La historia de Louis van Gaal: AZ Alkmaar (IV)


“Van Gaal es un gran entrenador y una gran persona. Desde ahora mismo soy un aficionado más del AZ Alkmaar. Louis van Gaal está trabajando en su regreso y su éxito está totalmente garantizado. No va a tardar mucho en volver a un gran club de una las mejores ligas”, José Mourinho.

Tras abandonar Barcelona por segunda vez, Louis van Gaal tocó fondo. “Yo llevaba el volante de este equipo y soy el principal culpable. Tengo el derecho a cometer errores”, reconocía con el orgullo herido. No habían pasado más que ocho años desde que se proclamara campeón de Europa de forma brillante, pero alejado de Amsterdam nada le estaba saliendo bien. En Barcelona su modelo nunca llegó a cuajar y en Holanda, simplemente, vivió “la mayor decepción” de su carrera. Todo en lo que creía era puesto en duda. Su filosofía, su personalidad, su táctica… Todo. Sir Alex Ferguson le había elegido para sustituirle cuando pensó dejar Manchester en 2002, pero la realidad es que su caché se había desplomado. Aunque se le seguía considerando un gran entrenador, nadie quería arriesgar. Y, tras realizar las labores de comentarista en la televisión holandesa, decidió alejarse de los banquillos. Era 2003, el Ajax le quería como asesor y él no sólo aceptó, sino que, en su presentación, recitó un poema de amor que él mismo había escrito al club. Lejos quedaban sus declaraciones vanidosas y retadoras; era otro Van Gaal.

“La llegada de Louis es una gran noticia tanto para el club como para mí. Tengo la firme impresión de que este va a ser su última parada, dejando atrás su carrera como entrenador”, comentaba Ronald Koeman. Y su impresión tenía fundamento. Van Gaal había reconocido en más de una ocasión que no se veíaSu intención era seguir muchos años en el Ajax como entrenador más allá de los 55 años. En ese momento todavía tenía 51, pero ni siquiera él se encargó de negar los numerosos rumores. Su retirada no era oficial, pero sí oficiosa. O, al menos, así lo parecía. Sin embargo, primero como asesor y luego como director deportivo, más relacionado con el fútbol base que con el primer equipo, el técnico neerlandés fue recobrando su espíritu y pasión por dirigir. Sobre todo porque ni se podía estar quieto ni sabía quedarse en un segundo plano. Y es que aunque de los grandes traspasos se encargaban Koeman y Arie van Eijden, el entrenador y el director general, Louis nunca dudaba en dar su opinión de forma privada… y pública. Él no veía bien que el Ajax se desprendiera de todas sus grandes estrellas. Creía en un club grande, impulsado por su poderosa cantera y aspirante a la Copa de Europa. Pero no podía ser y, entre disputas con Koeman y declaraciones cruzadas con Cruyff, abandonó por segunda vez el equipo de su infancia. “Me hubiera gustado hacerme viejo en el Ajax, pero desafortunadamente no será así”, reconoció en su marcha.

La prensa citaba un fuerte interés del Bayern Munich como uno de los motivos de su despedida, pero nada más lejos de la realidad. Ni Van Gaal volvió a los banquillos durante aquellaEn Alkmaar encontró lo que tanto necesitaba temporada ni, cuando lo hizo un año más tarde, fue para recalar en un equipo tan poderoso como el alemán. Más bien al contrario. Su destino sería una ciudad con una superficie de poco más de 30 kilómetros cuadrados y nada más que 90.000 habitantes censados, con un un equipo que únicamente había ganado un título liguero y que tenía un estadio de sólo 8.000 localidades. El destino, cómo no, era el AZ Alkmaar. Allí había cambiado las botas por una pequeña libreta en 1986 y allí es donde se reencontraría consigo mismo. “El AZ es una organización estable en la que creo que puedo funcionar bien. El talento de los jugadores ofrece suficientes posibilidades, y mi ambición y la del club coinciden”, señalaba. Y es que Louis no llegaba sólo. Unos meses antes, Dirk Sheringa, famoso empresario y político holandés, se había hecho con el control del club con el objetivo de llevarlo a lo más alto del fútbol nacional. El proyecto era ambicioso e incluía la construcción de un nuevo estadio, pero pretendía edificarse desde la más estricta lógica. Sin prisa y con buena letra. Exactamente, lo que Van Gaal necesitaba en aquel año 2005.

Tras varios fracasos e insinuar una posible retirada, Van Gaal volvió con más fuerza que nunca.

Como posteriormente reflexionaría Leander Schaerlaeckens, durante sus cuatro temporadas en el equipo holandés “Louis van Gaal idea una nueva religión como consecuencia de haber perdido la suya propia”. En dicho artículo, además de analizar una brillante temporada 2008-2009 que terminaría en celebración, el periodista de “The Guardian” introducía un concepto muy interesante para definir su nuevo estilo de juego: el “Total Football 2.0″. Más allá de lo acertado o no del mismo, lo cierto es que Van Gaal, coetáneo de la Holanda de Cruyff y admirador confeso de Rinus Michels, se reinventó considerablemente en Alkmaar.

La situación lo exigía por multitud de razones: Van Gaal venía de fracasar en sus últimos trabajos, llegaba a un equipo con mucha menos calidad que los anteriores y, para compensar estaEl AZ sería un equipo defensivo y vertical inevitable circustancia, pretendía aprovecharse de las curiosas particularidades del fútbol holandés. “Todos juegan demasiado abiertos”, decía en una magnífica entrevista concedida a Jeb Davies. En base a esto, Louis ideó por primera vez un equipo que no nacía ni crecía a partir del balón, sino del espacio. “Los equipos que he dirigido siempre han jugado de forma muy ofensiva, pero esta temporada lo haré de forma más defensiva, más organizada, buscando crear espacio para mis veloces delanteros”, anunciaba sin dudarlo. Quería crear un equipo que, en defensa, jugase muy junto y no concediese espacios entre líneas. Lo haría atrás, metido en su propio campo, dejando a un lado la presión inalterable que había marcado sus años en Amsterdam o Barcelona. Así los riesgos los tomaría en esta ocasión el rival, no su propio equipo. Escondido en este repliegue bajo y estrecho, Van Gaal podría dar rienda suelta a su pasión por la transición ofensiva. Aunque nunca la cuidó tanto como en sus años en el AZ Alkmaar, él siempre la ha considerado “la parte más importante del juego porque es el momento en el que el rival no está organizado y puedes sacar beneficio”. Y en Holanda, evidentemente, todavía más.

El sistema, un 4-4-2 bastante clásico y totalmente simétrico, se adecuó a esta premisa. “Cuando tengo el balón yo quiero ocho líneas. Tantas como sean posibles, porque así la ocupación del campo es mejor y se pueden formar más triángulos. Precisamente por esto, el 4-3-3 me parece el mejor sistema posible. Pero sinAsentados en un 4-4-2, encajaron solamente 22 goles en 34 partidos balón buscas lo contrario. Cuando juegas 4-4-2, como vienen haciendo muchos equipos, no tienes tantas líneas y es más fácil defender”, explicaba en referencia a dicho dibujo. Con los dos puntas, que en su mejor etapa fueron El Hamdaoui y Pelle o Ari, buscaba generar problemas a la defensa contraria, pero la primera intención de Van Gaal era defender correctamente todos los espacios. Por eso no sólo mantuvo la defensa de cuatro hombres, sino que añadió uno más al centro del campo respecto a sus experiencias pasadas. “Es mucho más fácil defender con una línea de cuatro que con una de tres. Con sólo tres centrocampistas el espacio es más grande, con lo que debes correr más, puedes llegar tarde muchas veces y, en ese preciso instante, puede aparecer el espacio entre líneas”, analizaba en la misma entrevista. El éxito de dicha propuesta fue tan significativo que, tras mejorar año a año, el AZ se convirtió en el equipo menos goleado de la última década en la Eredivisie: sólo 22 goles encajados en los 34 partidos del curso 08/09. Sergio Romero, Héctor Moreno, Niklas Moisander, Stijn Schaars y Demy de Zeeuw brillaron con luz propia, pero siempre al cobijo de un equipo que se movía como un abanico a lo largo y a lo ancho.

Y éste no fue el único cambio de Louis van Gaal. Ni siquiera fue el más llamativo. El técnico jamás ha modificado su discurso sobre la importancia del grupo por encima del individuo, pero sus formas se fueron haciendo menos radicales. Si años atrás no creía en las excepciones, aunque ésta fuera Balón de Oro como Rivaldo, en su vuelta a Holanda comenzó a pensar de una forma un poco diferente. “Cuando era un entrenador nuevo, yo trataba de imponer ciertos aspectos del juego a jugadores que jugaban intuitivamente, y esto no funcionaba. Con el tiempo, yo aprendí que este tipo de jugadores necesitan más libertad que la que le ofrece las estructuras y los sistemas”, reconocía. En Alkmaar se encontró con un jugador como Moussa Dembélé que, aunque ahora haya retrasado su posición, funcionaba mejor sin ataduras. Y actuó en consecuencia: “Dembele es un jugador muy intuitivo y le he dado mucha libertad, lo que tiene dos ventajas. No sólo funciona mejor, sino que, además, está feliz porque reconoce que le estoy tratando de forma especial”. De esta manera, el jugador belga, que comenzaba por fuera y podía pisar cualquier zona del campo, la rompió. Marcó más goles que nunca (10), dinamizó el ataque (66) y el colectivo se benefició.

La fuerza seguía residiendo en su modelo, su filosofía y su forma de trabajar al equipo.

Aunque en la pizarra se había mostrado mucho más flexible, cumplir con su estricta ética de trabajo era absolutamente innegociable para Louis van Gaal. Se podía jugar más o menos ofensivo y podía dar más o menos libertad a su estrella, pero el entrenamiento seguía siendo el punto central de su modelo. A partir de ahí se generaban las sinergias, se mejoraba la táctica y se potenciaba el físico. Por tanto, en Alkmaar siguió queriendo controlarlo todo, fuera estrictamente futbolístico o no. Los trabajadores del club reconocen que “nunca han visto nada parecido”. Su manera de proceder fue exactamente la misma que en Barcelona, pero… ¿por qué allí sí le funcionó? Las diferencias entre ambos contextos son obvias, pero merece la pena resaltar la disparidad entre los grupos humanos. Mientras la plantilla culé estaba plagada de estrellas, jugadores veteranos y era eminentemente latina, en el AZ dirigió a un equipo compuesto por jugadores de perfil bajo, muy jóvenes y de origen centroeuropeo. Sin duda, era un grupo más adaptado a su personalidad.

Amparados en el buen ambiente reinante, el holandés logró involucrar a todos los jugadores en una idea que, además, se vio potenciado por la tecnología. Van Gaal nunca ha escondido su carácter innovador y, durante sus años en el club holandés, creó un sistema de grabación gracias a la ayuda del especialista Max Reckers. Con cámaras especiales, que lograban grabar todo el largo y ancho del campo, Louis tenía más y mejores herramientas para explicar a sus futbolistas lo que debían hacer sobre el campo. Estos vídeos, unido a un sistema estadístico (SportsCode) que medía lo que hacía cada jugador, se convirtieron en un aspecto fundamental de unas sesiones de entrenamiento en las que se buscaba la perfección y donde, poco a poco, comenzó a aparecer Patrick Kluivert. “Ellos dicen que no entreno demasiado duro, al menos no tan duro como Co Adriaanse, pero que entreno de forma más inteligente”, decía en referencia a sus propios jugadores. Así la idea fue calando, los resultados mejorando y, al final, el ansiado título llegó.

Tras quedarse a unos minutos de ganar la Eredivisie 2007, el AZ salió campeón en 2009.

Y llegó de forma bastante poética. Después de haber quedado subcampeones en 2006, quedarse a escasos minutos de campeonar en 2007 y de vivir un año tremendamenteEl AZ ganó con claridad y un grupo de chicos increíblemente jóvenes complicado en 2008, con lesión de Louis incluida al explicar un ejercicio, fue en 2009 cuando el AZ Alkmaar logró levantar la segunda ensaladera de su historia. “Cuando yo gané por primera vez con el Ajax, lo hicimos con un presupuesto muy bajo. Y aquí podemos hacer la misma. Si no creyera en ello, jamás hubiera venido”, había dicho Van Gaal el día de su presentación. Dicho y hecho. Con un once titular en el que únicamente De Zeeuw (26), Swerts (26) y Jaliens (30) tenían más de 24 años y con un inversión económica muy bien medida (9M en cuatro temporadas), el modesto AZ se impuso con más de diez puntos de diferencia al Twente, al Ajax y al PSV. Fue un éxito sin paliativos. Con el equilibrio del sistema, la solidez defensiva, el talento de Dembélé y la velocidad de sus puntas por bandera, el equipo de “Los Granjeros del Queso” se impuso en los duelos individuales ante sus rivales y marcó diferencias con su extrema regularidad. Nadie podía poner un pero, ni siquiera el mismísimo Johan Cruyff: “Su éxito es el resultado del trabajo duro de sus jugadores que, de manera sorprendente, se han convertido en los justos campeones. También quiero felicitar especialmente al técnico Louis van Gaal, quien personalmente se redimió de la última temporada de forma excelente”.

Su regreso al AZ veinte años después había sido justamente eso: una exitosa redención. Es cierto que la Eredivisie 2009 queda como el merecido broche de oro a cuatro temporadas fantásticas, pero en el caso de Van Gaal la trascendencia de estos años va mucho más allá de un título. En Alkmaar, esa ciudad en la que viven 90.000 habitantes en poco más de 30 kilómetros cuadrados, Louis se reinventó como entrenador de élite, progresando y creciendo a partir de una visión más global y menos rígida de este deporte. Su equipo, construido de atrás hacia adelante, significó además una pequeña revolución dentro del ofensivo fútbol holandés. Por eso aficionados, expertos y periodistas querían ver a su AZ compitiendo en la Champions League, pero él tenía otros planes bien diferentes. Un gigante algo dormido había llamado a su puerta.

···


···

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER TODAS LAS COLECCIONES DE
– ORIGEN | ECOS –

···


19 comentarios

  • Garate 29 agosto, 2014

    Increible la etapa en el AZ, y todo merito de Van Gaal. Ya se que todo me lo llevo a casa, pero ¿no veis cierto paralelismo de esta epoca con el esquema y concepcion del .Cholo? Espacio sobre posesion, entrenamiento por encima de todo, transiciones al recuperar como arma, mucho equilibrio, gran solidez atras, puntas rapidos… ¿Sera esta la fuente de la que bebio Simeone, o hay que buscarla al sur de los Alpes?

    Respond
  • Miguel 29 agosto, 2014

    Que entrenador es Van Gaal … lastima que este en el United y yo admiro a BR,pero si el Liverpool lo elegía a el para reconstruir al club, no me hubiera disgustado y hubiera cosechado éxitos …porque eso es el, una persona exitosa. Buen trabajo Quintana, eres un capo ^^

    Respond
  • @JRatazzi 29 agosto, 2014

    Ya se te echaba de menos Quintana, enhorabuena por el artículo. ¿Que podría haber hecho Van Gaal con su mentalidad post-AZ en aquel Barça…?

    PD: Me gustaría ser una persona más sabia en cuanto al conocimiento táctico se refiere, aparte de acudir aquí a instruirme seguro que podríais recomendarme algún libro y empezar a parecerme a vosotros ^^.
    Un saludo a todo el equipo ecos y (no me cansaré de decirlo) y gracias por existir.

    Respond
  • @migquintana 29 agosto, 2014

    @Garate

    En este artículo, que ya tiene un tiempo, toco un poco las influencias que ha tenido Simeone: http://www.ecosdelbalon.com/2013/01/recorrido-his

    Por lo general él siempre cuenta su admiración por José Mourinho. En su día fue a verle cómo entrenaba e, incluso cuando eran rivales, no se ha cortado en citarle como una de sus grandes influencias. Y tiene sentido. Louis es otra cosa, aunque su AZ sí que se podía parecer levemente a este Atlético de Madrid.

    @Miguel

    Mira que me gusta lo de Van Gaal en Old Trafford, pero creo que en Anfield ya hubiera sido la releche. Me hubiera encantado verlo. Y más con esta plantilla tan joven que está conformando con Sterling, Can, Markovic y compañía.

    Respond
  • Garate 29 agosto, 2014

    @migquintana

    Recuerdo ese articulo, y el video.
    Van Gaal tiene un recorrido y un bagaje completamente diferente, pero me referia a este concreto periodo del AZ, con el añadido de las estrecheces economicas.
    Enhorabuena por el articulo, al gran nivel de costumbre

    Respond
  • @migquintana 29 agosto, 2014

    @JRatazzi

    Es la gran pregunta. Yo me la he planteado varias veces, pero… fútbol ficción.

    En cuanto a lo que comentas, yo ahora mismo estoy detrás de ''Inverting de Pyramid'', que desde un punto de vista histórico analiza toda la evolución táctica del fútbol y demás. Es la biblia de cracks como Vilariño y Chema, así que tiene que ser una pasada. Y, si no me equivoco, salió hace poco en castellano.

    @Garate

    Gracias! Lo curioso de Louis es que siempre ha dicho que su fase del juego preferida es la transición ofensiva por lo explicado en el artículo. Siempre describe sus bondades y la señala como capital para construir un equipo. Sin embargo, por su idea base y por los equipos en los que estuvo, no pudo potenciarla hasta llegar al AZ. Al final, creo que todo esto lo que le ha dado es herramientas para ser mejor entrenador. No sabemos lo que construirá en Manchester, pero lo que ha hecho en Holanda no se entiende sin su paso por Alkmaar.

    Respond
  • Janfranc 29 agosto, 2014

    Pues a mi sinceramente no me está gustando lo que está haciendo en Manchester, y no me refiero a los resultados, sino a la incapacidad de adaptarse a lo que tiene con algunos retoques… no para de pedir estrellas o por lo menos eso dicen los medios. Coño es que a veces hay que saber hacerlo, es muy fácil pedir a Di Maria y a Vidal para construir un equipo… Es que el gasto es importante, mas de 100 millones sin vender a nadie. Esto lo explico con una ecuación que para mí es sagrada (y soy consciente que lo mismo estoy equivocado): inversión en Fichajes es inversamente proporcional a mérito del entrenador.
    Ya sabemos que a estos hay que ensamblarlos, repartir egos etc pero es que es muy fácil ganar cosas con tíos de 80 millones en tu equipo, yo diría que es una obligación incluso.
    Por eso considero que lo que este hombre hizo con el Ajax o con el AZ tendrá siempre muchísimo más mérito que lo que haga con el United.

    Respond
  • @VGordoA 29 agosto, 2014

    @Janfranc

    más que por la inversión en fichajes, creo que hay que medir por la calidad de la plantilla. En el Ajax no tuvo inversión, pero coincidió con una hornada de jugadores excepcional: De Blind, los De Boer, Bergkamp, Seedorf, Davis, Kluivert, etc. Es que son jugadores claves en su generación, estrellas del fútbol europeo.

    Respond
  • Al Pacino 29 agosto, 2014

    Hasta que punto eran buenos unos jugadores o los consideramos buenos por como Van Gaal los hizo rendir, esto aplicado a cualquier entrenador y equipo de éxito.

    Respond
  • Janfranc 29 agosto, 2014

    @VGordoA

    Cierto , eran buenísimos, pero con la diferencia ahí lo hizo con chavales jóvenes a los que hizo jugar espectacularmente, y sin leyes Bosman de por medio, en una época donde había grandísimos equipos por ahí sueltos. Eso tiene mucho más mérito, coger un grupo de chavales así y conseguir lo que consiguió, no sólo resultados sino el magnífico juego que realizó. Y no sólo eso, sino que los convirtió en verdaders estrellas.
    Creo que hay mucha diferencia con llegar a un equipo y pedir jugadores top ya consagrados de 50 millones casi por posición y conseguir títulos así. Que no estamos hablando de un equipo que parte de la mediocridad ni mucho menos…

    Respond
  • @migquintana 29 agosto, 2014

    @Al Pacino @Janfranc

    Esto es lo de siempre. Tienes que tener la materia prima, pero ésta por sí misma vale de poco. Y, precisamente, Louis van Gaal es uno de esos artesanos que mejora a la mayoría de jugadores cuando les entrena. No sólo hay ejemplos en Ajax, Barcelona y AZ, que son los ya tratados, más la Holanda de este Mundial, sino que en la próxima y última entrega, la del Bayern Munich, tenemos casos muy elocuentes como el de Bastian Schweinsteiger o el de Arjen Robben. Ambos, de hecho, han dicho en más de una ocasión que Louis les cambió su carrera para bien.

    Respond
  • Abel Rojas 29 agosto, 2014

    @ Garate

    Quintana hizo un artículo maravilloso sobre la evolución personal y como entrenador de Diego Pablo Simeone que te recomiendo leer porque le quedó brutal y puede resolverte esa duda 😉
    http://www.ecosdelbalon.com/2013/01/recorrido-his

    @ Janfranc

    Bueno, bueno… como logre crear un nuevo equipo dominante en Old Trafford tras la era Ferguson y lo que estamos viviendo desde que el Sir anunció su adiós… yo creo que el mérito será extraordinario igualmente. El banquillo de Old Trafford es un marrón en estos momentos. Ferguson fue muchísimo y el Manchester United debe aprender a vivir sin él. Es muy complicado.

    Respond
  • Anonimo 29 agosto, 2014

    ¿Algún artículo o comentario acerca de la fase de grupos de la Champions?

    Respond
  • geryon 29 agosto, 2014

    Gracias, Quintana por esta serie de artículos.
    Muchas gracias.

    Otro que va al Loquendo. Lo malo es que los 4-3-3 se convierten en "4 de marzo de 2003" XD

    Respond
  • Laura 29 agosto, 2014

  • morelli 29 agosto, 2014

    De lo mejor que he leído en Ecos. De verdad. Enohorabuena.

    Respond
  • @ANTONIOLI_65 29 agosto, 2014

    Enorme artículo, Miguel, me ha encantado. Para mí esta es la etapa más desconocida de Louis y me ha servido para conocerla un poco mejor.

    La plantilla con la que contaba tiene nombres interesantísimos, dan ganas de coger un FM de los antiguos y rememorar sus éxitos ^^

    Respond
  • janfranc 29 agosto, 2014

    Bueno ya por último y para cerrar el tema porque nos salimos, pero eso de que la materia prima de por sí vale de poco… no termino de estar de acuerdo, vamos un jugador como Di María o Vidal prácticamente te asegura rendimiento inmediato de alto nivel, tienes que ser muy malo o muy cabezón (con perdón de las expresiones) para que esto no suceda… yo suelo desconfiar de los entrenadores que necesitan a dios o ponen eso como excusa de que no funciona su equipo, y repito que me refiero a cuando ya dispones de un equipo bastante apañado de base. Pero vamos que conste que es mi opinión, y yo soy de los que con los años he valorado mucho a Van Gaal a pesar de sus errores y como ha sido la prensa con él. En lo del Bayern, pues estoy mas o menos de acuerdo en que consiguó grandes aciertos como lo de Muller, pero fue un equipo que nunca me terminó de entusiasmar cómo jugaba.
    Y ya lo del AZ fue impresionante, de lo que le da verdadero valor a la labor de un técnico.
    Y ya que sacáis el tema de Ferguson, ganar como ganó alguna liga que otra sin tener ni de lejos mejor plantilla que sus rivales… eso tuvo un mérito terrible, además no recuerdo fichajes de más de 30 M en su época, y si alguna que otra venta de alguna estrella.
    Pero repito es una opinión mía, ya que pienso que en estos tiempos se le da demasiado valor a la labor de algunos entrenadores cuando realmente se les está poniendo un material humano a su disposición que convierte en obligación obtener el éxito.

    Un saludo a todos!

    Respond
  • Gerson Castro 25 octubre, 2016

    Por lo que describen como era el AZ de van Gaal, coincido con los que dicen que su modelo de juego era similar al actual modelo del Atlético de Simeone.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.