La manera de mostrarse


La segunda semifinal del Mundial de Clubes sí representó al 100% el espíritu del nuevo formato. El club más modesto de los seis participantes, el Auckland City de Nueva Zelanda, se midió al histórico San Lorenzo de Almagro, y, aunque vencieron los americanos (2-1 en la prórroga), los oceánicos enseñaron más fútbol.

Tribulietx salió bien paradoSi de aprovechar el escaparate para darse a conocer hubiera ido esto, quizá la pieza que más contrastó su valía fue Ramón Tribulietx. El entrenador catalán, contratado hace seis años para transformar el estilo directo típico del país en algo más técnico, ha diseñado un equipo súper coherente que construye ventajas ofensivas y defensivas a partir de su orden. Apuesta por un juego de posición puro y duro, seguramente basado en la escuela holandesa-catalana, que desde un 4-3-3 trata de poseer el balón con toques cortos que le permitan ir ganando metros con los once jugadores juntos, para que, tras la pérdida, se pueda realizar una presión instantánea que, como mínimo, ralentice la posible contra del rival. Y sobrepasando el Auckland City el 55% de posesión, no sufrió ni en tres transiciones a lo largo de los primeros 90 minutos. Ni en tres.

Pese al toque de Ortigoza, el pivote oceánico Vicelich no sufrió.

Berlanga subió bien la bandaPero si tiene un 55% de posesión, al contrario le queda el 45, que viene a ser bastante. Y si bien lo más llamativo fue lo ya comentado, donde Tribulietx cimentó su dominio táctico fue en esa defensa posicional. No es habitual que conjuntos modestos (o aspirantes…) con entrenadores de perfil asociativo rindan tanto sin la bola en sus pies. Para San Lorenzo, recibir a la espalda de los interiores oceánicos (Payne y Bilen) era muy difícil, y atacar en ventaja a sus centrales (Irving y Dordevic) fue algo que no pudo hacer nunca. Las distancias entre líneas eran cortas. Y hay que recordar que solo nueve jugadores del plantel del Auckland City viven del fútbol. Entre ellos, el español Ángel Berlanga, un central que jugó de lateral derecho y gozó de momentos estelares en ataque.

Emiliano Tade fue el atacante más destacado de la noche.

Dicho esto, quien más sobresalió fue Emiliano Tade, el extremo izquierdo de Tribulietx, que se medía a sus compatriotas. Falló en todos los últimos toques, simbolizando, junto al portero Williams, la falta de nivel TOP de la plantilla neozelandesa, pero bordó lo demás. Se movió bien para recibir por dentro, enseñó un control de la pelota por encima de la media y una visión interesante. Si cuaja una Final de consolación potente contra Cruz Azul, se volverá un nombre propio recurrente en las próximas ediciones del Mundial de Clubes. Cualquier desconocido que brille será considerado “el nuevo Tade” en su honor.

En cuanto a San Lorenzo, nada se ha dicho sobre ellos porque poco hizo para contar. Digamos que volvió a probar que el nuevo formato del torneo es una tortura para Sudamérica. Demostrarle a la millonaria Europa que todavía puede ganarle es un momento muy importante para el calendario Conmebol, pero no van tan sobrados de creatividad como para vencer sin problemas a los campeones de África, Asia o Norteamérica, lo que les hace disputar cada semifinal con una presión añadida que les minimiza. Superada la visita al dentista, seguro que ante el Madrid mejorará su nivel. Ya se verá si lo suficiente como para competir. Pero lo que ayer les jugó en contra, el sábado lo hará a favor.


12 comentarios

  • VRubio 18 diciembre, 2014

    @Abel

    "…Pero lo que ayer les jugó en contra, el sábado lo hará a favor.."

    Yo en esto estoy de acuerdo.

    Es la primera vez que veía jugar a San Lorenzo, y me gustaría preguntar si en realidad juegan así, o tienen mayor nivel y la presión y el escenario no les permitió desarrollarlo??

    Respond
  • H 18 diciembre, 2014

    Respecto al nuevo formato opino que el origen del problema es que deja muy descubierto algo que ya en las últimas intercontinentales pasaba pero al ser finales únicas se disimulaba más, la diferencia de calendario en sudamérica hace que el mundial de clubes llegue en momentos demasiado distintos para los clubes sudamericanos a cuando adquierion el título original, pues como aquí los torneos son cortos el fin de año calendario es además mucho más un final que la mitad de temporada de los europeos, además coinciden con llevar en su mayoría de veces seis meses con un equipo diferente al que ganó el torneo continental y en algunos clubes (como este San Lorenzo y tal vez el Mineiro del año pasado) un período de euforia tan grande por haber conseguido uno de los títulos más importantes que les hace perder mucha competitividad e incluso regalar buena parte del semestre, por ello cada vez cuesta más llevar equipos competitivos.

    Respond
  • hola 18 diciembre, 2014

    El sabado seguramente veremos a un San Lorenzo en un contexto de partido mas comodo para ellos. Un equipo que no tendra una presion inmensa por ganar ni tendra la obligacion. El planteamiento sera similar, un 4-3-3 o 4-5-1 pero con las lineas(logicamente) mas retrasadas y aguantando. El sabado San Lorenzo competira, de eso no tengo dudas.

    Respond
  • Gustavo Torres 18 diciembre, 2014

    Qué bien juega el Auckland, bastante bien, ¿no le han ofrecido ya la selección a su entrenador?

    Respond
  • @migquintana 18 diciembre, 2014

    @VRubio

    Juegan mucho mejor que lo que vimos anoche, evidentemente. O más que mejor, mucho más ordenados y con mucho más sentido. No son el equipo más virtuoso del planeta y sin Piatti+Correa han perdido bastante chispa en los metros finales, pero son un equipo que suele controlar muy bien las situaciones y ayer hubo varios tramos del partido donde estaban a merced del Auckland City.

    @H

    El tema es que esos 6 meses suelen ser muy largos para los sudamericanos, porque en el caso de los europeos la distancia hasta el Mundial de Clubes es incluso mayor. Pero, claro, por el camino no suelen perder a tres/cuatro de sus jugadores más importantes como le ha pasado a San Lorenzo.

    @hola

    Yo también lo creo. No tienen nada que perder. Y ahí está el peligro.

    @Gustavo Torres

    Dejaron un partido muy positivo para Ramón Tribulietx. No sólo estuvieron bien plantados y compitieron de maravilla, sino que la secuencia de pases que fueron construyendo, sin precipitarse y teniendo sólo una individualidad como Tade, fueron maravillosas. A mí me fascinaron. Equipo muy, muy chulo.

    Respond
  • Abel Rojas 18 diciembre, 2014

    @ H

    Hay que decir que el campeón de Europa se corona en mayo y el Mundial es a finales de diciembre, pero tienes razón.

    @ Gustavo Torres

    Estuvieron cerca de ofrecérsela, estaba en la terna, pero al final fue que no.

    Lo normal es que algún día se la ofrezcan.

    Respond
  • Uruguayoafull 18 diciembre, 2014

    Me gusto mucho el equipo de Oceanía, lo único que le falto fue punch. San Lorenzo es la muestra de el cada vez peor nivel de la copa Libertadores, es muy difícil mantener un nivel aceptable, acá en nuestro continente juegan futuras estrellas que se van con 18 años para comer banco en Europa, jugadores en edad óptima pero que no tienen nivel europeo y jugadores grandes ya con trayectoria hecha en Europa y diría que en un 90 por ciento no hacen valer su curriculum caso Yepes, Solari, Montero aunque hay excepciones como Verón o Milito por ejemplo.
    Yendo al partido, pienso que el Madrid si se pone en ventaja antes que los de Boedo se acabo el mismo.

    Respond
  • Pablo 19 diciembre, 2014

    No juega mucho mejor que esto SL. Y debe ser de los campeones de la Libertadores y del campeonato local más flojitos de los últimos años (lo cual ya es decir bastante) Sin Correa y sin Patti (sobre todo sin este último) perdieron mucha categoría ofensiva.

    Esto es fútbol, puede pasar cualquier cosa y largos etc pero si el Madrid juega medianamente entonado la puede pasar mal en serio.

    Respond
  • Pablo 19 diciembre, 2014

    @H

    Sí, y más que euforía pierden futbolistas que generalemente no pueden reemplazar.

    Respond
  • H 19 diciembre, 2014

    @Uruguayoafull
    Yo creo que se puede relativizar lo del nivel de la libertadores, obviamente no puede ser el nivel de oro de otras épocas pero todavía hay equipos competitivos que han luchado por el título del mundialito con buenas armas (Corinthians, LDUQ, Estudiantes), en este aspecto coincido con Pablo, este San Lorenzo nunca mostró demasiada brillantez, de hecho para mí el equipo que mejor jugó en esa libertadores fue el Atlético Nacional de Osorio, que incluso era mejor que este que llegó a la final de la sudamericana, pero sufrió un revés grande del que no pudo recuperarse en cuartos.

    @Pablo
    Lo de los futbolistas les ha pasado a todos los campeones, pero algunos se han preocupado más de rehacer el funcionamiento de su equipo en el segundo semestre del año con las nuevas incorporaciones y otros, como este San Lorenzo, terminan tratando en el mes antes del mundial de volver a funcionar y evidentemente no alcanzan un nivel ni cercano al mejor.

    Respond
  • Pablo 19 diciembre, 2014

    @H

    "Lo de los futbolistas les ha pasado a todos los campeones, pero algunos se han preocupado más de rehacer el funcionamiento de su equipo en el segundo semestre del año con las nuevas incorporaciones"

    Claro, pero eso pasa en otras economías. En Argentina tipos como Correa o Piatti son muy difíciles de reemplazar (y eso que siendo buenos jugadores no son ningunas estrellas) Casi todos los equipos de la argentina tienen reestructuraciones fuertes en el plantel de un semestre a otro. Y más aún si se trata de un equipo campeón.

    Igual, insisto, SL tampoco era la gran cosa cuando salió campeón ni del torneo ni de la Libertadores. Sí era mejor equipo que ahora pero no había una diferencia sideral.

    Respond
  • LOCOMUYCUERDO 19 diciembre, 2014

    No es lo mismo ser banca que ser punto, y menos en una final. Los argentinos por naturaleza se agrandan en las dificiles.

    Se esta vendiendo un velorio azulgrana, esperemos no vaya a ser que no haya muerto y no haya velorio.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.