carriles. Así que, bueno, más allá del número de centrocampistas que utilice Emery, me parece que la zona de mediapuntas va a estar muy bien ocupada. Y, sobre todo, muy coherente con el gusto futbolístico de Unai.

    @Larios84

    Es que falta gol en esa plantilla.

    Lucas Moura debe explotar. O Ben Arfa debe trasladar sus números de Niza. Pero necesita algo más.

    Respond
  • @soprano23 25 julio, 2016

    Es una auténtica pena que de los 3 cracks generación del 87( Karim Benzemá, Samir Nasri y Ben Arfa) francesa solo haya terminado "llegando" Karim. Ben Arfa, de quien se decía que sería el mejor de los tres, deslumbró en sus inicios. Tuvo esos buenos primeros partidos de un impacto más visual que verdadera transcendencia en los partido. Mostraba errores de base que parecía que se solventarían con el tiempo a poco que tuviese un desarrollo normal en ese tipo de jugador a edad. Al final, desgraciadamente, no ocurrió en parte, según se cuenta, por problemas disciplinarios y de actitud.

    Lo de Nasri fue realmente brutal. Su irrupción en el Marsella nos recordaba, inevitablemente, a la -locura- de Ribery. Media Europa lo quiso y se llevó el Arsenal que, a priori, parecía ser el equipo donde tenía mejor encaje. Tuvo alguna buena temporada. En especial la previa a sus fichaje por el City donde, a mi parecer, dio un paso adelante y parecía que se empezaría a transformar en eso que apuntó en Marsella. Pero luego de enfundarse la camiseta del City todo acabó yendo de mal en peor, donde pesaron mucho, según se dice, problemas actitudinales, como en el caso anterior.

    Y en esas estamos. Ben Arfa acabando de hacer la mejor temporada de su carrera en el Niza y es probable que parta como titular con Unai. Y Nasri, que lo tiene muy difícil, si no lo venden, contará con un entrenador que – a menudo- exprime al máximo todo el potencial de sus jugadores y con el que sus cualidades casan tan bien con su idea estando en un plantilla que, a día de hoy, no le sobran ese tipo de futbolistas.

    Es tarde y ni siquiera es muy probable que pase pero ojalá viendo, por fin, a los 3 que debieron ser cracks de equipos TOP de Europa jugando instancias finales de Champions y decidiendo partidos de sus equipos.

    Respond
  • Albert Morén 25 julio, 2016

    No pasa de ser algo anecdótico por las alturas de pretemporada en las que estamos, pero el caso es que por ahora Emery le está dando un enfoque muy central a Ben Arfa en el dibujo. De mediapunta o punta (falso nueve si se quiere) ayer. Como cabía esperar, de momento el de Unai parece que va a tender a lo exterior y seguramente ahí hombres como Moura y Di Maria se acerquen más a lo que busca el técnico. Sobre Ben Arfa por dentro, lo dicho, ahí jugó la temporada pasada, por ahí tenía muy libre el PSG a Ibrahimovic y ahí tuvo también Unai un verso suelto en la figura de Banega. Que no se parecen ninguno de los tres, pero el punto de partida no es tan distinto. El tema es que si finalmente el PSG juega con tres centrocampistas, si no está Cavani o un equivalente, como dice Quintana al equipo le puede faltar mucho gol.

    Respond
  • James McArthur 25 julio, 2016

    Hola amigos;
    Detecto bastante optimismo alrededor de este proyecto del PSG, y tiene su lógica, pero quiero lanzar algunos comentarios / preguntas:
    – Emery en un equipo tan dominante como el PSG… como que no es lo que se ha visto, no? No sé cómo llevará el traje de super grande.
    – Me hubiera gustado mucho ver por lo menos un año más de Blanc, esta vez sin Ibra. Creo que le entregó las llaves de su PSG con sus razones, pero eso no renta en la Copa de Europa. Me hubiera gustado mucho verle competir sin Ibra, porque yo me creía la propuesta del President.
    – No veis a este PSG como un poco venido a menos? Lo de Thiago Silva como élite ya no cuela. Matuidi y Motta son un año mayores, y a Ibra -que haga lo que haga en la Champions, el 90% de los partidos es un superclase- lo sustituye un Ben Arfa que… no sé… está en otra galaxia…
    – Cavani sólo en punta? Bahebeck? Porque Cavani tiene muchas cosas buenas, pero no te garantiza 30 goles al año. Seguramente ni siquiera 20. Ni siquiera en Francia. En Italia sí los metía, pero en el PSG no los ha alcanzado nunca…

    Respond
  • asijuegaelmadrid 25 julio, 2016

    Comparto el análisis de @Eumd. Ben Arfa es sobretodo un regateador, un futbolista que aglutina y incluso toma decisiones que implican regates aun cuando tiene opciones de hacer progresar la jugada con un pase. Y como bien dice @sobris Hatem no es futbolista para gestar. Participa poco y no demuestra ganas de implicarse en la fase de creación. Baja para ayudar a salir la pelota pero de manera muy puntual.

    El rol central que está teniendo en esa pretemporada illustra que además no es un futbolista que tira desmarque de ruptura al espacio con frecuencia. Tiene condiciones para hacerlo pero se comporta como un jugador que tiene la casi totalidad de su futbol relacionado con recibir al pie.

    Vamos a ver como evoluciona el tema, pero de momento, me parece que tácticamente, el jugador necesita mucho ayuda para funcionar al máximo.

    Respond
  • Abel Rojas 25 julio, 2016

    @ James McArthur

    Hay más división de la que parece. A mí la pérdida de Ibrahimovic me parece un marrón. Y no tengo nada claro que Emery represente un salto de calidad sobre Blanc.

    @ Soprano23

    Tras aquel torneo, yo creía que Nasri era una especie de Kaká versión francesa. Flipé a lo bestia.

    Respond
  • iLoveCholo 26 julio, 2016

    Si por algo se ha caracterizado el Sevilla de Emery es por lo mal que empieza las temporadas y lo bien que acaba. Mi pregunta es: ¿Lo aguantaran lo suficiente si empieza tan mal como en Sevilla?

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.