Sergio de Vigo


Atlético y Celta se repartieron un punto en un partido dominado por los locales, y que obviamente supo a victoria para el grupo vigués, que ha comenzado la temporada con sensaciones de ofrecer muchísimas cosas durante todo el campeonato. Esta vez su mejor jugador fue Sergio Álvarez, valedor de un empate que sigue dejando la sensación de que los rojiblancos agarran las riendas de los partidos con una sola mano. Han de llevar el peso de los encuentros y se observan más soluciones cuando trata de derribar un muro, pero debe aprender a comportarse defensivamente lejos de su arco.

El partido comenzó bastante igualado, siendo el Celta el ganador de la gran mayoría de los duelos directos y balones divididos en medio campo, alargando los ataques y esperando su oportunidad. Sergio Alvárez, el mejor viguésSin llegar a profundizar con peligro, los de Berizzo saltaron al Vicente Calderón con la salida en largo sobre Larrivey como antídoto a los característicos robos adelantados -que aún así los hubo- de los colchoneros. El Atlético por su parte, sigue en la búsqueda de una salida fiable, así que hasta nueva orden volvió a jugar muy directo sobre Jiménez. Tras el gol ocurrente de Pablo Hernández, el choque se movió y no dejó de hacerlo hasta el final del mismo. El Cholo tomó rápidamente una decisión que apenas tiene cabida en su manual y que desechó en cuanto recuperó la ventaja en el marcador.

El Cholo cambió el dibujo tras el 0-1. Y volvió al 4-4-2 tras el 2-1

“Vuelve a cuatro, vuelve a cuatro”, le decía formando el número con la mano Simeone a su ayudante en el palco tras el 2-1 de Godín. Con 0-1, el entrenador argentino ordenó formar un 4-3-1-2, con Arda de ’10’, una medida ofensiva que a la naturaleza de su equipo le resta confianza, orden y robo. En la fase posterior al gol, el Celta tomó la posesión y aunque sin crear peligro, lograba tranquilidad y superioridad con ella. Con Planas y Orellana abriendo mucho sus posiciones, fue Krohn-Delhi quien se aprovechó de que el turco no anduviera por el costado y que las ayudas en banda llegaran tarde. En esas apareció Koke primero y Griezmann siempre para apretar seriamente hasta el final de la primera parte.

Tras el descanso, Sergio Alvárez prosiguió con su extraordinario nivel, en lo que fue una media hora larga de asedio local que Nolito provocó tras lograr un 2-2 en el marcador. Simeone retiró al francés, con la duda de si para cargar el área frontalmente o por dar espacio a Arda a la hora de maniobrar en zonas interiores -o las dos cosas- y el Celta resistió hasta el pítido final en un valiosísimo empate de cara a su confianza en este arranque.


7 comentarios

  • Jack Bonaventura 21 septiembre, 2014

    El cambio de Griezmann…yo aun no me he recuperado de ese cambio. Estaba jugando un partidazo y tenía una cara de meter el gol de la victoria en el minuto 80 de la hostia. Dentro de lo previsible, todos los números podían tornar en color rojo, salvo el 7. Para mí, al menos, gran parte de las opciones de remontada del Atlético se acabaron ahí (Y más si a Cerci solo lo sacas 10 minutos).

    En fin, la vida es eso que se esfuma con cada paso que da Griezmann hacia la banda tras ser cambiado al minuto 22 de la 2ª parte.

    Respond
  • @migquintana 21 septiembre, 2014

    A mí el partido me pareció un poco flojito por parte de las dos partes.

    @Jack Bonaventura

    De hecho al Calderón no le gustó mucho, ¿no? A mí también me sorprendió. Griezmann era el jugador diferente del partido, el tipo enchufado que, en cualquier momento, se podía filtrar entre líneas o aparecer en el área para que el Atlético de Madrid se llevara los tres puntos. Y, a partir de ahí, el Celta estuvo más cómodo. No más tranquilo porque el Atlético a balón parado es más peligroso que un equipo con once delanteros, pero sí diría que más cómodo en lo táctico y en la defensa posicional.

    Respond
  • Abel Rojas 21 septiembre, 2014

    @ Bonaventura

    Tal cual. Griezmann es el futbolista que le permite al Atlético mezclar juego. Cerci también, pero de un modo muy más individualista y por lo tanto difícil de activar.

    En cuanto salió Griezmann, el Atlético fue juego aéreo puro y duro.

    El tema es que Simeone en lo que cree es en eso, porque es lo que le dio la Liga. Pero da la sensación de que sus jugadores no creen tantísimo en que el gol acabará ganando. Yo estoy viendo al Atleti nervioso en prácticamente todos los partidos. Siempre con prisas por marcar.

    Respond
  • hola ecos 21 septiembre, 2014

    Sé que es muy simplista, (o para otros una tontería) pero en el fondo creo que ese nerviosismo radica en que ahora el Atleti sí tiene algo que perder. No tanto en cuanto a títulos (que también, eh!!), sino en juego, solidez atrás, entereza anímica…no sé, han demostrado tanto cuando tan pocos se los tomaban muy en serio, pero ahora toca mantener esa línea (que por otro lado supone un desgasto brutal de verdad) y pareciera que se sienten obligados a repetir milagro (Liga) cuando el factor sorpresa se ha disipado ya…

    Respond
  • Lector 21 septiembre, 2014

    Si juegas 100 partidos como jugó el Atlético anoche, ganas 99. El primer gol fue un accidente y el segundo de penalti, la única manera en que suelen hacerle daño cuando está bien defensivamente.

    El equipo rojiblanco dispuso de más de 20 ocasiones de peligro y sólo una gran noche de Sergio Álvarez evitó la goleada, que sacó balones por arriba, por abajo, mano a mano y evitó que marcaran durante el asedio de la segunda mitad. El cambio de Griezmann no tuvo sentido, cuando vas a por el partido debes tener toda la magia en el campo. Anoche con Griezmann, Arda y Cerci seguramente hubiesen habido todavía más ocasiones.

    Respond
  • antón 21 septiembre, 2014

    El Atlético en la segunda parte mereció marcar, creo que nadie puede discutir eso. Lo que nadie dice es que el irse con dos a favor al descanso fue algo que, viendo la primera parte, se puede considerar como mínimo curioso. Que sí, que el balón parado es parte del fútbol y el Atlético es el equipazo que es por aprovechar sus fortalezas y minimizar las de los demás. Pero hombre, yo lo s vi persiguiendo sombras una buena parte del partido.

    Sí, en el cómputo general el Atlético mereció ganar. Pero el fútbol es complejo y le han hecho lo que ellos hacen contra los que son mejores: sobrevivir ordenados y aprovechar las que aparezcan. Como dice el usuario "hola ecos", ahora están obligados, ya no son la sorpresa. Y cuando tú propones y el rival, inferior, dedica parte de su partido a destruir, llegas a rueda de prensa y sueltas un: "El Celta ha tirado una vez y ha marcado dos goles". Como tantas veces han dicho los jugadores del Madrid y el Barcelona tras perder o empatar contra ellos.

    Respond
  • Some 22 septiembre, 2014

    Parece que a día de hoy el Cholo y Griezmann no terminan de encontrarse en el proyecto y me da a mi que están condenados a hacerlo. El francés no es contracultural del todo, encaja en muchos escenarios típicos del Atlético, al tiempo que dota al equipo de una determinación distinta a la del resto del grupo.

    Por cierto, me gustaría subrayar que yo percibí un Celta dominador en el tramo más claro del primer tiempo. Tenía al Atleti muy incómodo, aunque sí es verdad que los gallegos no estaban siendo muy profundos. Tampoco es algo que les obsesione, creo yo. Berizzo le busca al Celta un matiz más controlador que agresivo, y más aún con marcador favorable.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.