Chile y el déjà vu argentino | Ecos del Balón

Chile y el déjà vu argentino


Argentina y Chile buscarán esta noche en Nueva Jersey un nuevo título de Copa América. Se repite la final de la edición de hace un año, hecho que invita a pensar que chilenos y argentinos conforman el mejor partido que ahora mismo puede ofrecer el continente. Con suerte, hoy podríamos presenciar un espectáculo superior al de doce meses atrás. Argumentos hay para ello.

Cuando Alexis Sánchez batió de panenka a Chiquito Romero, todos los complejos del fútbol chileno se esfumaron. El país por fin podía presumir de título, y lo hacía de la mejor manera: en casa y con una maravillosa generación de futbolistas. Marcelo Bielsa, el padre del ciclo, plantó la semilla para que otros, en esta caso Jorge Sampaoli, disfrutaran del jugoso fruto que estaba por venir. El Mundial 2014 y los partidos ante España y Brasil demostraron que, en la cancha, Chile ya era una de las mejores selecciones del planeta. Solo faltaba derribar la barrera mental del triunfo. Ganar algo. Logrado el objetivo, Chile es capaz de cosas como las de esta Copa América. El grupo entrenado ahora por Juan Antonio Pizzi empezó el torneo melancólico, triste por la marcha del técnico vencedor y saciado por la gloria reciente. La derrota el primer día ante Argentina evidenció que Chile no estaba. La Roja mostró unas dudas impropias en su juego, y aunque durante 45 minutos dominó a su rival, el desenlace fue muy negativo, alejado de la fiabilidad de 2014 y 2015. En el segundo partido, ante Bolivia, Chile parecía un equipo muerto a la espera de la eliminación. Solo un penalti en el minuto 98 salvó los muebles. Sin embargo, ante Panamá llegó la reacción y frente a México, el cambio. Al más puro estilo italiano, Chile fue capaz en mitad de la competencia de alzar su confianza y su fútbol hasta completar una actuación portentosa contra la selección de mejor racha del momento. Tras el brutal 7-0, los de Pizzi liquidaron la semifinal ante Colombia en apenas once minutos. Así se planta Chile en el último partido; volando. El campeón ha vuelto y no quiere dejar de serlo.

No resulta exagerado decir que esta final marcará el futuro de la selección argentina los próximos años

Resulta innecesario precisar cómo llega Argentina a esta final. De la mutación de Sabella tras el drama de 2011 hasta el Mundial de Brasil, pasando por la Copa América 2015 y el primer año de Martino, todo está puntualmente recogido en la hemeroteca. Hasta la pasada final de Chile. Aquella derrota modificó los parámetros del ”Ciclo Messi hasta lo que hoy tenemos. El Mundial, conceptualizado como épico y meritorio pese a la caída de Maracaná, pasó a serlo menos. Los futbolistas dejaron de ser héroes para pasar a ser reincidentes en la derrota. Es por eso que esta tercera final, más allá del camino amable de Argentina en los cruces, está vacía de elogio. El país espera al resultado para evaluar. Absolutamente nada más importa. El Tata se planta ante la prensa y, envuelto en amargura, exclama que “soy consciente de que nada servirá si el domingo no ganamos”. Maradona, en su peculiar manera de amar a la Selección, exclama que “si no se gana, que no se molesten en volver”. Será así para todos. También para Messi, autor de 5 goles y 5 asistencias en sus tres partidos (¡!) en suelo americano. Lo expresa Mascherano con su elocuencia habitual: “tenemos que ganar por nosotros y por las generaciones que vienen. No deben vivir con esto”. El Mundial de Rusia está cada vez más cerca y este bloque necesita imperiosamente descomprimir la insufrible tensión para competir desde un clima por lo menos respirable. Una nueva caída sería imposible de digerir y haría saltar por los aires una evolución futbolística que empieza a asomar.

Frente a Estados Unidos, Argentina jugó el que ha sido, con cierto margen, el mejor partido de la era Martino. La albiceleste redujo a la nada a un buen equipo mundialista, al que ni siquiera permitió cruzar la mitad del campo con opciones de gol. Más allá del tempranero 1-0 que aclaró el panorama, Argentina presionó con una coordinación¿Dominará por primera vez el balón Argentina en una final? Es la duda sensacional, exprimiendo toda su capacidad física. Aquí aparece el tema capital de las dos finales perdidas. El motivo de por qué Messi solo pudo destacar en ellas con conducciones aisladas desde 50 metros. Alemania primero y Chile después tiranizaron la posesión de balón y colocaron a Leo lejos de la portería adversaria. Posiblemente esta sea la única manera de reducir al genio cuando está bien. Por eso con el Barcelona lo gana todo; porque nadie le hace atacar desde lejos. La cuestión está en saber si Chile en este sentido es la de 2015. Argentina sabemos que no; ahora presiona mejor, más arriba. Los dos últimos partidos del vigente campeón americano arrojaron un nivel de intensidad y acierto enorme, pero la finura de su fútbol descendió. En otras palabras, Chile la saca y la mueve un poco peor. El mal torneo de Bravo, la ausencia de Valdivia, la lesión de Marcelo Díaz en semifinales… Incluso debe contabilizarse el precedente de la primera fase, pues si bien Chile parece un equipo nuevo en todos los aspectos, no es menos cierto que ante Argentina estuvo horrorosa en la salida desde abajo. Esta podría ser la primera final en la que Messi enganchase en zonas de peligro real. Sería un escenario nuevo, todavía por comprobar.

Sin Valdivia, Chile es todavía más salvaje en la presión. Argentina tiene el extra del actual Banega

A falta de saber si se atreverán a buscar el efecto anti-Messi de la posesión, lo que está garantizado es que Chile presionará con fiereza. Ante México vimos escenas impresionantes como las del 0-3 de Alexis, instantes en los que hasta ocho hombres se metían en terreno rival para impedir la progresión del contrario. PareceContra Chile, Banega no puede imitar a Pastore imposible que Pizzi no lo busque teniendo en cuenta que Argentina pasa un calvario para sacarla. Otamendi y Funes Mori abusan del pelotazo si se les fuerza y los laterales tampoco aportan en estos asuntos. Chile limitará con frecuencia el contacto de Messi con el balón. Así pues, la esperanza de los de Martino en el inicio del juego se centra en la figura de Ever Banega. Después de muchos años, Ever fue ante USA el centrocampista que Argentina llevaba pidiendo entre 2009 y 2015. El ya futbolista del Inter realizó 105 pases (98 buenos), una cifra propia de Toni Kroos. Es seguro que Chile reducirá drásticamente esa cifra, pero Banega debe mostrarse (que no es lo mismo que estar siempre abajo) lo suficiente para resguardar la pelota. En la pasada final, Argentina pagó caro el inexistente partido de Pastore. En lo estrictamente futbolístico, Ever es el segundo futbolista más importante para Argentina en la noche de hoy. Su actuación revelará parte del resultado.

Casi todos los futbolistas importantes de ambos conjuntos llegan en un óptimo momento de juego

Y es que, como siempre, esta será una final de nombres. Ambos conjuntos cuentan con piezas TOP y otras de menor perfil pero también fundamentales en lo que será el guion del choque. Las comentamos.

ALEXIS SÁNCHEZ:: Pese a la consecución del penalti decisivo, la Copa América 2015 no fue el mejor torneo de Alexis. El delantero del Arsenal lució menos de lo habitual, anotando solo un gol en seis partidos. En esta edición ya lleva tres en cinco encuentros, algunos excepcionales. Existe una explicación que tiene que ver con la ausencia de Valdivia. En cierto modo, la figura del Mago repetía la historia de Alexis y Messi en el Camp Nou. Valdivia aglutinaba balón por dentro, obligando a Alexis a amoldarse a la muy peculiar figura del falso delantero, teniendo que partir desde fuera. Ahora es diferente. Alexis arranca desde la izquierda pero hace lo que desea y va a donde le da la gana. Chile es más vertical (caótica) en sus ataques y eso le favorece. A todo esto se añade un estado físico primoroso. Se puede decir que Alexis asusta.

MARCELO DÍAZ: Clave, hoy su presencia es innegociable ante una Argentina que sabe presionar. Frente a México dio una exhibición de estar siempre bien colocado. Fundamental en la salida, cuesta imaginar a Chile metiendo atrás a Argentina sin su concurso. Es duda para la final, aunque parece que estará.

CLAUDIO BRAVO: Su primera fase fue un completo horror, con fallos grotescos y sin rastro del guardameta que maravilló en 2015. Para Chile, Bravo es más que un portero; es su líder, capitán y el elemento que resume la personalidad del bloque. Ante Colombia apareció por fin y nadie espera que no rinda en la final. Su juego con los pies tendrá mayor valor que nunca para los de Pizzi.

FUENZALIDA: La sorpresa de Chile en esta Copa América. A sus 31 años, nunca había sido relevante en el glorioso ciclo chileno. En este torneo, en cambio, está siendo muy útil. Puede jugar como extremo derecho o lateral, dependiendo de lo que busque Pizzi. En todos lados aporta aporta profundidad y llegada. Si Chile busca retroceso de sus once hombres, Fuenzalida aporta es un plus jugando arriba. Pelea su puesto en el once con Puch, otra de las revelaciones de La Roja, aunque podría ocupar también el sitio de Mauricio Isla.

BIGLIA: Suplente por lesión en la Copa América, el correcto rendimiento de Augusto Fernández no ha servido para hacerle olvidar. Mejor que el futbolista colchonero a la hora de soltarse al ataque, tendrá que trabajar muchísimo en defensa sobre el sector de Alexis Sánchez, de mayor ritmo y dinámica que el lateral derecho argentino, Mercado. Apunta a titular pese a la ausencia de minutos. Kranevitter esperaría su turno.

ERIK LAMELA: Lesionado Lavezzi y con Gaitán y Di María casi descartados, el del Tottenham arrancaría como extremo zurdo. Se trata de una opción más dada a la pausa que todas las anteriores. Su rendimiento dependerá mucho del tipo de partido. Argentina viene atacando más arriba, con más poso de equipo grande. En este contexto, Di María ha parecido mucho menos necesario que en las finales de Maracaná y Chile. Sin embargo, no sabemos hasta dónde podrá imponer Argentina su altura sobre el campo. Con Erik, la albiceleste pierde trabajo defensivo (Lavezzi perseguiría más a Isla) y ruptura para los contragolpes. A favor, calidad y finura para asociarse. Lamela es una pieza extraña, difícil de analizar en la previa.

Por encima de pizarras y tácticas, la final la marca el complejísimo tema anímico del conjunto argentino

El emparejamiento con Chile ha calentado a la nación argentina en las últimas horas. Existe una rivalidad entre ambos conjuntos que se potenció tras la reciente final de 2015. Se generó un contexto de revancha deportiva que enriquece enormemente el desenlace de esta Copa América Centenario. Para Chile, ganar sería señalar la grandeza un grupo de futbolistas que se alzaría por encima de nombres particulares. Ya no sería más la Chile de Bielsa o Sampaoli sino la de Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Claudio Bravo, Gary Medel o Marcelo Díaz. Juegan por más gloria. Chile ya demostró que quiere más.

Tremendamente distinto es todo para Argentina. Es preciso conocer un poco de su cultura e idiosincrasia futbolística para entender lo que rodeará hoy a ese grupo de jugadores antes de la final. Contado está: nadie saldría intacto de una tercera derrota. La presión que se comió a los Riquelme, Verón, Ayala y compañía, al paso de los años, ha sumado el dolor de 2014 y 2015. Lo explican bien los siempre brillantes anuncios argentinos: “Una es poco, dos es mucho… tres, ni hablar”. Lo pide Hernán Crespo: “No quiero hacer ningún análisis. Que pase lo que pase pero que, por favor, ganemos”. En cierto modo, el encuentro será eso para Argentina: victoria o muerte, y de ahí que su favoritismo hoy carezca de auténtico significado. Para ellos, levantar esta Copa América conllevaría más una sensación de alivio que de euforia. Un minuto después de ganarla, todos mirarían a Rusia 2018, el fin del camino del ciclo Messi. Falta descubrir de qué forma. Del mismo modo que el Mundial 2002 y la Copa América 2007 influyeron en la durísima realidad actual, este partido marcará el destino de los Dybala, Correa, Kranevitter y los niños que están por llegar. Mucho peso en la mochila. Mucho en juego. Argentina ya no aguanta más. Quieren gritar de una vez.

 
 

Foto: RODRIGO ARANGUA/AFP/Getty Images


27 comentarios

  • hola1 26 junio, 2016

    Pues vaya finalisima se nos viene. Se habla que Di Maria podria ser titular aunque creo que sera suplente e ingresara en el 2do tiempo. Volver a ganar un titulo despues de muchos años de sequia para Argentina, creo que ya les llego el momento de coronarse aunque enfrente tendran a una muy buena seleccion chilena que llega "volando".

    Respond
  • L300 26 junio, 2016

    Una final pareja, aunque tal vez la presencia de Messi haga que mi frase no tenga tanta lucidez, la carta de Chile es estar acertado, de que llegarán (al área), llegarán, pero si Vargas, Alexis empiezan a fallando…

    Respond
  • Cristián 26 junio, 2016

    Si bien puedo entender el sentir y la frustración de los hermanos Argentinos, y que bajo otras circunstancias les desearía la victoria, espero que gane mi Chile. La selección necesita de otro triunfo para confirmar de que son capaces de ganar (lo cual sería muy positivo de cara a Rusia). Ya que como profesa el dicho "uno es ninguno", y aparte, todo el tema de la corrupción en la Comnebol y la ANFP le ha quitado cierto margen de credibilidad al título del año pasado. Ganar hoy domingo, validará que lo ya conseguido fue legítimo.

    Respond
  • @DavidLeonRon 26 junio, 2016

    @hola1

    Di María podría jugar…. y Banega parece baja de última hora. Ausencia terrible para Argentina de confirmarse. Para mí Banega estaba por delante de todos salvo Leo en importancia hoy.

    @L300

    La final, por muchos motivos, está 50-50. Si Alexis o Vargas fallan, seguirán. A Chile nada la hará dudar. Si Higuaín falla… ^^

    En un ratito contaremos un par de anécdotas de la final para entrar en calor;)

    Respond
  • Abel Rojas 26 junio, 2016

    @ Cristián

    Pues me ha encantado leer tu comentario. Nada como leeros para entrar en calor y llegar con conocimiento de causa sobre las cosas que están en juego. Muchas gracias, Cristián.

    Respond
  • Luizao 26 junio, 2016

    Pues yo creo que Argentina es un poco Atlético de Madrid, y ese Mundial de Rusia, probablemente último de Messi para poder sentarse en el trono de hierro del futbol y congraciarse con los Argentinos, no puede estar privado de dramatismo, como creo en el futbol como ente viviente creo que Argentina hoy no gana. Pero vamos, no me baso en nada real ^^ Si tuviera que apostar dinero, apostaría por Argentina porque a la tercera ya va la vencida y juegan con Leo Messi…con barba.

    Respond
  • @Soprano23 26 junio, 2016

    Va a ganar Argentina. Porque Chile es peor que hace un año, porque la albiceleste es mejor culitativa y cuantitatuvamente, porque Messi también lo es-cada día desde que nació lo es- y porque no puede despedirse como un 'louser' con Argentina.

    Dicho ésto, hay algo que llevo pensando unas semanas. ¿Creeis que el hecho de que no haya reinado con Argentina ha "ayudado" a Leo a mantener la ambición y la aparente ansia de reivindicación que muestra año a año? A mí me da la sensación de que Messi tras cada campeonato que no gana con Argentina duda, aún que sea un 1%, sobre sí mismo. Duda sobre si es Maradona. Y creo que eso le ha acabado beneficiado en el plano deportivo. No me parece casualidad que sus dos mejores temporadas, a mi gusto, las haya hecho tras la decepción y feroz crítica argentina por los mundiales de 2010 y 2014.

    Veremos. Si hoy gana se le empezará a valorar al otro lado del charco como merece pero aún así la Copa América no es Mundial y dudo que se relaje hasta que no cierre el círculo. Por lo que, según como lo veo, tendremos Leo Messi hasta el 2018 pase lo que pase hoy. Buena noticia para el aficionado al fútbol, desde luego.

    Respond
  • @Soprano23 26 junio, 2016

    Cualitativa* Cuantitativamente* Aunque* El aparente*

    Esto de escribir desde el móvil es un follón^^.

    Respond
  • @DavidLeonRon 26 junio, 2016

    El partido me parece uno de los más potentes que se pueden ver ahora mismo, así que añadiremos un poquito de folklore a lo deportivo, que para entender lo que sucede en Sudamérica:

    -Messi llega en modo Maradona. Por primera vez, se ha peleado públicamente con la AFA por el desastre organizativo que les rodea. La AFA le ha contestado. Esto tiene mucho peso en la Selección y en el entorno de la misma. El problema es que Leo no es Diego, y no creo que crezca desde la rebeldía. A saber, pero se metió mucha presión él solo. El título lo gana o lo pierde él, casi más que nunca.

    -Vidal llega picadísimo. Calentando la final y tal. De hecho Vidal y Argentina la tienen desde hace tiempo, son generaciones rivales que llevan chocando desde el Mundial sub-20 de 2007.

    -Recomiendo por favor ver la rueda de prensa enlazada arriba del Tata Martino, a partir del minuto 8:50. Alucinante cómo dice con absoluta frialdad que nada importará si se pierde. Ayer volvió a reincidir en ello, apartándose de un discurso de juego y evolución, etc, etc. "Hoy firmaría ganar a cualquier precio". El Tata sabe que se la juega. Realmente la presión es brutal para Argentina, y todo lo que no han sentido a lo largo del campeonato cae hoy de golpe. Realmente sería terrible una tercera derrota en el plazo de dos años. Messi y compañía quedarían marcadísimos pese a haber colocado al país más alto que nunca en 25 años.

    -Pizzi define el partido como el más importante de su carrera. Francamente, me viene pareciendo una locura la fama de Sampaoli. Hubo un momento en que parecía que Sampaoli era yo que sé, el inventor de Chile. Ese es Marcelo Bielsa. El resto se nutre del gen competitivo que dejó el Loco.

    Respond
  • Uruguayoafull 26 junio, 2016

    partidazo, si no tuviera bajas pondría las manos en el fuego por Argentina, no por camiseta o categoría (solamente) sino por qué creo que el rendimiento y "él hambre" de ganar la Copa (o lo que sea) la pone por encima de cualquiera hoy. El tema es que para mí Augusto venía cumpliendo tremendo torneo y era pieza fundamental en la Argentina sin pelota que fue la que más me sorprendió para bien a diferencia de antes, te comen los tobillos y no te dejan jugar ni pensar que son medios sinónimos. Biglia por el? Ok, luego la falta de Lavezzi, si vuelve Di María en un 80/100 coincidiremos que es negocio igual para los albicelestes pero tengo mis dudas de cómo está, y si entra Lamela obliga a cambiar en algo la forma. Ahora sí falta Banega se va a comprometer mucho la victoria ya que creo que no sólo se perdería en fútbol sino que Banega venía compartiendo el ponerse el cuadro al hombro con Lio. Y está clarísimo que en ese aspecto Pastore no es lo mismo.
    Chile? Una generación extraordinaria, muy lejos de lo que viene a juzgar por sus últimas juveniles.
    Que gane el mejor y que sea lo que esperamos a nivel fútbol.

    Respond
  • @davidwences 26 junio, 2016

    Increíble artículo @DavidLeonRon!
    Me llama mucho la atención como en esta web de análisis, que rara vez fija su atención en el resultado, no puedes evitar fijarlo en lo que significa para ambas selecciones, más para Argentina. En lo curioso de esto del fútbol que sea capaz de radicalizar la importancia del resultado a ese extremo. Miras a Brasil y ves a la albiceleste perdiendo por pequeñas cosas, sin ser inferior a un equipo individualmente digamos bastante mejor. Y nada cuenta. Es realmente impresionante que todo hoy se reduzca a ganar. Que la carrera de un tipo como Messi se vea tan absolutamente juzgada en su país por un resultado. Es una lectura muy sorprendente.
    Dejas un poco de lado a Mascherano en el foco, pero a mí en estos partidos, siempre me viene a la mente. Creo que siempre va a ser posible que te ayude a no perderlos según qué momentos.
    Gracias

    Respond
  • David_Leon 26 junio, 2016

    @Luizao

    "Ese Mundial de Rusia, probablemente último de Messi para poder sentarse en el trono de hierro del futbol y congraciarse con los Argentinos, no puede estar privado de dramatismo"

    ¿¿Más?? ^^ Que Messi pierda hoy no es drama, ya es tema macabro ^^

    @Soprano

    "Porque Chile es peor que hace un año"

    Pues para mí rotundamente no. La Chile de Sampaoli podía jugar más refinado y "mejor" pero no tenía la seguridad en sí mismo de hoy, ni por asomo. Y eso en una final es TODO. Miremos Milán. El Atleti llegaba mejor, el Madrid menos equipo… pero al final el Madrid sacó la mínima diferencia de estar más entero en la final. Argentina en efecto es el Atlético pero con una mochila de más kilos. Chile hace un año no hubiera sido"tan grande" como para meterle 0-7 al anfitrión que llevaba 23 partidos sin perder, no hubiera liquidado a Colombia en 10 minutos sin Vidal ni Diaz (sufrieron con Perú en 2015)…

    Es tan fácil como preguntárselo al compañero chileno, cuándo se sentía más grande … si hace un año o esta noche.

    Sobre Leo, hay que ser consciente lo que ha sufrido y sigue sufriendo. Es cierto que algo saca de ello pero…

    Y sí , gane o pierda, como digo en el artículo, Rusia estará ahí de inmediato, pero la diferencia de enfoque no es que vaya a ser grande, es que será mastodóntica.

    Respond
  • David_Leon 26 junio, 2016

    @uruguayoafull

    "si vuelve Di María en un 80/100 coincidiremos que es negocio igual para los albicelestes"

    Buff, pues a mí se me ocurren pocos jugadores menos aptos para no estar al 100% que Di María. Se te puede lesionar en medio de la final, con el peso anímico y táctico que tiene, amén de que Di María con dudas… no vale.

    @davidwences

    Pero es la realidad. Hoy solo cuenta el resultado para Argentina. Lo dicen todos. Solo cabe ganar y el recuerdo de este grupo se define hoy. No le cuentes a un argentino lo que le dio Leo si hoy caen. No te dejará ni hablar.

    Mascherano perdió más que nadie pero al menos tiene la suerte de ser amado y no ser Messi.

    Respond
  • @fchdezan 26 junio, 2016

    Este grupo de jugadores no solo cuenta con las derrotas de 2015 y 2014 (como asi 2011) sino que tambien con todas las que han pasado desde 1993, no es solo cuestion de jugadores sino de camiseta. Tambien tiene que ver la cantidad y calidad de estrellas y como fin de semana tras fin de semana se ve (porque en Argentina se ven Liga BBVA, Calcio, Premier, Bundes y hasta Ligue 1 mas 4 de UCL y 4 de UEL con el abono basico de TV ) como son importantes en su equipo y en la seleccion es nada. Hay una generacion como la mia que mas alla de los dos oros olimpicos (que para mi si importaron) hemos visto perder final tras final, porque aparte de las ultimas dos tambien hay que sumar las otras dos Copa Americas perdidas con Brasil ademas de la Confederaciones. El partido de hoy es todo, una derrota probablemente terminaria con el ciclo Martino como minimo, como asi tambien con el de varios jugadores y hablo de los historicos eh, no cabe otra cosa que ganar para estos jugadores. Por su bien y por el de los que vendran.

    Respond
  • roumagg 26 junio, 2016

    Hasta ahora, la sensación que tengo es que lo del micro abierto de Maradona le ha venido muy bien a Messi: está más incisivo. Incluso lo que comentáis de la AFA yo creo que si no se filtran las palabras de Maradona no lo hace.

    Respond
  • @DavidLeonRon 26 junio, 2016

    @fchdezan

    "El partido de hoy es todo, una derrota probablemente terminaria con el ciclo Martino como minimo"

    Yo antes pensaba eso, pero vi a Argentina mejorar. Creo que no le echarían. Otra cosa es que presentase la dimisión. Así de loca es la situación que encara Argentina esta noche.

    Respond
  • @fchdezan 26 junio, 2016

    Si, pero el periodismo canibal no se lo va a perdonar, sobre todo si se juega una final como la anterior. Y si no se fuera ahora estaria a un mal resultado en Eliminatorias de que pase. Es triste pero es asi.

    Respond
  • Rodrigo 26 junio, 2016

    Tremendo articulo, a la altura del partidazo que se nos viene. Creo que al dia de hoy, un Chile-Argentina es de lo mejor que se puede dar en el panorama internacional y mas allá de los nervios que involucra ver a tu pais en un terreno nuevo como son las finales para nosotros y con un fenómeno como Messi al frente, será un partido para el recuerdo. Lio vino a callar todos los murmullos a Estados Unidos y quedó claro desde que pisó la cancha contra Panamá que quiere ganar la copa. Ha dado una exhibición frente a todos los rivales y parece un vendaval imparable cada vez que empieza a correr con el balón.
    Si la final de hoy fuese Argentina contra cualquier otra selección, no me cabrian dudas de que levantarian la copa, pero tengo la certeza de que Chile es quien se puede plantar frente a ellos y arrebatarles la copa. Es que el titulo del año pasado no nos sació, ni a nosotros hinchas ni a los jugadores. La unica selección que en este momento tiene tanta hambre de copas como Argentina es Chile, pero a nuestro favor está que lo que para ellos es presión, para nosotros es goce. Argentina está obligada a ganar, Chile no. Para nosotros esto que estamos viviendo es un sueño, una historia bonita que no se nos habia dado nunca, mientras que argentina está en algo mas similar a una pesadilla, una vorágine que solo se va a calmar con una copa y espero de todo corazon que no sea la de hoy.
    Pasando a la cancha, creo que pizzi aprendió de la lección que nos dió argentina en el debut. Retrasó la posición de origen de Vidal, alivió la presión de la salida y el futbol empezó a fluir. Y cuando Chile fluye, es fuego. El mediocampo recuperó su ritmo, se empezó a desbordar y Sanchez volvió a ser el endemoniado de siempre. Si hoy Chile logra sentirse comodo en la cancha, Argentina lo va a pasar mal. Pero Argentina sabe como incomodarnos y eso asusta. El partido de la primera fecha fue una cátedra de como desactivar a Chile. La presión destruyó el triangulo Diaz-Aranguiz-Vidal y sin ellos no se puede, son el engranaje escencial de este equipo, nuestro equivalente a Messi. Si hay fluidez entre ellos, es muy poco probable que Chile no gane, pero cuando no se logran encontrar, es todo diez veces mas dificil. Contra Colombia pegamos rapido y Aranguiz jugó en nivel TOP, pero aun asi se evidenció el peso de las ausencias de Diaz y Vidal. En ellos caerá tambien la responsabilidad de que Messi no tenga espacios y que Banega no pueda alimentarlo. Ahi estará la clave de la copa.

    En fin, será un partidazo y espero de todo corazón ver a mi Chile campeón denuevo

    Respond
  • Maxi 26 junio, 2016

    Que gran articulo David, que bien que sabes identificar lo que significa esta final para uno y para otro.

    A mi, en lo particular, me pasa que estoy excesivamente tranquilo. No sabría decir por que, pero tengo la sensación que hoy ganamos pura y exclusivamente por la inercia de Messi. Si faltan Di Maria, Gaitan, Banega, el juego se resentirá (y mucho), el equipo jugara peor, etc. Seguro perderemos mucho potencial. Pero hay algo que me viene transmitiendo Leo desde que entro en aquel segundo tiempo contra Panama… Siento que podemos sufrir, pero que la gana el solo.

    Lo que si es seguro es que será una mejor final que el año pasado. Ambos equipos vienen mucho mejor en lo futbolistico y en nivel de confianza. Esa goleada a Mexico y esa consolidación que vivio Argentina después de la fase de grupos me parece que les ha hecho muy bien a ambos grupos. Espero ver un buen espectáculo.

    Respond
  • @DavidLeonRon 26 junio, 2016

    @Rodrigo

    Muchas gracias por aportar el punto de vista chileno. Siempre digo que a los europeos nos cuesta percibir el sentir de allí, que es muy distinto y tal, y mola que vengan a contárnoslo.

    @Maxi

    "A mi, en lo particular, me pasa que estoy excesivamente tranquilo. No sabría decir por que, pero tengo la sensación que hoy ganamos pura y exclusivamente por la inercia de Messi"

    El problema será que si esto no sucede volverá a generarse la sensación de que la culpa es de Messi. Mi sensación, dime tú si me equivoco, es lo que dije antes: existe la sensación de que el triunfo o la derrota será por Messi o por culpa de Messi. Se confía en ganar exclusivamente por Leo, pero el fútbol no va así. Y menos ante Chile. Ante esta Chile o todos rinden o Messi no aparece con continuidad, como en 2015. Y hoy están fuera o en duda física Di María, Gaitán, Banega, Biglia…

    Si me piden pronóstico, veo 120 minutos de fútbol ^^ Y coincido contigo, sí: es mejor final que la del año pasado a priori. Más cerrada imposible que salga.

    Respond
  • Maxi 26 junio, 2016

    @DavidLeon

    Cierto, cierto. Lo mio no va por la logica igual, son sensaciones que tiene uno.

    Por cierto, acá se esta diciendo que Di Maria y Banega van desde el arranque. A cruzar los dedos.

    Respond
  • @DavidLeonRon 27 junio, 2016

    @Maxi

    Sobre todo por Di María. Una cuarta lesión sería devastador ya en lo anímico.

    Respond
  • Maxi 27 junio, 2016

    Por cierto, algo que no comentamos es el tema de los laterales. En la final pasada, los de argentina venían jugando muy mal y su rendimiento fue acorde (en especial lo de rojo, que fue de terror). Hoy parece que ese problema lo tiene chile, no? Por lo menos en la primera fase lo de Isla fue muy pobre, y del tres no se si fue tan asi pero tambien hicieron agua por ese lado. Pienso que no es un tema menor porque ambas selecciones tienen sus mejores armas en los costados.

    Respond
  • Matifuentesz 27 junio, 2016

    Que bueno que destacarán a fuenzalida, es pa mi, el jugador chileno más destacado en esta copa.
    Es que el "chapita" no es un jugador que destacaba por su calidad, más bien por su versatilidad para jugar en cualquier parte del campo y su empeñó en la cancha. Aca en los equipos chilenos que ha jugado, colo-colo y U. Catolica (2 de los grandes de chile) siempre fue resistido o criticado por malo o paquete, pero siempre terminaba jugando. Y en Boca paso sin pena ni gloria.
    Por eso me sorprende lo que ha logrado en esta copa, aprovechó cada oportunidad para jugar, aportando con profundidad, presión, goles y asistencias.
    Y en cuanto al partido, solo queda disfrutarlo

    Respond
  • Maxi 27 junio, 2016

    @Matifuentez

    Me sumo a esta llena de pensamiento. Como hincha de boca, a mi me pareció que acá no se le supo dar una buena oportunidad a Fuenzalida. Lo que pasa es que es un jugador prolijo, sobrio, polivadente, pero no es vistoso. Y eso, en un extremocarrilero suele quitarle prestigio. Injustamente, pero por lo general es asi.

    Sobre el partido, es una lastima decir que ha quedado manchado por la actuación del arbitro. Una pena.

    Ahora, tanto que hablábamos de las lesiones de Di Maria en las finales y nos olvidamos de contabilizar lo mas constante que tiene la selección para estos partidos… Higuain pifiando un mano a mano!

    Que cosa seria. El pipita es el único delantero de elite que se puede ir solo contra el arco en una final y no generar ni un poquito de ilusión.

    Y acá se acaba de cortar la luz :(

    Respond
  • Maxi 27 junio, 2016

    Bueno, tragame tierra. Messi erró su penal y nos dejo afuera después de haber jugado solo durante 120 minutos.

    Lo que se vendra será terrible, porque no puedo creer que muchos jugadores salgan ilesos de esto.

    Mis felicitaciones a Chile, justos vencedores. La mejor generación de su historia.

    Respond
  • Walter 27 junio, 2016

    @ Maxi :
    El Pipita no es un delantero de elite. Es un delantero del Napoli, club al que se lo conoce gracias a Maradona y Careca. Le puede hacer setenta goles a selecciones de béisbol, o al Sportivo Pipistrelli Uniti de la Quinta División en la Coppa D'Italia, pero a los rivales de verdad, como lo hacían Kempes, Luque, Valdano, Maradona, Caniggia o Burruchaga (sólo por no ir demasiado atrás en el tiempo y denunciar mi avanzada edad ;- ), te podés olvidar.
    Urge 'resetear' a la selección, con Martino u otro entrenador, a ver si somos competitivos en serio.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.