El paso de Löw


Jürgen Klinsmann dejó la Mannschaft tras cumplir un papel muy loado en el duro Mundial del 2006. Recordemos que Alemania fue el anfitrión y que existía la sensación de que el timing no había sido el correcto; de que la selección, así como la Bundesliga, atravesaba un momento bajo y sin visos de recuperación inmediata. El carisma y las reformas aplicadas por Klinsmann contagiaron ilusión a base de buen juego y de resultados, conquistando el tercer puesto tras perder ante la campeona Italia en la semifinal casi en el último minuto de la prórroga. Sobre su segundo, Jürgen dijo lo siguiente: “Joachim en estos años no ha sido para mí un asistente. Cuando lo llamé, lo que le pedí fue que asumiera la selección junto a mí y así lo hizo”. Y Löw pasó a ser el técnico principal de Alemania..

El Europeo Sub 21 de 2009 fue el germen de la generación.

Löw supo dar el gran pasoEl primer torneo de Löw fue en 2008, y llegó a la Final aunque nadie se acuerde pese a que jugaron contra España, en parte porque el equipo decía pocas cosas, pero en el verano de 2009 se celebró en Suecia el Europeo Sub-21 y Alemania lo ganó con puño de hierro venciendo a una buena Inglaterra en la Final por 4-0. En aquella selección dirigida por Horst Hrubesch convivían Manuel Neuer, Benedikt Höwedes, Mats Hummels, Jérôme Boateng, Sami Khedira y Mesut Özil junto otros que luego se quedaron atrás (como Marko Marin, Patrick Ebert o ¡Fabian Johnson!); algunos de los que unidos a Thomas Müller tendrían un impacto bestial en el Mundial de Sudáfrica. Joachim Löw vio claro que debía pasarles el testigo cuando no era fácil tomar la decisión, cuando casi ninguno era nadie de verdad. Sin duda ha sido su gran mérito y éxito hasta hoy.

La ausencia de un pivote puro ha sido su limitación.

Si bien Löw confió en la generación al completo, por encima del resto confió en Özil, a quien convirtió en su claro número uno y le entregó el sistema. Así, Alemania pasó a ser un equipo muy técnico pero más enfocado a las transiciones que a los ataques estáticos, lo cual hizo que su principal punto negro, la ausencia de un mediocentro puro -la generación no incluía ninguno y Löw optó por prescindir del rol-, se notase en especial cuando les tocaba correr hacia atrás. El ida era estupendo; el vuelta se encontraba el problema de que no había nadie donde Brasil dejaba a Gilberto Silva, España a Busquets y Holanda a De Jong. Schweinsteiger y Khedira pisaban área rival en cada jugada y, aunque físicamente estaban pletóricos y luego retornaban siempre, la inconsistencia era obvia. Como fue un conjunto fresco y rompedor, el análisis fue benévolo. Debía serlo. Era un proyecto recién formado.

Los primeros partidos en Brasil fueron los raros de la era Löw.

Se esperaba que en 2012 confirmasen su calidad y coherencia, pero ahí Alemania dio un palo al fútbol. No había corregido nada de lo que le había echado en Sudáfrica y, pese a la incorporación de Hummels y Reus, el equipo había perdido calidad práctica, pues Schweinsteiger, en vez de llegar pletórico, había llegado quemadísimo, acentuando así el gran déficit táctico del sistema. En el periodo que separó aquellas fechas de las de hoy no se observó ni crecimiento ni búsqueda del mismo, algo que chocó porque la explosión de los centrocampistas Gündogan y Kroos, más fijos y horizontales que los otros y casi igual de buenos, le ofrecía margen de maniobra. Pero nada sorprendió más que la jornada 1 del Mundial de Brasil, del presente, cuando, de repente, vimos una suerte de Bayern Múnich de Guardiola improvisado en el que previamente no se había invertido ningún trabajo específico. Las circunstancias y el nivel individual de la Mannschaft la colaron en la semifinal sin brillo ni firmeza, pero en ésta firmó, si lo consolida mañana, el encuentro más inolvidable y grande de la historia de la nación. Presionando y corriendo, porque Scolari la dejó. Mañana, Sabella no la dejará. ¿Qué intentará Löw?


9 comentarios

  • @DavidLeonRon 12 julio, 2014

    "Schweinsteiger, en vez de llegar pletórico, había llegado quemadísimo"

    Esto fue brutal. Cómo llegó el pobre… hecho polvo es poco.

    Y sí, el problema de Alemania ha sido siempre el centro del campo. Curioso teniendo en cuenta los futbolistas que han tenido y tienen…

    Respond
  • dac84 12 julio, 2014

    los alemanes darian todo el oro del mundo por nacionalizar a busquets , xabi alonso o iturraspe , es la pieza que les baila en mediocampo el pivote posicional . y que por suerte en españa vamos sobrados de este producto

    Respond
  • @migquintana 12 julio, 2014

    @dac84

    Es el gran problema. De todas formas yo creo que Low ha solucionado este tema mejor que en otros torneos. Con Bastian sujetando, Sami volando y Kroos teniendo mucho peso en la base, Alemania es bastante más sólida que esa versión de la Eurocopa en el que el equipo se rompía con una facilidad pasmosa. Por el camino se probó a Lahm, yo creo que como medida un poco desesperada, pero a fin de cuentas han llegado al ''día D'' con un esquema bastante coherente. Y no parecía nada fácil.

    Respond
  • dac84 12 julio, 2014

    @migquintana
    si , si , totalmente de acuerdo en que low a sabido reconducir el tema a tiempo poniendo a sweistenger por delante de la defensa , y ahora el equipo es mas solido como bien dices. pero para mi sigue siendo como si hubiese puesto un parche para ir tirando de mientras . no se si los hermanos bender lo harian bien esta posicion sobretodo el del bvb? , o si no tocara esperar a que salga un joven jugador .

    Respond
  • Víctor 12 julio, 2014

    Löw, estirando un poquitín la cuerda, todavía no ha empatado con nadie. Con la excelente generación que le ha tocado comandar. Por eso se iba ipso facto de no haber llegado a semifinales. Y por eso debería irse de perder mañana. El 7-1 es un espejismo que no creo marée a la DFB.

    Respond
  • Larios84 12 julio, 2014

    Copio mi comentario en el post sobre El Destino de Neuer, que viene al hilo de lo escrito aquí sobre la sub21:

    "Es que ese Alemania del sub-21 es en gran parte el núcleo duro de esta Alemania en 2014.

    Neuer en portería; en defensa estaban Howedes y Boateng, Hummels como mediocentro creo; también Khedira y Ozil, y en esa plantilla tambien estaba Schmelzer.

    Como curiosidad de esa generación formaba parte del equipo titular Fabian Johnson, que disputo el Mundial con EEUU, y aqui era mediocampista diestro; Sebastian Boenisch, que actualmente es internacional polaco; Ashkan Dejagah que disputo mundial con Irán, y otros conocidos como Patrick Ebert, Gonzalo Castro, Marko Marin, Denis Aogo, Andreas Beck…

    No fue mala generación visto lo visto…"

    Respond
  • Larios84 12 julio, 2014

    @Victor

    "Löw, estirando un poquitín la cuerda, todavía no ha empatado con nadie."

    No habrá empatado con nadie, pero en los últimos 4 grandes torneos, los cuales ha dirigido el como seleccionador a Alemania ha disputado 25 partidos de un máximo de 26 partidos oficiales en fases finales desde la Eurocopa 2008 hasta este Mundial de Brasil, así que no lo habra hecho tan mal, creo yo…

    Respond
  • dac84 12 julio, 2014

    @Víctor – para mi gusto , el trabajo que ha hecho low con esta seleccion , no merece ser juzgado mañana si alemania no gana el campeonato , para que le echen . desde 08 lleva minimo semifinales en cada campeonato , sabiendo competir y habiendo construido una base solida para el futbol aleman de buen futbol y gran equipo a nivel competitivo hasta el mundial de catar por lo menos.

    Respond
  • Abel Rojas 12 julio, 2014

    @ Larios

    Es tal cual.

    Y viendo lo que hay, igual Fabian Johnson no estaba mal como suplente de Lahm.

    @ Víctor

    Es duro, pero no creo que andes lejos de la realidad.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.