Sevilla necesita más Champions | Ecos del Balón

Sevilla necesita más Champions


A Nervión le duele la Champions. El Sevilla FC vive inmerso en su década prodigiosa. Desde 2006, el club viene disfrutando de una bonanza deportiva que ha generado tan éxitos rotundos como la obtención de cuatro “Copas de la UEFA”. Cuatro. El punto negro ha sido la Copa de Europa. Las eliminaciones de 2008 y 2010 ante rivales de escaso nombre –Fenerbahce y CSKA de Moscú– con el factor campo a favor hicieron daño y supusieron una manchita en el impoluto prestigio europeo del Sevilla moderno.

Consagrados de nuevo como bicampeones de la Europa League en 2014 y 2015, el asalto a la Champions parecía llegar en el momento justo. Pero el Sevilla ha fallado. Clasificarse para octavos nunca ha estado cerca para los hombres de Unai Emery. Veamos por qué.

Desde lo deportivo a lo mental, todo ha afectado a este Sevilla

El primer factor que ha mermado al Sevilla en esta Champions parece haber sido la cuestión individual. Las dos temporadas de Unai en el Pizjuán han seguido un guion casi calcado: de agosto a noviembre, el equipo parece perdido, sin rumbo fijo. De noviembre a febrero se trabaja en la idea definitiva, que explota en una recta final de campaña en la que el Sevilla es capaz de competirle a cualquier equipo.

El problema es que la liguilla de Champions no espera a nadie, y desde mediados de septiembre andas jugándote la vida. El Sevilla volvió a acometer una profunda revolución de su plantilla que esta vez afectó a las zonas más competitivas de un equipo. En otras palabras, los andaluces disputaron la máxima competición sin un delantero de la fiabilidad y resolución de Carlos Bacca y atrás perdieron el sostén de la dupla Pareja-Carriço, decisivos en la personalidad del conjunto. El fútbol se define en las áreas y el Sevilla quedó lastrado en ellas.

Nervión conoce Europa pero la Champions es un mundo diferente

Y luego está el tema mental. La Champions es un mundo aparte, una competición con reglas propias que elige su propio destino. Hay que conocerla para dominarla. El Sevilla se sabe al dedillo cómo funciona la Europa League, al punto de dictar el transcurrir de sus eliminatorias. Ejemplificando, los sevillanos se plantaron en la final ante el Dnipro con la intención de marcar un gol más que el contrario. Para el Sevilla, encajar un gol a los siete minutos no significaba drama alguno. Si había que meter tres luego, tres. Si tocaban cuatro, cuatro. Al fin y al cabo, desde octavos, el Sevilla promedió casi cinco goles por ronda.

La Champions League, como decíamos, tiene otras normas. Es mucho más dura en su concepción. Plantarte en el Juventus Stadium significa saber que solo dispondrás de 3 o 4 momentos para hacer gol. No más. Claro que hay veces que sucede lo contrario, como en el Etihad ante el City. Los chicos de Emery se vieron involucrados en uno de sus contextos favoritos, el intercambio de contragolpes con espacios por todos lados. El Sevilla aceptó el duelo, sin darse cuenta que los gigantes económicos pegan con puño de acero. Después de todo, no es lo mismo que te agreda un De Bruyne por valor de 70 millones de euros a que lo haga un futbolista ligeramente menos dotado. Con empate a uno, el Sevilla no firmó una igualada fundamental de visitante, simple y llanamente, porque nunca tuvo que hacerlo. ¿Veredicto final? Sencillo: el Sevilla necesita más Champions. Necesita descubrir sus secretos. Necesita jugarla más.


10 comentarios

  • hola1 9 diciembre, 2015

    No pude ver el partido. Pero vaya hueso duro el que le puede salir a cualquiera de los 1ros de grupos, cruzarse con la Juve en 8vos….muy desgastante.

    Respond
  • @migquintana 9 diciembre, 2015

    Muy de acuerdo con todo lo que cuenta David.

    El Sevilla en Europa League es un ejemplo de equipo competitivo. Conoce los entresijos, maneja los tiempos y hace valer su calidad individual -y colectiva-, que seguramente sea mayor al 95% de los equipos del torneo. Sin embargo, la Champions te pide otras cosas. Todo lo dicho, en un grado mayor, pero también está el hecho de que tu calidad no compensa tantas cosas. El día del Etihad, cuando se acepta el ida y vuelta en el último cuarto de hora, es el mejor ejemplo. Dejar correr a De Bruyne a cambio de poder correr con Konoplyanka, por bueno y tremendo que sea este, es un negocio que rara vez te va a salir rentable, y así fue.

    Comentado esto, el grupo que le tocó era potentísimo, la dinámica del equipo no ha sido buena desde septiembre y la plaga de lesionas han impedido que se fuese recuperando. Es una pena, porque era una Champions para dar un nuevo paso adelante como club, que yo creo que era lo que sentía el sevillismo, pero al menos han logrado volver a la Europa League venciendo al subcampeón.

    Respond
  • lordcab 9 diciembre, 2015

    La Champions es una competición donde la experiencia es algo impagable, y si no véase al City en sus dos primeros años, cuando no pasó la fase de grupos.
    Además le tocó el grupo más duro, donde al menos en casa debía fallar lo mínimo posible y para mi ha cumplido ganando 2 de los 3 partidos. El problema es que en Champions fuera de casa cuando no se puede ganar, al menos hay que empatar, por ejemplo el Atleti en Astaná, ese punto parecía una debacle, pero al final termina siendo decisivo.
    También tener a tus dos centrales titulares lesionados creo que ha mermado muchas las posibilidades del Sevilla, pero bueno ahora en Europa League y si recupera gente, podrá intentar el repoker.

    Respond
  • theblues 9 diciembre, 2015

    Lo del romance del Sevilla con la Europa League es algo súper curioso. Es inexplicable como tantas veces ha estado contra las cuerdas, pero acaba siguiendo hacia delante. Ayer fue otro ejemplo. En el minuto 60, necesitaba marcar el Sevilla ante una Juve que se jugaba un preciado primer puesto, y necesitaba complementarlo con la carambola del City-BM. Y, como tantas otras veces, el romance entre Europa League y Sevilla se impuso.

    Es una competición que siempre saca lo mejor de los de Nervión. Es una competición donde demuestran que son un equipo de Champions… Hasta que disputan la Champions, donde su rendimiento está siempre tan lejos de lo esperado.

    Respond
  • BdeB 9 diciembre, 2015

    La maldición del cuarto clasificado español, en la última década Valencia, Atletic, Real Sociedad, Sevilla etc… Son equipos que construyen en 2-3 años un gran bloque, que deslumbra en la liga o en Europa League y cuando por fin consiguen clasificarse para la ansiada champions con un nivel de juego que les hace soñar con algo grande, llegan las ofertas millonarias por sus jugadores más destacados y los clubs se quedan con dinero para invertir, pero sin tiempo para crear otro gran bloque con los nuevos fichajes.

    Respond
  • @migquintana 9 diciembre, 2015

    @lordcab

    Es que la Champions se mueve a otro ritmo. Los partidos son más difícil de controlar, cada equipo tiene sus puntos de determinación y, encima, al Sevilla le han tocado dos equipos más otro que está en proceso de serlo a su propio nivel, como se ha demostrado en estos dos últimos meses.

    @theblues

    Es como el Athletic Club con la Copa del Rey.

    @BdeB

    Ojo que el Sevilla fue quinto. ^^

    Pero sí, sí, está claro que ahí al fútbol español le falta empaque institucional-económico. Que no se te vayan Illarramendi, Ander Herrera y Carlos Bacca cuando toda Europa les quiere. Se dice pronto y es realmente complicado, incluso para sus homónimos ingleses/alemanes, pero es lo que está por conseguir.

    Respond
  • lordcab 9 diciembre, 2015

    @migquintana

    Totalmente de acuerdo, la Champions es la competición que más penaliza el fallo sin duda.
    Realmente es que el grupo del Sevilla era muy muy complicado, ni siquiera una perlita tipo Malmoe o Astana tenía.

    Respond
  • piterino 9 diciembre, 2015

    Para mí, la clave este año ha sido el factor "otoños de Emery" que comenta David. Estoy convencido de que el Sevilla de marzo-abril tendrá poco que ver con el que hemos visto estos meses, y estará más cohesionado y con las pulsaciones adecuadas, con Konoplyanka más integrado, Vitolo, Krychowiak y Banega más enchufados y los centrales disponibles.

    Hay más factores importantes, como el nivel del grupo, las salidas de Bacca o Aleix Vidal, las lesiones y la planificación en portería y delantera.

    Echando la vista atrás, la temporada en la que de verdad el Sevilla llegaba a tope a la Champions fue la 2007/2008. Habían ganado dos años seguidos la Europa League como ahora pero el plantel era potentísimo: Luis Fabiano, Kanoutè, Alves, Keita, Navas, Poulsen, Drago, Renato, … Pero la tragedia de Puerta y la salida de Juande Ramos torcieron las cosas.

    Respond
  • Malachy Grapes 10 diciembre, 2015

    Desarrolláis la teoría de que los equipos de Emery no tienen rumbo fijo hasta febrero-marzo, donde demuestran su potencial. Yo propongo otra: ¿podría ser que este Sevilla esté entendiendo mucho mejor los sistemas de eliminatoria que los de Liga?

    En la competición doméstica todavía no han conseguido meterse en el top-4 y este año siguen sin regularidad, mientras que en la EL han vivido dos tramos bien diferenciados: el año pasado, en la liguilla con Feyenoord, Rijeka y Standard de Lieja, se jugaron el pase en la última jornada, y sin embargo en las eliminatorias, Beto en Rusia aparte, arrasaron.

    El Sevilla avanzaba la fase de grupos de EL por puro nombre, pero en Champions eso no siempre funciona así. Si Emery hubiera planteado mejor (o hubiera sabido desenvolverse mejor en el contexto del encuentro, no lo entendáis como una crítica a Unai) partidos como el del Etihad, tal vez estaríamos hablando de otra cosa.

    ¿Qué opináis?

    Respond
  • @DavidLeonRon 10 diciembre, 2015

    @BdB

    En muchos casos, el gran problema es el que comenta Quintana, para esos equipos es la liguilla empieza en septiembre y suelen tener una baja o dos que los mata. Son los casos de Illarramendi, Ander Herrera, Otamendi, Bacca… jugadores claves que te hacen en gran medida reformar el proyecto. Cuando lo consiguen, ya estamos en febrero.

    @Malachy Grapes

    Pues es un poco lo que comentamos en el artículo, sí. El tema es que todo eso se agarra con experiencia. Para club, jugador y técnico.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.