¿Y Japón?

La buscamos por activa, pasiva y durante todo el encuentro. Queríamos ver cómo el balón obedecía a una cultura que por sus peculiaridades físicas y espirituales lo necesita para sobrevivir; para equilibrar su razón de ser en este deporte. Japón no compareció, decidiendo ceder la iniciativa en metros y posesión. Replegó. Y replegar para una selección que no tiene con quien robarla y que tiene enfrente a jugadores con buena técnica si tienen tiempo, más el añadido de un físico descomunal, por sí mismo y por contraste, no es una idea demasiado inteligente. Japón no aguantó sin la pelota y salió derrotada. Se adelantó con gol de Honda y se olvidó de ponerse frente al espejo para ver que se estaba poniendo fea la cosa.

Como le pasó a Chile ante Australia en su tramo más peliagudo, Japón necesita tenerla para defenderse, alternando posesión con presión efectiva. El tiempo quitó razones a Zaccheroni, y Costa de Marfil, a pesar de perder mucho el esférico, no sufría. Con Aurier, Gervinho y la entrada del maestro Drogba dio la vuelta al marcador arañando con centros al área e intimidando mediante muchas sombras y otros tantos kilos. Japón en su área no se reconoce. Si bien es cierto que cualquier contexto exigía brillantez nipona, los de Lamouchi se hicieron con el control de partido, atacando con todo sin miedo al contragolpe nipón. Los marfileños agarraron el encuentro, y con amor propio y empuje insostenible para los asiáticos, debutaron con victoria. Japón… fue poco Japón.

4 comentarios

  • javimgol 15 junio, 2014

    Japón acabó con 4 delanteros delante de Honda y Endo. Dos goles en 100 segundos matan a cualquiera. La duda es si el equipo se fue atrás por voluntad propia o fue el empuje africano.

    Respond
  • Kakitani8 15 junio, 2014

    Como bien dices Japón no salió a tener la pelota y así veo muy poco lógico el cambio que hizo Alberto Zaccheroni en la segunda mitad quitando a Makoto Hasebe y dándole entrada a Yasuhito Endo, un jugador que ya se ha acostumbrado a jugar como mediapunta en Gamba Osaka por el hecho de que ahí, debido a su edad, se le exige menos trabajo defensivo y además está más cerca del área rival para desplegar su magia, que eso nunca se pierde.

    Bien, pues la entrada de Endo creo que fue (junto al despliegue físico de Aurier) lo que terminó condenando a Japón porque salió, evidentemente como centrocampista y no como mediapunta. En ambos goles estuvo lento en salir a presionar, en el primer gol de Bony a penas incomoda a Aurier a la hora de centrar (i39.servimg.com/u/f39/18/17/65/68/endono10.jpg) y en el segundo gol, cuando Gervinho entra en carrera también le sale tarde a presionar (i39.servimg.com/u/f39/18/17/65/68/endota11.jpg)

    Respond
  • @JVargas101 15 junio, 2014

    Me fui a dormir ciertamente decepcionado con Japón, carente de la frescura asociativa y la vocación ofensiva que la caracterizan. Me resultó especialmente preocupante el bajo rendimiento de Kagawa; es cierto que Honda es quien más se acerca más al perfil de estrella en esta selección por su capacidad para resolver, pero creo que el del United es quien da sentido al juego en tres cuartos, parando, iniciando o agitando según toque. Muy desaparecido -y desasistido, también hay que decirlo- Shinji, un hombre capital para el plan nipón. A ver si contra Colombia y Grecia vemos a Japón llevando más iniciativa y deja buen sabor de boca.

    Respond
  • Ricardo 16 junio, 2014

    Pérdidas muy tontas en el mediocampo nipón. Ante un rival físico y rápido lo raro era que Costa de Marfil no marcara antes.

    La entrada de Drogba ha sido más intimidante que otra cosa (y aún asi dejó destellos muy buenos), pero yo sabía que si Japón no controlaba bien el partido y la ventaja del marcado; y aparte le das esas ventajas a bestias físicas pues pasa lo que pasa.

    Y era esperable porque Japón ante equipos físicos le cuesta una barbaridad. Ya la pasó mal con Malí en ese 4-3….

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.