Portugal: Aquel querido mes de Agosto


Dudo que Cristiano Ronaldo haya visto alguna película de Miguel Gomes o tenga un gran interés por el nuevo cine portugués, aunque siendo fan declarado de Will Ferrell cualquier cosa es posible, como también me cuesta imaginar al propio Miguel Gomes pendiente de la eliminación de Portugal en el Mundial de Brasil. Pero lo que es innegable es que el Mundial va unido al verano, a recuerdos en la playa, a un primer amor, a un primer beso o, en la mayoría de los casos a un intento frustrado, como cada centro de Nani que no encuentra acompañante.

Probablemente también nos suene a la orquesta melodía, al leve crujir del algodón de azúcar en nuestros dientes y a la banda sonora de los coches de choque. No todos ellos tienen que ser recuerdos agradables, aunque suelan ir unidos. Lo sabe bien Miguel Gomes, que en “Aquel querido mes de Agosto” (2008) se aproxima de forma documental a rincones del interior de Portugal, sus costumbres, sus tradiciones y sus días de verano, fomentando poco a poco en ella una ficción, un romance juvenil que como está escrito debe terminar mal, con una mueca de llanto que se torna sonrisa final, digna de recordar, aunque algo más bien olvidable parece será este Mundial

Por méritos propios, escasos para ser precisos, la selección de Paulo Bento está al borde de la eliminación. Quizá había mucho de ficción en los que apostaban por ellos para repetir el gran nivel demostrado en la pasada Eurocopa, cuando la realidad se empeña en demostrar que sus carencias futbolísticas son patentes y múltiples, que ni un gigante puede camuflarlas, si acaso camuflarse a sí mismo entre la mediocridad del conjunto, más desafinado que de costumbre. Pero no se acostumbren tampoco, habrá otros veranos, seguro más queridos que el de este agosto para Portugal.

···


Referencias:
Revista Magnolia
Antonio M. Arenas


5 comentarios

Ir abajo

  • pouco_barulho 26 junio, 2014

    No he oído alguna vez hablar de esta peli o.0

    Respond
  • @antonio1004 26 junio, 2014

    Lo cierto es que Portugal es nuestro vecino desconocido, es increíble lo poco que compartimos su música y su cine, la barrera del idioma está ahí, pero nos unen más cosas de las que nos separan y es una pena que le demos automáticamente la espalda. Creo que en España sólo salió en DVD, en una edición difícil de encontrar de la revista Cahiers, pero no me hagáis mucho caso. Tal y como funciona el sistema de exhibición, Miguel Gomes y los cineastas portugueses más importantes encuentran reducida su visibilidad prácticamente sólo a los festivales de cine. Ahora mismo la película se puede ver en Filmin, algo es algo.

    Respond
  • @SharkGutierrez 27 junio, 2014

    Yo creo que somos nosotros mismos quienes nos ponemos esas límitaciones. Desde un punto de vista más histórico, España siempre ha entendido de Portugal como sus "vecinos pobres", como esos vecinos que querían copiar en todo. El cine es uno de ellos. Sabemos muy poco de su cine, su música y su cultura. Tan cerca…tan lejos.

    Respond
  • […] urge transmitir el rejuvenecedor impulso de la cinematografía portuguesa contemporánea gracias a Aquel querido mes de agosto (Miguel Gomes, 2008), Juventude em marcha (Pedro Costa, 2006) o Sangue do meu Sangue (Joao […]

    Respond
  • […] urge transmitir el rejuvenecedor impulso de la cinematografía portuguesa contemporánea gracias a Aquel querido mes de agosto (Miguel Gomes, 2008), Juventude em marcha (Pedro Costa, 2006) o Sangue do meu Sangue (Joao […]

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.