Qué pasa, tronco


Uno es bastante blanco y el otro muy negro. Uno nació al otro lado del charco y el otro muy al sur del mare nostrum. Pero los dos son altos, pintorescos a su manera, futbolistas ambos y depositarios de una vieja tradición en el marco del oficio común: nueves de referencia, los llaman. Puede que porque se les ve desde lejos, destacando fijos en el horizonte del equipo. O quizá porque son una parada ineludible en muchas jugadas que no existirían sin su particular participación. Expertos los dos en el juego de espaldas al marco rival, duchos en la recepción del fútbol directo, ambos son arietes que juegan mirando hacia la portería que no toca, argumentos de peso en una salida simplificada, socios de todos allí arriba y goleadores cuanto menos sospechosos. Troncos, los llaman a veces con cierta sorna. Pero los troncos de verdad no hacen tantas cosas.

Manucho llega al Rayo tras un año oscuro en Pucela.

Larrivey salvó el estilo JémezTan parecidos y tan distintos, Joaquín Larrivey y Manucho han protagonizado temporadas dispares. El argentino llegó a Vallecas sin hacer demasiado ruido y se acabó convirtiendo en el mayor as en la manga de Paco Jémez. Sumido en una nueva crisis de su peculiar modelo futbolístico, el Rayo acudió al delantero tronco en busca de soluciones y el futbolista respondió con creces. Su tremenda efectividad bajando balones directos dotó de seguridad a un equipo que protagonizó una reacción histórica a base de recepciones, apoyos de espaldas y testarazos certeros de Joaquín Larrivey. El curso de Manucho en Valladolid, por el contrario, fue bastante más oscuro. Al angoleño se le presupone mayor calidad y protagonismo que a su colega argentino, pero ni una cosa ni la otra destacaron en el año del descenso pucelano. Como el Rayo, el Valladolid fue un equipo con problemas en busca de reacción, pero, a diferencia del conjunto madrileño, la catarsis castellana nunca se concretó. Al contrario que Paco Jémez, Juan Ignacio Martínez acudió poco a su delantero tronco y cuando lo hizo las lecturas positivas -que las hubo- no desbordaron entusiasmo. Actor secundario en la negra campaña vallisoletana, Manucho llega este verano al Rayo al tiempo que Joaquín Larrivey cambia Vallecas por Vigo.

El Celta espera mucho de Larrivey tras su curso vallecano.

Paco Jémez lamenta la marcha del nueve argentino. Su relación con el proyecto fue tan intensa, y el rendimiento del jugador tan incontestable, que un recambio de garantías como Manucho suena a poco. Buen futbolista, el angoleño es un buen fichaje para un club con recursos muy limitados. Por sus características, al delantero africano se le pueden pedir cosas similares a las que hacia Joaquín Larrivey, incluso mayores recursos si despierta el espíritu competitivo de un delantero que parece algo ensimismado. Pero emergen más dudas que certezas mientras el héroe de Vallecas llega a un Celta que no viene tirando en exceso de las habilidades con las que el punta argentino rescató al Rayo del descenso. En espera de conocer los planes que Eduardo Berizzo reserva para su flamante nuevo tronco, queda preguntarse si Joaquín Larrivey no será de nuevo una respuesta sencilla y eficaz para un primer pase conflictivo.


12 comentarios

  • @DavidLeonRon 26 julio, 2014

    "Su relación con el proyecto fue tan intensa, y el rendimiento del jugador tan incontestable, que un recambio de garantías como Manucho suena a poco"

    Bueno, esto nunca se sabe. Yo no creo que Manucho sea menos futbolista que Larrivey. De hecho es posible que sea más potente aún en el juego directo, ¿no?

    Lo que sucedió es que Manucho el año pasado perdió fuerza por la explosión de Javi Guerra, pero si el Rayo hace de Manucho su referente nos podemos divertir bastante con él. Yo soy muy de Manucho vaya.

    Respond
  • dac84 26 julio, 2014

    yo como no conozco al eduardo berizzo entrenador , entonces es dificil saber que tipo de delantero y de que manera quiere juagar . entonces aportare a mi manera como encajaria a larrivey en el celta.
    Por su fisico (1'85 metros, 82 kilos), rapidamente se puede asociar a Larrivey con el perfil de delantero tanque o tronco como se dice en el articulo, (fuerte, corpulento, dominador del juego aereo ofensivo y hasta defensivo, fijador de defensas…), , pero Larrivey es creo que es mas que eso. pese a su altura, el argentino es mucho mas que el típico rematador, pues posiblemente su mayor virtud sea su capacidad de asociación, vital en el estilo de juego celeste. También sabe jugar de espaldas, aguantando la posición para la llegada de sus compañeros de segunda linea a posiciones más peligrosas en ataque. y la otra gran virtud del nuevo delantero vigues es su aportación al balance defensivo de su equipo. Su gran zancada y poderio fisico le permite encimar rapidamente a los defensores cuando intentan sacar el balón jugado, ademas de que su envergadura le permite defender con bastante exito las jugadas de estrategia. entonces para mi gusto con la aporta un nuevo perfil que hasta ahora el celta no disponia.
    pd – a larrivey lo veo mas en la segundas partes contra equipos que dejen muchos espacios para recorrer detras de los defensas contrarias ,porque en este tipo de partidos veo mas a charles , mina o al propio orellana. pero en los partidos que el equipo contrario de pressione la salida de balon y te obligue a jugar directo larrivey puede venir de puta madre para bajar balones para los hombres que vienen de segunda linea o prolongar balones al espcio

    Respond
  • @migquintana 26 julio, 2014

    @DavidLeonRon

    Es lo que dice Marc. Seguramente, si tenemos que ir puntuando por cualidades, Manucho ganaría en bastantes facetas a Larrivey. A mí me parece un jugador muy aprovechable. Lo que pasa es que Larrivey era muy constante. Muy, muy constante. El día que no ganaba, batallaba. Buscaba aparecer y aparecía. Eso al equipo de Jémez le ha salvado más de un día, sobre todo en marzo-abril.

    @dac84

    Los que le conocen le definen como un técnico de la escuela bielsista pero bastante más pragmático, lo que no es poca cosa si hablamos del fútbol de Bielsa. Dicen que arma sus equipos de atrás hacia adelante. No sé cómo casa eso con el Celta, al que por futbolistas le venía muy bien tomar riesgos en el sentido en el que los tomaba Luis Enrique, pero resultará interesante verle en la Liga.

    Respond
  • Abel Rojas 26 julio, 2014

    Manucho tiene más condiciones que Larrivey, pero Larrivey viene de jugar muy, muy, muy bien al fútbol y yo a Manucho… todavía no le he visto jugar bien dos partidos seguidos 😛

    Le hemos visto exhibiciones físicas, la más bestia seguramente en La Rosaleda hace dos temporadas, que fue una cosa… buah, para recordar. Pero Manucho no juega a fútbol con la sapiencia y el control de Larri.

    Respond
  • Abel Rojas 26 julio, 2014

    Lo que sí creo es que la compatibilidad Charles-Larrivey… es conflictiva. Aunque entiendo que Larrivey jugará un poquito por detrás cuando coincidan, porque tiene más fútbol "medio".

    Respond
  • piterinno82 26 julio, 2014

    Me parece un movimiento valiente e inteligente del Rayo. De hecho, me ha sorprendido muy gratamente esta primera fase de reconstrucción de la plantilla, con Amaya y Morcillo para la zaga, Boateng (si físicamente responde) para la media, Manucho como relevo de Larrivey, Quini para acabar sentando a Tito, Álex Moreno, … Me parece el mejor mes de julio del Rayo desde el último ascenso. Les falta la segunda fase, como decía Felipe Miñambres el otro día, y ahí año tras año han conseguido dar con la tecla. Veremos esta vez.

    Respond
  • @migquintana 26 julio, 2014

    @Abel Rojas

    Yo creo que no coincidirán salvo en escenarios muy desfavorables donde, realmente, el orden no es lo prioritario. Será una interesante batalla. Ayer, por lo visto, el titular fue el argentina, pero yo creo que Charles tiene más cosas para darle al juego que ha venido desarrollando el Celta.

    @piterinno82

    Les falta los mediapuntitas que se traen siempre. Ya han fichado libre a Pozuelo, pero necesitan un jugador que pueda marcarla por sí mismo. Ese fue el déficit del Rayo a principios de la temporada pasada cuando Falqué estaba lesionado y Rochina aún no había llegado cedido. Bueno y Viera tienen su cuota de gol, pero no son resolutivos hasta ese punto. Porque Manucho… no va a meter 40 goles.

    Respond
  • @Rayner_19 26 julio, 2014

    A mí me gusta mucho como se reconstruye el Rayo año tras año, y coincido en que es la vez que mejor ( y más pronto) ha conseguido la base del equipo. Imagino que los que faltan no llegarán hasta finales de agosto, cuando los equipos "regalen" a sus descartes y cedan jóvenes, que es donde el Rayo se mueve como pez en el agua.

    Respond
  • Abel Rojas 26 julio, 2014

    @ Piterinno

    Ojalá esté Boateng para rendir. El Boateng del Getafe en una salida de balón de Jémez daría mucho juego.

    La verdad es que me gustaba mucho Boateng.

    @ Rayner

    A ver si se nota y hace un inicio de calidad. Normalmente los inicios son complicados para el equipo de Jémez.

    Respond
  • piterinno82 26 julio, 2014

    @Quintana

    Al menos un fichaje más en esa línea tiene que venir. Veremos qué perfil encuentran, aunque precisamente gol no es lo que más aportaban los que han salido: Viera, Falqué, Rochina, José Carlos. Ninguno era goleador destacado. Bueno hizo 11 o 12 goles, una cifra respetable para la realidad del Rayo. Han llegado Álex Moreno y Pozuelo, que digamos que aún no están medidos con continuidad en Primera y sube definitivamente Embarba, que es interesante aunque parece que más por desborde y chispa que por gol, aunque hay que verle más en la élite. Si continúa Lass es porque se la jugarán con el guineano, que amenaza con estancarse del todo si este año no da pasos adelante.

    @Abel Rojas

    A mí también me gustaba, pero salió del Geta hace tres temporadas y desde entonces, casi inédito en Dnipro y Fulham. De ahí las dudas.

    Respond
  • Jack Bauer 26 julio, 2014

    en Argentina es apodado como "el Bati" Larrivey, por su parecido fisico con Batistuta (pelo largo, ojos claro, nueve de area)

    Respond
  • javimgol 28 julio, 2014

    Manucho tiene unas condiciones brutales. No es para nada tan tronco como parece (le he visto controles, pases y movimientos sorprendentes para su envergadura), aparte de su absolutamente brutal poderío físico y un disparo infravalorado.

    El problema es su total falta de implicación, su indolencia y que, como dice Abel, le cuesta mucho jugar bien al fútbol.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.