Inspirado, confiado e imbatible


Roberto Jiménez fue uno de los grandes nombres propios de la pasada jornada de la Champions. Su magnífica actuación ante la Juventus de Allegri no sólo le valió ser considerado “santo y profeta” por una eufórica prensa griega, sino también ser elegido el “héroe del partido” por “Tuttosport” o, incluso, ocupar en exclusiva la prestigiosa portada de la “Gazzetta”. No había dudas. Era unánime: la derrota del campeón italiano ante el Olympiakos no se podía explicar sin mencionar con honores a Roberto. Con paradas a bocajarro, intervenciones por puros reflejos o estiradas al ángulo, el español frenó el constante asedio juventino hasta convertir en tres puntos el gol inicial de Kasami. Una victoria clave para los de Michel, pero si cabe todavía más transcendente para el portero fuenlabreño.

Y es que desde la temporada 2010-2011 en la que ocupó la portería del Benfica, su primera gran experiencia a nivel europeo, Roberto tiene una pequeñaSu experiencia en el SL Benfica fue muy mala gran espina clavada en el corazón y en la memoria. Allí en Lisboa no llegó a sentirse inspirado en ningún momento, con lo que nunca pudo estar confiado y jamás pudo aparentar ser imbatible. Cuando no salía -muy- a destiempo en los balones aéreos, las manos le jugaban una mala pasada en los disparos lejanos. Y si no, medía mal un remate. La acumulación de errores en unos pocos meses le enemistó con la grada hasta tal punto que Jorge Jesus, un técnico paciente, tuvo que sentarle en el último tramo del curso. Fue un año para olvidar. Un año del que quizás no te repones. Un año de los que dilapidan carreras que acaban de empezar. No por el crédito perdido, sino por la falta de confianza. Porque para un portero no hay delantero más letal que las dudas propias. Y Roberto, cuando regresó a Zaragoza, tenía muchos motivos para no confiar en sí mismo.

Los fondos de inversión fueron dirigiendo su carrera.

En ese momento, la lógica decía que su carrera necesitaba un sitio tranquilo, sin mucha exigencia mental y, a poder ser, con una defensa sólida que le ayudara a reencontrarse poco a poco.En Zaragoza se exhibió pese a los problemas Seguramente el escenario ideal fuera ese, pero en el Zaragoza se iba a encontrar todo lo contrario. Un club muy inestable, con una afición harta y un equipo que cuajó una de las peores primeras vueltas de la historia con sólo 12 puntos. Y, sin embargo, Roberto brilló. Se exhibió. Su equipo hacía aguas por todos los lados, pero él mantuvo el barco a flote bajo palos tirando de reflejos, valentía y orgullo. Con el casco dañado, las velas rotas y el timón en el fondo del mar, pero sin hundirse. El posterior milagro, el “Great Escape”, tuvo como héroes a Lafita, a Apoño y, por supuesto, a Manolo Jiménez, pero nada de ello hubiera sido posible sin las paradas de su portero. En Zaragoza todavía se asustan al pensar cuántos puntos hubieran logrado en aquella terrible primera vuelta si no hubieran contado con Roberto. Más allá de la cifra, el destino era obvio: hubieran descendido en abril.

Aunque suene extraño, los problemas del Zaragoza le habían ayudado. Por encima de todo, él es un portero que funciona a través de la inspiración y de la confianza. Su equipo necesitaba un héroe, y él necesitaba sentir que podía serlo. Con cada disparo crecía. Era más grande. Más fuerte. Más imbatible. Y como durante ese año Roberto recibió muchísimos remates, al final ocupaba casi toda la portería. Un estado de forma maravilloso, pero también efímero. Doce meses después, los maños terminaron bajando a la Liga Adelante con la cara B del madrileño: la de un portero irregular, inseguro en los centros laterales y cuyos errores le acercan todavía más al fallo. No fue lo de Benfica, pero tampoco lo de la temporada anterior. De todas formas, al Real Zaragoza “entre todos los mataron y él solito se murió”. Roberto no fue el culpable. Ni mucho menos. Simpemente volvió a evidenciar que ni es el portero más sólido , ni parece que pueda llegar a serlo.

En Olympiakos se ha ganado el cariño y respeto de su afición.

Sea como fuere, el balance de sus temporadas en La Romareda fue más que positivo y, por el momento, su salto al Olympiakos no puede si no tacharse de éxito rotundo. Además de la ya destacada actuación ante la Juventus, el año pasado fue uno de los grandes argumentos competitivos del equipo griego en Europa con mención especial al partido ante el Benfica. Aquel 5 de noviembre de 2013, Roberto volvió a tener su día. Volvió a ser insuperable. Los aficionados benfiquistas, la prensa portuguesa y hasta sus ex-compañeros se preguntaron en voz alta “quién era en realidad Roberto Jiménez”: si al que habían sufrido como uno de los suyos o como uno de los rivales. La realidad de su carrera nos dice que es ambos a la vez. Como el doctor Jekyll y el señor Hyde. Como sus dos años en Zaragoza. Pero si sigue estando igual de inspirado, confiado e imbatible que en este inicio, quizás toque revisar la historia. Un simple estado de forma jamás es eterno.


12 comentarios

  • Abel Rojas 28 octubre, 2014

    Ya que me dejáis poner el primer comentario, seré un poquito "polémico": me gusta mucho Míchel como entrenador. Sus dos Olympiakos, este y el del año pasado, me encantan. El partido de Olympiakos contra la Juventus la semana pasada es algo que tenéis que ver.

    Y adoro a Mitroglou.

    Pese al protagonismo en el segundo tiempo del prota del artículo, que es verdad que explica el triunfo final como dice Quintana, el Olympiakos fue mejor que la Juve.

    Respond
  • @migquintana 28 octubre, 2014

    @Abel

    De hecho, su experiencia en el Getafe me pareció más que positiva. Lo digo porque creo que en el imaginario colectivo no se recuerda mucho o, incluso, se tiene como algo negativo por lo que comentas del ruido mediático. Y las dos Champions que está haciendo es un nuevo paso adelante.

    Como le de por puntuar en el Calderón o en el Juventus Stadium… ojito, eh. Ojito.

    Respond
  • CR1967 28 octubre, 2014

    Sobre Roberto:

    El año pasado hizo ya una Champions brutal, que no se quebró hasta el partido de Old Tratford y sobre todo ese gol de Van Persie casi por el centro de la portería. Un poco la constante de su carrera, sin lograr una trayectoria redonda durante al menos dos temporadas seguidas, que es el último paso que le separa de ser un jugador grande. Pero aún sin ese paso es un portero muy, muy bueno, en su estado actual uno de los 3 mejores españoles. Ahora con 28 años y la tranquilidad de estar en un buen equipo, pero no un “club-monstruo” de máxima exigencia, tal vez podamos ver el mejor Roberto posible en los próximos 3-4 años.

    Sobre Míchel

    A mí me parece un entrenador perfectamente válido para un equipo sin más exigencia que la de hacer disfrutar a sus aficionados y asumiendo de antemano que antes o después encontrarás a otro mejor y perderás. Que como se suele decir, es lo normal en fútbol. Eso sí, no lo veo convertido en lo que algunos pretenden, la gran esperanza blanca, el nuevo Guardiola o cosas así, es decir, que tenga que llegar a ser entrenador del RM y triunfar porque sí. A lo único que conduce es a la visión caricaturesca del “suena Míchel”. Creo que haber salido de España le ha venido muy bien.

    En el fondo, ha sido bastante parecido lo que he venido a decir de Roberto y de Míchel: perfectos para un equipo como Olympiakos, dominador en su campeonato y animador en Champions. Que no es poco.

    Respond
  • Larios84 28 octubre, 2014

    A mi es un portero que veo que hace paradas de mérito cuando esta on fire, y sobretodo, cuando su confianza esta por las nubes y se confía en él, pero claro, luego ves los enlaces de su tiempo en Benfica, y ufff, así como lo que mencionáis de su segundo año en Zaragoza, el pensar que el Atleti lo ha tenido y no lo ha cogido ni para Segundo de Courtois ni este año como uno de sus posibles sustitutos, pues da mucho que pensar…

    A esto, no hay que obviar que el Olympiakos actual, ya no tiene ni siquiera 2 escalones debajo un Panathiakos, AEK o similar, que le haga algo de sombra, aunque dicho lo cual, acabo de mirar la Clasificacion y esta 3 puntos por encima el PAOK y lo acabó de flipar un poco. ¿Alguien que siga la Liga Griega y pueda opinar a grandes rasgos sobre esto?

    @TEMA MICHEL

    Yo si lo considero un muy buen entrenador, pero que a cierta prensa no cae nada bien, y encima se le ha colgado el sanbenito a cada destitución del "Suena Michel" y ya se le toma en España en muchos sectores, con mas sorna y gracia que otra cosa.

    Yo tampoco lo veo como la esperanza blanca ni nada similar, lo veo como un buen entrenador, que en España quizás no ha tenido toda la suerte que debiera en algunos de sus equipos, pero que en su Getafe lo hizo muy bien en mi opinión

    Respond
  • @migquintana 28 octubre, 2014

    @CR1967

    La duda con ambos es: ¿y si dan un paso adelante en sus carreras? ¿Resultaría?

    @Larios84

    No sigo la liga de cerca, pero cuando estuve investigando sobre cómo anda el fútbol por Grecia… me salió que el PAOK es el otro equipo que puede invertir en fichajes. No al nivel del Olympiakos, por supuesto, que ficha a niveles de antes de la crisis o incluso con cantidades superiores, pero sí muy por encima del resto. Además, tiene varios jugadores interesantes pese a la marcha de Lucas al Depor.

    Respond
  • Postmoe 28 octubre, 2014

    Su trayectoria en cuanto a alternancias entre estados de forma me parece tan similar a la de Guaita… me atrevería a decir que se trata de porteros psicológicamente similares.

    Respond
  • pouco_barulho 28 octubre, 2014

    Su año del Benfica fue muy divertido de ver para un aficionado del Porto xD. En el famoso 5-0 en el Dragão, los ultras del Porto soltaron una gallina (frango que significa pollo en portugues, es tambien sinónimo de cantada para un portero) detrás de su porteria.

    Pero por condiciones me parece un tio de elite, ojo por condiciones, que no es lo mismo que serlo

    Respond
  • alexmontiel25 28 octubre, 2014

    Algunos ya tuvimos la suerte de disfrutarlo en Huelva ^^ (igual que a Guaita, por cierto). Qué tiempos aquellos en los que nada más que pasaban porterazos por Huelva… Aunque ahora parece que se está recuperando un poco esa tónica del pasado con Sotres. Veremos el resultado final.

    Respond
  • Larios84 28 octubre, 2014

    @alexmontiel25

    Viendo la última década si que ha habido buenos arqueros por el Colombino, aunque el mencionado Roberto poco jugó aquella temporada que estuvo en Huelva en la 2008/2009, ya que le titular fue Asier Riesgo ese año.

    Buenos arqueros fueron López Vallejo, que llegó tras su periplo villarrealense, así como Guaita y Fabricio(actualmente en el Depor no?); pero sobretodo Toño, antes de hacerse más conocido en el Racing.

    A ver como evoluciona este cántabro, que es uno de lás 3-4 grandes esperanzas en la portería en España menores de 22 años si no me equivoco

    Respond
  • @Rayner_19 28 octubre, 2014

    Por Zaragoza también tuvimos la suerte de disfrutarlo (mucho) y de sufrirlo ^^. Es cierto que en su último año (estuvo dos temporadas y media, por cierto) el ambiente fue muy perjudicial para cualquier jugador y una vez se entró en racha negativa en enero ya nadie parecía poder salir de ella ni siquiera de manera individual, pero Roberto dio la sensación de ser muy flojo mentalmente.

    Pese a que fue uno de los jugadores con fallos evidentes a los que más se tardó en señalar en la Romareda por todo lo positivo que había hecho antes, parecía que cada vez necesitaba menos para fallar, e incluso cuando las cosas le salían bien seguía muy inseguro. Daba la sensación de ser un niño que se obcecaba en que las cosas iban mal y no podían cambiar de ninguna manera.

    Pese a todo esto, el recuerdo de Roberto por aquí es ampliamente positivo. Lo que el dio no se puede quitar en poco tiempo, sus momentos de salvador han dado (o dejado de quitar) muchísimos puntos, y gran espectáculo. Mi duda es si merecería la pena que Roberto fuese a la selección si, por ejemplo, se encuentra en buena racha (como ahora), y en esa temporada hay Mundial o Euro. Porque cuando está en modo Lo Paro Todo Y Punto, es TOP europeo, como mostró el otro día.

    Lo que ya no lo veo es para dar el salto a un grande. Porque visto su historial, ese grande debería tener otro portero de nivel por si acaso, y a Roberto la competencia no le va bien, y en cuanto empezase a fallar vería que le pueden quitar el puesto y entraría en espiral negativa. O al menos así lo veo yo.

    Respond
  • alexmontiel25 28 octubre, 2014

    @Larios84

    De hecho, según http://www.bdfutbol.com, lo jugó todo Riesgo en Liga. Pero yo tuve la oportunidad (y la suerte) de verlo entrenar muchas veces durante toda la temporada y molaba bastante verlo. Transmitía algo bueno.

    Se me caen dos lagrimones con los porteros que mencionas, macho. Toño el año del ascenso con Marcelino fue… Pf. Increíble. Otro grande (para mí) que se te olvida es Sorrentino. Un gran tipo tanto dentro como fuera del terreno de juego.

    De momento, (Sotres) va bien. Está teniendo todos los minutos que no pudo tener la temporada pasada e incluso ha ido convocado con la Sub 21 en la eliminatoria frente a Serbia. El otro día, precisamente, no estuvo demasiado fino frente al Betis, pero en general está haciendo un comienzo de temporada aceptable. Es un pilar importante si se quieren conseguir cosas importantes en Huelva esta temporada.

    @Rayner_19

    A raíz de lo que dices, yo no veo tampoco a Roberto en un grande. Creo que su tope es un equipo como en el que está ahora.

    Respond
  • piterinno82 28 octubre, 2014

    Roberto me parece un portero de indudables condiciones que adolece de falta de regularidad. Necesita un estado de inspiración, continuidad y confianza muy particular que, como ha descrito Quintana, es independiente incluso del momento y nivel del equipo que le rodea. De hecho, a este perfil de guardametas les empiezo a considerar a un mayor nivel precisamente cuando empiezan a depender menos de la inspiración y más de sus condiciones, como ocurre un poco con Moyá.

    En cuanto a Míchel, a mí también me parece mejor entrenador de lo que percibo en la "opinión pública", pero su figura y su discurso están bastante "quemados" en España. La caricatura o el personaje ganaron hace tiempo al profesional y por eso su emigración me ha parecido un acierto en su carrera. Para "rehabilitarse" aquí, necesita un éxito con un equipo de nivel medio-alto que veremos si se da.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.