Eibar: la mentira perfecta | Ecos del Balón

Eibar: la mentira perfecta


Una mañana, finalizando 2011, en plena cúspide de prestigio de su gran Barça, Pep Guardiola se sentó en sala de prensa y dijo: “señores, mucho cuidado; mañana nos visita Mendilíbar”. Un runrún de sorna y risa recorrió a los presentes, que creían haber asistido a un nuevo capítulo de la extrema prudencia de Pep antes de cada partido. Pero no era así. En su famoso despacho, seguramente a oscuras y con los ojos como platos, Guardiola había redescubierto a José Luis Mendilíbar. Había recordado cómo viven el fútbol sus equipos y el esfuerzo que exige vencerles. Pep había hecho pública la admiración del gremio por el técnico vizcaíno, todo un experto en dotar de (su) personalidad a los conjuntos que entrena. Bien lo sabe Ipurúa, que vive hoy la que quizás sea la mayor exaltación de mendilibarismo hasta la fecha.

Eibar y el Eibar son destinos carismáticos. Ciudad guipuzcoana de escasos 30.000 habitantes, muy industrial y conocida como “ciudad armera”, el club siempre despertó simpatías por su origen humilde y batallador. A tal status contribuyó enormemente su célebre estadio, Ipurúa, una diminuta caja de cerillas donde no sentir agobio es imposible para el rival. Es pequeñito y lo parece aún más, sensación con la que Mendilíbar jugaría desde el primer día. José Luis ha usado Ipurúa para engañar a todo el mundo.

Hasta hoy, el Eibar ha usado su increíble presión para ocultar carencias de manera casi perfecta

El principio del Eibar es la presión. Su presión. Los vascos son, muy probablemente, los autores del intento de robo más agresivo de La Liga. Voz en grito, Mendilíbar ha exclamado “¡id a por ellos!” y los suyos le han creído. Cuidado, no debemos confundir esto con presionar siempre desde el primerísimo instante. Parece lo mismo pero no lo es. Según el rival y el momento, como iremos comprobando a lo largo del artículo, el Eibar puede elegir meter su bloque unos metrillos (pocos) más atrás. Lo que nunca cambia es la idea global: cada futbolista del Eibar tiene la obligación de salir a morder a su par. Esta es la premisa innegociable.

El dibujo táctico es claro y simple: Un 4-4-X-X. Las incógnitas obedecen a la posición del acompañante del delantero centro, que puede ser otro delantero centro o un quinto centrocampista o mediapunta que se pegue a la doble línea de cuatro. Más allá de esto, las constantes son las siguientes. Por un lado, la defensa huirá siempre de su propia área. Da igual la entidad del oponente, ya sea el Barça en el Camp Nou o recibiendo al Real Madrid; entre el portero y los centrales, un mínimo de 25 metros (foto de la derecha). El Eibar no concibe el repliegue. El otro rasgo distintivo se observa en lo pegaditas que están sus líneas. El Eibar se mueve como un todo. Es su secreto y lo que les llena de confianza para defender muy arriba (foto de abajo a la izquierda). Un delantero puede presionar a un central porque sabe que su pivote saldrá inmediatamente a tapar el espacio que liberó (Foto). Y el pivote no tiene miedo de salir porque sabe que el central va a jugársela y no se quedará atrás (foto de abajo a la derecha). Es una cadena que lleva a un lateral a perseguir lejísimos a su marca (Foto) o incita al extremo a bascular un porrón de metros solo para ayudar a un mediocentro superado (Foto). El compañero mira por el compañero. Eso es el Eibar. ¿Riesgos? Todos y más. Para empezar, bastan un par de disputas perdidas para que todo el bloque se vea superado y teniendo que correr hacia atrás en estado de alerta (Foto), algo que se compensa en parte por el sacrificio en el retorno de todos (Foto). Además, para los centrales es una faena tener que convivir tan a menudo en situación de mano a mano contra los adversarios. Con frecuencia se dan acciones definitivas en contra que son casi imposibles de detener (Secuencia Completa). Por fortuna para Dos Santos y Pantic, la pareja de pivotes Escalante-Dani García maneja muy bien todos los registros defensivos; salen a presionar como bestias y también saben guardar la posición con paciencia.

..…..

“Quítasela al que tienes delante”, la esencia del Eibar, aunque con una idea táctica muy organizada

El fundamento básico del Eibar, aclarado queda, es arrebatar la bola al enemigo que la posee ante sus ojos. No obstante, el sistema defensivo del Eibar tiene matices ricos que recuerdan, por ejemplo, al gran Borussia Dortmund de Klopp. En la medida de sus posibilidades, Mendilíbar usas sus piezas para orientar los ataques del oponente a la zona que ellos quieren. Veamos cómo.

El Eibar de los dos delanteros es la versión más agresiva en este apartado del juego. Cuando uno de los dos atacantes curra algo más atrás, la mayoría de las veces quiere decir que no se confía tanto en el éxito de la presión adelantada (todo en contexto Mendilíbar, claro). Ante Real Madrid o Barça sucedió esto, algo lógico dada las diferencias técnicas. Con dos puntas, en cambio, florece el Eibar más salvaje. Borja Bastón y Sergi Enrich, habituales titulares dentro de este módulo táctico, forman junto al doble pivote una jaula en la que han de quedar prisioneros los mediocentros rivales (foto de la izquierda). Ahí los arietes cumplen una doble función: evitar que reciban los creadores contrarios y presionar a los centrales para que no jueguen cómodos. Si por un casual éstos logran colar un pase vertical, ya sabemos que Escalante y Dani García saldrán a la caza del balón como perros tras un buen hueso de txuleta de la tierra. Lo común, no obstante, será que los centrales abran el juego a las bandas, justo lo que quiere el Eibar, que coloca a sus futbolistas para que esto suceda (foto de abajo a la izquierda). Insistimos, todo muy Borussia Dortmund 2012. Una vez allí, en los costados, se propiciará una nueva jaula con el extremo y pivote de esa zona más la ayuda de uno de los delanteros (foto de abajo a la derecha). En el Eibar nadie se ahorra un esfuerzo. Es así como han logrado estar entre los 8 equipos menos goleados.

..…..

La idea global del Eibar tiene como gran objetivo que pasen muchas cosas. Que el balón no esté quieto

Hay opiniones que exponen que en el fútbol no ha de hablarse de “fases del juego”. Que estas son tan breves y cambiantes que no se puede delimitar cuándo empieza una y acaba otra. En el Eibar pasa un poco esto. Toda la preparación defensiva, toda la inversión física que hace el cuadro de Mendilíbar no es más que la previa de una acción atacante que está por llegar. La intensidad del Eibar nos revela sus intenciones ofensivas –que el balón vaya muy rápido y no esté quieto–, que a su vez están diseñadas para ocultar la gran verdad de toda esta historia: este Eibar es un equipo limitado técnicamente. Muy limitado.

Por suerte, el fútbol es un deporte maravilloso y permite encontrar soluciones a todo constantemente. Mendilíbar sabe que sus futbolistas –con una excepción– no pueden retener la pelota en sus pies porque no gozan de recursos técnicos para ello, así que ha creado lo que podríamos llamar “el ataque futbolín”, compuesto por sus dos tanques, Enrich y Bastón. Sergi y Borja son delanteros de pocas cualidades individuales. Ni regatean ni son suficientemente veloces para tirar desmarques en profundidad (siendo Sergi Enrich ligeramente más dotado en estos aspectos por su pasado de extremo). Como elementos sueltos podrían quedarse cortos, así que Mendilíbar ha decidido juntarlos. Juntarlos en el sentido más absoluto de la palabra. Enrich y Bastón van siempre de la mano, pegaditos, compartiendo jugadas y balones directos (foto de arriba a la derecha). Cuando el Eibar busca en largo a sus atacantes, los busca en pareja (Foto) para que primero la toque uno y después el otro. Suena arcaico pero así se han gestado goles de calidad como el de Enrich al Villarreal. Este matrimonio, como ya hemos visto, condiciona el juego del Eibar con y sin la pelota. Sin ella, hacen al equipo más agresivo en la presión, que en el fondo es lo que hace disfrutar al conjunto euskaldun. Con el balón, son la solución ofensiva permanente. La siguiente pregunta sería ¿cómo llegan a ser esa solución? ¿cómo se les nutre?

En este punto, llegamos a un momento clave del análisis del Eibar. Atender a la elaboración de cualquier equipo te hace mirar, por fuerza, a la participación de sus mediocentros. Pues bien, aquí está uno de los secretos de este Eibar de Mendilíbar: Dani García y Gonzalo Escalante nunca dan pases verticales. Escalante y Dani García nunca pasan la pelota a los delanteros. El motivo es muy simple: el Eibar no quiere arriesgar la bola. No le interesa, no es un juego en el que quiera participar, y mucho menos al iniciar los ataques, con el rival perfectamente organizado. Lo que el Eibar pretende es que el balón se traslade a la banda, donde siempre (siempre) habrá alguien abierto. Y ojo, ahí Escalante y Dani García destacan y mucho. Dani es aseado, inteligente y preciso. A Escalante se le ve incluso usando las dos piernas en estos golpeos. Resumiendo, ambos la ponen rápido y bien al lado contrario (Foto de abajo a la izquierda). Eso cuando el partido está agitado. Si el Eibar arranca la jugada desde la defensa, lo que hará será mandar al lateral (Capá y Juncá son hábiles) o al extremo para que inmediatamente levante la cabeza y busque al delantero que se haya dejado caer a ese sector (Foto de abajo a la derecha). Enrich o Bastón bajarán el esférico (Foto) y entonces prolongarán al extremo (Foto) o lo que surja. La conclusión es evidente: El Eibar organiza el ataque a través de sus puntas. Ellos son “los mediocentros”.

El lector percibirá ya una verdad incuestionable: los procedimientos creativos del Eibar son tan medidos y trabajados como simples. Escasea la inventiva. La excepción, mencionada antes, es Sergio Gontán, conocido como “Keko”. El extremo de 23 años ha explotado en este Eibar. Es el diferente de Ipurúa. Desde la derecha, Keko es capaz de conducir, regatear o atraer defensores en poco espacio para que corran sus compañeros (Foto). Es el jugador más dado a romper la simetría del dibujo al salir de la banda (cuando esto sucede, un punta se abre para compensar). Keko es la gota de magia. La única.

..…..

Sin calidad técnica es difícil resistir nueve meses, pero el Eibar tiene plan y convencimiento

El contragolpe también es una marca registrada del Eibar, una suerte que ejecuta, cómo no, por las bandas. Tras producirse el robo de balón, se busca a Enrich o Bastón de forma inmediata para que estos manden al hombre que corre por fuera. Si, por el contrario, el robo ya se produce en una banda (no olvidemos, donde el Eibar pretende recuperar), el Eibar mirará al extremo del lado opuesto, que está mental y tácticamente preparado para atacar la espalda de la defensa (Foto). Así marcaron en el Camp Nou. Así están en los puestos altos de la tabla con un tercio de campeonato disputado. Y siendo sinceros, al Eibar no le corresponde tanto. Su plantilla va corta de talento en comparación con casi cualquiera. Para semejante logro, Mendilíbar se está sirviendo de un modelo de juego agresivo en grado sumo que, por ahora, tapa carencias de manera sobresaliente. Es su gran mentira. La Liga es larga y el bajón será irremediable. Mientras tanto, Eibar disfruta de su equipo. Motivos hay de sobra.


28 comentarios

  • Iñigo 3 diciembre, 2015

    Y como entra Saul Berjon en todo esto?

    Respond
  • hola1 3 diciembre, 2015

    Keko. Temporadon el suyo.

    Respond
  • @DavidLeonRon 3 diciembre, 2015

    @iñigo

    Pues cumpliendo a la perfección el papel explicado de los extremos ^^ De hecho viene a ser el jugador que mejor interpreta el rol, muy por encima de Inui. Keko también lo hace genial, pero al ser el "geniecillo" digamos que es un mini verso libre.

    @hola1

    El distinto. Es un jugador físico y técnico, completo y vertical, pero en este Eibar industrial parece aún más en esos aspectos.

    Respond
  • Abel Rojas 3 diciembre, 2015

    Cuando uno ve equipos como el EIbar se cuestiona un poco hasta qué punto se valora el papel de los entrenadores. Pero sobre todo, al menos en mi caso, me cuestiono hasta qué punto infravaloramos a los futbolistas. Cuando un futbolista da algo es porque lo tiene; no se puede sacar agua de un pozo seco. Es imposible.

    Nos pasamos la vida viendo limitaciones y casos como el de este Eibar, que es un equipazo rotundo a ojos a todo el mundo, obligan a preguntar: ¿de verdad existen esos límites?

    Si soy honesto, empiezo a pensar que no. Y no digo que cualquier plantilla pueda ganar la Liga, pero desde luego comienza a quedarme claro que cualquier plantilla puede practicar un fútbol de muchísimo nivel.

    Me sirve también el caso del Girona del año pasado en Segunda. Jugaba al fútbol con una armonía ofensiva que no se veía en casi ningún Primera.

    Respond
  • Abel Rojas 3 diciembre, 2015

    Dicho de otro modo: yo, al contrario que David, pienso que el Eibar es una verdad perfecta.

    Respond
  • @migquintana 3 diciembre, 2015

    @DavidLeonRon & @Iñigo

    Yo, fijaros, pienso que el geniecillo es Saúl Berjón. Que el costado izquierdo suele ser el más creativo, incluso cuando lo ocupa Inui. Luego en el derecho Keko es una navaja suiza, porque siempre ejecuta el movimiento y la acción que pide el equipo, pero sobre todo es un martillo pilón a la hora de ganar metros y adelantar posiciones.

    @Abel Rojas

    Sobre todo porque, con diferente forma y seguramente también nivel, el Eibar de Gaizka Garitano también llegó a ser un muy buen equipo. Y compartía a varias piezas como Ander Capa, Dani García y Saúl Berjón.

    Respond
  • Abel Rojas 3 diciembre, 2015

    Debo coincidir con Quintana. Para mí Berjón con el balón en los pies tiene una pizca más de creatividad que Keko. Lo cual no deja de ser la enésima prueba de que la creatividad no es todo el fútbol, pero dudo mucho que Mendilibar considere a Saúl más importante que al canterano del Atleti.

    @ Quintana

    No sé si diría "sobre todo", pero desde luego es otra prueba.

    Respond
  • @DavidLeonRon 3 diciembre, 2015

    @Abel

    Entiendo tu enfoque positivo, y lo comparto 100% porque es verdad. Un futbolista tiene calidad para muchas cosas porque, para empezar, es un privilegiado de entre 500 que ha logrado lo que 15 millones de personas no han podido en España, que es jugar en Primera División.

    Dicho esto, hay que reconocer que si uno mira en el plantel y el once del Eibar no va a encontrar muchos futbolistas que hagan de verdad cosas especiales. ¿Capa y Juncá suben bien? Lo hacen, pero tampoco marcan una diferencia que no sea vea en 10 laterales en Primera. ¿Escalante y Dani García te comen? Seguro que si se les diera un equipo tan compensado como este Eibar a otros lo harían bien. El propio Krhin, como debatimos, se saldría en Ipurúa. Enrich y Bastón juegan muy bien, pero no pueden soñar con las acciones de Amrabat, Success, Halilovic, etc, todos de la zona baja de la tabla.

    El Eibar tiene un componente anímico y táctico muy fuerte que tarde o temprano tendrá que caer en parte. Si no lo hace para mí sería admirable.

    Respond
  • @DavidLeonRon 3 diciembre, 2015

    Yo creo que Keko parece menos creativo que Saúl porque hace las cosas más rápido, pero el ex del Atleti te atrae a dos y se la pone por debajo de las piernas al marcador para pasársela al lateral. Y en potencia te puede eliminar a dos hombres en un momento dado.

    No sé, igual tenéis razón.

    Respond
  • Abel Rojas 3 diciembre, 2015

    De acuerdo, David. Completamente de acuerdo. Pero quizá entonces lo que ocurra no sea que el Eibar sea "una mentira". Quizá las mentiras sean los equipos que no juegan bien y a los que justificamos "porque no tienen la calidad suficiente".

    Respond
  • César 3 diciembre, 2015

    La Aventura Original de Paco Jémez nos ha cambiado a nuestro Abel.

    Respond
  • Abel Rojas 3 diciembre, 2015

    Pues es bastante posible, César. Hemos aprendido mucho haciendo este capítulo.

    Respond
  • hlloris 3 diciembre, 2015

    Últimamente estoy más aislado de la Primera por el descenso de Osasuna pero me voy a animar a comentar.
    Veo que Mendi pese a su mal paso por el Levante, no ha cambiado la idea que le ha hecho grande, defensa adelantada y presión agresiva. Aquí en Pamplona hizo un gran trabajo, pero le faltaron los extremos que ahora tiene en Eibar para haber explotado su fútbol, era un equipo agresivo pero también bastante lento, algo que le perjudicaba bastante.
    Por cierto, una de las claves para evitar esa lentitud en la defensa fue un portero siempre adelantado y atento al corte. Ya digo que no he visto mucho al Eibar pero conociendo a Asier Riesgo no es su principal virtud así que no sé como evita ahora esos pases a la espalda de la defensa…
    Un saludo y seguid así.

    Respond
  • Marcelino 3 diciembre, 2015

    Gran artículo David. Esperando con ansias uno de tus célebres análisis de jugadores.

    Respond
  • @migquintana 3 diciembre, 2015

    @hlloris

    Asier Riesgo no está siendo Andrés Fernández, no.

    Pero tampoco está haciendo falta. Al Eibar no le llegan por el carril central. Cuando le hacen daño suele ser por los costados, a partir de uno de esos desajustes posibles que tanto daño pueden hacer a un sistema tan agresivo como el que ha relatado tan bien David León. Así que, entre comillas, esa es una gran diferencia con su Osasuna.

    Respond
  • sobris 3 diciembre, 2015

    Pues sinceramente Asier Riesgo creo que esta siendo una de las bazas importantes del Eibar. En la primera parte ante el Madrid sin duda fue el mejor de su equipo y además hacia de libero tipo “Neuer" y asi le saco un balon clarisimo de gol a Cristiano. Creo que este año en Ipurúa se va a hablar muchísimo del portero. Para mi un crack

    Respond
  • @DavidLeonRon 3 diciembre, 2015

    @hlloris

    ¿Cuál era el once tipo de aquel Osasuna?

    Respond
  • javimgol 3 diciembre, 2015

    Felicidades por el texto, David. Tremendo análisis.

    Respond
  • Tsubasa 3 diciembre, 2015

    Creen que la pression del Eibar es mas agressiva que del Celta de Berrizo?

    Respond
  • hlloris 3 diciembre, 2015

    @DavidLeonRon
    Buf, es que Mendi estuvo casi 3 años aquí y tuvo distintos jugadores en sus filas cada temporada… Para mi cuando mejor jugó fueron los últimos partidos de la temporada en que llegó tras la salida de Camacho, con los mejores Camuñas y Cejudo por las bandas, aún con Monreal en el equipo, Kike Sola, Sergio Fernandez, Lekic…

    La siguiente temporada estuvo Raul en el equipo, el problema vino en la temporada siguiente, la 12-13. Mendi no tenía los jugadores de banda que siempre quería (no sé por culpa de quién si propia o del DD) e intentó jugar mucho tiempo a lo que el equipo no sabía, con Armenteros, De Las Cuevas en bandas intentando combinar más y no siendo un bloque tan sólido. Al final recuperó el equipo con muchos partidos con Oier en el centro del campo para la presión y minimizando riesgos.

    Pero lo que vengo a decir es que para su estilo vertical es necesario jugadores veloces por banda, cosa que no tuvo aquí y por ello acabó pagándolo creo yo…

    Respond
  • Ismael 3 diciembre, 2015

    Para mi Saúl es, también, el que le da sentido a todo el ataque del Eibar.

    Respond
  • Ismael 3 diciembre, 2015

    @DavidLeonRon @AbelRojas

    Estoy de acuerdo con Abel que la mentira son los equipos sin identidad ni idea de juego y que se escudan en que no tienen equipos compensados o falto de calidad (ejemplo claro de esta temporada; el Betis). ·

    Respond
  • @DavidLeonRon 3 diciembre, 2015

    @Ismael

    A mi la verdad es que Saúl me parece un poco menos bueno que a vosotros. De hecho, aunque estas cosas a veces no dicen toda la verdad, en este caso no me parece tan raro que hasta los 28 años no haya debutado en Primera.

    Lo que sí creo es que es un jugador muy Eibar.

    Respond
  • @migquintana 3 diciembre, 2015

    @Tsubasa

    Yo creo que no.

    Pero sí que está justamente detrás en términos de agresividad e intensidad.

    @Ismael & @David León

    A mí me parece un jugador muy especial Saúl Berjón. Muy creativo, muy talentoso… Un geniecillo. El típico que en el campito de fútbol sala, estando un poco gordito y sin correr demasiada, controlaba todo el partido. Pero sí creo que futbolísticamente está capacitado para marcar diferencias, y que lo hace además. :)

    Respond
  • piterino 3 diciembre, 2015

    Trabajazo, David. Muy "tuyo", en enfoque, profundidad y por supuesto nivel.

    Yo entiendo lo que dices, y estoy más cerca de tu punto de vista que del de Abel, aunque tengo algo de los dos. Yo sí pienso que "cualquier" plantilla puede jugar un fútbol de buen nivel, pero me parece que el techo del Eibar en esta Liga, ni en el mejor de los escenarios posibles, le da para hacer 20 puntos en cada 12 partidos, perdiendo sólo 2 (como llegaba el domingo). La mentira entrecomillada que hila tu artículo es lo que les permite haber firmado estos tres meses y pico de competición, no el jugar un buen fútbol, que ya hemos visto que son capaces.

    En sistemas tan agresivos y arriesgados, la confianza es casi tan importante, o más, como el estado físico. En el momento en que no estás en esa cresta de la ola que tú mismo has logrado generar surge esa centésima de duda al reaccionar, ese atisbo imperceptible de temor al dar un paso al frente, o al lado, o a mirar qué hace tu compañero. Y ahí estos sistemas se resquebrajan.

    Por cierto, estaría bien recuperar algún pantallazo del Mendilíbar en Valladolid o Athletic. No llega a ser José Luis ZeMandilíbar pero… ^^.

    Respond
  • AlbertoCT 3 diciembre, 2015

    Me centro en la figura del entrenador, Mendilibar. La mejor plantilla que ha tenido seguramente fue en Bilbao, hace ya 10 años, dónde duró sólamente 9 partidos. A partir de ahí, buenas etapas, en general, en Valladolid y en Pamplona y batacazo en el Levante. Tiene 54 años, quizá se encuentre ante su última oportunidad de aspirar a entrenar a un equipo de mitad de tabla para arriba en Liga BBVA. ¿Véis posible esta circunstancia o el tren de los grandes equipos ya pasó para el bueno de José Luis?

    Respond
  • Girocesc4 3 diciembre, 2015

    Estoy muy de acuerdo con @migquitana este Eibar tiene una base del estilo de juego que practicó con Gaizka Garitano. Eso sí, este equipo es 10 veces mejor que el que tuvo Gaizka el año pasado. Y también pienso que pegará un bajón, pero no va a pasar tantos problemas como el año pasado. Este año hay plantilla de sobra, cosa que el año pasado "solo" tenia 13 jugadores de "nivel".

    Respond
  • Arda 3 diciembre, 2015

    Sobre eso que comentáis de los desajustes defensivos en banda, es que es normal. Tienes dos laterales muy muy ofensivos, reconvertidos los dos porque Juncà tambien empezo como extremo, y su buena temporada ha sido como carrilero en una defensa de 5. Es un riesgo que tiene que correr Mendi porque en ataque los dos aportan muchísimo.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.