El retorno de Caparrós


El Granada es un caso peculiar en el fútbol español. Al cuadro nazarí no le ha faltado calidad desde su desembarco en Primera, ya algo lejano. Un lujo extraño en un campeonato que cada temporada ajusta un poco más el cinturón de su nutrida clase media y baja. Y sin embargo, a lo largo de estas tres temporadas, el equipo rojiblanco nunca ha dejado de ser un proyecto imperfecto a caballo entre un cambio y el siguiente, siempre en busca de consolidar un juego que nunca le ha dado para más que ir salvando la categoría, año tras año, con más apuros que sobriedad. De mirar hacia arriba ni hablar pese a que sus plantillas, de permitir alguna proyección extrema al analista, han sugerido antes el posible papel de equipo revelación que el de descendido prematuro.

El Granada ha tenido mejores plantillas que fútbol y resultados.

Así las cosas, Joaquín Caparrós será el quinto entrenador del Granada en el cuarto curso consecutivo nazarí en Primera. Del utrerano es bien conocida su habilidad para solucionar problemas, casi nunca fallida, peroCaparrós hará competir mejor a su Granada cabe preguntarse hasta qué punto el escenario nazarí se ajusta a la receta ganadora de su nuevo entrenador. Experto en dotar de solidez competitiva a equipos que no la tenían o no sabían donde encontrarla, Joaquín Caparrós es un constructor de cimientos a quién todavía no hemos visto levantar un alto edificio que rebase el techo de su labor en la base, y puede que el conjunto nazarí necesite exactamente eso. No es que el equipo rojiblanco haya lucido una competitividad rocosa en tiempos recientes, ni mucho menos. El nuevo entrenador tiene mucho que aportar en esta faceta. Pero de un modo u otro el Granada de los últimos años se ha preocupado menos por la quema, que ha ido sorteando con relativa holgura, que por el escaso rédito que le asegura una plantilla que da para más. Justamente ese “más” en el que todavía no hemos reconocido nunca al fiable y aguerrido, poco soñador, Joaquín Caparrós.

En cualquier caso, por potencial no será. Sobre el papel el verano granadino se está adecuando bien a las necesidades de su nuevo entrenador al tiempo que procura subsanarLarsson y Juan Carlos añaden profundidad las carencias del pasado. Mientras Joaquín Caparrós entra por una puerta y Brahimi, quizá el futbolista que mejor encarna en sus propias carnes la calidad improductiva de las temporadas anteriores, sale por otra, la renovación de la plantilla nazarí presenta el sello inconfundible de su nuevo mandamás. Juan Carlos y Daniel Larsson aportan profundidad y retorno defensivo a un equipo que, presumiblemente, atacará desde lejos, mientras Javi Márquez llega a los pies de Sierra Nevada para sumar creatividad al gusto del míster: mejor lanzando que organizando. En la última línea la renovación no iba a ser menos: puede llegar Lisandro López, un central de los de siempre, y ya está Babin,, cuyas espaldas suman más centímetros que las del resto de zagueros juntos. Perfiles que permiten imaginar un repliegue caparrocoso.

El verano nazarí, al gusto de Joaquín Caparrós.

A falta de resolver la cuestión del lateral izquierdo y dar por cerrada una delantera en la que todavía puede faltar cierta contundencia, el Granada dibuja una vez más una plantilla con nombres relevantes en la que no falta un fondo de armario rico en posibles sorpresas. Abdoul Sissoko, Fatau, Sulayman, Darwin Machís, Alfredo Ortuño… Demasiados futbolistas por descubrir para que Joaquín Caparrós no adopte algún pupilo aventajado.


7 comentarios

  • @plothobby 21 julio, 2014

    "Repliegue caparrocoso". Concepto para la eternidad.

    Respond
  • @migquintana 21 julio, 2014

    A mí la verdad es que me parece un concepto redundante, pero supongo que Marc le querría dar más énfasis. Siempre que escucha hablar de Caparrós, al igual que Arroyo, se crece una barbaridad.

    En cuanto al Granada, no tengo muy claro que sea el técnico que necesitaba. Caparrós les hará competir mejor, aprovechará mejor la calidad y hará del equipo algo más reconocible, pero yo creo que un club con estas posibilidades para ir dotándose de calidad necesitaba un técnico de la nueva escuela. No sé. Como dice Marc, al Granada siempre le ha faltado algo ''más'' y eso no parece que pueda darlo Joaquín. Lo consolidará, hará crecer a varios futbolistas y, ojo, puede hacerlo jugar bien sin duda, como así hizo en la parte final del primer curso en Mallorca, pero no sé si se puede quedar corto. Veremos cómo se lo monta.

    Por cierto, qué ganas tengo de ver a Murillo con Babin. Supongo que Lisandro López estará por delante del ex del Alcorcón de primeras, pero es que ver a Babin mola una barbaridad. Os lo garantizo. Le he visto un par de partidos en directo en el Santo Domingo… e impresiona. 😀

    Respond
  • SharkGutierrez 21 julio, 2014

    Babín es una torre, además anticipa bastante bien y va fenomenal por alto. Hace dos temporadas fueron de los mejores centrales de la categoría junto a Etxeita (Ex del Elche).

    Estoy con vosotros, yo creo que un técnico como Lobera o Javi Gracia le hubiese sentado mejor al equipo. Es más, de hecho para el Málaga sí que le hubiera sentado mejor Caparrós. Pero luego están los intangibles que ofrece siempre Caparrós (que no son pocos) y es bastante. Quizás no busquen tanto la excelencia futbolística, como encontrar una identidad definida. Esa identidad, me ha costado mucho encontrarla en los diferentes equipos granadinos. Quizás, lo más cercano ha sido con Alcáraz. Pero ni así. Así que hay que ser expectante con el Granada, tienen motivos para sorprender a más de uno de la teorica parte alta.

    Respond
  • Peter Sword 21 julio, 2014

    ¿Soy el único que tiene una curiosidad sana por ver a Caparrós en un club grande, tipo Madrid o Barca?

    Me encantaría verlo, la verdad.

    Respond
  • @migquintana 21 julio, 2014

    @Peter Sword

    Hombre, creo que sí vas a ser el único. 😀

    Y ya ha estado en dos grandes proyectos como Sevilla – Athletic. Su resultado y balance fue entre positivo y muy positivo, pero también dejó claro que el siguiente paso en ambos clubes debía darlo otro entrenador. Yo creo que su registro lo maneja muy bien y que, en el tipo de clubes que está, es muy valioso, pero que aparentemente no tiene la calidad y creatividad que exigen esos mastodontes.

    @Shark

    Sí, de acuerdo. Para mí Lucas Alcaraz hace un muy buen trabajo hasta los dos últimos meses de competición. Le faltó el broche y, quizás, por eso no está en estos momentos, pero yo le apruebo sin dudarlo.

    Respond
  • pelomoco 23 julio, 2014

    @Quintana

    eligiendo a Caparrós la táctica del Granada (un club con la cabeza bien amueblada, por cierto) puede ser 'dar un paso hacia atrás para luego dar dos hacia adelante'.

    Con Caparrós con capacidad de maniobra, casi te garantizas la permanencia. Así que los responsables sueltan calidad 'libra por libra' para dotar al equipo de un sello reconocible y durable en el tiempo, un sistema de vestuario más paternalista pero con filosofía de competitividad garantizada (porque eso sí, a carácter pocos ganan al utrerano) para más adelante traer a alguien más 'soñador' que evolucione.

    ¿Que lo ideal hubiera sido contratar a alguien capaz de aunar los dos perfiles, el de iniciador y el de evolucionador? Pues sí, pero tras varios años fallando en esto, la cosa suena a equipo NBA que, tras varios años con jugadores de indudable calidad pero infrautilizados, decide iniciar una reconstrucción profunda que al principio perderá vistosidad pero que seguro sentará unas bases seguras sobre las que luego ganar vuelo.

    Respond
  • Larios84 23 julio, 2014

    Es que Caparrós es eso, un gestor de grupos para dotarlos de competitividad, amén de sacarse sus canteranitos o jovencitos del ala e irlos curtiendoy dotándoles a su vez de dicha competitividad.

    Que luego le sale un Baptista o alguien capaz de generarle 15 goles o más en Liga, pues tan contento quedarán Jokin. A ver como termina esta plantilla del Granada.

    Por cierto, ¿Pepe Mel sigue sin equipo?

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.