De héroe a villano


Con permiso de la estrella bordada al pecho de la Selección, la historia de Sudáfrica 2010 fue el final de aquel maravilloso y vibrante encuentro entre Ghana y Uruguay. El desenlace, tan agónico como inesperado, se decidió desde un punto de penalti que cambió por completo la carrera de los dos protagonistas de la acción. Mientras Luis Suárez llamó a la puerta del Olimpo celeste como el nuevo héroe del país, Asamoah Gyan caía al suelo cual villano derrotado. No lo era para Ghana ni para África, tampoco para ninguno de los millones de espectadores que, en ese momento, eran una “Estrella Negra” más, pero así se sentía él. Y nadie podía evitarlo.

De nada había valido que él mismo abriera la posterior tanda de penaltis con un disparo suave a la escuadra. Ghana cayó, África lloró y Gyan se hundió. “Con él nunca hemos vuelto a hablar de aquello, y ya no volveremos a hacerlo. No sirve de nada hurgar en la herida. Entre los jugadores, prácticamente ya no hablamos de eso, porque es demasiado duro de asimilar”, decía hace unos meses André Ayew.

En 2011 abandonó Europa para no volver.

En aquel verano de 2010 viajaría a Sunderland para jugar en la Premier después de hacerlo con cierto éxito en la Ligue 1 (Rennes) y en la Serie A (Udinese), pero el billete de vuelta estaba comprado, incluso, antes que el de ida. Y es que en Inglaterra nunca llegó a encontrarse cómodo. El penalti fallado ante Muslera no se le iba de la cabeza, la presión devoraba su enérgico fútbol y, en ese momento, no estaba preparado para competir al máximo nivel. A los doce meses, con 26 años, su decisión fue marcharse al Al Ain de los Emiratos Árabes Unidos. Allí desaparecería del foco mediático, precisamente lo que él deseaba. Y lo consiguió. Mientras con 81 goles en 65 partidos fue recuperando sensaciones y jugando con regularidad, los grandes retos los asumiría con Ghana. Ese era el plan. Entregarse a su selección.

Pero falló. Desde el mismo punto, desde la misma distancia y, de nuevo, en el peor momento posible. Eran las semifinales de la Copa África de Naciones (2012), corría el minuto siete de partidoEn semis de la Copa África ’12 volvió a fallar una pena máxima y las “Estrellas Negras” tenían la oportunidad de adelantarse en el marcador. Asamoah Gyan buscó asegurar, ajustando el disparo a la izquierda del portero, pero éste intuyó el disparo y lo desvió a córner. Los fantasmas, que ni mucho menos estaban olvidados, resurgieron con más fuerza que nunca cuando Zambia anotó el gol del triunfo. Era demasiado para Gyan. No podía más. Estaba roto. Y decidió abandonar la selección de forma indefinida. “Nunca me recuperé del todo del Mundial 2010 y ahora tengo esto de la Copa Africana”, comentaba antes de pronunciar las palabras que nadie quería escuchar: “Quiero que en mi país sepan que me entrego completamente a la selección y que no sería nadie sin ella. Me tienen que dar algo de tiempo para recuperarme”.

Por fortuna, fue cuestión de meses. El corazón tiraba demasiado. Akwasi Appiah quiso premiar su regreso con el brazalete de capitán para demostrarle todo lo que significaba para sus compatriotas. Porque Asamoah Gyan, en Ghana, lo ha sido todo. Rompió el récord de precocidad debutando y marcando con 17 años. Ayudó a su selección a clasificar para su primera Copa del Mundo (Alemania 2006), en la que, a su vez, marcó el primer gol de su historia a los 68” en la primera victoria ghanesa en un Mundial. En 2010, con un gol en la prórroga ante Estados Unidos, igualó el histórico registro de la Camerún de Roger Milla al llegar a los cuartos de final. Y, luego, sucedió lo que sucedió. Por partida doble además. Así es el fútbol. Su madre, que falleció al poco de ser nombrado capitán, le había pedido que no volviera a lanzar ningún penalti. Ya había sufrido suficiente.

Ante Estados Unidos ya dejó una gran asistencia para Ayew.

Como diría Karmelo C. Iribarren: “a veces la vida no sigue, a veces sólo pasan los días”. Ese fue el caso de Asamoah Gyan. Un penalti cambió su prometedora carrera en Europa. Otro le hizo retirarse de su selección. Volvió y asumió la capitanía. Su madre falleció y el juró cumplir con su promesa. Ahora está en Brasil, Ghana se encuentra al borde de la eliminación y él sabe que sobre su espalda recae la responsabilidad de batir a la poderosa Alemania. Es un gran momento para dejar de creerse un villano y volver a convertirse en un héroe.


11 comentarios

  • jORge 21 junio, 2014

    Muy muy muy chulo.

    Qué recuerdos!!

    Respond
  • calameño 21 junio, 2014

    que hermoso texto (es que no se cansan)
    la cara y sello de ese partido tan epico, ayer recordaba la epica de Uruguay pero no tenía la menor idea de lo mal que había pasado el bueno de gyan, que fuerte. Pero para eso está este el mundial tan loco y que tiene la pinta de ser un mito a futuro y eso que no llevamos la nada

    Respond
  • @migquintana 21 junio, 2014

    @jORge

    Mira que me alegré por Luis Suárez, pero esa imagen jamás se nos va a ir. Aunque sea una sucesión de ellas. Desde el córner en el que viene el penalti hasta esa en la que se ve al uruguayo celebrarlo desde el tunel de vestuario. Por medio, un jugador, un país y un continente con las manos en la cabeza.

    @calameño

    El Mundial es así. Condiciona muchas cosas. Numerosos jugadores cambian de equipo para poder ir o para llegar en perfectas condiciones. Otros se obsesionan hasta dejarlo todo por ello, como Lugano. Otros necesitan una revancha por lo sucedido en el pasado, como Gyan. Es una cosa increíble. Por eso los goles se celebran como se celebran. Son un acto purísimo de emoción, pero también de liberación por todo lo vivido. Seguro que detrás de cada gesto hay una historia. Sólo hay que pensar en la que debió pasar el americano que puso el 2-1 contra Ghana, cuando hasta hace una semana era el cuarto central…

    Respond
  • pintu1303 21 junio, 2014

    Sabéis mucho de goles, tácticas, maneras de atacar, etc pero cuando escribís cosas que son más de la vida que del fútbol me provocáis un bonito nudo en el estómago.

    Ese Uruguay-Ghana fue mi partido favorito de aquel Mundial, obviando la final, por ese drama.Me quedo con lo que contaba Ayew. No hablan ni de ello. Creo que voy a ir un poquito con Ghana hoy.

    Fantástico Miguel ^^

    Respond
  • Tokugawa 21 junio, 2014

    Precioso texto, enhorabuena. Ojalá el fútbol o la suerte le devuelvan a Gyan todo lo que él nos ha hecho disfrutar a los que amamos esto, que es mucho.

    Respond
  • Abel Rojas 21 junio, 2014

    @ calameño

    Sé que soy muy pesado y lo digo muchas veces, pero el Uruguay-Ghana de 2010 es mi partido favorito de la historia de los Mundiales ^^

    Y Asamoah Gyan tuvo mucho que ver.

    @ Pintu

    Me parece que Ghana es demasiado imprudente tácticamente para jugar contra el sensacional contraataque alemán. Me da que te has apuntado al bando sufridor para esta tarde ^^

    Respond
  • @TheMagician5GS 21 junio, 2014

    Gratísimos recuerdos de aquel partido tengo. Carcomido por los nervios, mientras daba un paseo por el centro de Sevilla con mi familia, recuerdo ir entrando de bar en bar para ver en cuál de ellos tenían puesto el maldito partido. ¡Que eran unos cuartos del Mundial, joder! Pues nada, que encuentro uno, entro al bar. Me encuentro a Suárez expulsado, a medias entre el banquillo y el vestuario, a Gyan dispuesto a lanzar el penalti que desequilibrase la balanza. Claro, yo era una Estrella Negra más en ese momento, aunque sólo fuera para ver un golito antes de seguir andando ^^ Y bueno, lo falló, y me tuve que ir. Ya luego más tarde me enteré de la genialidad del Loco Abreu y del sufrimiento de Gyan y Ghana entera, pero qué partidazo fue ese. Hoy en día no me canso de verlo. Es de esas historias que el Mundial te deja y que te emocionan.

    Hablando del partido de hoy, como dice Abel, me parece a mí que Ghana es un equipo que concede demasiados riesgos, y eso ante el mortífero contraataque alemán… complicado. Aunque bueno, me quedé con ganas de Wakaso el otro día. Si Ghana mantiene el 0-0 y lo pone de revulsivo… el partido molará, eso está clarísimo.

    Respond
  • Miguel Ángel 21 junio, 2014

    Ha sido una semana de perros por lo de España… Y ahora escriben esto???

    Así no se puede. Sinceramente. 😉

    Bueno, a disfrutar de TODA una tarde de fútbol con historia.

    Gracias,

    Miguel Ángel

    Respond
  • Ricardo 21 junio, 2014

    Grandisimo texto.

    Respond
  • pintu1303 21 junio, 2014

    @Abel

    Eso es lo mejor de los equipos peques, sufrir xD. No como ir con Costa Rica cuando ganan con la gorra :___D

    Respond
  • Roberto 21 junio, 2014

    Debería haberlo leído antes del partido. Hubiera gritado el gol con alma, corazón y vida.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.